La romera de Santiago (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La romera de Santiago.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 127
La romera de Santiago


La romera de Santiago Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• El rey ORDOÑO
• LINDA, Infanta
• BLANCA, dama
• XIMENO
• LAURO


• Doña SOL
• ORTUÑO
• El conde don LISUARDO
• RELOJ, lacayo


• El conde GARCI Fernández
• FRUELA
• RAMIRO
• URRACA


• BERMUDO
• FÁVILA
• CRIADOS
• MÚSICA




Escena I
Pág. 002 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


Salen los que pudieren de acompañamiento,
y el conde don LISUARDO, de camino, y
ORDOÑO, rey de León, y doña LINDA, infanta,
su hermana, y siéntanse el rey ORDOÑO
y la infanta LINDA
ORDOÑO:

               ¿Conde?

LISUARDO:

               ¡Señor!

ORDOÑO:

               Escuchad.
               La memoria de los reyes
               hace asegurar las leyes
               del temor y la lealtad,
               con el premio y el castigo
               que son los polos por donde
               suelen navegarse, conde,
               estos dos mares que digo.
               Porque la definición
               de la justicia es igual
               medida que cada cual
               con la pena o galardón
               da lo que le toca. Yo
               estoy de vos obligado,
               y vos no tan bien pagado
               como el valor mereció
               de vuestra heroica persona,
               puesto que para pagallo
               es poco con tal vasallo
               partir, conde, la corona,
               y por ver si corresponde
               la paga al valor igual,
               quiero hacer un memorial
               de vuestros servicios, conde.


Pág. 003 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Cuando el moro de Navarra,
               en ofensa de León
               quiso hacer ostentación
               de su persona bizarra,
               saliendo yo con la mía
               del marte alarbe navarro,
               al paso, vos tan bizarro
               anduvistes aquel día
               que nos dimos la batalla,
               que cuerpo a cuerpe le distes
               muerte y en fuga pusistes
               toda la alarbe canalla;
               y tanta africana luna
               metistes de esta ocasión
               arrastrando por León,
               que envidié vuestra fortuna
               más que la de haber nacido
               rey, en fin, porque es mayor
               imperio el que da el valor
               que el que en la tierra han tenido
               los príncipes que nacieron
               con la dicha de heredallo;
               que a tan valiente vasallo
               reyes llegar no pudieron.
               Cuando sobre el feudo entró
               Garci Fernández, el conde
               de Castilla, hasta adonde
               el Esla los pies bañó
               a sus soberbios caballos,
               sobre la puente del río
               no mostró el romano brío
               de Horacio para estorballos
               el paso más valentía
               que vos, pues a voces dijo
               que erais rayo, que erais hijo
               del sol, Castilla, aquel día.


Pág. 004 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Cuando el moro cordobés
               las cien doncellas pidió
               que Mauregato le dio,
               rey infame, vil leonés,
               y le obligó mi respuesta
               a que pusiese en campaña
               de la morisma de España
               cuanta gente al arco apresta,
               adarga embraza y empuña,
               lanza jineta aprestando
               otro berberisco bando
               por la gallega Coruña
               haciendo empeñar el suelo
               y que el África se asombre,
               ¿no levantastes el nombre
               de Ordoño segundo al cielo?
               Si estos los servicios son
               del conde don Lisuardo,
               y hacerle merced aguardo,
               una Infanta de León,
               legítima hermana mía,
               sola los basta a pagar,
               y hoy la mano os he de dar;
               de más de que merecía
               vuestra sangre este favor,
               que no será la primera
               que honrar vuestra casa espera.


Pág. 005 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               A tanta merced, señor,
               ni sé responder, ni acierto
               a agradecer con razones;
               bien que en tales ocasiones
               es cordura el desacierto.
               Considere vuestra alteza
               lo que propone mejor,
               porque le viene el favor
               muy sobrado a mi nobleza.

ORDOÑO:

               Yo tengo considerado,
               conde, el favor que os he hecho,
               y es justicia y es derecho,
               razón y razón de estado;
               porque, a granjear los dos,
               conde, venimos así.
               Tanto me conviene a mí
               como os está bien a vos.
               Linda, mi hermana, ha de ser
               vuestra esposa, y dad la mano
               a la infanta.

LISUARDO:

               El soberano
               favor me ha de enloquecer.

ORDOÑO:

               Levántese, Linda, a dar
               la mano al conde.

LINDA:

               Ocasión
               es, según sus partes son,
               que se pudo granjear
               a costa de mis deseos.


Pág. 006 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               Llegar a tanto en tan poco
               me ha de hacer que goce loco
               tan soberanos empleos;
               traición parece que ha sido
               al gusto y a la ventura.

ORDOÑO:

               Quien pagar, conde, procura
               lo mucho que habéis servido,
               de esta suerte lo ha de hacer.
               Vuestro valor os levanta
               a la alteza de una infanta.

LISUARDO:

               Sólo os puede responder,
               Ordoño, en esta ocasión,
               para no caer en mengua,
               el silencio, que en la lengua
               no hay sentimiento en razón
               del saber encarecer
               tan nunca vistos favores.

ORDOÑO:

               Si pudieran ser mayores
               no los dudara de hacer.
               Dé la mano vuestra alteza,
               hermana, al conde.

LISUARDO:

               Dejad
               que imagine que es verdad
               tanto bien, tanta grandeza
               primero, Ordoño valiente,
               generoso, heroico y justo,
               porque el gusto como el susto
               puede matar de repente.
               Con mil vidas que perdiera
               por vos, con que derramara
               de sangre un mar, no bastara
               para que comprar pudiera
               lo menos del bien que aguardo
               tan sin pensarlo.


Pág. 007 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LINDA:

               Yo estoy
               pagada en saber que soy
               del conde don Lisuardo.
               Ésta es mi mano y con ella
               el alma os rindo también.

LISUARDO:

               Si no es sueño tanto bien,
               loco estoy. Linda, más bella
               que el sol en belleza y nombre,
               a tanto cristal, a tanto
               del cielo y de amor espanto,
               no hay alma que no se asombre
               y mil tener estimara
               para ofrecer con la mano
               a vuestro pie soberano,
               prodigio de la más rara
               belleza que ha visto el suelo,
               de cuya mano divina
               con la mía el alma indina
               mide al sol rayo de hielo;
               puesto que en empresa igual
               más lince Amor, que Dios ciego
               hoy trueca flechas de fuego
               a cometas de cristal.
               Pero, señor, ¿con qué intento
               si esta merced me intentastes
               hacer, ponerme mandastes
               de camino? Un casamiento
               tan alto, ¿no requería
               galas cortesanas, antes
               que cosas que tan distantes
               son para tan grande día
               como las botas y espuelas?
               Perdonad, que enigmas son
               tan notable prevención
               de caminar, tantas velas
               de plumas en mis criados,
               tremolando al aire ya,
               adonde copiando está
               la primavera los prados
               en las galas de colores
               y a quien el sol hace fiesta,
               de cuya hermosa floresta
               son clarines ruiseñores,
               y tanto apercibimiento
               como León sale a ver,
               dando, Ordoño, en qué entender
               al sol, al abril y al viento,
               y todo tan diferente
               que obliga a esta admiración.


Pág. 008 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


ORDOÑO:

               No ha sido sin ocasión;
               escuchadme atentamente.
               Desde el día que tomé
               la resolución postrera
               de casaros con la infanta,
               mi hermana, con su belleza
               premiando vuestros servicios,
               quise que las bodas nuestras
               fuesen en un mismo día,
               para juntar ambas fiestas
               y para mostrar el gusto
               que yo tengo, conde, en ellas,
               porque corramos los dos
               en el estado parejas;
               pues para tomarle yo
               fue necesario que hiciera
               primero las de mi hermana,
               que es obligación y endeuda
               con que los varones nacen;
               y aunque Polonia y Bohemia,
               Flandes, Borgoña y Castilla
               me la han pedido, más fuerza
               las obligaciones, conde,
               que os tengo, me han hecho, y éstas
               con la merced de la infanta
               aún no quedan satisfechas.
               Ésta es la causa de haberos
               mandado con la grandeza
               que tenéis, conde, aprestada,
               que os pusieseis las espuelas
               para que, luego que a Linda
               la mano dieseis, partiera
               vuestra persona a tratar
               mis bodas a Ingalaterra
               con Margarita, segunda
               hija de Enrico, tan bella,
               que la fama pasó el mar
               hasta León con las nuevas,
               para cuyo efecto agora
               en la Coruña os esperan
               cuatro bajeles, redondos
               escollos que el mar navegan,
               tan valientes y veloces
               caballos en la carrera,
               del campo de las espumas,
               que en pocos días las leguas
               que hay desde allí hasta Plemúa
               medirán, poniendo en ella
               duda al viento si son hijos
               de su propia ligereza.
               En aqueste pliego, conde,
               va la carta de creencia,
               la instrucción y mi retrato.
               Dadme los brazos y sepa
               lngalaterra por vos
               de la Corona leonesa
               la grandeza y el valor.


Pág. 009 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               Perdonara a vuestra alteza
               la merced por la pensión
               que viene, Ordoño, con ella.
               Si fuera llevando a Linda
               fuera donde el sol no llega,
               adonde trueca en la Libia
               por átomos las arenas;
               pero no sé con qué vida,
               con qué esperanza sin ella
               podré llegar donde voy.

ORDOÑO:

               Con el gusto de la vuelta
               la ausencia puede sufrirse.

LISUARDO:

               Como el rigor de la ausencia
               primero se ha de pasar,
               es necesario que sea
               el valor más confiado,
               más valiente la paciencia,
               más sufrida la memoria,
               la esperanza más resuelta;
               mas donde méritos faltan
               justo es que haya en recompensa
               tanto infierno a tanto cielo,
               a tal gloria tanta pena.


Pág. 010 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Esto, es tan forzoso, conde,
               como veis, que porque fuera
               a esta embajada con más
               autoridad y grandeza
               vuestra persona, he querido
               honraros de esta manera,
               dando primero la mano
               a la infanta. De su alteza
               os despedid, y adiós, conde.
Vase el rey ORDOÑO

LISUARDO:

               No tiene valor ni fuerza
               para tanta empresa el alma.

LINDA:

               Conde, Dios os guarde y vuelva
               a León con la salud
               que, como es razón, desea
               quien ha de ser vuestra esclava.
               Porque, si es igual la ausencia,
               entre dos que están amando
               del que parte y del que queda,
               partamos los sentimientos
               entre los dos, por que sean,
               partidas y acompañadas,
               conde, menores las penas;
               que yo os aseguro, conde,
               que lleváis a Ingalaterra
               un alma que os acompaña,
               tan fina y tan verdadera
               amante, en fe de la mano
               que os di, que podréis con ella
               tener del tiempo al pesar
               penas y gustos a medias.
               Y a Dios que os guarde.


Pág. 011 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               Esperad,
               dejad que deje en la esfera
               de la nieve de esas manos
               con la boca el alma impresa.

LINDA:

               En el alma queda, conde,
               donde con firmeza eterna
               ha de vivir; Dios os guarde.

LISUARDO:

               Haced, Oriente, esas rejas
               para verme partir; nazcan
               vuestros dos soles en ellas
               otra vez, no se me pongan
               tan presto.

LINDA:

               Conde, quien tenga
               menos causa de querer,
               menos razón de estar ciega,
               atreverse puede a tanto.
               Permitidme, pues es fuerza
               el ausentaros, que escuche
               el mal, y que no le vea,
               y guárdeos Dios.

Vase la infanta LINDA


Pág. 012 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               Dios os guarde.
               Loco voy, y no me dejan
               las mismas ansias partir.
               ¡Mal haya, enemiga ausencia
               quien de amor te llama olvido
               siendo pasión que te aumentas
               en la misma privación!
Sale RELOJ, de camino con fieltro

RELOJ:

               No ha de ser mi norabuena
               la postrera, ¡vive Dios!
               Perdone la palaciega.
               ceremonia el caminante
               traje de fieltro y librea
               que a pisar indignamente
               éntre estas salas; y luengas
               edades goce vusía,
               vueselencia o vuestra alteza
               a la infanta, mi señora,
               que se me ha puesto en la testa
               que ha de heredar a León,
               porque le he visto con muestras
               de impotente al rey notables.

LISUARDO:

               ¿De qué suerte?


Pág. 013 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               Es cosa cierta.
               Todo lampiño de barba
               y bigotes no procrea,
               porque son en el varón
               señales de fortaleza,
               como en éstos de templanza,
               y si alguna vez engendran
               en sus cluecos desposorios,
               son aves para la iglesia.

LISUARDO:

               ¿Cómo?

RELOJ:

               Capón es no más.
               Gente que trae sin vergüenza
               huevos de avestruz por caras,
               que las pestañas y cejas
               les han dado de barato,
               aunque algunos se consuelan
               cuando ven los angelitos
               pintados, pues con ser esta
               gente más honrada que ellos,
               en cinco mil primaveras
               de edad jamás han barbado.

LISUARDO:

               Siempre estás de una manera.
               ¡Oh lo que envidio tu humor!


Pág. 014 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               También tengo mis tristezas;
               también gozo mis pesares;
               también lloro mis ausencias;
               también hay Juana y Lucía,
               Marina, Aldonza y Quiteria
               de quien despedirse el hombre;
               que llevo de una gallega
               en el alma atravesados
               trece puntos de chinela
               que, a estar en un facistol,
               pudieran cantar por ellas
               un motete, porque anduvo,
               según la apariencia enseña,
               con esta nación de pies
               pródiga naturaleza; `
               y no tres puntos, seis puntos...
               ¡Jesús! En unas talegas
               traigo los pies, y son vainas
               donde el juanete profesa
               tan gran clausura, que obliga
               con las meninas tijeras
               a la cuchillada en cruz,
               y dice abajo una letra,
               "Aquí mataron a un callo,
               rueguen a doña Teresa
               que se calce un punto más,
               porque de esta suerte tenga
               su apretado pie en descanso
               de cordobán y de suela."


Pág. 015 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               Reírme has hecho sin gana
               de tus disparates.

RELOJ:

               Pecas
               mortalmente contra Amor
               y no has de hallar quien te absuelva.
               ¿Sin gana? ¡Qué grosería!
               ¡Qué ingrata correspondencia!
               ¡Qué poca fineza! ¿Cómo
               te puede sufrir la tierra?
               ¡Jesús, Jesús, qué notable
               delito! Dios te convierta,
               despojado Jeremías,
               amante de la ley vieja,
               Heráclito de los Condes.

LISUARDO:

               ¡Ah borracho!

RELOJ:

               ¿Quién lo niega?

