La romera de Santiago: 088

Pág. 088 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


BLANCA:

               Que temo de la presencia
               nueva celosa dolencia;
               y como amor, es efeto,
               de los ojos con los ojos
               se aumentan, justos o injustos,
               los agravios y los gustos
               las glorias y los enojos.

ORDOÑO:

               Bien ha menester más vidas,
               sobre su rigor mirando,
               a quien están esperando
               dos mujeres ofendidas.
               El cielo me inspire el modo
               de suerte que, por codicia,
               ni pasión, a la justicia,
               no falte, que es faltar todo
               el bien de un reino sin vella.

BLANCA:

               Quien en tan floridos años
               con tan altos desengaños
               ha merecido por ella
               el nombre que le da España,
               demás del mucho valor
               de sus aciertos, señor,
               la experiencia desengaña.

ORDOÑO:

               Siempre he de ser el que fui.

BLANCA:

               Su alteza viene, señor.