La romera de Santiago: 087

Escena III
Pág. 087 de 127
La romera de Santiago Acto III Tirso de Molina


Salen doña BLANCA y ORDOÑO
ORDOÑO:

               ¡Blanca!

BLANCA:

               ¡Señor!

ORDOÑO:

               ¿Cómo está
               la infanta?

BLANCA:

               Tanto mejor,
               cuanto el agravio al dolor
               dando desengaños va;
               porque ella la misma ha sido
               en tan ciego pensamiento
               causa de su sentimiento,
               es de volverla el sentido;
               que estando la ofensa en medio
               en una honrada mujer,
               una propia viene a ser
               la enfermedad y el remedio.

ORDOÑO:

               Bien dices, que en el amor
               lo que el tiempo no ha podido,
               agravios con el olvido
               curan de celos mejor.
               Hoy llega el conde, en efeto.