LISUARDO:

               Adiós, Linda; adiós, hermoso
               cielo de amor, pues es fuerza
               dejaros, que hasta volver
               el alma en rehenes queda,
               y adiós, que parto sin alma.

Vase LISUARDO


Pág. 016 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               ¿Sin alma? ¡Qué borrachera!
               Dóysela de dos la una
               a cualquier difunto. ¡Oh bestias
               de Amor! ¡Oh locos amantes,
               qué presto que el alma dejan,
               y como quien no hace nada
               se van por su pie sin ella
               trecientas leguas! Bien haya
               un lacayo, que si llega
               a despedirse de Elvira,
               de Catalina o de Menga,
               no trata de almas ni trata
               de más que de dar la vuelta
               con alma y cuerpo y tomar
               lo que le dan por fineza,
               si son cuellos o camisas
               y sin lágrimas ni quejas,
               suspiros ni otras embrollas,
               se despide a media rienda
               con un abrazo en aspón
               y un beso de castañeta;
               y sin hacer más misterios
               el se va y ella se queda.
               Yo le sigo. ¡Ah, pobre conde!
               ¡Cuál baja las escaleras
               de palacio! No me espanto
               de que la causa merezca
               este enamorado aplauso,
               que Linda, la infanta, es bella,
               y es infanta de León.


Pág. 017 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


Arriba en una ventana LINDA y BLANCA
BLANCA:

               Del conde es esta librea.

LINDA:

               Llámale, por vida tuya,
               Blanca.

RELOJ:

               Adiós, paredes llenas
               de nidos de golondrinas,
               mondongas y urracas dueñas.
               Adiós, patios de palacio
               donde tantas y tan necias
               pretensiones paseadas
               hacen señal en las piedras.

BLANCA:

               ¡Hola! ¡Ah, lacayo del conde!

RELOJ:

               ¡Qué soberana belleza
               en tiple me está oleando!
               ¿Quién sin ser cura me olea?

LINDA:

               ¿Partióse ya el conde?

BLANCA:

               Mira
               que te está hablando su alteza.

RELOJ:

               Ya lo miro con dos ojos
               y con treinta reverencias.

LINDA:

               ¿Partióse el conde?

RELOJ:

               Según
               su sentimiento y su flema
               pienso que no.

LINDA:

               ¿No eres tú
               su criado?


Pág. 018 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               Y de su alteza
               muy servidor, porque soy,
               hablando con reverencia,
               a quien tiene el conde muchas
               obligaciones y deudas,
               de hacer merced por servicios,
               que de persona y de lengua
               le he hecho veinte años ha.

LINDA:

               Privarás con él, que muestras
               desenfado cortesano.

RELOJ:

               Tengo muchas excelencias.

LINDA:

               ¿Cómo te llamas?

RELOJ:

               Reloj.

LINDA:

               ¡Notable nombre!

RELOJ:

               A mi abuela
               le debo, después de Dios,
               porque fui desde la teta
               al reloj tan semejante,
               que no hay cosa que convenga
               tanto conmigo en tener
               puntualidad en la eterna
               vigilia de no dormir,
               porque tengo la cabeza
               con notable sequedad;
               y no se halla quien duerma
               menos que el reloj, pues nunca
               como frenético deja
               de dar en su tema a voces,
               como yo doy en mi tema,
               en estar midiendo siempre
               el tiempo en aguar las fiestas,
               diciendo, "Las doce son,
               las dos darán las primeras,
               mañana es viernes, señores."
               Y ya que en dar no parezca
               reloj, en pedir lo soy;
               sólo doy en las tabernas,
               que son mis parroquias, donde
               tragos por horas me cuestan
               por cuartos y por cuartillos.


Pág. 019 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LINDA:

               Pues haz, Reloj, que no sean
               del tiempo a pesar las horas
               tan largas en esta ausencia;
               apresura al sol los pasos,
               los siglos al tiempo abrevia
               y te deberá la vida,
               aunque es tan a costa de ella.
Salen GARCI Fernández
y XIMENO, criado

XIMENO:

               A gran cosa te aventuras
               si el mismo dia que llegas
               enamorado a León
               en demanda de esta empresa
               al conde don Lisuardo
               da el Rey a Linda, pues quedan
               capitulados y dadas
               las manos, premisas ciertas
               de que su esposo ha de ser,
               luego que de Ingalaterra
               vuelva el conde.


Pág. 020 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


GARCI:

               Nunca amor
               de lo más fácil se precia.
               Garci Fernández, el conde
               de Castilla soy, y heredan
               más altas obligaciones
               mi valor y mi nobleza.
               Y aunque me niegue su hermana
               por nuestras pasadas guerras
               y diferencias, Ordoño,
               pretendo ser dueño de ella,
               o en la empresa he de morir.

RELOJ:

               Dadme, señora, licencia,
               porque el conde, mi señor,
               a estas horas galopea
               fuera de León, por dar
               más presto a veros la vuelta,
               y soy de la infantería
               y he de caminar por fuerza
               delante de su caballo
               o al lado de su litera.

LINDA:

               Dile al conde...

GARCI:

               Damas hay,
               don Ximén, en estas rejas
               que caen a los corredores.

RELOJ:

               Guarde Dios a vuestra alteza.

GARCI:

               La infanta es, y éste sin duda
               que despidiéndose de ella
               está, es lacayo del Conde.

LINDA:

               Dios te guarde.


Pág. 021 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               Adiós.

LINDA:

               Espera,
               y esta banda que te arroja
               Blanca, al conde, Reloj, lleva
               para que al cuello en mi nombre
               le acompañe en esta ausencia,
               a quien le da mi esperanza
               la color y mi firmeza
               el oro, y vuélvale el cielo
               con la salud que desean
               mis ojos verle en León.
Da la banda a BLANCA y vase

GARCI:

               Ximén, si no pareciera
               locura de amor, matara
               al lacayo.

BLANCA:

               Reloj, ésta
               es la banda; adiós...
Echa la banda y vase

RELOJ:

               Adiós.


Pág. 022 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


Llega GARCI Fernández
y cógela al vuelo
GARCI:

               Aparta, villano, y deja
               trofeos de quien tus manos
               son tan indignas, y cuenta
               a tu dueño cómo un hombre
               de más valor, de más prendas,
               enamorado y celoso,
               con esta banda se queda;
               que me la pida del modo
               que quisiere cuando vuelva
               de Ingalaterra, que yo
               le aguardo en León, si fuera
               un Hércules, un Aquiles,
               que no es razón que merezca
               favores tan soberanos
               menos que quien dueño sea
               del mundo, como Alejandro,
               para hacer a Linda reina
               del mundo, o Garci Fernández,
               conde de Castilla, esfera
               donde esta banda ha de ser,
               a pesar de la tormenta
               de mis celos, arco hermoso
               de la paz que amor desea
               Vamos, Ximén.


Pág. 023 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               ¡Vive Dios!

GARCI:

               ¿Qué dices?

RELOJ:

               ¿Yo? que me tengas
               por tu amigo.

GARCI:

               Vete, pues.

RELOJ:

               Ya me voy; pero...

GARCI:

               ¿Qué esperas?

RELOJ:

               Nada, por cierto; mas mira,
               si es posible con más flema,
               que es de la infanta esa banda
               y que no hay burlar con ella
               ni con el conde, mi amo,
               a quien se dirige, y fuera
               razón tener cortesía;
               y cuando no se la tengan
               ausente, soy hombre yo
               que la banda de su alteza
               con tanta superchería
               tiranizada por fuerza,
               y en este lugar, sabré...

GARCI:

               ¿Qué sabrás?

RELOJ:

               Irme sin ella.
Vase RELOJ

GARCI:

               Loco con la banda voy.

XIMENO:

               ¡Notables cosas intentas!

GARCI:

               Para los pechos tan grandes
               se hicieron grandes empresas.

Vanse.


Pág. 024 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


Sale LINDA
LINDA:

               Cansada ausencia, dolor
               en el alma tan asido,
               parece que habéis nacido
               de un parto con el Amor.
               Vuestro enemigo rigor
               a un mismo tiempo sentí
               que del amor conocí
               el movimiento primero,
               tanto que de ausencia muero
               desde que al amor nací.
               Cuando yo no conocía
               qué era amor, imaginaba
               que quien a querer llegaba
               de ningún pesar sabía;
               mas agora cada día
               los daños de la apariencia
               desengañan la paciencia,
               que hallando a su mal testigos
               va descubriendo enemigos
               en el campo de la ausencia.
               Pensaba yo que el mayor
               era la ausencia no más;
               y vanme enseñando más,
               las espías de mi amor,
               porque celoso temor,
               las sospechas y el olvido
               acometen al sentido,
               monstruos.de tanto poder
               que se dan a conocer
               primero que hayan nacido.


Pág. 025 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


Sale BLANCA
BLANCA:

               Señora.

LINDA:

               Blanca.

BLANCA:

               Tu hermano
               manda avisarte primero
               porque cierto caballero,
               embajador castellano,
               quiere besarte la mano,
               y él excusa darle audiencia
               con esto, que en tu prudencia
               libra el desengaño.

LINDA:

               Ya
               entiendo al rey. ¿Dónde está?

BLANCA:

               Aquí, aguardando licencia.

LINDA:

               Dile que entre, que su intento
               justamente de mí fía.
               Notablemente porfía
               Castilla en mi casamiento;
               en pie recibirle intento,
               por que no quiero obligarme,
               que se siente con sentarme.


Pág. 026 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


Sale GARCI Fernández
con la banda puesta
BLANCA:

               Llegad, que su alteza espera.

GARCI:

               ¡Qué hermosamente severa
               el audiencia aguarda a darme!
               ¡No he visto mayor valor
               con tan divina belleza!
               Deme los pies vuestra alteza.

LINDA:

               Levantaos, Embajador.

GARCI:

               Como otra deidad de amor
               suspende, turba y admira
               a quien su hermosura mira.

LINDA:

               (O es deseo o ilusión, (-Aparte-)
               o hace la imaginación
               casi verdad la mentira,
               o ésta es la banda que di
               para el conde.) Blanca, escucha.

GARCI:

               Mucha es su cordura, y mucha
               su beldad; no estoy en mi.

LINDA:

               ¿No es ésta mi banda?

BLANCA:

               Sí,
               señora, o tan semejante,
               que es a engañaros bastante.

LINDA:

               La semejanza me está
               quitando el sentido.


Pág. 027 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


GARCI:

               (Ya, (-Aparte-)
               para poder ser amante
               más dichoso y confiado,
               en sus divinos despojos
               la infanta ha puesto los ojos
               con particular cuidado;
               siempre la Fortuna ha dado
               victoria al que es atrevido.)

LINDA:

               Perdiendo estoy el sentido. (-Aparte-)
               ¡Qué notable confusión!)

GARCI:

               De tan justa suspensión
               como viéndoos he tenido,
               puedo valerme, señora,
               para salvar el cuidado
               de no haberos preguntado,
               lo que es tan justo, hasta agora.
               ¿Cómo estáis?

LINDA:

               Como quien llora
               la ausencia del conde...

GARCI:

               (¡Ay, cielos! (-Aparte-)
               Cuanto escucho y miro es celos.)

LINDA:

               ...que en bienes tan deseados
               es centro de mis cuidados
               y blanco de mis desvelos.

GARCI:

               El de Castilla pudiera,
               señora, formar de vos
               quejas, pues siendo los dos
               de un nacimiento y esfera,
               permitís que los prefiera
               de vuestro hermano un vasallo.


Pág. 028 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LINDA:

               Ya en él tantas partes hallo,
               después que le he dado el sí
               y que la mano le di
               de esposa, que aun igualallo
               quien goza la monarquía
               del imperio no podrá;
               y desengañarse ya
               el de Castilla podría
               sabiendo que no soy mía,
               y que a sus cartas molestas
               tan diferentes respuestas
               tiene de Ordoño, mi hermano.

GARCI:

               Ama como castellano.

LINDA:

               Son necias finezas éstas
               cuando me ve en esperanzas
               de otro dueño.

GARCI:

               No es razón
               que hasta estar en posesión
               que tenga desconfianza;
               y hasta agora prenda alcanza
               de esas manos, que a su amor
               da esperanzas el calor
               con que a dar celos se atreve
               al sol, aunque no le lleve
               otro bien su embajador;
               que está dando afrenta al día
               de tus soles que hurtó al viento;
               perdona el atrevimiento
               y sus colores confía,
               que una amorosa osadía
               méritos gana.


Pág. 029 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LINDA:

               Es verdad,
               cuando está la voluntad
               de cobarde recatada;
               mas prenda sin gusto hurtada
               tiene poca calidad;
               porque tan necia osadía,
               y a persona como yo,
               si en delito no incurrió
               no escapa de grosería;
               y no es bien que prenda mía
               nadie goce a mi pesar,
               que no quiero averiguar
               de la manera que ha sido,
               sino dejarte corrido
               con llegártela a quitar.
Arráncasela del cuello
               De mi firma y de mi mano
               esta respuesta y no más
               a tu dueño llevarás,
               embajador castellano;
               y por vida de mi hermano
               y del conde, si en razón
               de esto has hecho relación
               de mi autoridad ajena,
               que te cuelguen de una almena,
               la más alta de León.

Vase


Pág. 030 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


GARCI:

               Esquivos arrojamientos,
               varoniles bizarrías
               contra obstinadas porfías
               de imposibles escarmientos;
               que cuando los pensamientos
               ciegos con su error se casan,
               más los límites traspasan
               del fin en que se desvelan
               con desengaños que hielan
               y con desdenes que abrasan.
Vase.
Salen el conde don LISUARDO y FRUELA,
LAURO, RAMIRO y RELOJ, criados

LISUARDO:

               Ya me parece que es hora
               de caminar, que los rayos
               del sol, licencia a las sombras
               por el ocaso van dando;
               que basta lo que hemos sido,
               mientras su fuerza ha durado,
               huéspedes de estos laureles
               y de estos cristales claros.

RELOJ:

               El marqués de Mantua fuiste,
               hoy con todos tus criados.

LISUARDO:

               ¿Cómo, Reloj?

RELOJ:

               Porque a todos,
               dando a la merienda aplauso,
               alrededor de una fuente
               mandaste sentar.


Pág. 031 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               El campo
               nos brindó.

RELOJ:

               ¿Qué te parecen
               los de Galicia?

LISUARDO:

               Retratos
               de los jardines Hibleos.

LAURO:

               Los Elíseos los llamaron
               muchos antiguos.

