La romera de Santiago: 044

Escena II
Pág. 044 de 127
La romera de Santiago Acto II Tirso de Molina


Salen doña SOL y URRACA solas,
de la misma suerte que primero
URRACA:

               Notablemente sentiste
               que te pidiese favores
               el conde.

SOL:

               Urraca, no ignores
               que esto hasta aquí me trae triste.
               ¡Que un señor, un caballero
               que más cortés debe ser
               con una honesta mujer
               anduviese tan grosero!
               ¿Diéronle acaso mis ojos,
               Urraca, alguna ocasión?

URRACA:

               Cuando tan livianos son
               animan a los antojos;
               culpa a tu misma hermosura
               de su atrevimiento.

SOL:

               Calla,
               que estas son disculpas que halla
               la necedad. ¿Por ventura
               estoy obligada a ser
               fea para no perderme
               el respeto; sin valerme
               el que debe a una mujer
               cualquier hombre principal,
               que es lo que se debe a sí?