LISUARDO:

               Tuvieron
               razón, que pienso que el mayo
               de estos campos, de estas cumbres,
               es eterno ciudadano,
               y que pueden a cristales
               hechos en peñas pedazos,
               apostar el Sil y el Miño
               con Guadalquivir y el Tajo,
               cuyas fértiles riberas,
               para hacer por abril palio
               al sol, parece que están
               flores a estrellas copiando.
               Plata y verde es la librea
               que dan los montes bizarros,
               siendo por faldas y cumbres
               los arroyos pasamanos,
               bendiciendo con las lenguas
               que primero murmuraron,
               al zafiro de los cielos,
               la esmeralda de los prados,
               que a no gozarlos tan triste
               de ausente y enamorado,
               fuera pasar por el cielo.


Pág. 032 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               Alabando estás de espacio
               los arroyos y los ríos,
               cuando nos está brindando
               Ribadavia, a quien venera
               santa nación, por el santo
               licor, que sobre un magosto
               de castañas, hace raros
               milagros. Perdonen todos
               cuantos hay, tristes y blancos,
               que éste es el rey de los vinos,
               o el monarca.

LAURO:

               Eso está claro.

LISUARDO:

               Fértil tierra.

RELOJ:

               De esa suerte
               bien puede un lacayo honrado
               decir que es gallego agora.

LISUARDO:

               ¿Por qué no, si estos peñascos
               a Castilla y a León
               tan honrada sangre han dado,
               que para gloria del mundo
               basta el blasón de los Castros,
               en Galicia tan antiguo?

RELOJ:

               Y los Relojes, ¿es barro
               desde que se usaron horas?
               Gente que siempre está dando,
               a imitación de los condes
               y marqueses.

LISUARDO:

               Reloj, paso,
               no te desconciertes.


Pág. 033 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


FRUELA:

               Siempre,
               cuando está desconcertado
               el reloj, suelen decir,
               "el reloj está borracho."

RELOJ:

               No quitando lo presente,
               señor escudero, hablando
               con reverencia.

LISUARDO:

               En efecto,
               ¿el camino de Santiago
               es éste?

RAMIRO:

               Y en toda Europa
               no hay camino más cosario,
               aunque entre el de Roma y entre
               el del Sepulcro sagrado
               de Jerusalén.

LAURO:

               No tiene
               el mundo provincia en cuanto
               el bautismo se predica
               que a este antiguo santuario,
               de nuestro patrón no envíe
               peregrinos, ni apartado
               mar, adonde el pasajero
               y el piloto del naufragio
               en la pared de su templo
               no cuelgue tabla o milagro,
               ni en las mazmorras de Fez
               o Argel, cautivo cristiano
               que no traiga la cadena
               de su libertad, pagando
               las gracias en esto al cielo
               y al Patrón de España.


Pág. 034 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


FRUELA:

               Es tanto,
               que al camino que en el cielo
               por causa de estar cuajado
               de estrellas llamó el gentil
               camino de leche, han dado
               en llamarle vulgarmente
               el camino de Santiago.

RELOJ:

               Y es de suerte, que viniendo
               cierto labrador cansado
               del campo a su casa humilde
               una noche de verano,
               queriendo hacerle su esposa
               lisonja, en medio de un patio
               le puso la cama al fresco;
               mas él, los ojos alzando
               al cielo y mirando encima
               el camino de Santiago,
               dio voces a su mujer,
               y dijo, "¿No habéis mirado
               dónde la cama habéis hecho?
               ¿Queréis que se caiga acaso
               un bordón de un peregrino
               de los que van caminando,
               frasco lleno o calabaza,
               y que me quiebre los cascos?"
               Y creyéndolo los dos,
               a un aposento, temblando,
               con más miedo que vergüenza,
               los colchones retiraron.


Pág. 035 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               El cuento me ha dado sed.

RELOJ:

               ¿Y risa no? ¡Caso extraño!

LISUARDO:

               Basta la que aquella fuente
               entre cristalinos labios
               muestra, brindando a beberla.

LAURO:

               ¿Quieres agua?

LISUARDO:

               Tráela, Lauro,
               en un cristal que compita
               con el hermoso y helado
               de esa fuente.
Va por ella

RELOJ:

               ¡Infame antojo!
               En mi vida me brindaron
               para beber fuentecicas
               ni arroyuelos despeñados
               por traidores contra el vino.
               Siempre entre dientes hablando,
               y si por desdicha enferma
               de tercianas un cristiano,
               no hay fuente que le socorra,
               con andar por esos campos,
               sin tener que hacer baldias,
               y no puede ser aguado
               sino un rocío.


Pág. 036 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


Sale LAURO con un vidrio de agua
LAURO:

               Aquí está
               el agua.

LISUARDO:

               Muéstrala, Lauro,
               y partamos.
Salen doña SOL y URRACA
de peregrinas

SOL:

               ¿Señor conde?...

LISUARDO:

               ¡Notable belleza!

SOL:

               Dadnos
               limosna a estas dos romeras
               que vienen de Santiago.

LISUARDO:

               Del mismo cielo parece
               que las dos habéis bajado.
               Merced me haced de correr
               a los rostros soberanos
               de los volantes dichosos
               las cortinas.

SOL:

               No llegamos
               haciendo esta ostentación;
               si sois servido de darnos
               limosna, hacednos merced,
               y si no, el apóstol santo
               en esta jornada os guíe.


Pág. 037 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               ¡Esperad, esperad!

SOL:

               Vamos
               con diferentes intentos.

LISUARDO:

               No es cortés término darnos
               con las espaldas tan presto,
               ni novedad suplicaros
               que los volantes quitéis.

SOL:

               A quien es tan cortesano,
               tan caballero y señor,
               no será razón negarlo,
               por no parecer nosotras
               descorteses también.
Descúbrense

LISUARDO:

               ¡Raro
               y más que admirable extremo
               de hermosura! No me acabo
               de persuadir que es verdad
               tan peregrino milagro
               de honestidad y belleza.

SOL:

               Bebed, señor, y mandadnos
               dar limosna.

LISUARDO:

               ¿Cómo pide
               limosna quien está dando
               pródiga, al mundo hermosura,
               rica, al sol rayos dorados,
               poderosa, al cielo envidia,
               divina, al tiempo milagros?
               Quien ha menester pediros,
               romera, ¿cómo ha de daros,
               ni qué ha menester pedir
               quien almas viene robando?


Pág. 038 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


SOL:

               Yo soy, conde, una mujer
               de Castilla, noble tanto
               como su conde. Hice voto
               de visitar el sagrado
               sepulcro de nuestro apóstol;
               de esta suerte caminando
               a pie y pidiendo limosna,
               aunque traigo mis criados
               detrás con una litera
               para los forzosos pasos
               del camino, vuelvo agora
               después de haber visitado
               su sepulcro y su patrón,
               a Castilla, publicando
               mi devoción en las conchas,
               veneras y santiagos
               de azabache y de marfil,
               que; como es costumbre, traigo
               en sombrero y esclavina;
               y quien sois, sabiendo acaso
               de los vuestros, a pediros
               las dos limosna llegamos.
               Ved si nos la habéis de dar,
               o guárdeos Dios.

LISUARDO:

               Alejandro
               quedara corto, señora,
               en esta ocasión. No hallo
               para serviros, si no es
               esta cadena que alabo
               los diamantes, cuando estén
               en vuestras hermosas manos,
               por los mejores que ha visto
               Ceylán.


Pág. 039 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


SOL:

               Nosotras no vamos
               sino es pidiendo limosna
               por el voto de que os hago,
               señor conde, relación,
               y los diamantes dejadlos
               para quien tan bien los luce,
               que allá en Castilla no estamos
               las mujeres como yo
               tan faltas de ellos, que traigo
               algunos con que poder
               serviros y regalaros,
               que pueden desafiarse
               con más de una estrella a rayos.
               Y el cielo os guarde con esto,
               que me parece que estamos
               los dos mal de esta manera;
               vos, el tiempo dilatando
               de caminar; yo, con vos
               pasando ya del recato
               los límites que me debo,
               y que por quien soy me guardo,
               y es razón no detenerme,
               ni entreteneros hablando,
               caminaréis más aprisa
               y beberéis más despacio.

LISUARDO:

               Detente, que, vive Dios,
               que es rigor demasiado
               partirte de esa manera.


Pág. 040 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


SOL:

               Pues ¿qué quieres?

LISUARDO:

               ¿Qué más claro
               te pueden hablar mis ojos
               de lo que te están hablando?

RELOJ:

               Y vos, dulce motilona,
               de este hermoso castellano
               serafín, no os vais; mirad
               que hay también quien os ha dado
               más corazón que a Belerma.

URRACA:

               ¿Y es Durandarte el lacayo?

RELOJ:

               ¡Qué presto me conociste!

URRACA:

               No basta el fieltro por ramo
               a el vinagre que vendéis?

RELOJ:

               Romera de los diablos,
               poco a poco, que, por Dios,
               que somos de un mismo paño,
               y que te haré una manera,
               sin saber cómo ni cuándo,
               en el alma.

URRACA:

               ¿De qué suerte?

RELOJ:

               Con un beso y dos abrazos.

URRACA:

               Yo lo doy por recibido;
               pero sepa que me llamo
               Urraca y soy de Castilla,
               y conmigo, señor ganso,
               no hay zorroclocos.

RELOJ:

               Vertiendo
               estás por ojos y labios
               seis mil ducados de renta.


Pág. 041 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


URRACA:

               ¡Encarecimiento extraño!

RELOJ:

               ¿Pues hay más que encarecer
               que con dinero sepamos?
               ¿Hay mayor donaire? ¿Hay cosa
               de más hermosura?

SOL:

               Tanto
               os hacéis desentendido
               de lo que soy, que me canso
               de estar cansada con vos
               de advertiros y escucharos;
               hacedme merced de hacer
               como quien sois, y dejarnos
               proseguir nuestro camino,
               sin que nos impida el paso
               poco decoro a la sangre
               que tengo, al antiguo y claro
               blasón de algún apellido
               que honra a España y que heredaron
               estos nobles pensamientos
               que veis, y que están brotando
               valor y honor por los ojos,
               por las palabras, por cuantos
               átomos de sangre tengo
               de ser mujer; que esto al alto
               y al humilde suele siempre
               obligar, y al más bizarro.
               Sabed ser galán cortés,
               no grosero cortesano.


Pág. 042 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


LISUARDO:

               Dejadme besar la nieve
               de una mano.

SOL:

               De mi mano
               esperad, conde, más castas
               hazañas, y reportaos;
               no pasen las groserías
               a poder llamarse agravios,
               que--¡vive Dios!--que mujer
               como soy, sepa dejaros
               con desengaños de libre,
               con presunciones de ingrato,
               con escarmiento de necio
               y castigos de villano.
               Vamos, Urraca.
Vanse doña SOL y URRACA

RELOJ:

               ¡Y por Dios
               que ella no es mal papagayo!

LISUARDO:

               ¡Mujer peregrina en todo!

LAURO:

               ¿Has de beber?

LISUARDO:

               No, me abraso;
               para tan poco remedio,
               reparte a esas flores, Lauro,
               ese cristal para perlas,
               y caminemos, que parto
               sin mí, dejando los ojos
               en ese prodigio helado
               de Amor, en ese desdén
               peregrino, en ese mármol
               imposible.


Pág. 043 de 127
La romera de Santiago Acto I Tirso de Molina


RELOJ:

               ¿Y Linda?

LISUARDO:

               Linda,
               de mi amoroso cuidado
               ha de ser eterno dueño;
               y es en semejantes casos
               mujer propia, diferente
               de la que ciego idolatro
               por invencible y ajena,

RELOJ:

               ¿Apenas estás casado,
               cuando al primer trascartón
               quieres dar matrimoñazo?

LISUARDO:

               Déjame, necio.

RELOJ:

               Confieso
               que es verdad, que no te hablo
               al gusto, que eres señor
               al fin, y yo un mentecato.
               Digo, que la peregrina
               es querubín soberano,
               y que puede con los ojos
               matar a Poncio Pilato;
               y el contrapeso me deja
               perdido por sus pedazos,
               y que pretendo ser tordo
               de tan dulce Urraca.

LISUARDO:

               Vamos,
               y pase la gente toda
               delante, y sólo un lacayo,
               que es Reloj, quede conmigo,
               y cuatro o cinco criados,
               que quiero ir un poco a solas.

RELOJ:

               ¡Oh, mental enamorado!

LISUARDO:

                Loco por tus ojos voy
               romera de Santiago.
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


Escena II
Pág. 044 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Salen doña SOL y URRACA solas,
de la misma suerte que primero
URRACA:

               Notablemente sentiste
               que te pidiese favores
               el conde.

SOL:

               Urraca, no ignores
               que esto hasta aquí me trae triste.
               ¡Que un señor, un caballero
               que más cortés debe ser
               con una honesta mujer
               anduviese tan grosero!
               ¿Diéronle acaso mis ojos,
               Urraca, alguna ocasión?

URRACA:

               Cuando tan livianos son
               animan a los antojos;
               culpa a tu misma hermosura
               de su atrevimiento.

SOL:

               Calla,
               que estas son disculpas que halla
               la necedad. ¿Por ventura
               estoy obligada a ser
               fea para no perderme
               el respeto; sin valerme
               el que debe a una mujer
               cualquier hombre principal,
               que es lo que se debe a sí?


Pág. 045 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


URRACA:

               Tienes razón; pero di,
               ¿cómo te parecen mal
               todos los hombres?

SOL:

               Urraca,
               nací con esa aspereza.

URRACA:

               Siempre fue de la belleza
               la ingratitud sombra.

SOL:

               Saca
               de ese número la mía,
               y llámala inclinación
               honesta, sin la ambición
               de la hermosa hipocresía;
               que se precia, de ordinario,
               de hacer arte del desdén.

URRACA:

               Pues que te parezca bien
               algún hombre es necesario;
               siendo mujer y naciendo
               de los hombres.

SOL:

               Necia estás;
               no hace diferencia más
               un hombre presente viendo
               que de un árbol, una fuente,
               un edificio, un retrato.

URRACA:

               Corazón tienes ingrato,
               pues no hay hombre que te aumente
               un poco más el deseo
               que lo que está inanimado.
               Sin duda que se te ha helado
               el apetito; no creo
               que para mujer naciste.

SOL:

               Esto a quien soy corresponde.


Pág. 046 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


URRACA:

               ¿Es posible que en el conde
               algunas partes no viste
               que te pareciesen bien?

SOL:

              ¿Quién, dime, por vida mía,
               te paga la tercería?
               ¿Quién te encargó mi desdén?
               Pues ¿cuándo sueles conmigo
               tener este atrevimiento?

URRACA:

               De tu mismo sentimiento
               son hijos los que te digo.

SOL:

              ¡Qué bien pareces criada,
               pues una apenas se ve
               en el mundo que no esté
               para tercera pagada!
               ¡Oh, enemigos no excusados
               de los dueños que ofendéis!
               Murmuráis y malqueréis
               regalados y pagados.
               ¡Qué de cosas se excusaran
               si excusaros se pudiera!

URRACA:

               ¿Mandaste que la litera
               y los criados pasaran
               adelante?

SOL:

               Urraca, si;
               porque quiero caminar
               hasta este primer lugar
               a pie.


Pág. 047 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


URRACA:

               Deberánte ansí,
               más que a abril, flores los prados.

SOL:

               Y yo a ti lo que callares,
               que no son pocos pesares
               sufrirte algunos enfados,
               de mi condición ajenos
               y nuevos en mí hasta agora.

URRACA:

               Perdón te pido, señora,
               y estos campos por lo menos
               enamoren tu hermosura.

SOL:

               La suya a la vida avisa
               en el marchitarse aprisa.
               Ya parece que procura .
               el sol entrarse en el mar;
               un poco más caminemos,
               Urraca, porque lleguemos
               con luz alguna al lugar.

Salen el conde don LISUARDO
y todos sus criados embozados,
con bandas por las caras
y las espadas desnudas

LISUARDO:

               ¡Teneos!

URRACA:

               ¿Qué es esto, cielos?
               ¡Perdidas somos!

SOL:

               Urraca,
               no te aflijas, no te turbes;
               que estas desnudas espadas
               no quieren sangre.


Pág. 048 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


URRACA:

               ¡Ay, señora!;
               ¿Qué quieren?

SOL:

               Oro y plata;
               que éstos son algunos hombres
               de obligaciones, que pasan
               necesidad y procuran
               de esta suerte remediarla
               saliéndose a los caminos.
               Deja que los hable.

URRACA:

               Acaba,
               y sepamos lo que intentan
               de esta suerte.

SOL:

               Camaradas,
               contra dos mujeres solas
               menos que una espada basta.
               Retiradlas, que si vuestra
               determinación lo causa
               necesidad de dineros,
               y dos mujeres honradas,
               que en este traje caminan,
               os parece qué esa falta
               pueden suplir, reportaos,
               y sin armas ni amenazas
               cortésmente os serviremos.


Pág. 049 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Descúbrese LISUARDO
LISUARDO:

               Romera hermosa y gallarda:
               sólo tu belleza busco.

URRACA:

               ¡Hablara para mañana!

SOL:

               ¿Quién sois?

URRACA:

               ¿Al conde, señora,
               no conoces?

SOL:

               No son trazas
               éstas de hombres como el conde,
               y así en quien era dudaba.

LISUARDO:

               Amor me obliga, romera,
               y tu desdén, que con tanta
               violencia a buscarte vuelva.
               Procura menos ingrata
               corresponderme, que estoy
               perdido.

SOL:

               Conde, repara
               en quien soy, y juntamente
               que en hacerme ofensa agravias
               lo más noble de Castilla;
               que soy doña Sol de Lara,
               condesa de Lara e hija
               de don Manrique, a quien llama
               España el nunca vencido;
               que puesto que muerto falta
               a mi honor, de él heredé
               sangre tan noble, que basta
               contra las locas porfías.


Pág. 050 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LISUARDO:

               Pues yo te doy, Sol, palabra
               de marido.

SOL:

               Y el primero
               que ha hecho cuando se casa
               estelionato eres tú.

LISUARDO:

               ¿De qué suerte?

SOL:

               Si a la infanta
               de León la has dado, conde,
               ¿cómo a un mismo tiempo tratas
               otro casamiento? Advierte
               que vienes ciego y que pasas
               los límites de quien eres,
               y prosigue tu jornada,
               que no es razón

LISUARDO:

               No hay razón
               en amor.

SOL:

               Ya se adelanta
               eso a locura.

LISUARDO:

               Tú misma
               me disculpas.

SOL:

               Y tú infamas
               tu valor.

LISUARDO:

               Ya no hay valor.

SOL:

               Tendréle yo.

LISUARDO:

               No habrá humana
               resistencia al amor mío.

SOL:

               ¿A un ciego apetito llamas
               amor?


Pág. 051 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LISUARDO:

               Amor o apetito,
               yo he de gozarte.

SOL:

               Ya manchas
               con las palabras mi honor.

LISUARDO:

               No han de ser solas palabras.

SOL:

               Pues serán, conde, las obras
               imposibles. Lo que el alma
               rigiese esta sangre noble,
               animare estas entrañas,
               alentare este animoso
               corazón, esta bizarra
               presunción tuviese en pie,
               o dejaré de ser Lara,
               antes de mis padres hija,
               doña Sol y castellana.

LISUARDO:

               Mi bien, ml gloria, mi dueño;
               mujer sois, amor me abrasa;
               vuestro soy, no me matéis
               con tanto desdén, con tanta
               ingratitud y aspereza,
               que no hay ninguna inhumana
               fiera que no quiera bien
               su semejante. Las plantas,
               las peñas, fuentes y ríos
               con ser insensibles, aman.
               Aquel ruiseñor escucha,
               y verás que cuando canta
               amorosas quejas son.
               Mira allí cómo se abrazan
               con los sauces y los olmos
               las hiedras enamoradas.
               Hasta aquel peñasco está
               enamorando las aguas
               de aquel cristal fugitivo.


Pág. 052 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               Mira entre esas semejanzas
               de amor, si nadie por fuerza
               lo que le niegan alcanza.
               Amor es correspondencia
               entre dos iguales almas,
               que la costumbre la engendra
               y alimenta la esperanza.
               Las principales mujeres
               de la estimación se pagan,
               y ésta es hija de los días
               con el tiempo acreditadas;
               que accidentes repetidos
               de amor, finezas bastardas
               cuando más arden, se hielan,
               cuando comienzan, acaban;
               que como del apetito
               más que del amor cansadas,
               corten por la posesión
               y sobre el olvido paran.
               Lo que no cuesta deseos
               no lo estima el gusto en nada,
               que a las fáciles empresas
               siempre sigue la mudanza.
               Da tiempo al tiempo, enamora,
               con estimación regala,
               sirve, ruega, desconfía,
               escribe, recela, aguarda
               y no atropelles por fuerza
               prendas de tanta importancia,
               pues no vienen a ser gustos
               los del cuerpo sin el alma.


Pág. 053 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LISUARDO:

               De espacio estás, doña Sol;
               y mis amorosas ansias
               más presurosas caminan.

SOL:

               No sé si hallarán posada.

LISUARDO:

               Lleva mi amor privilegio.

SOL:

               Nunca recibe esta casa
               huéspedes de esa manera,
               porque tiene salvaguarda
               del honor y del valor.
               Tu ciego amor desengaña,
               que no ha de pasar apenas
               los umbrales. Conde, aparta;
               que el bordón de una romera
               con obligaciones tantas,
               basta y sobra contra todas
               las viles armas villanas
               de un descortés caballero.
               Haz lo que yo hiciere, Urraca,
               o mataréte también.

URRACA:

               Haz cuenta qué te acompaña
               una amazona.

RELOJ:

               Urraquilla,
               aceituna sevillana,
               si a Reloj no hay rindibú
               te he de hacer a cuchilladas.

URRACA:

               De montante he de jugar;
               lacayo: guardad la cara,
               que he de echaros las narices
               dos leguas de las quijadas.


Pág. 054 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LISUARDO:

               Sol, aunque más rayos eches,
               tu defensa ha de ser vana,
               que eres Sol, y al paso mismo
               que te defiendes, abrasas.

SOL:

               Por eso, villano conde,
               te sabré quemar las alas.

LISUARDO:

               Ríndete, Sol, a mi amor;
               pues al amor veces tantas
               se ha rendido el sol del cielo.
Éntranse acuchillando a doña SOL,
y dicen dentro

SOL:

               ¡Ay, que me has muerto!

LISUARDO:

               ¡Mal haya
               mi espada y mi ingratitud!
               Tened, tened las espadas.

LAURO:

               Sobre la hierba ha caído,
               volviendo en coral la grama.

LISUARDO:

               Perderé también la vida
               si a Sol la vida le falta.
Salen la infanta LINDA y BLANCA

BLANCA: ¿Cartas del Conde, señora?
LINDA: Sí, Blanca, del conde son,

               cuyas letras con razón
               el alma besa y adora.


Pág. 055 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


BLANCA:

               Desde el camino te escribe;
               finezas de desposado
               y galán enamorado.

LINDA:

               Con estos socorros vive
               mi esperanza y mi deseo;
               que no tiene la paciencia,
               contra el rigor de la ausencia,
               otras armas.

BLANCA:

               No te veo
               alegre como solías.
               Todo te cansa y da guerra.

LINDA:

               Con el conde a Ingalaterra
               se fueron mis alegrías.
               Como no has llegado a amar.
               no has sabido qué es tener
               tristeza, llorar, temer,
               esperar, desconfiar;
               y mucho más que da el dueño
               de esta ausencia, en cuya calma
               toda es recelos el alma,
               todo es temores el sueño.
               ¡Ay, Blanca, qué confusiones
               quien quiere ausente padece;
               y qué de miedo se ofrece
               a las imaginaciones
               cuando discurre quien ama
               de veras! ¡Ay, Blanca mía!
               Ven acá. ¿El conde podría,
               acaso con otra dama,
               darme en el camino celos,
               y en Inglaterra, donde
               las hay tan bellas?


Pág. 056 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


BLANCA:

               El conde
               tendrá los mismos desvelos
               acerca de tu memoria,
               o de tu olvido también,
               pues te quiere el conde bien.

LINDA:

               Blanca, del amor la gloria
               mientras la presencia falta,
               tiene suspensiones todas.

BLANCA:

               Presto tus dichosas bodas
               el temor que sobresalta
               tu pecho sosegarán.

LINDA:

               Entretanto temo, espero,
               desconfío, vivo y muero,
               que es, Blanca, el conde galán,
               y miro en él infinitas
               partes para deseadas.

BLANCA:

               A las tuyas obligadas,
               ¿qué temores solicitas?

LINDA:

               Verdad es; mas puede ser,
               ya que la mano le di,
               que las mire el conde en mí
               como de propia mujer.


Pág. 057 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


BLANCA:

               Tiene esta regla excepción
               en quien son como tu eres,
               que, aunque son propias mujeres,
               deidades humanas son.
               Al conde le tengo yo
               lástima, que irá perdido,
               sin consuelo, sin sentido,
               pues el bien que mereció
               por dicha, se le dilata
               con tanto rigor la ausencia,
               valiéndose la paciencia
               de una esperanza que mata
               cuando comenzó el deseo
               de la misma posesión;
               que una infanta de León
               no es tan ordinario empleo,
               que la privación de aquello
               que ha de volver agozar
               no le mate hasta llegar
               a gozarlo y poseello;
               y después de poseído
               y gozado, nunca el bien,
               que es tan soberano en quien
               está pasando, es creído;
               que pasa cuando se alcanza
               con la misma posesión
               el término a la razón,
               el límite a la esperanza.


Pág. 058 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               ¡Qué bien que sabes hablar,
               sin tener, Blanca, experiencia
               en tan peligrosa ausencia!

BLANCA:

               Todo se viene a alcanzar
               con el humano discurso.

LINDA:

               Escuchar cantar quisiera,
               porque quien amando espera
               nunca tiene otro discurso.
               ¿Has traído el instrumento
               contigo?

BLANCA:

               Señora, sí;
               el instrumento está aquí;
               toma, señora, un asiento,
               y templa con más prudencia
               tu grave melancolía.

LINDA:

               Cántame, por vida mía,
               algunas cosas de ausencia.
Canta

BLANCA:

               "Madre, aquella niña
               de los ojos lindos,
               matadores de hombres
               sin ser basiliscos.
               De su dueño ausente,
               sus ojos son ríos,
               su música endechas,
               sus bailes suspiros.
               Suspensa parece
               que la han dado hechizos,
               sospechas de celos,
               temores y olvidos."


Pág. 059 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               Blanca, no prosigas más,
               que parece que cantando,
               con los temores, hablando
               de mis recelos estás
               y, si como son recelos
               que se dan tanto a temer,
               llegasen acaso a ser,
               Blanca, averiguados celos.
               Pienso que el seso perdiera;
               poco es al seso, la vida.
               Tanto esa causa homicida
               de tantos gustos hiciera
               en mi pecho enamorado;
               y así, desde hoy, no te asombres,
               ni me lo cantes, ni nombres,
               basta que me den cuidado.

BLANCA:

               Siempre te he de obedecer.

LINDA:

               ¿Quien viene?

BLANCA:

               Su alteza.
Sale el rey ORDOÑO

ORDOÑO:

               Hermana,
               ¿tan á solas? La cuartana
               de la ausencia debe ser.
               ¿Cómo se halla vuestra alteza
               de su gran melancolía?


Pág. 060 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               Con Blanca me entretenía
               cantando.

ORDOÑO:

               Tan gran tristeza,
               sólo puede suspender
               la voz de Blanca.

LINDA:

               Confieso
               que debo infinito en eso
               a Blanca.

BLANCA:

               Si encarecer
               lo que servirte deseo
               con eso intentas ahora,
               toda la merced, señora,
               que me estás haciendo creo.

ORDOÑO:

               Siempre la música ha sido,
               en el amoroso asedio,
               diversión, si no remedio,
               porque es calma del sentido,
               que ésta es la razón de haber
               fingido que suspendió
               al infierno cuando entró
               Orfeo por su mujer.
               Para encarecer así
               la fuerza de la armonía
               un filosofo decía
               que era deidad de por sí.
               Que en nuestro mundo inferior
               tienen partes soberanas
               y son deidades humanas
               amor, música y olor.


Pág. 061 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               Si añadiera la poesía
               vuestra alteza, de otros cuatro
               elementos al teatro
               humano adornar podía;
               que a la tierra, al agua, al viento
               y al fuego, los cuatro son
               de tan igual proporción
               como cualquier elemento.
               Primeramente la tierra
               imita a la poesía
               en la variedad que cría,
               en la hermosura que encierra.
               La música al agua imita
               que va con músico estruendo
               dulce consonancia haciendo
               cuando al mar se precipita.
               Al aire toca el olor,
               y la cuarta y la postrera
               del cielo, cercana esfera
               que es del fuego, es el amor,
               en cuya ardiente pasión,
               para vengar los desvelos
               de los humanos, los celos
               fieras salamandras son;
               que agua, fuego, tierra y viento
               tanto inficionando aquejan
               con su aliento que no dejan
               privilegiado elemento.


Pág. 062 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Mal encubre la experiencia
               que es esta su enfermedad.

LINDA:

               Diciendo estoy la verdad
               en el potro de la ausencia,
               que aunque a voces la confieso,
               después que sin él me vi,
               ya me trae fuera de mí
               como es dolencia del seso;
               aunque a veces me confía
               el mismo amor y valor
               del conde.

ORDOÑO:

               Siempre el temor
               ser de amor sombra porfia;
               pero para que no salga
               con la suya, es menester
               la imaginación vencer,
               y que del tiempo se valga
               divirtiendo el pensamiento
               el discursivo rigor.


Pág. 063 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Sale ORTUÑO
ORTUÑO:

               Aquí está el embajador
               de Castilla, con intento
               de hablarte, porque ha venido
               a la audiencia que le has dado
               para este día.

ORDOÑO:

               Cansado
               este embajador ha sido,
               tantos desengaños viendo
               y tanta esquivez mostrando,
               en irle así dilatando
               lugar de escucharle.

ORTUÑO:

               Entiendo
               que con la resolución
               hoy volverse determina
               a Castilla.

LINDA:

               ¡Peregrina
               castellana obstlnación!

ORDOÑO:

               Aquí quiero darle audiencia,
               porque con más brevedad,
               viendo de tu voluntad
               y la mía la experiencia,
               se canse y se desengañe
               y dé la vuelta a Castilla.
               Entre, y llegadle una silla.


Pág. 064 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Vase ORTUÑO
LINDA:

               Hoy para que te acompañe
               en esta audiencia me obliga
               sólo tu gusto, que estoy
               obligada al que te doy;
               porque de ver que prosiga
               este embajador grosero
               con tan cansada embajada,
               me tiene, Ordoño, cansada.

ORDOÑO:

               Que hoy quedes con gusto espero.
Sale el conde GARCI Fernández

GARCI:

               A vuestras altezas beso
               los pies.

ORDOÑO:

               Guárdeos Dios; tomad
               asiento y después hablad.

GARCI:

               Porque sé lo que intereso
               en el servicio del conde
               de Castilla, mi señor,
               solícito embajador
               parezco.

ORDOÑO:

               Cuando responde
               de su embajada al intento
               el mismo suceso, está
               respondido el conde ya.


Pág. 065 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


GARCI:

               Sólo de este casamiento
               que forme quejas ahora
               me manda el conde; pues viendo
               la ventaja que está haciendo
               a un vasallo, la señora
               infanta niegas a un conde
               de Castilla.

ORDOÑO:

               Embajador,
               al mérito del valor
               igual merced corresponde.
               Y como yo me he preciado
               de justiciero en León,
               con esta satisfacción
               los servicios he pagado
               de un vasallo tan valiente,
               demás de que su apellido
               dos veces ha merecido
               ser heroico descendiente
               de nuestra casa real.
               Esto al conde responded,
               y que tengo por merced
               el deseo.

LINDA:

               En caso igual,
               también puede ser porfía.

GARCI:

               Con ese nombre se infaman
               las finezas de los que aman
               con poca dicha.


Pág. 066 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               La mía,
               tan grande ha venido a ser,
               que con las demás estoy
               grosera.

GARCI:

               Corriendo voy
               por los celos, hasta ver
               mil veces mi desengaño;
               y cada vez que le veo
               nace de nuevo el deseo
               y pasa adelante el daño.
Dentro

SOL:

               Dejadme entrar, no me impida
               de todo el mundo el rigor,
               que me va en ello el honor,
               que es mucho más que la vida.

ORDOÑO:

               ¿Qué es eso?
Sale ORTUÑO

ORTUÑO:

               Una peregrina,
               y peregrina mujer
               que contra todo el poder
               de nosotros determina
               entrarse furiosa a hablar.


Pág. 067 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Pues llega tan rigurosa,
               con razón viene quejosa,
               sin duda. Dejadla entrar.

ORTUÑO:

               Tanto valor ha mostrado,
               que ella se ha entrado primero.

ORDOÑO:

               Escuchar sus quejas quiero,
               pues hoy estoy obligado,
               como rey, por justa ley,
               a no esconder las orejas
               a la justicia y las quejas,
               o he de dejar de ser rey.


Pág. 068 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Sale doña SOL
con el cabello suelto
SOL:

               Escúchame atentamente,
               rey Ordoño de León,
               a quien llama el justiciero
               el hemisferio español,
               si es que te precias de serlo,
               o para mí faltan hoy
               todas las cosas que pueden
               ser, Ordoño, en mi favor,
               y alcanzará la Fortuna
               el imposible mayor
               si a quien eres faltas tú,
               porque sobre al mundo yo.
               Yo soy, aunque no quisiera
               después que sin honra estoy,
               de don Manríque de Lara,
               su heredera doña Sol.
               Imagino que esto basta
               para decirte quién soy;
               que don Manriqúe en Castilla
               es el último blasón.
               De visitar desde Burgos
               a pie, en el traje que voy,
               pidiendo limosna, hice
               voto al gallego patrón
               desde una borrasca, adonde
               golfo lanzado corrió
               al mar, de una enfermedad
               la vida leño veloz.


Pág. 069 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               En cuya fe, como en tabla,
               parece que me sacó
               al puerto de la salud
               esta piadosa intención.
               ¡Pluguiera a Dios que primero
               muriera! ¡Pluguiera a Dios,
               Ordoño, que hubiera estado
               el cielo sordo a mi voz!
               Que a veces sirve la vida,
               a quien más la deseó,
               de dar armas a su ofensa
               y a la desdicha ocasión.
               Daba la vuelta a Castilla
               dando al cielo que me dió
               lugar para visitar
               del apóstol español
               el sepulcro, inmensas gracias,
               con la autoridad y honor
               de criados, que importaba
               a mi persona, aunque voy
               a pie, y limosna pidiendo,
               con esclavina y bordón,
               cuando, entre el Miño y el Sil
               encontré al ponerse el sol
               del conde don Lisuardo
               un cortesano escuadrón,
               que para tratar tus bodas
               iba por embajador
               a Ingalaterra. Llegamos
               otra compañera y yo,
               doncella mía, a pedirle
               limosna, que ambas a dos
               íbamos del mismo modo
               vestidas, con el valor,
               devoción y honestidad
               que pedía el ser quien soy,
               mi estado, mi pensamiento
               y la peregrinación.


Pág. 070 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               Pero poco importa todo,
               si este monstruo, este escorpión
               a quien llaman hermosura
               --veneno fuera mejor--
               este basilisco humano,
               esta esfinge que nació
               para vender a su dueño
               de un parto con la traición,
               esta breve tiranía,
               esta lisonjera flor
               de la maravilla, aquesta
               breve mortal ambición
               para romper del respeto
               los privilegios que dió
               la cortesana hidalguía,
               no hubiese dado ocasión.
               ¡Mal haya amigo tan falso!
               ¡mal haya bien tan traidor,
               tan villana tiranía,
               tan costosa adulación!
               El conde, al fin

LINDA:

               (¡Ay de mí! (-Aparte-)
               Del aire pendiente estoy.)


Pág. 071 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               Al fin, el conde, resuelto
               con las alas del furor,
               libre como el apetito,
               y ciegos ambos a dos,
               si mudos para el agravio,
               sordos para la razón,
               sin discursos, sin memoria
               de que hay justicia, trazó
               la más fiera alevosía
               que usó humano corazón;
               que gustos desordenados
               de poderoso ofensor,
               atropellando a su dueño,
               corren a la posesión.
               Al fin, el conde, aquí tiemblo,
               aquí me falta la voz,
               aquí el aliento me falta
 

LINDA: (Y estoy sin sentido yo.) (-Aparte-)


Pág. 072 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               Haciendo pasar delante
               sus criados, eligió
               cinco, que con él vinieron
               a tan infame facción,
               y con desnudas espadas
               al camino nos salió,
               con bandas, como los cinco
               cubierto el rostro traidor.
               Salteadores bien nacidos
               imaginamos que son,
               y con corteses palabras
               llego a reportallos yo;
               cuando, descubriendo el conde
               el aleve rostro, dió
               muestras de su infame intento
               con ciega resolución.
               Yo, con el valor de Lara,
               remito altiva al bordón
               la defensa de mi ofensa.
               Pero ¿qué importa el valor
               cuando la desdicha es más,
               cuando el poder es mayor,
               el apetito es campal
               y está ciega la razón?
               Una punta de su espada
               en la frente me alcanzó,
               cuando más mezclada andaba
               la batalla de mi honor.
               Sentí en los ojos la sangre,
               y en el flaco corazón,
               como, al fin, de mujer hizo,
               más que la herida, el temor.


Pág. 073 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               Ciega de la sangre, en tierra
               el honor conmigo dio,
               que siempre fue mal agüero
               sangriento eclipse en el sol.
               A este tiempo, entre los brazos
               a recibirme llegó,
               con piadosa tiranía,
               con tirana presunción,
               donde, haciendo a los demás
               que se aparten, comenzó
               a regalarme lascivo,
               a enlazarse adulador.
               Si con la boca me limpia
               la sangre, con el dolor
               fingido, lágrimas vierte,
               que de cocodrilo son.
               Yo, sin aliento, sin alma,
               ni oigo, ni siento, ni estoy
               para resistirle, y loco,
               ciego y tirano intentó
               mi desventura, mi infamia,
               mi deshonra.

LINDA:

               (¡Muerta soy!) (-Aparte-)


Pág. 074 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               Y como en el apetito
               que no es legítimo amor
               suele el arrepentimiento
               seguir a la posesión;
               con la misma tiranía
               en el campo me dejó
               llena de sangre y de afrenta,
               tan desdichada, que doy
               quejas al cielo de verme
               con la vida en la ocasión
               que pudiera ser la herida
               penetrante, porque yo
               con la vida juntamente
               matara mi deshonor.
               Pero, quedando con ella,
               vengo a pedirte, señor,
               justicia de aqueste agravio,
               castigo de esta traición.
               ¡Justicia, Ordoño; justicia,
               por quien eres, por quien soy,
               que no es bien que falte en ti
               por privanza ni pasión!
               Y cuando falte, a los pies
               me iré del emperador,
               que tiene sobre los reyes
               cesárea jurisdicción.
               Y si él remiso estuviere,
               me iré al papa, y cuando él no
               me quisiese hacer justicia,
               por eso en el cielo hay Dios.
               Demás de que tengo deudos
               en Castilla y en León,
               que sabrán tomar las armas
               en defensa de mi honor.


Pág. 075 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


SOL:

               Que el conde Garci-Fernández,
               conde en Castilla lo es hoy
               tan mío, que somos hijos
               de dos hermanos los dos,
               y vendrá de mejor gana
               a volver por mi opinión
               con las armas que a pedirte
               el caballo y el azor.
               Y cuando por desdichada
               en ninguno halle favor,
               para vengarme yo misma
               y tomar satisfacción,
               piedras pediré a la tierra,
               al mar pediré furor,
               alas al aire, y al fuego
               rayos que arrojando estoy;
               a las víboras veneno,
               a los áspides rigor,
               ojos a los basiliscos,
               al infierno obstinación.
               Y entretanto morderé
               la tierra que esto sufrió,
               como una perra con rabia,
               como una bestia feroz,
               sin osar alzar al cielo
               sino es la imaginación;
               que doña Sol afrentada
               no es justo que mire al sol.


Pág. 076 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Arrójaseá los pies del rey ORDOÑO, y
levántase el conde GARCI Fernández
ORDOÑO:

               ¡Raro suceso!

GARCI:

               Hasta aquí,
               Ordoño, he representado
               otra persona, llevado
               del celoso frenesí
               de un amoroso cuidado.
               De ser dejo embajador
               celoso, amante y galán;
               que cesan las del amor
               cuando de por medio están
               obligaciones de honor.
               Garci-Fernández, el conde
               de Castilla soy, a quien
               toca este agravio, por donde
               se ha de restaurar también;
               si al conde el abismo esconde,
               que está mi sangre agraviada,
               en doña Sol y conmigo
               por mayor deuda obligada.
               Y así desde luego digo,
               puesta la mano en la espada,
               que don Lisuardo, el conde,
               es cobarde y es traidor,
               y a quien es no corresponde;
               y que esto hará mi valor
               verdad presto aquí y adonde
               me diere el tiempo ocasión.
               Y conforme al valor mío,
               pondré con esta intención
               carteles de desafío
               en Castilla y en León,
               en Francia, en Ingalaterra,
               en Italia, en Alemania;
               sacándole, si se encierra,
               como prodigio de Hircania
               de las venas de la tierra.
               De doña Sol la opinión,
               teniendo deudos tan buenos,
               verá con satisfacción,
               porque por Lara no es menos
               que una infanta de León.


Pág. 077 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Conde de Castilla, a mí
               me toca, como a su rey,
               la satisfacción, y así
               por la justicia y la ley,
               seré lo que siempre fui.
               Pues me llama el justiciero
               León, con mi obligación
               cumplir como debo espero,
               cuando fuera de León
               el conde sólo heredero.
               Y entretanto a Sol tendré
               de la infanta en compañía,
               y su honor satisfaré,
               como el de la hermana mía
               quede juntamente en pie,
               que, como es público, ha dado
               la mano al conde de esposa,
               que no es pequeño cuidado,
               en que el alma temerosa
               y confusa ha vacilado.
               Mas todo lo facilita
               la justicia y la prudencia,
               porque el rey que a Dios imita,
               con humana providencia
               lo que importa solicita.


Pág. 078 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Este caso pide más
               atención que otro ordinario,
               que pienso que igual jamás
               se ha visto, y es necesario
               ir, conde, con el compás
               de la prudencia midiendo
               la justicia y la ocasión,
               a quien acudir pretendo
               con tanta satisfacción
               como siempre en mí están viendo.
               Vos a Castilla os volved,
               conde, hasta tanto que sea
               ocasión, y agora haced
               que esto más secreto sea,
               que es hacer a Sol merced,
               hasta que el conde haya dado
               de Ingalaterra a León
               la vuelta, y perded cuidado,
               que yo tomo su opinión
               por mi cuenta.


Pág. 079 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


GARCI:

               Confiado
               en esa palabra quiero
               a Burgos la vuelta dar,
               adonde tu gusto espero
               obedecer y esperar
               al conde.

ORDOÑO:

               Él es caballero
               tan valiente, que la cara,
               cuando sin rey estuviera
               y vasallo no se hallara,
               a ninguno no escondiera
               de los Manriques de Lara;
               pero las armas aquí,
               conde, no han de sentenciar
               lo que me compete a mí.

GARCI:

               La justicia, que en lugar
               de Dios resplandece en ti.
Vanse el rey ORDOÑO y
conde GARCI Fernández

BLANCA:

               ¡Qué lastimoso suceso
               en tan divina belleza
               y en tal beldad!

LINDA:

               Dios te guarde,
               mujer, cualquiera que seas;
               retiradla.

Vanse BLANCA y doñ SOL.


Pág. 080 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Sale RELOJ con
fieltro y botas
RELOJ:

               De tus bellas
               plantas los chapines beso
               y en los copos de la densa
               nieve de las blancas manos,
               pongo este pliego que espera
               porte como de una infanta
               que pretende ser condesa.

LINDA:

               ¿Quién eres?

RELOJ:

               ¿No me conoces?
               ¿Tan presto se olvidan prendas
               de lo que se quiere bien?
               ¿Posible es que no se acuerda
               de Reloj, lacayo suyo,
               en tres semanas de ausencia?
               ¿El que te habló a la partida
               y al que con tanta terneza
               del conde, encargaste entonces
               la brevedad a la vuelta?
               El mismo soy; aquí vengo
               en figura de estafeta
               con botas hasta las ingles
               más altas que una cuaresma
               por marzo, y Dios sabe cómo
               traigo las asentaderas,
               que dejo al conde embarcado
               en la Coruña, y con estas
               cartas me despachó, y quiere
               que al desembarcarse vuelva
               a recibilre, señora,
               de tu salud con las nuevas.
               Reloj soy; yo soy Reloj.


Pág. 081 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               Relox: en mal hora vengas.

RELOJ:

               Por cierto buenas albricias
               para quién viene por ellas
               de posta en posta, sin tripas
               más de cuarenta y seis leguas.
               ¡Mal haya el hombre que fía
               después que una vez se ausenta,
               en infantas ni en rocines!

LINDA:

               ¡Hola! Colgad de una almena
               a este villano.

RELOJ:

               ¿Qué dices?
               ¿Hablas de burlas ó veras?

LINDA:

               Presto lo verás, infame
               cómplice de mis ofensas,
               que en las cartas de ese ingrato
               me traes víboras por letras.

RELOJ:

               ¡Yo he llegado a muy buen tiempo
               para todas mis quimeras!
               ¡A linda ocasión, por Dios!
               Cuando pensé que me hicieran
               conde en aquesta ocasión
               por albricias de estas nuevas
               hallo tantas novedades.

LINDA:

              ¡Hola!


Pág. 082 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Sale el rey ORDOÑO y ORTUÑO
ORDOÑO:

               ¿Qué voces son éstas?
               ¿qué tiene la infanta?

LINDA:

               Celos,
               que es la pasión más inquieta
               que priva del albedrío.

RELOJ:

               Yo pienso que está su alteza
               de aquella cabeza loca.

LINDA:

               Antes, villano, estoy cuerda,
               pues que sé sentir.

ORDOÑO:

               ¿Quién eres?

RELOJ:

               Un lacayo sin librea
               del conde don Lisuardo,
               mi señor, que es la primera
               vez que se ha visto en su vida
               con botas y con espuelas,
               que dejándole embarcado
               en la Coruña, desea
               dar a su alteza este pliego
               y volver con la respuesta
               al desembarcarse el conde;
               que hallé estas puertas abiertas
               y me metió el alborozo
               hasta las pies de su alteza,
               y cuando pensé salir
               con un juro para en cuenta
               de un título de vizconde,
               me manda colgar.


Pág. 083 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               En esa
               relación de tu camino,
               ¿cómo olvidas la romera
               de Santiago?

RELOJ:

               Pues yo,
               ¿qué culpa tuve, o qué pena
               merezco, si a mí y a Lauro,
               a Ramiro y a Fruela
               nos mandó volver con él;
               que nosotros en la empresa
               servimos de tenedor
               y él trinchó el ave?

ORDOÑO:

               Confiesa
               sin tormento la verdad,
               y la información comienza
               bien por esta confesión.
               Escribe, Ortún, de tu letra
               los nombres de estos criados
               del conde, y a éste le metan
               donde ninguno entretanto
               ni verle ni hablarle pueda;
               y esté todo con silencio
               esto en Palacio.

RELOJ:

               (¡Que venga (-Aparte-)
               a sólo esto un desdichado
               por la posta tantas leguas
               sobre navajas, en silla,
               sobre tarascas gallegas!


Pág. 084 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Llevadle.

LINDA:

               Guárdete el cielo
               por el socorro que intentas
               dar, Ordoño, a mis agravios.

ORDOÑO:

               El pecho, Linda, sosiega,
               que ha de ser tu esposo el conde
               aunque se ponga la tierra
               de por medio, y de tus celos
               las ciegas ansias desecha,
               porque con el escarmiento
               de la suma de la pena
               culpas de la mocedad
               fácilmente se descuentan.
               (Esta lisonja a la vida (-Aparte-)
               y al sexo de Linda es fuerza
               hacer con arte.)


Pág. 085 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


LINDA:

               No mires,
               Ordoño, pues que deseas
               ser católico Trajano,
               ser Numa español; las prendas
               del conde, mi amor, mis celos,
               mi vida, mi honor, la mesma
               sangre que tienes, que es mía,
               si a la justicia que enseñan
               las leyes de tus pasados
               has de faltar; pues sin ella
               falta el poder al poder,
               el decoro a la vergüenza,
               el miedo a la majestad,
               el amor a la obediencia.
               Desnuda, Ordoño, el estoque
               de la justicia, no pierdas
               el nombre hasta aquí ganado.
               Muera el Conde, aunque yo muera.
               Ni la pasión te acobarde,
               ni la sangre te detenga;
               que eso es política, en fin,
               y en los reyes que gobiernan
               más importa la justicia
               y para la paz la guerra.
               Esto, Ordoño, contra sí
               una loca te aconseja,
               que de llorar, solamente
               morir le queda de cuerda;
               aunque es grande la desdicha
               que la muerte le consuela.

Vase


Pág. 086 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


ORDOÑO:

               ¡Notable suceso ha sido!
               Síguela, Blanca.

BLANCA:

               ¡Qué fiera
               pásión!

ORDOÑO:

               Camina, lacayo.

RELOJ:

               ¡Oh, mal haya la romera,
               que siendo ella la gozada
               padece Reloj la fuerza!
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


Escena III
Pág. 087 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Salen doña BLANCA y ORDOÑO
ORDOÑO:

               ¡Blanca!

BLANCA:

               ¡Señor!

ORDOÑO:

               ¿Cómo está
               la infanta?

BLANCA:

               Tanto mejor,
               cuanto el agravio al dolor
               dando desengaños va;
               porque ella la misma ha sido
               en tan ciego pensamiento
               causa de su sentimiento,
               es de volverla el sentido;
               que estando la ofensa en medio
               en una honrada mujer,
               una propia viene a ser
               la enfermedad y el remedio.

ORDOÑO:

               Bien dices, que en el amor
               lo que el tiempo no ha podido,
               agravios con el olvido
               curan de celos mejor.
               Hoy llega el conde, en efeto.


Pág. 088 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


BLANCA:

               Que temo de la presencia
               nueva celosa dolencia;
               y como amor, es efeto,
               de los ojos con los ojos
               se aumentan, justos o injustos,
               los agravios y los gustos
               las glorias y los enojos.

ORDOÑO:

               Bien ha menester más vidas,
               sobre su rigor mirando,
               a quien están esperando
               dos mujeres ofendidas.
               El cielo me inspire el modo
               de suerte que, por codicia,
               ni pasión, a la justicia,
               no falte, que es faltar todo
               el bien de un reino sin vella.

BLANCA:

               Quien en tan floridos años
               con tan altos desengaños
               ha merecido por ella
               el nombre que le da España,
               demás del mucho valor
               de sus aciertos, señor,
               la experiencia desengaña.

ORDOÑO:

               Siempre he de ser el que fui.

BLANCA:

               Su alteza viene, señor.


Pág. 089 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Sale la infanta LINDA
ORDOÑO:

               La causa de su dolor
               me tiene, Blanca, sin mí,
               cuando la pena la tiene
               con sentimiento tan grande.
               Hermana.

LINDA:

               Ya a que la mande
               vuestra alteza, Linda viene.

ORDOÑO:

               Favores son que me hacéis.
               ¿Cómo estáis?

LINDA:

               Mucho mejor;
               porque descuento el amor
               en los agravios que veis.

ORDOÑO:

               ¿Qué ha sido la novedad
               de la gala?

LINDA:

               Venir hoy
               el conde y ser yo quien soy,
               y ya que a la voluntad
               no le debo esta alegría,
               a la obligación responde
               de la venida del conde
               por precisa deuda mía;
               pues hasta agora no puedo
               negar que el conde es mi esposo,
               y entretanto esto es forzoso.


Pág. 090 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Admirado, Linda, quedo
               de tu raro entendimiento.

LINDA:

               ¡Pluguiera al cielo que fuera
               menos, porque no supiera
               tener tanto sentimiento!
Sale ORTUÑO

ORDOÑO:

               ¿Qué hay de nuevo, Ortún?

ORTUÑO:

               Señor,
               nuevas de que llegará
               muy presto el conde, que ya
               para prevenir mejor
               su entrada, en la sala adonde
               le has de dar pública audiencia,
               con peregrina advertencia
               que a tu ingenio corresponde.
               Del conde un criado está
               una cortina poniendo
               debajo la cual entiendo
               que con propósito va
               de poner de Margarita
               el retrato hermoso y grave,
               porque en el punto que acabe
               la relación, solicita
               enseñártele con toda
               aquesta veneración,
               como a reina de León.
               Al fin tu dichosa boda
               llegue, señor, para bien
               de tus reinos.


Pág. 091 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


ORDOÑO:

               Dios te guarde,
               Ortún.

LINDA:

               Aunque llegan tarde
               mis albricias para quien
               tan buenas nuevas ha dado,
               en todo son de estimar.

ORDOÑO:

               ¡Qué valor quiere mostrar!

LINDA:

               Toma, y llámame al criado,
               por que también se las dé.
Le da una sortija

ORTUÑO:

               ¡Vivas más años que el sol,
               milagro hermoso español!

ORDOÑO:

               Ortún, escucha.
Hablan aparte

BLANCA:

               No sé
               si a tan bizarro valor
               ninguno se ha de igualar.

ORDOÑO:

               Esto se ha de hacer sin dar
               sospechas de mi rigor,
               que es importante el secreto,
               como también el cuidado.
               Advierte, Ortún, si el criado
               está en la lista.


Pág. 092 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


ORTUÑO:

               A este efeto
               te entré a hablar; en ella está.

ORDOÑO:

               Pues hazle prender.

ORTUÑO:

               Yo voy.

LINDA:

               Hoy nombre a tu nombre doy
               con el que valor me da
               pues que te ayudo con él
               a la justicia. Ésa es sola.

ORDOÑO:

               ¡Fénix divina española;
               el oro, el bronce, el laurel
               digno es de escribir tu nombre
               solamente!

LINDA:

               Y del divino
               tuyo solamente dino
               porque la tierra se asombre.
Sale LAURO de camino

LAURO:

               De vuestra alteza, señor,
               ..................
               ..................
               .................... [ -or]
               beso los pies, y los vuestros,
               señora, pido, también,
               añadiendo el parabién
               de los que lo han de ser nuestros,
               pues llega tan presto el conde
               a gozar el bien que aguarda.

LINDA:

               Siempre para el alma tarda.


Pág. 093 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LAURO:

               Justamente corresponde,
               señora, tan gran fineza
               a la fe, al notable amor
               con que el conde, mi señor,
               idolatra a vuestra alteza;
               aunque ha estado con cuidado
               de haber visto, y con razón,
               que a su desembarcación
               las cartas le hayan faltado.

LINDA:

               Falta de salud ha sido.
               Toma, aunque merecen más,
               estas nuevas que me das.
Dale una sortija

LAURO:

               Guarde, a pesar del olvido
               el tiempo, tus verdes años.

LINDA:

               Inmortal debo de ser,
               pues no han tenido poder
               en mí algunos desengaños
               para matarme.

LAURO:

               (Recelo (-Aparte-)
               que habla Linda sospechosa.)

LINDA:

               Margarita, ¿es muy hermosa?

LAURO:

               Las dos sois soles del suelo.
               Su beldad es peregrina;
               en la copia podéis ver
               que yo he venido a poner
               debajo de una cortina,
               en la sala en que su alteza
               al conde audiencia ha de dar,
               cuando le llegue a besar
               la mano.


Pág. 094 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LINDA:

               Tanta belleza
               merece este aplauso todo.

ORTUÑO:

               El conde ha llegado ya
               a palacio.
A LAURO

ORDOÑO:

               Ven acá.
               ¿Cómo te llamas?

LINDA:

               (De modo (-Aparte-)
               la nueva me ha alborotado,
               que estoy sin mí de alegría;
               tanto en la fe pueden mía
               las reliquias que han quedado.)

ORTUÑO:

               Lauro es el último aquí
               de la lista.

ORDOÑO:

               Ellos vinieron
               como más menester fueron.
               Prended a Lauro.

LAURO:

               ¡Ay de mí!

ORDOÑO:

               Delitos del conde son
               en que eres cómplice.

LAURO:

               ¡Ah, cielo!
               No fue vano mi recelo.
               Señora...

LINDA:

               En esta ocasión
               no te he de poder valer.
               Llevadle preso.


Pág. 095 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LAURO:

               (Sin duda (-Aparte-)
               que contra el conde se muda
               de la Fortuna el poder.)
Llévanle

ORTUÑO:

               Pienso que el conde está aquí.

ORDOÑO:

               Sillas; y despeje, Ortún,
               toda la gente común
               que hubiere, y al conde di
               adonde está la cortina.

ORTUÑO:

               A advertirle al conde voy.

LINDA:

               (¡Con qué sobresalto estoy!) (-Aparte-)

BLANCA:

               (Tiene fuerza peregrina (-Aparte-)
               Amor, aunque esté ofendido.)
Sale el conde LISUARDO

LISUARDO:

               Dadme a besar vuestros pies.

LINDA:

               (¡Ay, alma! ¿Qué es lo que ves?) (-Aparte-)

ORDOÑO:

               Seáis, conde, bien venido.
               ¿Cómo venís? Levantad.

LISUARDO:

               Deseando, por los vientos,
               llegar con los pensamientos
               a los de la voluntad.


Pág. 096 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


La infanta LINDA
habla aparte a BLANCA
LINDA:

               ¡Ay, Blanca! Viendo presente
               al conde, con el rigor
               de la ofensa y del amor
               tiemblo y ardo juntamente.
               Mirándole estoy mortal.
               ¿Posible es que es éste a quien
               yo llegué a querer tan bien
               y me ha pagado tan mal?

BLANCA:

               Señora, en esta ocasión
               más valor has de tener.

LINDA:

               Forzoso, Blanca, ha de ser.


Pág. 097 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Escuchad la relación.
               Luego que con tú estandarte
               los cuatro marinos montes,
               que al mar les diese obligaron
               campo de cristal salobre,
               prósperamente a tu fama,
               lisonjero al viento entonces
               de la Coruña a Piemúa
               en breve tiempo nos pone.
               Apenas sobre la espuma
               nos descubrieron las torres,
               cuando intentaron juntar
               dos elementos conformes;
               porque los alegres fuegos
               fueron tan grandes, que sobre
               el agua su ardiente esfera
               paces juró aquella noche.
               Aquí pasé algunos días
               de Enrique esperando el orden,
               con la cual, desde este puerto,
               partí a la corte de Londres.


Pág. 098 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Honró mi recebimiento,
               dando grandeza a la corte,
               su príncipe Fedüardo
               con los ingleses conformes.
               Vine a apearme a palacio
               con todo este aplauso, adonde
               los reyes nos esperaban
               en los mesmos corredores.
               Llegué a besarles las manos,
               y al mismo tiempo se opone
               a escurecer Margarita
               los reales esplendores.
               Besé su mano, y hallé
               más cristal que vale el orbe;
               y entre rayos de oro y nácar
               prodigios de nieve y flores.
               Levantóme con los brazos
               de la tierra, y preguntóme
               por tu salud, juntamente
               con la de Linda, que gocen
               largos años estos reinos,
               y a los reyes que nos oyen,
               y que me esperaban, vuelvo
               y tus cartas doy entonces.
               Leyéronlas, y contentos,
               con un sarao me responden
               dónde la beldad inglesa
               dió hermosas adoraciones.


Pág. 099 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Aposentáronme dentro
               de palacio, haciendo pobres
               las grandezas de Alejandro
               con varias ostentaciones.
               Y después de algunos días
               que conferimos la dote,
               se firmaron los conciertos
               de las capitulaciones,
               y, remitiendo a las cartas
               lo demás, partí de Londres
               para embarcarme a Plemúa,
               que estaba dándome voces.
               el deseo de llegar
               a ver a Linda, que logren
               mis esperanzas ausentes
               el fruto de sus amores.
               Y para hacerte lisonja,
               a la partida el rey dióme
               de Margarita un retrato
               a su estatura conforme.
               Debajo de esta cortina
               que te descubro se esconde;
               su gentileza te admire
               y su hermosura te asombre.

Corre la cortina, y está debajo
doña SOL, de peregrina


Pág. 100 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


ORDOÑO:

               ¿Es ése, conde, el retrato?

LISUARDO:

               (¿Qué es esto, cielos?) (-Aparte-)

ORDOÑO:

               ¿Conoces
               esta mujer?

LISUARDO:

               (¡Qué suceso Aparte
               tan extraño!)

ORDOÑO:

               ¿No respondes?

LISUARDO:

               Señor, sí...

ORDOÑO:

               La turbación
               en el rostro, en las razones,
               el más abonado ha sido
               testigo que tienes, conde,
               contra ti.

LISUARDO:

               Señor, señor...

ORDOÑO:

               No te disculpes ni ignores
               que ha de ser contra tal yerro
               el valor ni el blasón noble
               parte para que te valgan
               en culpas que son tan torpes
               de seguros privilegios
               y de libres excepciones.
               Yo te cortaré las alas
               que tan ciegamente rompen
               del cielo en ofensa el viento
               con soberbias presunciones.


Pág. 101 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               De vuestra alteza a los pies
               postrado...v

ORDOÑO:

               No paséis, conde,
               delante. Quedaos y haced
               cuenta que para que cobre
               su honor doña Sol no sois
               hombre tan rico, tan noble,
               sino el más triste vasallo
               el más humilde, el más pobre
               que hay en León; y por vida
               de mi corona, que tomen
               en vos todos escarmiento
               y yo más heroico nombre.
Vase el rey ORDOÑO

LISUARDO:

               Señora, esposa, mi bien,
               si de vos no se socorre
               mi esperanza, estoy perdido.
               Hablad al rey, no se enoje
               sin escucharme.

LINDA:

               No sé
               quién eres, que vienes, conde,
               tan diferente, que aun tú
               pienso, que no te conoces.
               El rey ha de hacer justicia,
               que son sus obligaciones;
               remédiete el cielo.

Vase la infanta LINDA


Pág. 102 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Blanca,
               sigue a la infanta; y pues oye
               lo que la dices tan bien,
               con palabras, con razones
               encarecidas disculpa
               sus celos, no la apasiones
               tan a su costa, pues sabe
               que son de la edad errores,
               y con halagos al rey,
               como puede, desenoje,
               porque le temo indignado;
               así dulcemente logres
               tus esperanzas, asi
               tengas...

BLANCA:

               No me atrevo, conde,
               a hablar en ello a la infanta,
               ni ella al rey, porque conoce
               la condición de su hermano.
               Busca otros medios que importen.

Vase doña BLANCA


Pág. 103 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               ¿Hay hombre más desdichado?
               Sol, templad los arreboles
               y serenad los celajes
               que vuestros rayos esconden.
               Medie el rey por ti mi culpa,
               no pido que la perdones,
               que yerros de amor no es mucho
               que tu misma luz los dore.
               Yo quiero ser tu marido
               si de mi mano depone
               la acción que tiene la infanta,
               y esclavo tuyo. Disponte
               a hablar al rey, porque falto
               de su gracia, no sé dónde
               tengo segura la vida.
               ¿Qué dices? ¿Qué me respondes?

SOL:

               Que el rey sabe lo que debe
               hacer en esto, conforme
               al blasón de la justicia
               que mantiene y que dispone.
               y que cuando correr vea
               tu alevosa sangre, adonde
               un verdugo la cabeza
               de tu vil garganta corte,
               no me hartaré de beberla;
               que de la venganza, conde,
               ha de quedar más sedienta
               mi hidrópica sed entonces.

Quiere irse y la detiene


Pág. 104 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Espera, Sol, no te ausentes
               de mí, que no soy la noche
               de Noruega, aunque estoy puesto
               de tus desdenes al norte.

SOL:

               ¡Ah, sirena, no me encantes!
               ¡Aspid libio, no me toques!
               ¡Basilisco, no me mires!
               ¡Cocodrilo, no me llores!
Vase

LISUARDO:

               Echó la Fortuna el sello
               a mi desdicha.
Salen ORTUÑO y la guarda

ORTUÑO:

               Daos, conde,
               a prisión.

LISUARDO:

               Ortún, ¿qué dices?

ORTUÑO:

               Que vengo, conde, con orden
               de llevaros preso. Dad
               la espada, y paciencia.

LISUARDO:

               ¿A un hombre
               como yo, Ortún, se le pide
               la espada? ¿A un hombre que sobre
               la luna y el sol ha puesto
               con tantos hechos su nombre
               y el de su rey, manda el rey
               dar la espada, cuyo corte
               tanto católico acero
               y africano reconoce?
               ¡Vive Dios!


Pág. 105 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


ORTUÑO:

               Conde, estas cosas
               no se negocian con voces.
               Vasallo de Ordoño sois,
               y es de vasallos traidores
               no obedecer a sus reyes
               y a los que los reyes ponen
               en su lugar. A esto vengo,
               representando su nombre.
               Obedecedle, o mirad
               que vienen doscientos hombres
               hijosdalgo y caballeros
               conmigo, con orden, conde,
               de mataros, si intentáis
               defenderos. No provoque
               vuestra cólera la ira,
               en tan fuertes ocasiones,
               del rey y de los que vienen
               a vuestra prisión.

LISUARDO:

               Bajóme
               la Fortuna hasta el abismo
               de las desdichas, que corren
               conmigo tormentas. Ortún,
               sobre mi cabeza pone
               mi lealtad la orden del rey;
               toma la espada y no tomes
               ocasión para decir
               que no soy leal.

ORTUÑO:

               Es, conde,
               ésa,la mayor cordura
               y el mayor valor.


Pág. 106 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Valores
               contra los reyes, no sirven
               de más que de agravios. ¿Dónde,
               si es licito el preguntarlo,
               Ortún, voy preso?

ORTUÑO:

               A las torres
               de palacio.

LISUARDO:

               Vamos, pues;
               que no es bien que me congojen
               prisiones, pues las desdichas
               se hicieron para los hombres.
Vanse.
Salen XIMENO y el con GARCI Fernández

GARCI:

               ¿Y sabe el rey que he llegado?

XIMENO:

               Y llegas, conde, a León,
               a tan famosa ocasión,
               que hoy dicen que acompañado
               de sus jueces, adonde
               está su real consejo,
               siendo de otro Numa espejo
               asiste al pleito del conde.

GARCI:

               El nombre de justiciero
               le conviene conservar
               si quiere Ordoño reinar;
               si no, el castellano acero
               verá en su vega desnudo,
               y el Ezla argentar las manos
               de los fuertes castellanos.


Pág. 107 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


XIMENO:

               De su prudencia no dudo
               que sabrá Ordoño acudir
               a darte satisfacción.

GARCI:

               O será Troya León;
               que no se ha de persuadir
               el conde don Lisuardo,
               que menos que con la vida
               satisface la ofendida
               sangre de Lara.

XIMENO:

               Gallardo
               dicen que es el conde.

GARCI:

               Sí,
               y valiente caballero,
               que, aunque enemigo, a su acero
               no niego el valor que vi
               cuando cercando a León
               sobre el feudo de Castilla
               la castellana cuchilla
               temió el sol.

XIMENO:

               Tienes razón;
               que igualó a Marte ese día.

GARCI:

               Pero con esto ha borrado
               cuanta opinión ha ganado;
               que es vileza y cobardía
               que contradice al valor
               ofender a una mujer,
               y más tan noble.

XIMENO:

               Al poder,
               a la fuerza del Amor,
               no hay valor, razón ni ley,
               porque su furia amenaza
               hasta lo invencible.


Pág. 108 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Dentro
VOCES:

               ¡Plaza!

GARCI:

               Debe de salir el rey.
Salen el rey ORDOÑO con memoriales,
ORTUÑO y acompañamiento

ORTUÑO:

               Todo el consejo te espera,
               y no ha quedado en León
               letrado en esta ocasión
               a quien la fama venera
               que no asista en los estrados
               en la defensa y ofensa
               del conde.

ORDOÑO:

               Poca defensa,
               casos tan averiguados
               pueden tener.

ORTUÑO:

               Aquí está
               Garci-Fernández, el conde
               de Castilla.

ORDOÑO:

               Y corresponde
               al valor que tiene.

GARCI:

               Y ya
               a besar tus manos llega.

ORDOÑO:

               Y yo con los brazos, primo,
               tantas mercedes estimo;
               que cuando más en la vega
               de León armado os vi,
               jamás, el cielo es testigo,
               que de pariente y amigo
               la inclinación os perdí.


Pág. 109 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


GARCI:

               La misma, Ordoño valiente,
               debe al conde de Castilla
               vuestra alteza.

ORDOÑO:

               La cuchilla
               desnuda y resplandeciente
               de mi justicia real
               verán hoy, como primero,
               ayudando a Sol, y espero
               hacer mi nombre inmortal.

GARCI:

               La fama, Ordoño, que en esta
               edad habéis alcanzado,
               en caso tan intrincado
               nos promete y manifiesta
               que ha de tener el suceso,
               que a todos nos esté bien.

ORDOÑO:

               Hoy quiero, conde, también,
               que a ver del conde el proceso
               asistáis junto conmigo.

GARCI:

               Sois de la justicia espejo.

ORDOÑO:

               Venid, que me está el consejo
               esperando, conde amigo.

Vanse.


Pág. 110 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Sale el conde don LISUARDO
con cadena
LISUARDO:

               Desdichas, ¿qué me queréis?
               ¿Qué pretendéis de mí, agravios?
               No me persigáis, memorias;
               dejadme morir, cuidados.
               ¿Qué infierno es este que miro
               adonde ya, por extraño
               y forastero del mundo,
               los rayos del sol no alcanzo,
               si no son los de las iras
               de otro Sol menos avaro,
               en correr los paralelos
               de las fortunas que paso?
               Mas, en parte--¡oh Sol hermoso!--
               muero contento, pensando
               que gozando a Sol, di al sol
               celos y envidia a sus rayos.
               Y si tu desdén supiera
               cuánto más me ha enamorado
               la posesión, podría ser
               que te obligara el milagro.
Tocan dentro una guitarra
               Si no me engaño, imagino
               que un instrumento han tocado;
               músicos deben de ser
               del terrero de Palacio,
               que, al silencio de la noche,
               fía sus ansias cantando
               algún amante. A tocar vuelven,
               ¡qué ocioso cuidado!


Pág. 111 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Cantan dentro
VOCES:

               "Preso tienen al buen conde,
               al conde don Lisuardo,
               porque forzó una romera
               camino de Santiago.
               La romera es de linaje;
               ante el rey se ha querellado,
               mándale prender el rey
               sin escuchar su descargo."

LISUARDO:

               ¿Tan públicamente cantan
               mi desdicha? ¡Extraño caso!
               Quiero escuchar, que imagino
               que prosiguen con el canto.
Cantan

VOCES:

               "La prisión que le da el rey
               son las torres de palacio,
               que compiten con el cielo
               y confinan con sus cuartos.
               Las guardas que el conde tiene
               todos eran hijosdalgo;
               treinta le guardan de día
               y de noche treinta y cuatro.
               Ya levantan para el conde
               en la plaza su cadahalso,
               y para los delincuentes
               hay dos horcas a los lados."


Pág. 112 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Asómase RELOJ a lo más alto,
preso con un tocada en cuerpo

RELOJ:

               Cante otra vez, ruego a Dios,
               en galeras el bellaco
               que la historia gargantea
               del conde don Lisuardo,
               por lo que me toca a mí,
               que soy su menor criado,
               por las nuevas de las horcas
               y albricias de cadahalso.
               ¡Quién pudiera desde aquí,
               músico de los diablos,
               tirarte una almena!

LISUARDO:

               ¡Ah, cielos!

RELOJ:

               Aquí abajo se han quejado.
               ¿Si fue del conde el sospiro,
               que, según lo que han cantado,
               debe de estar preso aquí?
               Quiero saberlo. ¿Ah de abajo?

LISUARDO:

               Pienso que de las almenas
               de este homenaje llamaron.

RELOJ:

               ¿Conde, mi señor?

LISUARDO:

               ¿Quién es?

RELOJ:

               ¿Quién en este campanario
               puede estar, que no sea tordo
               o reloj?


Pág. 113 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Reloj, hermano.
               ¿Ahí estás preso?

RELOJ:

               Señor,
               dos meses ha que aquí paso,
               con arañas y ratones
               notables casos y es harto
               tener narices y orejas
               a las horas que te hablo.
               ¿Qué hay del mundo por allá?
               Que hasta agora que he escuchado
               tu suceso infausto y triste
               cantar a este mentecato
               músico de Bercebú,
               que otra vez cante a Pilatos,
               no supe que estabas preso
               en las torres de Palacio.

LISUARDO:

               Apenas a ver el cielo
               a esta plaza de armas salgo
               esta noche,cuando escucho
               también de mi muerte el cuándo.

RELOJ:

               También me ha cabido
               a mí un poco de horca; no vamos
               muy lejos uno de otro;
               pero yo estoy consolado
               con que, en efecto, con esta
               postrera carta de pago
               han acabado conmigo
               alguaciles y escribanos.
               Que salir del susodicho,
               no será el menor descanso
               que puede alcanzar con Dios
               un delincuente lacayo.
               Que me he visto en las parrillas
               de un potro, pasando el trago
               más agrio que pasar puede
               un cómplice sagitario;
               que, a no valerme la lengua,
               hoy era, por mis pecados,
               cecina de la justicia.


Pág. 114 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               ¿Cómo?

RELOJ:

               Confesé de plano.

LISUARDO:

               No esperé menos de ti.

RELOJ:

               Ni yo.

LISUARDO:

               En efeto, villano.

RELOJ:

               Luego vi, en siendo Reloj,
               que habían de hacerme cuartos,
               aunque me importa primero,
               no estando desde tan alto,
               si es posible hacer contigo
               de mi conciencia un descargo.

LISUARDO:

               Pues descuélgate si puedes
               a esta plaza de armas.

RELOJ:

               Tanto
               lo deseo, que he de hacer
               escala de los pedazos
               de dos mantas, donde he sido
               siete durmiente empanado.

LISUARDO:

               La traza mejor elige,
               y baja, Reloj.

RELOJ:

               Ya bajo,
               aunque al turco se lo usurpe.

Vase


Pág. 115 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Cuanto por mí está pasando
               parece sueño. ¿Si estoy
               despierto, si durmiendo acaso?
               Durmiendo debo de estar,
               aunque yo sé que me engaño,
               porque solamente sueña
               la desdicha un desdichado.
Sale RELOJ

RELOJ:

               Gracias al cielo que llego
               a verte.

LISUARDO:

               Dame los brazos,
               que estoy alegre de verte,
               puesto que me has condenado.

RELOJ:

               Confieso, conde, que soy
               para tormentos muy flaco,
               y que jamás en mi vida
               de robusto me he preciado.
               Pero ya que nací al mundo
               con estrella de ahorcado,
               un escrúpulo en tu amor
               te he de revelar.

LISUARDO:

               Di.


Pág. 116 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


RELOJ:

               Cuando
               te partiste de León
               a Ingalaterra, me echaron
               para ti, desde unas tejas,
               de las bellísimas manos
               de Linda, una banda verde,
               de cuya ocasión gozando
               un hidalgo forastero,
               que en lo soberbio y bizarro,
               en lo atrevido, en lo airoso
               me pareció castellano,
               me la arrebató en el viento,
               diciéndome que a mi amo
               le dijese cómo un hombre
               de más valor, de más altos
               merecimientos y prendas,
               celoso y enamorado
               me la quitaba, y que aquellos
               favores tan soberanos
               merecerlos no podía
               un caballero, un vasallo
               como tú, menos que siendo
               monarca, como Alejandro,
               del mundo, o Garci-Fernández,
               conde de Castilla.


Pág. 117 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               ¡Extraño
               suceso! ¿Hay más?

RELOJ:

               Más.

LISUARDO:

               ¿Qué más?

RELOJ:

               ¿Qué más? Que yo di dos pasos,
               y, requiriendo la espada,
               puesta en el puño la mano,
               le advertí que le dejaba
               con ella, y me fui, callando
               hasta agora, por no darte
               pesadumbre, y procurando
               satisfacer mi conciencia,
               te lo digo al postrer paso.

LISUARDO:

               ¡A buen tiempo, vive Dios,
               que estoy por darte, villano!

RELOJ:

               ¿De qué te enojas? ¿Habías,
               yendo entonces caminando,
               de matarle por poderes?

LISUARDO:

               No; mas pudiera el agravio
               a León volverme entonces;
               que las señas que me has dado
               de Garci-Fernández son,
               conde de Castilla, bravo
               pretendiente de la infanta,
               que celoso y despechado
               quiso empeñarme con esa
               bizarría.


Pág. 118 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


RELOJ:

               Es temerario;
               un jayán me pareció.

LISUARDO:

               Es siempre el miedo muy alto.

RELOJ:

               Pienso que agora han abierto
               una puerta, y siento pasos.

LISUARDO:

               Los de mi muerte serán,
               pues que la estoy esperando.
               ¿Qué es eso?
Sale BLANCA con una vela y la
infanta LINDA con una llave

LINDA:

               Conde, yo soy;
               no os turbéis, que vengo a daros
               la vida por esta puerta
               que he abierto ahora en el cuarto
               del rey mi hermano, con esta
               llave maestra. He intentado
               que me debáis por postrero
               bien el de la vida.

LISUARDO:

               Tanto
               os debo, que no imagino
               con muchas poder pagaros.


Pág. 119 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LINDA:

               Dejando a una parte ahora
               las ceremonias, mi hermano,
               con todo el real consejo,
               a muerte os ha condenado,
               que puesto que los jueces
               y todos cuantos letrados
               tiene León, se conforman
               en que pudierais casaros
               con Sol, porque las palabras
               que nos dimos, y las manos
               fueron de tiempo futuro
               y sirvieron de un contrato
               no más, por sólo el decoro
               que se debe al soberano
               nombre de hermana de un rey,
               manda por razón de estado
               que muráis, satisfaciendo
               también con esto al agravio
               de doña Sol; no esperéis
               más, que amanece y los rayos
               del sol pueden ser espías
               del que dejáis agraviado.
               Esa pesada cadena
               recoged entre los brazos
               y caminad, que en el parque
               hallaréis, conde, un caballo
               que, corriendo, con el viento
               compita para escaparos.
               Sueldo os dará el cordobés
               rey o el moro sevillano
               con que paséis, y adiós, conde.


Pág. 120 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


LISUARDO:

               Dadme a besar esas manos.

LINDA:

               Conde, esto basta; partíos,
               que la piedad me ha obligado
               de haber llegado a tener
               nombre de vuestra.

LISUARDO:

               Yo parto
               sin alma a escapar la vida.

LINDA:

               Hasta salir de palacio
               tendréis quien os guíe, adiós.

LISUARDO:

               Adiós.

RELOJ:

               Yo sigo tus pasos
               y azoto las ancas, conde,
               de ese hipógrifo, pues hago
               de motilón delincuente
               la figura.

LISUARDO:

               Reloj, vamos.
Vanse.
Salen PELAYO y BERMUDO

PELAYO:

               Tanto al decoro del rey
               se debe, que declarando
               que el de la infanta no ha sido
               matrimonio, han sentenciado
               a muerte al conde, y levantan
               en la plaza el cadahalso.

BERMUDO:

               No puede haber sucedido
               jamás tan notable caso.

PELAYO:

               Con esto queda también
               satisfecho el agraviado
               honor de Sol, la opinión
               de Ordoño inmortalizando.


Pág. 121 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


BERMUDO:

               Espectáculo espantoso
               ha de ser.

PELAYO:

               ¡Qué alborotado
               por el caso está León!
               Y es tan general el llanto
               de los hombres y mujeres,
               que en el lamentable aplauso
               se conoce lo que quieren
               al conde don Lisuardo.

BERMUDO:

               Era de todos bien quisto
               por valiente y cortesano.
Cajas
               Pero ¿qué cajas son esas?

PELAYO:

               Corriendo va el vulgo vario
               de la ciudad a los muros.
Sale FÁVILA

BERMUDO:

               Fávila,¿qué es esto?

FÁVILA:

               Un raro
               suceso.

BERMUDO:

               ¿Cómo?


Pág. 122 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


FÁVILA:

               Escuchad.
               A notificar entrando,
               a don Lisuardo, el conde,
               la sentencia el secretario,
               alborotado volvió,
               al rey de no haberle hallado
               en la prisión, sin saber
               quién pudo ponerle en salvo.
               Garci Fernández, el conde
               de Castilla, imaginando
               que de la infanta o del rey
               ha sido caso pensado,
               en la vega de León,
               con cuatro mil castellanos
               que trujo para este efecto
               de escolta en abierto campo,
               desafió al rey y a todos
               cuantos en aqueste caso
               han intervenido, deudos
               y amigos del conde, estando
               de sol a sol en la Vega.
               Después de haberle retado
               de cobarde, si no acude
               en aqueste mismo plazo
               a volver por su opinión
               el conde don Lisuardo.
               Pienso que Ordoño, sin duda,
               pues es su igual, saldrá al campo
               con el conde de Castilla,
               porque tiene de bizarro
               y de valeroso Ordoño
               en las ocasiones, tanto,
               como de rey justiciero.


Pág. 123 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


PELAYO: A ver este asombro vamos.


Toquen.
Salen XIMENO, con bastón, y luego el
conde GARCI Fernández, armado, y
por otra parte ORDOÑO armado y
ORTUÑO con bastón. Doña SOL armada,
y por otra puerta la infanta LINDA,
armada, con la banda verde por el rostro,
y doña SOL con otra, y, BLANCA y
URRACA con bastones

ORDOÑO:

               Conde de Castilla, ya
               tienes a Ordoño en el campo,
               que no es la primera vez
               que en él me ve el sol amado.
               Bien sabe el cielo que estoy
               libre de lo que imputando
               me estás sin razón; mas debo
               salir, conde, como salgo,
               a tu desafío, viendo
               que eres mi igual; aquí estamos.
               Resuélvete, que en la espada
               la mano puesta te aguardo.

GARCI:

               Ordoño, ya ves que estoy
               en la defensa empeñado
               de doña Sol, y no puedo
               volver a Burgos dejando
               sin satisfacer su honor;
               y el conde don Lisuardo
               faltando, es razón que tú
               me des, Ordoño, en tal caso,
               por él la satisfacción.


Pág. 124 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


SOL:

               Y yo también a tu lado,
               conde, con aquel valor
               que tengo de Lara, aguardo
               a la Infanta de León;
               porque no hay duda que ha dado
               ella libertad al conde,
               a costa de mis agravios,
               y así la reto y la obligo,
               viéndome armada en el campo,
               que salga a satisfacerme
               con las armas en la mano.

BLANCA:

               Doña Sol, a responderte
               dos damas de su palacio
               por Linda vienen. Espera
               que el rey y el conde hagan campo,
               que luego vernos podrás
               a las dos aquí.

ORDOÑO:

               ¿Qué estamos
               esperando?

GARCI:

               Que nos partan
               el campo y el sol.

ORDOÑO:

               Ya tasco
               espuma y cólera, como
               suele el andaluz caballo,
               cuando escucha la trompeta
               por ver los aceros blancos
               dando reflejos al día,
               y apurándole al sol rayos.


Pág. 125 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Sale don LISUARDO armado,
y RELOJ con bastón
LISUARDO:

               Aguarda, Garci-Fernández,
               que ya va don Lisuardo,
               y el sol, conde de Castilla,
               aún no ha llegado al ocaso.

GARCI:

               ¡Notable valor!

LISUARDO:

               Aquí
               me tienes ya, castellano;
               que el valor más que el peligro
               conmigo ha podido tanto
               que, habiéndome dado Linda,
               por una puerta del cuarto
               de Ordoño libertad hoy
               con piadoso pecho humano,
               y sabiendo en el camino
               que me retabas llamando
               a mi rey a desafío,
               venciendo por el agravio
               con el honor el temor
               de la muerte, desarmando
               un soldado de los tuyos
               que hallé en el Ezla apartado
               de su cuartel, me presento
               antes que se haya ausentado
               el sol a volver por mí,
               como quien soy, disculpando
               a mi rey, y juntamente
               a cobrar determinado
               vengo una banda qué tienes
               contra mi gusto, pensando
               que era tan sufrido yo
               como he sido desdichado.


Pág. 126 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


GARCI:

               Soberbio vienes.

LISUARDO:

               Resuelto
               dirás mejor.

GARCI:

               Tan bizarro
               no te imaginé jamás.

LISUARDO:

               Pues has estado engañado;
               que esto que ves es lo menos
               que parezco.

GARCI:

               ¿Qué aguardamos
               a palabras si hay aceros?

LISUARDO:

               Eso es lo mismo que aguardo.

LINDA:

               Deteneos, y pues es
               aquestra banda que traigo
               por los ojos la que dice,
               quiero volverla a su mano
               del conde, con esta mía
               de esposa, porque en el campo
               defenderla mejor pueda
               del conde don Lisuardo;
               que pues está declarada
               la nulidad y han estado
               prendas mías en poder
               del de Castilla esperando
               esta elección, lo que he hecho
               será al gusto de mi hermano,
               que si repara en que di
               la mano a don Lisuardo,
               para besar cada día
               la doy a cualquier vasallo.
               Acuda a su obligación,
               como es razón, entretanto
               que del conde de Castilla
               soy mujer.


Pág. 127 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


GARCI:

               Yo soy tu esclavo.

LISUARDO:

               Yo, hermosa Sol, si merezco
               la tuya, digo otro tanto.

SOL:

               Tuya soy.

ORDOÑO:

               Heroicamente,
               Linda, el pleito has sentenciado;
               dadme, conde de Castilla,
               los brazos.

GARCI:

               Siempre mis brazos
               han de estar a tu servicio
               con eterna amistad.

LISUARDO:

               Danos
               tus manos a mí y a Sol.

ORDOÑO:

               Quiero también abrazaros.

RELOJ:

               ¿No sobrará.para mi
               algún codo de un abrazo,
               pues soy de los delincuentes
               que se han vuelto a Dios?

ORDOÑO:

               A Lauro,
               a Ramiro y a Fruela,
               que están en esto culpados,
               haré contigo merced.

RELOJ:

               Vivas tres hanegas de años.

ORDOÑO:

               Vamos a León.

LISUARDO:

               Con esto
               da fin, dichoso senado,
               para fines más dichosos
               la romera de Santiago.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg