La república al revés (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La república al revés.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 127
La república al revés


La república al revés Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• IRENE, Emperatriz
• CONSTANTINO, su hijo
• CAROLA, Infanta
• LIDORA, dama suya
• MELISA, pastora
• FLORILO, pastor
• ITALIO, pastor


• HONORATO, senador
• Cuatro GUARDAS
• Unos PRESOS
• CAMILA, criada
• ROSELIO, Infante
• LEONCIO, camarero
• ANDRONIO, caballerizo


• MACRINO, Secretario
• Dos CRIADOS
• TARSO, pastor
• DINAMPO, pastor
• DAMÓN, alcalde
• CLODIO, galán


• LISO, pastor
• El REY de Chipre
• RELATOR
• La FORTUNA
• Unos CAZADORES
• SOLDADOS




Escena I
Pág. 002 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Salen marchando soldados,
y detrás de ellos IRENE,
armada con bastón
y corona de emperatriz!
IRENE:

               Cesen, griegos, las trompetas;
               cesen las cajas también;
               haced los pífanos rajes
               y los clarines romped;
               abatid los estandartes
               y no los enarboléis,
               que el placer de mis victorias
               ya es pesar y no placer.
               ¡Ay, Constantinopla ingrata,
               patria a tus hijos crüel!
               ¿Éste es mi recibimiento?
               ¿Éste el triunfo imperial es?
               ¿Así mis hazañas pagas,
               cuando entrar en ti pensé
               sobre el victorioso carro
               entre el bélico tropel?
               ¿Cuando entendí que el senado,
               debajo el palio y dosel
               me llevara a Santa Sofia
               yo a caballo y él a pie,
               y adornando tus paredes
               de damasco y brocatel,
               tus calles, de flores llenas,
               fueran calles de un vergel?
               ¿Agora, cuando aguardaba
               recibir el parabién
               de tantos reinos ganados,
               tantos cetros a mis pies;
               ahora, senado ingrato;
               ahora, griego sin ley,
               el imperio me quitáis
               porque mi hijo goce de él?
               Yo le quiero coronar,
               pues vosotros lo queréis,
               descubra su excelso trono
               el imperial sumiller,
               y ruego al cielo que os rija,
               vasallos griegos, tan bien,
               que defienda vuestro imperio
               sin que me hayáis menester.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 003 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina



Tocan música; descubren una cortina
detrás de la cual estará, debajo de
un dosel, COSTANTINO, y a sus lados,
y en pie, LEONCIO, ANDRONIO, MACRINO,
y otros. A un lado, en una mesilla,
estará sobre una fuente de plata la
corona, el estoque, y el mundo.

CONSTANTINO:

               Injustas quejas has dado,
               madre, en aquesta ocasión
               al griego imperio y senado
               que muestran el ambición
               con que el mundo has gobernado.
               ¿Qué mayores quejas dieras
               si, cuando a Grecia vinieras
               triunfando con regocijo,
               en vez de imperar tu hijo
               un extraño imperar vieras?
               ¿Tan mal, madre, galardona
               el imperio tu persona,
               si el día que entras triunfando
               a tu hijo le está dando
               del imperio la corona?
               Basta, que tu desatino
               --que este nombre ha de tener--
               a vituperarme vino;
               Semíramis querrás ser
               y hacerme a mí infame Nino.
               Porque mientras que atropellas
               bárbaros, y cuerpos huellas
               con guerra que el mundo abrasa
               me quede encerrado en casa
               hilando con tus doncellas.
               Hijo tienes que ya alcanza
               en la milicia alabanza;
               holandas, madre, dibuja;
               que a la mujer el aguja
               le está bien, mas no la lanza.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 004 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


IRENE:

               Si hombre en el imperio hubiera,
               Constantino, que hasta ahora
               le amparara, Irene fuera
               Penélope tejedora,
               no Semíramis guerrera.
               Mas si cuando el Persa vino
               las telas del raso y lino
               con oro y perlas bordara,
               ¿quién sus escuadras echara
               del imperio, Constantino?
               Los hombres no, que en regalos
               y femeniles placeres,
               por huir sus intervalos
               hilaran como mujeres
               y fueran Sardanapalos.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 005 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Tocan música y sube a coronarle IRENE;
pónele la corona en la cabeza
IRENE:

               Hágate Dios gran monarca,
               y tanto, que este laurel
               ciña lo que el Sol abarca,
               y triunfes del moro infiel
               sin que lo estorbe la Parca.
Dale el estoque
               Toma aqueste estoque agudo
               que hoy te ofrece, emperador,
               tu imperio, limpio y desnudo,
               en señal que en su favor
               has de acudir como acudo.
               Dátele limpio y derecho
               porque en ninguna ocasión,
               si has de ser juez de provecho,
               le ha de manchar la pasión
               ni ha de torcerle el cohecho.
               Si por dádivas le sueltas
               vivirás con mil revueltas,
               que el juez que por interés
               tuerce la justicia es
               espada con muchas vueltas.
               La cruz de este estoque mira,
               y verás salir a luz
               un consejo que me admira;
               siempre has de mirar la cruz
               cuando estuvieres con ira;
               que su piadosa presencia
               amansará tu violencia,
               y fue invención extremada
               poner juntas en la espada
               la justicia y la clemencia.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Dale el mundo
IRENE:

               Toma este globo, en quien fundo
               tu imperio, y serás gigante,
               o nuevo Alcides segundo,
               pues, cual si fueras Atlante,
               te han cargado todo el mundo.
               Siempre has de vivir así,
               la espada desenvainada
               junto al mundo que te di,
               porque en dejando la espada
               te dejará el mundo a ti.
               Quiero decir que es en vano
               el librar de algún tirano
               tu imperio si te desarmas,
               que el reino que está sin armas
               deslízase de la mano.
               Tenlo bien, siendo prudente,
               que con la prudencia sola
               gobernarás bien tu gente,
               porque como el mundo es bola
               rodaráse fácilmente.
               La cruz que ves de ese modo
               es la ley de Dios, y estima
               su ley, a que te acomodo,
               que por aqueso está encima,
               porque Dios es sobre todo.
               Con tres cruces galardona
               el imperio tu persona,
               y cada cual es pesada;
               púsote cruz en la espada,
               en el mundo y la corona.
               Ruego al cielo que no des,
               cuando ruede la Fortuna,
               con tanta Cruz al través,
               que si Dios cayó con una,
               ¿que harás tú llevando tres?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Cesa, madre, de agorarme,
               si no quieres enojarme,
               que yo me sabré tener,
               y cuando venga a caer
               será para levantarme.
               Constantino soy, mi nombre
               dice constancia; resiste
               tu temor y no te asombre,
               que pues que tú te tuviste,
               yo me tendré, que soy hombre.
               Vamos, amigos, que presto
               veréis a mis plantas puesto,
               sin temor de enojos vanos,
               el mundo que está en mis manos.
               Mas--¡válgame Dios!--¿qué es esto?
Levántase y al bajar cae en tierra
con el estoque que se le
quiebra, el mundo y la corona,
               Caí en tierra y la espada
               se me quebró.

IRENE:

               Mi recelo
               aumenta la suerte airada.

LEONCIO:

               La corona dio en el suelo,
               y el mundo.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               No se os dé nada,
               que a tanta soberbia vuelo
               que si con caer no diera,
               señal que me basta el suelo,
               guerra al mismo cielo hiciera
               hasta conquistar el cielo.

IRENE:

               Diversa interpretación
               adivina el corazón.
               Ahora bien, yo determino
               irme a vivir, Constantino,
               a una aldea y recreación
               que dos leguas de este espacio
               está, donde en su floresta
               seré, viviendo despacio,
               si hasta aquí Belona, Vesta,
               que ya me enfada el palacio;
               y dando a Marte de mano,
               imitaré a Diocleciano,
               que tuvo por vituperio
               la púrpura del imperio
               hecho en Dalmacia hortelano.

CONSTANTINO:

               Bien haces, anda con Dios,
               que allí podrá tu viudez
               descansar.

IRENE:

               Trono, de vos
               caí en tierra una vez
               y no quiero caer dos.
               En vos me vi entronizada,
               mas caí por ser pesada,
               y es milagro asiento falso
               que, cayendo de tan alto,
               no salgo descalabrada.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Vaste?

IRENE:

               Aguardo a que me des
               los brazos.

CONSTANTINO:

               Adiós, que es tarde;
               acompañadla los tres.

IRENE:

               Dios, griego imperio, te guarde,
               que vas a dar al través.
Vase.
Salen dos CRIADOS

CRIADO 1:

               Una flota entra en la barra
               y alegre en el puerto amarra,
               dando al viento los grumetes,
               flámulas y gallardetes.

CONSTANTINO:

               A ocasión vendrá bizarra,
               si es mi esposa, que ella sola
               aguardo.

CRIADO 2:

               Griego monarca,
               la bella infanta Carola
               en el puerto desembarca.

CONSTANTINO:

               ¿Mi esposa es? ¡Caballos, hola!

Vanse todos si no es LEONCIO,
y quédase el mundo en tierra


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LEONCIO:

               Mundo, en tierra os han dejado;
               ¿cómo estáis tan despreciado?
               Con honra poca os reciben;
               mas no es mucho que os derriben
               por los que habéis derribado.
               ¿Levantaréos, mundo? Sí,
               que aunque pagáis mal, me fundo
               en levantaros, vení;
               mas pues os levanto, mundo,
               levantadme vos a mí.
               Pero si he de caer luego,
               dejadme así, mundo ciego,
               que será el subir trabajo
               si me habéis de echar abajo.
Dentro

VOZ:

               Leoncio, emperador griego.
Ábrese el mundo en cuatro partes, y de en
medio sale una mano con una corona de laurel

LEONCIO:

               ¡Cielos! El mundo se ha abierto
               y una mano sale de él
               que, haciendo mi temor cierto,
               me da el imperial laurel.
               ¿Sueño? No, que estoy despierto.
               Buenas señales son éstas,
               si no se vuelven funestas;
               vamos, que quiero pagaros,
               mundo, este bien con llevaros,
               aunque sois pesado, a cuestas.

Vase.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Suena ruido de desembarcar.
Dicen de dentro
MARINERO 1:

               ¡Chipre!

MARINERO 2:

               ¡Constantinopla!

TODOS:

               ¡Grecia! ¡Grecia!

MARINERO 3:

               Echa a tierra la puente y pasadizo.
               ............................[ -ecia].
Salen por una puerta CONSTANTINO, LEONCIO,
ANDRONIO y MACRINO; por otra parte echan
desde la popa de una galera un pasadizo al
tablado, y bajan por él CAROLA, la infanta;
LIDORA, dama; ROSELIO, su hermano, y otros

CONSTANTINO:

               Palafrenes traed, caballerizo,
               para la Infanta y damas.

ROSELIO:

               ¡Qué bien precia
               esta ciudad el mundo, y qué bien hizo
               el magno Constantino en ilustrarla
               y con su nombre, imperio y silla honrarla!

CAROLA:

               ¡Famoso puerto y espaciosa playa!
               No es tal la de mi patria Famagusta.

ROSELIO:

               Dudo que igual en toda Europa la haya.

MACRINO:

               Ya está en tierra la que ha de ser Augusta.

ROSELIO:

               El César viene.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CAROLA:

               ¡Ay, Dios! Aquella saya
               compón, Lidora, presto; el cuello ajusta.

LIDORA:

               Todo está bueno, no llegues a ello.

CAROLA:

               ¿Y el tocado?

LIDORA:

               También.

CAROLA:

               Mira el cabello.

CONSTANTINO:

               Deme su mano vuestra gran belleza.

CAROLA:

               Más razón, gran monarca, es que yo pida
               la vuestra.

CONSTANTINO:

               ¿Cómo viene vuestra alteza?

CAROLA:

               Para serviros, vengo agradecida
               al mar, que en paz a ver vuestra grandeza
               me trajo.

CONSTANTINO:

               Quedará la mar corrida
               de que la tierra, bella Infanta, os cobre,
               pues sin vuestra belleza queda pobre.

ROSELIO:

               Envidiosa a lo menos justamente
               puede estar del favor que con vos gana,
               invicto emperador de todo oriente,
               a sus orillas mi dichosa hermana;
               y por la mucha parte que al presente
               me cabe de merced tan soberana,
               los pies os beso, emperador augusto.

CONSTANTINO:

               Roselio, Infante, alzad.

ROSELIO:

               Aquesto es justo.

CONSTANTINO:

               ¿Dejaste con salud al rey?

ROSELIO:

               Con ella
               para serviros queda.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Y a Ariodante?

CAROLA:

               El príncipe, mi hermano, se querella
               de que haya coyuntura semejante
               para os servir y ver, y que con ella
               .......................... [ -ante]
               le detenga mi padre. Levántale, Lidora.
Cáesele un guante, levántale LIDORA,
dásele de rodillas, y túrbase
CONSTANTINO en verla

CONSTANTINO:

               ¿No hay criados aquí? Dejad, señora;
               del suelo os levantad, y...
Aparte los dos

LEONCIO:

               ¿No oyes esto?
               ¿No miras cómo el César se ha quedado?

ANDRONIO:

               Tiene la dama garabato y gesto
               picante.

LEONCIO:

               Y aun el alma me ha picado.

CAROLA:

               ¿Qué accidente, señor, ha descompuesto
               vuestro semblante así? ¿Qué os ha turbado?

CONSTANTINO:

               (¡Válgame el cielo! ¡Que un mirar suave (-Aparte-)
               suspenda el alma y sus sentidos trabe!
               ¿No es bueno que al momento que me vieron
               aquellos ojos cuya luz me abrasa
               dió un vuelco el corazón y suspendieron
               sus actos mis suspiros? Lo que pasa
               a los que ayuda al homicida dieron,
               que entrándole a buscar el juez, la casa
               trasiega toda, de ese mismo modo
               me ha trasegado amor el pecho todo.)


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CAROLA:

               ¿No me diréis, señor, qué os ha turbado?

CONSTANTINO:

               No sé a fe; un accidente sentí ahora
               que me inquieta, algo que...

CAROLA:

               ¿Y hase aliviado?

CONSTANTINO:

               Un poco estoy mejor; venid, señora,
               que mientras mi imperial corte y senado
               estatuas os levanta y arcos dora,
               y la entrada magnífica os previene,
               fuera de la ciudad que estéis conviene.
               Mi palacio de monte es maravilla
               de toda Grecia, y sus jardines bellos
               distan de la ciudad sola una milla;
               a los de Chipre olvidaréis en ellos,
               sus cercas besan de la mar la orilla.
               (Y yo tengo de ser, si llego a ellos, (-Aparte-)
               Tarquino de Lidora, si es Lucrecia,
               aunque se pierda como Roma Grecia.)

CAROLA:

               Como yo viva en vuestra compañía,
               de Chipre olvidaré prados y huertos,
               que sois emperador del alma mía,
               y así con vos son Chipres los desiertos.

CONSTANTINO:

               ¡Ay sol hermoso de mi obscuro día;
               de mi muerte verás indicios ciertos
               si no te gozo!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CAROLA:

               Yo soy desdichada,
               a estáis malo, señor, ¿qué habéis?

CONSTANTINO:

               No es nada.
               Venid, infanta. Apreste Grecia fiestas
               en mi casa del monte, que a mi esposa
               festejen.

CAROLA:

               Todas me serán molestas
               hasta que de esa suspensión penosa
               la causa sepa.

CONSTANTINO:

               (Amor, hoy manifiestas (-Aparte-)
               la fuerza de tu mano poderosa.)
Hablan los dos aparte
               ¡Ay Leoncio!

LEONCIO:

               ¿Qué tienes?

CONSTANTINO:

               ¿No es Lidora
               mejor para imperar que su señora?

LEONCIO:

               Mucha belleza tiene, mas no es tanta
               que merezca, señor, ser preferida
               a la infanta.

CONSTANTINO:

               ¿Qué dices a la infanta,
               al sol de quien recibe su luz vida?
               Emperatriz la haré.

LEONCIO:

               Si así te encanta,
               gozarla puedes, sin que aqueso impida
               el imperar tu esposa.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Es vituperio,
               que a quien el alma doy la dé mi Imperio?
               Ya aborrezco, Leoncio, vive el cielo,
               la hermosura que alabas en Carola.

LEONCIO:

               (Y a mí, con ser el corazón de hielo, (-Aparte-)
               le ha bastado a encender Lidora sola.)

CONSTANTINO:

               ¿Qué dices?

LEONCIO:

               Que te dió hechizos recelo.

CONSTANTINO:

               Dices verdad; vio el alma y hechizóla.
A ella
               Vamos, señora.

LEONCIO:

               (Si esta pasión dura, (-Aparte-)
               la vida he de perder por su hermosura.
Vanse.
Salen DINAMPO, FLORINO,
TARSO y MELISA, pastores

DINAMPO:

               Mi parecer es de viejo.
               ¿La emperatriz all aldea?
               Que muy bien venida sea;
               haga fiestas el concejo.

TARSO:

               ¿Por qué es la fiesta? ¿Quién viene
               al puebro?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


FLORINO:

La emperadora.

TARSO:

¿Cuándo?

FLORINO:

Luego.

TARSO:

¿Agora?

FLORINO:

Agora.

TARSO:

¿Que la emperatriz Irene
viene? Pues ¿a qué?

DINAMPO:

A vivir,
en su casa de pracer.

TARSO:

¿Y el imperio?

DINAMPO:

Era mujer
y no le pudo sufrir.

TARSO:

Pesa mucho; ¿mas en quién
le renunció?

DINAMPO:

En Constantino.

MELISA:

¡Oh, qué grande desatino!

TARSO:

Plegue a Dios que lo haga bien.

FLORINO:

Diz que es un disparatado.

TARSO:

Dejemos esto y vení,
que pues ella viene aquí
he de ser muy su privado.

DINAMPO:

Luego, ¿conóceos?

TARSO:

Sí, a fe.

DINAMPO:

Pues haráos mucho servicio.

FLORINO:

Buena vida.

TARSO:

Será vicio;
con ella me entretendré.

Vanse.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Salen LIDORA y CONSTANTINO
LIDORA:

               Tu Alteza, invicto César, se reprima;
               que aunque es de mucha estima que el augusto
               me tenga amor, no es justo, ni conviene,
               que quien a servir viene, se prefiera
               a su señora.

CONSTANTINO:

               Espera, por el cielo,
               que de mi fuego, es hielo su presencia.

LIDORA:

               Más muestra la experiencia que le abrasa,
               pues tan presto se casa vuestra alteza;
               porque, si su belleza le enfrïara,
               claro está que aguardara que en la corte,
               pues no hay para qué importe que sea agora
               le diera mi señora como esposa
               la mano generosa. Mas pues veo
               que le obliga el deseo a que en un monte
               y desierto horizonte dé la mano
               a mi señora, es llano que le aflige
               la dilación, y elige lo más breve
               por mejor; que a ser nieve, no se diera
               tal prisa; que el que espera, cuando arde
               todo lo juzga tarde y, si aborrece,
               un siglo le parece que es instante.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Cuando alzastes el guante que me distes,
               y viéndoos yo, rendistes mis suspiros;
               por no verse perdidos previnieron
               el remedio que vieron conveniente;
               y como amor ardiente se repara
               con otro amor, gustara que este medio
               sirviera de remedio. Remediarme
               quise con desposarme, porque he oído
               que entre esposa y marido amor desnudo
               hace un sabroso nudo. Desposéme,
               aborrecí, y heléme tan helado,
               que aunque no la he gozado, ya me siento
               con arrepentimiento de lo que he hecho.
               El tálamo y el lecho que me espera
               esta noche quisiera se abrasara.
               Si yo a Carola amara, ¿de qué modo
               a vos, Lidora, toda el alma diera?
               La llama verdadera, y el perfeto
               amor, sólo a un objeto se termina,
               sólo a un blanco se inclina su sentido;
               que el amor repartido no merece
               nombre de amor, ni ofrece amor sus leyes
               tan capaces...


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LIDORA:

               Los Reyes, griego augusto,
               tienen muy ancho el gusto y apetito.
               Nunca tiran a un hito solamente;
               en su amor aparente hay la mudanza,
               que en su misma privanza venlo todo,
               y el ver como es de modo, que de él nace
               cuando el objeto aplace el desearlo
               y es fácil alcanzarlo, porque adquieren
               los Reyes cuanto quieren; sus empleos
               son como sus deseos: pues ¿qué mucho,
               si a la experiencia escucho, esta certeza
               que quiera vuestra alteza a mi señora
               la emperatriz y ahora juntamente
               a mí obligarme intente?

CONSTANTINO:

               Bien arguyes,
               pero no me concluyes; porque entiendas
               que tus hermosas prendas sólo han hecho
               tributario mi pecho y a ti sola,
               despreciando a Carola, estimo y quiero,
               esta noche prefiero tu hermosura
               a la suya; procura que entretanto
               que con su negro manto está la noche
               del transparente coche desterrada
               goce el alma abrasada tu belleza;
               que tú serás cabeza de mi imperio,
               y en dulce cautiverio presa el alma
               que tienes puesta en calma, haré que el orbe,
               sin que la envidia estorbe dichas tantas,
               se postre a aquesas plantas; tu señora
               te servirá, Lidora, y aunque sea
               emperatriz, no crea ningún hombre
               que lo es más que en el nombre.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LIDORA:

               ¡Qué abundante
               que promete un amante pretendiente,
               y qué apocadamente cumple luego
               que se aplacó su fuego! No harás nada;
               quedaréme crïada, pobre y sola,
               y emperatriz Carola; muy mal labras
               tus gustos con palabras, pues son viento.
               En cumpliendo tu intento seré necia
               y fea; la que precia el primer fruto
               es cuerda y da tributo al yugo tierno
               del sacramento eterno, que al fin dura.

CONSTANTINO:

               La perfecta hermosura nunca enfada;
               mas después de gozada, si es perfeto
               el amor, más sujeto está el amante,
               más firme, más constante y apacible;
               ¿no es siempre apetecible lo que es bueno?

LIDORA:

               Lo bueno como bueno, es gran regalo;
               pero en razón de malo mala cosa.

CONSTANTINO:

               ¡Ay mi discreta hermosa que me vences
               cada instante y convences! Yo te adoro,
               y aunque el bello tesoro de tus brazos
               con violentos abrazos hoy pudiera
               forzarle si quisiera, no me agrada
               la voluntad forzada, y al contrario
               el amor voluntario me combate;
               de remedio se trate que me abraso,
               mi sol, mi luz, mi fe.

LIDORA:

               Paso, Constantino.

CONSTANTINO:

               Si me amas, determino hacer que Oriente
               dé perlas a tu frente y cuanto abarca;
               serás griega monarca y reina sola;
               mandarás a Carola.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LIDORA:

               (¡Oh interés loco! (-Aparte-)
               Venciste poco a poco, mucho puedes;
               cazáronme tus redes.)

CONSTANTINO:

               ¿Correspondes
               a mi amor? ¿Qué respondes?

LIDORA:

               Que, pues fuerza
               no me has hecho, me fuerza no haberla hecho
               a que dentro del pecho te reciba.

CONSTANTINO:

               ¡Viva Lidora, viva tu hermosura!
               ¡Ya es cierta mi ventura!

LIDORA:

               El cómo traza,
               y adiós, que me embaraza la vergüenza.
               (¿Qué habrá en el mundo que interés no venza?) (-Aparte-)
Vase

CONSTANTINO:

               Sansón, ¿qué vale cuando al campo sale
               con las puertas a cuestas que de Gaza
               arranca fiero, si una mujer traza
               que en la tahona, ciego, a un bruto iguale?
               ¿Qué vale Alcides con amor; qué vale
               cuando leones vence y despedaza,
               si vuelta rueca su invencible maza
               a hilar le obligan el amor y Onfale?
               Sardanapalo, no tuvo vergüenza
               cuando sentado cual mujer le vieron
               desceñirse la rueca por regalo.
               ¿Qué mucho, pues, que una mujer me venza,
               no siendo yo más fuerte que lo fueron
               Sansón, Alcides y Sardanapalo?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Sale LEONCIO
LEONCIO:

               ¿Yo competencia a un César? ¿Yo a su dama
               amor? Cielos, ¿qué es esto? Mas, ¿qué importa
               que compita en amar, si en el imperio
               compito? ¿Una voz dulce no me ha dado
               nombre de emperador? Pues si pretendo
               lo más, que es el imperio, ¿qué milagro
               que pretenda lo menos, que es Lidora?
               Mas--¡ay!--vana ambición, déjame un poco,
               que temo que me quieres volver loco.

CONSTANTINO:

               ¡Leoncio!

LEONCIO:

               Gran señor.

CONSTANTINO:

               Ya dió Lidora
               el deseado sí de mi esperanza;
               el tálamo aprestado aquesta noche
               para Carola, quiero que lo ocupe
               la Venus Cipria que me abrasa el alma.

LEONCIO:

               (¿Qué escucho, cielos? Pues, señor, ¿tú esposa? (-Aparte-)

CONSTANTINO:

               No me la nombres; volveráse a Chipre
               con su padre.

LEONCIO:

               ¿Qué dices, gran Monarca?
               Hoy te acabas de desposar con ella,
               ¿y quieres con afrenta tan notable
               que a su padre se torne?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Pues ¿qué agravio
               le puedo hacer, si antes de gozarla
               a su padre la vuelvo?

LEONCIO:

               Dirá el mundo
               mil oprobios de ti, y el rey, su padre,
               podrá con justa causa hacerte guerra.
               Mira, señor, que tienes en tu corte
               a Roselio, su hermano, y que en sabiendo
               el agravio que hacerle determinas
               incitará a su padre a la venganza.

CONSTANTINO:

               Poco importa, que echándole de Grecia
               y ocupándole lejos en la guerra
               no sabrá mis intentos. El ejército
               que está en Egipto contra el Soldán turco
               no tiene capitán general, quiero
               con este cargo honroso desterrarle
               y hacer que allá le den veneno o muerte,
               quitaremos de en medio aqueste estorbo.
               Otra dificultad hay mayor que ésa,
               que es el estar mi madre viva y libre,
               y temo que si ve mis desvaríos
               ha de quitarme libertad e imperio;
               que la adoran de suerte los soldados
               de toda Grecia, que me dicen lloran
               por verla del imperio retirada.
               Pero si con prenderla quedo libre,
               prenderéla.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LEONCIO:

               ¿Qué dices?

CONSTANTINO:

               Pues ¿es mucho
               que por asegurar mi gusto, prenda
               a mi padre, mi madre y mi linaje?
               De aquesta suerte viviré seguro.
               Tomaré por achaque de prenderla
               que levantarse quiso. Llama a Andronio
               y haz que a mi madre ponga en una torre,
               y toma aquesta llave de mi cámara,
               y engañando a Carola, haz que a Lidora
               en su lugar aquesta noche goce,
               que yo voy luego a despachar a Egipto
               a Roselio; que importa que se parta
               para quitar estorbos a mi gusto.
Vase

LEONCIO:

               ¡Ay ciego Emperador! ¡Ay loco Augusto!
               No querrá el cielo ni mi amor que goces
               aquesta noche a quien el alma he dado.
               La llave de su cámara es aquésta,
               yo haré que entienda ser Lidora hermosa
               la que le aguarda en su lasciva cama,
               cuando a acostarse vaya, y que esté en ella
               la pobre emperatriz que ya aborrece;
               que yendo a obscuras con silencio mudo,
               creyendo que es Lidora la que aguarda,
               no se sabrá mi provechoso enredo
               y yo a Lidora gozaré con nombre,
               esta noche, del César Constantino.
               Buena traza es ésta si se logra;
               yo voy a ejecutarla, aunque la vida
               pierda, que por tal prenda es bien perdida.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Salen FLORILO, DINAMPO, ITALIO y
TARSO, pastores, y MELISA, y detrás
de ellos IRENE, la cual se sienta
TARSO:

               Perdone la cortedad
               de vueso pruebo grosero
               su mercé, y mire primero
               que al don a la voluntad.
               Que a ser tan rica como ella
               con tales veras mostrara
               su amor, que se aventajara
               a todo el imperio en ella.
               Alcaldes, concejo y gente
               del puebro, a su señoría
               un pobre presente envía;
               pero basta ser presente.
               Seis mozas en delantera
               van compuestas y garridas,
               que en seis fuentes escogidas
               de la más limpia espetera,
               llevan cubiertas de flor
               rosas y tortas cuajadas
               de miel, que fueron masadas
               hoy por la del herrador.
               También llevan confitura
               poca, porque cara cuesta,
               que ayer compró media cesta
               en Constantinopla el cura.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


TARSO:

               Luego se siguen seis mozos,
               los más apuestos y ricos,
               todos con nuevos pellicos
               y todos con rubios bozos,
               que andando con pasos graves
               llevan de palos pendientes
               mil regalos diferentes
               de conejos, liebres y aves.
               Tras ellos van cien cabritos
               de mil colores y modos,
               unos más que el ampo todos,
               otros de manchas escritos,
               que llevan en medio de ellos
               dos terneras señaladas,
               con campanillas doradas
               de los arrugados cuellos.
               Después van doce zagales
               con otras tantas doncellas,
               cargados ellos y ellas
               de requesones, panales,
               quesos que el tiempo conserva,
               cuajada, natas, mantecas,
               y frutas verdes y secas,
               hasta el níspero y la serva.
               Todo aquesto humilde ofrece
               el lugar a su mercé,
               pobre en obras, rico en fe,
               que es lo que más le engrandece;
               y yo un alma le presento,
               contenta ahora sin tasa,
               tan ancha como la casa
               que le ha de dar aposento.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


MELISA:

               ¡Qué bien lo ha despotricado
               el diabro!

DINAMPO:

               Como discreto.

FLORILO:

               Basta ser poeta.

DINAMPO:

               Poeto
               diréis, que es hombre y barbado.

IRENE:

              Yo estoy muy agradecida
               al lugar por el cuidado
               que en regalarme ha mostrado,
               y gusto de mi venida.
               Y en pago de este presente
               que aqueste lugar me ha hecho,
               os hago francos de pecho
               por veinte años.

DINAMPO:

               ¿Otros veinte?
               ¿Veinte dije? Veinte mil
               tenga de vida y salud
               su merced.

IRENE:

               En la quietud
               del campo que viste abril
               sí tendré, que en el palacio,
               donde la ambición se bebe,
               la más larga vida es breve.

TARSO:

               Acá vivimos despacio.

IRENE:

               Pues, Tarso, ya ha muchos días
               que no nos vemos.

TARSO:

               Después
               que pisaron vuestros pies
               imperios y monarquías
               y os ausentásteis de aquí
               no os he visto.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


IRENE:

               Pues ¿por qué?

TARSO:

               Porque en la corte pensé
               que os olvidárais de mí.
               Muda el mandar la costumbre
               y la púrpura imperial
               no hace caso del sayal;
               estábades en la cumbre,
               ¿quién había de subir
               tan alto a habraros? Acá
               más tiempo y lugar habrá.

MELISA:

               Agora la he de pedir
               que me quieras por justicia,
               veremos si esto aprovecha.

TARSO:

               No, Melisa; que sos hecha
               como casa a la malicia.
Salen ANDRONIO y otros, en cuerpo

ANDRONIO:

               Aquí dicen que ha de estar,
               trocando en florido campo
               el campo armado.

FLORILO:

               ¡Dinampo,
               soldados en el lugar!

DINAMPO:

               ¿Qué diabros querrán agora?
               Que si nos echan soldados
               no hay mujeres ni ganados.

IRENE:

              ¿Qué es esto Andronio?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


ANDRONIO:

               ¡Señora!

IRENE:

               Ya comienzo a agradecer
               la lealtad que habéis tenido,
               pues el primero habéis sido
               que me haya venido a ver.
               ¿Qué tenéis? ¿Qué os entristece
               y os hace enjugar los ojos?
               ¿Qué hay de nuevo?

ANDRONIO:

               Mil enojos,
               señora, que no merece
               vuestra Alteza.

IRENE:

               ¿A qué os envía
               a mi casa, Constantino?
               Que en veros así adivino
               alguna desgracia mía.

ANDRONIO:

               Sabe Dios lo que me pesa
               que me lo mandara a mí.

IRENE:

               ¿Qué os ha mandado? Decí.

ANDRONIO:

               Que lleve a una torre presa
               a vuestra alteza.

TARSO:

               ¿Qué dijo?

FLORILO:

               Presa parece que oí.

IRENE:

               ¿Mi hijo me prende a mí?

ANDRONIO:

               Sí, señora.

IRENE:

               ¡Qué buen hijo!

ANDRONIO:

               En una torre me manda
               que os ponga guardas.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


IRENE:

               Pues ¿qué
               le han dicho de mí?

ANDRONIO:

               No sé.

IRENE:

               Yo sí, que bueno el mundo anda.
               No es muy difícil saber
               que, pues a Nerón se iguala,
               si me prende, no es por mala,
               mas porque él lo pueda ser.
               Que viva en prisión ordena
               porque no lo esté su antojo,
               que la reprehensión al ojo
               mil liviandades refrena.
               Y pues prenderme ha mandado
               cuando sus vicios refreno,
               despedazar quiere el freno
               para correr desbocado.
               Corra, que este vituperio
               venganza vendrá a tener,
               que yo sé que ha de correr
               hasta atropellar su imperio.
               ¿Dónde Constantino está?

ANDRONIO:

               En la casa de placer
               del monte.

IRENE:

               Quiérole ver;
               llevadme primero allá.

ANDRONIO:

               No puedo en eso serviros,
               y de ello el alma se corre;
               luego manda que a una torre
               os lleve, sin consentiros,
               señora, que a su presencia
               lleguéis.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


IRENE:

               ¿Aqueso os mandó?

ANDRONIO:

               Plugiera al cielo que yo
               pudiese hacerlo.

IRENE:

               Paciencia.
               Vamos, pues lo manda así.
               Amigos, adiós, adiós.

TARSO:

               Yo, señora, iré con vos;
               de mí, señora, os serví;
               yo iré en vuestra compañía.

IRENE:

               No, Tarso; ya querrá el cielo
               que vuelva a ver este suelo
               con más contento algún día.

TARSO:

               Quedando sin vos me aflijo.

IRENE:

               Adiós; vamos de aquí, Andronio.
Llévanla

DINAMPO:

               ¿Aquéste es hijo o demonio?

TARSO:

               Demonio sí, mas no hijo.

Vanse todos.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Sale CAROLA sola
CAROLA:

               Blasone el hombre arrogante
               que es un diamante en sus hechos,
               que hoy he visto en un instante
               que hay diamantes contrahechos
               y que se quiebra el diamante.
               Bien puede ser este error,
               y el hombre, por varios modos,
               ser firme, y más en amor,
               mas conmigo pierden todos
               hoy por el Emperador;
               porque si bien me quisiera
               con más amor me mirara;
               pero, si me aborreciera,
               el desposorio aguardara
               que en Constantinopla fuera.
               Declarad, piadosos cielos,
               este caos de mis recelos,
               este nuevo laberinto,
               aqueste infierno que os pinto
               de confusión y de celos.
               Este enigma que se ofrece
               el alma confusa aquí,
               pues Constantino parece
               que amándome a mi sin mí,
               cuando me ama me aborrece.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Sale LIDORA
LIDORA:

               ¿En qué andáis, travieso Amor?
               Mas ¿diréis que no es error
               el que aquesta noche hiciste,
               cuando la fuerza rendiste
               de mi honra al emperador;
               y que si la gente infama
               la mujer con justa ley
               que así mancha su honra y fama
               no pierde nada si un rey
               su amor solicita y ama?
               Murmúrese, pues, mi exceso
               que haber dado ser y honor,
               .................. [ -eso]
               porque de un Emperador
               esposa ser intereso.

CAROLA:

               Lidora, ¿qué suspensión
               os trae confusa y sin calma?

LIDORA:

               Nuevos pensamientos son
               y pretensiones de un alma
               que ya se juzga Faetón.

CAROLA:

               ¿Faetón? ¿Tan alta subida
               intenta?

LIDORA:

               Desvanecida,
               quiere con él competir.

CAROLA:

               ¿Y no teme que el subir
               espera mayor caída?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LIDORA:

               Ella se sabrá tener.

CAROLA:

               Tal seguridad no es buena;
               guardaos, no seais Lucifer
               en pretender silla ajena,
               que será cierto el caer.

LIDORA:

               ¿Ajena? ¿Qué patrimonio
               da señal o testimonio
               de que tiene dueño ajeno?

CAROLA:

               ¿Qué patrimonio? ¿No es bueno
               el del santo matrimonio?

LIDORA:

               ¡Jesús! Aquése hasta ahora
               está en cierne, otro mejor
               tiene el alma en quien la adora,
               que es un vínculo de amor
               y mayorazgo.

CAROLA:

               ¡Ay, Lidora,
               mira lo que haces; mira
               que hay Dios y que si se aíra,
               castigará con rigor;
               mira que el emperador
               es mi esposo, y que suspira
               por él mi alma, Lidora.

LIDORA:

               Miro, que como no eres
               ................. [ -ora]
               buena para imperar, quieres
               ser para predicadora;
               no me canses.

CAROLA:

               Ya comienza
               en ti a campar la falta
               de honor; no habrá quien te venza,
               que cuando la honra falta
               también falta la vergüenza.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 036 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LIDORA:

               Si la lengua no reprimes,
               forzaréte a que me estimes,
               cortándotela a raíz.

CAROLA:

               ¡Villana! ¿A tu emperatriz?

LIDORA:

               ¿Emperatriz? ¡Qué sublimes
               pensamientos! El renombre
               me agrada; deja el humillo,
               que eres, para que te asombre,
               sólo emperatriz de anillo,
               y no tienes más que el nombre.
               Y no hagas tanta cuenta
               del título que te afrenta,
               pues eres, con tal blasón,
               emperatriz a pensión,
               y he de gozar yo la renta.
               Que el cielo, que galardona
               contra la opinión que tienes
               y ennoblece una persona,
               podría ser que a mis sienes
               trasladase tu corona.

CAROLA:

               Como el mundo anda al revés
               no es mucho que en eso des,
               y que suba tu bajeza
               a coronar tu cabeza
               de descalzarme los pies.
               Mas, cuando estés coronada,
               ¿no te parece, Lidora,
               que quedaré más honrada,
               pues tendré, siendo señora,
               una emperatriz criada?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


LIDORA:

               Norabuena sea así;
               resulte la honra en tí
               y yo goce tu apellido,
               que si hasta aquí te he servido,
               tú me servirás a mí.

CAROLA:

               ¿Yo a ti, soez, baja, loca?
               Cuando el laurel imperial
               me quite mi dicha poca,
               ¿no soy yo de sangre real?
               ¿Y tú?

LIDORA:

               Refrena la boca,
               que si mi enojo echa el resto,
               haréte arrepentir presto.

CAROLA:

               ¿A mí? ¡Ramera de Grecia!
               ¡Malnacida!

LIDORA:

               Toma, necia.
Dale LIDORA a CAROLA un bofetón

CAROLA:

               ¡Ay, Dios! ¿Bofetón?
Salen CONSTANTINO, LEONCID y ANDRONIO

CONSTANTINO:

               ¿Qué es esto?

LIDORA:

               (Constantino viene aquí; (-Aparte-)
               fingiré que recibí
               el bofetón que di.) ¡Ay, Dios!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 038 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¡Lidora mía!

LIDORA:

               ¿Por vos
               tienen de tratarme así?
               ¿Por vos injuria tan clara?
               ¿Por vos llamarme ramera?
               ¿Por vos la mano en mi cara
               la infanta?

CONSTANTINO:

               ¡La infanta muera!

CAROLA:

               (¿Vióse insolencia más rara? (-Aparte-)
               Mas para que con razón
               todo en aquesta ocasión
               ande al revés, no me espanto
               que ésta forme queja y llanto
               y yo llevé el bofetón.
               Más vale que pase así;
               y aunque yo sea la injuriada,
               que piense el mundo que di
               bofetón a mi criada,
               no que le recibí.)
A ellos
               Es verdad; yo castigué
               a quien tan soberbia fue
               que se descomidió agora
               contra su propia señora.

CONSTANTINO:

               Pues, ¿cómo el cielo, que
               ve su bella luna eclipsada,
               con un castigo ejemplar
               no la ha dejado vengada?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 039 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


CAROLA:

               Pues, ¿es nuevo castigar
               la señora a su criada?

CONSTANTINO:

               Calla, asombro de mi gusto.
               Llévala presa.

LEONCIO:

               Señora,
               tener paciencia aquí es justo.
               (No sabrá así que a Lidora (-Aparte-)
               anoche gocé, el augusto.)

CONSTANTINO:

               Vamos, que con palio honroso
               vuestro nombre haré famoso
               en venganza de esta afrenta,
               siendo con fiesta opulenta,
               bella prenda, vuestro esposo.
               Ea, pues, que ya es razón
               que cese aquesa pasión,
               mi bien. Basta ya, vení.

LIDORA:

               ¿Suélese olvidar así
               la injuria de un bofetón?
Vanse CONSTANTINO y LIDORA

CAROLA:

               Vamos, pues gusta que presa
               padezca, el emperador.

LEONCIO:

               Mientras que su enojo cesa,
               sufrid aqueste rigor,
               infanta, que de él me pesa.

CAROLA:

               ¡Qué bueno anda el mundo ahora!
               Despreciada la señora;
               antepuesta la crïada;
               presa la que está injuriada,
               con honra la que es traidora.
               ¡La que descalzó mis pies,
               entronizada en el puesto
               del imperio! Mas poco
               es en la república aquesto,
               que es república al revés.
 
FIN DEL ACTO PRIMERO


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena II
Pág. 040 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Salen LIDORA y CLODIO
vestidos de camino
CLODIO:

               Tan lleno de pesares
               quedé cuando partiste,
               que con el menor de ellos
               fue mucho no morirme.
               Maldije el griego imperio
               y a la infanta maldije,
               que fue ocasión, señora,
               de aquella ausencia triste.
               En ella de mi pena
               pensaba divertirme
               con ejercicios varios,
               sin tu presencia viles.
               Salí a cazar mil veces,
               y otras tantas volvíme,
               porque me daban caza
               pensamientos terribles.
               Perdía si jugaba,
               que como perdió Chipre
               tu agradable presencia,
               perdiéndose él, perdíme.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CLODIO:

               Quisieron mis amigos
               con pláticas sutiles
               entretener mis penas;
               mas como siempre aflige
               al que es discreto el necio,
               al soberbio el humilde,
               y al avariento el pobre,
               así al amante el libre.
               Con otras hermosuras
               poner remedio quise
               al fuego que en el alma,
               en viéndote, encendiste.
               Mas era echar más leña,
               porque es necio el que dice
               que el amor más constante
               con otro amor se rinde.
               En fin, cuantos remedios
               en su Ars amandi escribe
               Ovidio, el desterrado,
               tantos propuse e hice.
               Mas como al que es de muerte
               de tormento le sirven
               las medicinas varias
               que el médico apercibe,
               empeoré con ellos;
               ¡mal haya amén, quien dice
               que es remedio la ausencia
               para que amor se olvide!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CLODIO:

               ¡Qué de veces rondaba
               las paredes felices
               que habitación te dieron
               cuando mi mal oíste!
               ¡Y qué de veces, loco,
               desde tus rejas quise,
               llamándote, Anajarte,
               representar un Iphis!
               Las sabrosas palabras
               y prendas que me diste
               eran de mi naufragio
               la tabla convenible.
               Mas todo aquesto era,
               sin verte, hermosa Circe,
               cual vela que se acaba,
               arder para morirme.
               Vime, en fin, tan enfermo,
               tan desahuciado vime,
               que hacer una novena
               a tu hermosura quise.
               Llegué a Constantinopla;
               y apenas de un esquife
               a tierra salté, cuando
               en un carro sublime
               de perlas, marfil y oro,
               mis ojos hechos linces,
               te vi llevar debajo
               de un rico palio; ¡ay triste!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CLODIO:

               Creí que me engañaba;
               llegué a un hombre y le dije,
               "¿Carola no es aquélla,
               hija del Rey de Chipre?"
               Respondió, "No es la Infanta
               que esa dama infelice
               trajo consigo el daño
               que su ventura oprime.
               Una criada es suya
               a quien el César rinde
               la cerviz de su imperio
               porque es de su amor Circe."
               Quedéme casi muerto,
               y vi que el vulgo libre
               te echaba maldiciones,
               y aun yo ayudarle quise;
               y de mi muerte cierto,
               pues miro ya imposible
               mi débil esperanza,
               antes que se marchite,
               busqué ocasión de darte,
               crüel más que Bisiris,
               el parabién del lauro
               que en tu cabeza ciñes.
               ¿Quién duda que si antes
               amando, me tuviste
               en Chipre por tu Adonis,
               aquí seré Tersites?
               Ya pisas oro y perlas,
               diamantes y rubíes,
               ¿quién duda que con ellos
               también mis dichas pises?
               Castíguente los cielos;
               pero no te castiguen,
               sino que con mi muerte
               de tanto mal me libren.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


LIDORA:

               ¡Qué extraordinario gusto
               me da, Clodio, el oírte
               aquesas tiernas quejas
               que dentro el alma imprimes!
               ¡Oh, qué contento causan
               los celos apacibles
               tras una larga ausencia
               de dos amantes firmes!
               Muy bien venido seas,
               deja temores viles,
               que aunque el imperio gozo,
               no es ocasión que olvide
               el abecé primero
               que el alma estudió en Chipre,
               cuando de esclava tuya
               la argolla le pusiste.
               Mi hermano finge que eres,
               que yo haré, si lo finges,
               que rijas el imperio.

CLODIO:

               Cesó el oscuro eclipse
               de mis confusos celos;
               aquesos brazos ciñe
               a mi dichoso cuello,
               que hoy miro un imposible
               en ti, mi bien, pues eres
               mujer y mujer firme.

LIDORA:

               El césar, Clodio, viene.

CLODIO:

               Yo haré lo que me dices.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Salen CONSTANTINO, HONORATO,
senador viejo, LEONCIO,
MACRINO, ANDRONIO y otros
CONSTANTINO:

               ¿Qué es lo que me pide, pues,
               el senado?

HONORATO:

               Cosas justas,
               que diré, señor, si gustas.

CONSTANTINO:

               Dilas.

HONORATO:

               La primera es
               suplicarte toda Grecia,
               y en nombre suyo el senado,
               en albricias del estado
               que Dios te dio, si es que precia
               tu alteza su autoridad,
               que les des un día feliz
               poniendo a su emperatriz,
               y tu madre, en libertad.
               Y piensa que hacerlo así
               como el senado te exhorta,
               aunque mucho nos importa,
               más, señor, te importa a ti.
               Porque las murmuraciones
               del vulgo y de los soldados
               que por ella gobernados
               vencieron tantas naciones,
               publican que es vituperio
               de Grecia y de su nación
               que consientan en prisión
               a quien defendió su imperio.
               Todas la lloran y, en fin,
               como la aman en extremo,
               si dura su prisión, temo
               algún popular motín.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Piden más?

HONORATO:

               Sí, que a la infanta
               de Chipre, pues es tu esposa,
               tan discreta, tan hermosa,
               tan prudente, honesta y santa,
               el nombre y estado des
               que goza quien le ha usurpado;
               y que pues te has desposado
               con ella, es razón que estés
               advertido que no puedes,
               mientras viviere, tener
               a Lidora por mujer,
               pues los límites excedes
               de la ley que puso Dios,
               cuando justamente veda
               que ningún cristiano pueda
               vivir casado con dos.
               Éste es el consejo sabio
               que te suplican que admitas,
               gran monarca. No permitas
               el intolerable agravio
               con que Irene, presa está;
               mira que tu madre Irene
               en pie aqueste imperio tiene,
               que ya cayendo se va.
               Si a clemencia te provoco
               no dejes de ejecutalla;
               mira, invicto césar...

CONSTANTINO:

               Calla;
               no digas más, viejo loco.
               ¡Qué donosa petición
               para gobernar mi estado!
               Hoy verá el griego senado
               en mí un Cómodo, un Nerón.
               ¿Él ha de regirme a mí?
               ¿Es éste el mundo al revés?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


HONORATO:

               Ni aquese nombre le des
               ni te alborotes así;
               que si envía a suplicarte
               lo que he venido a advertirte,
               no es, señor, para regirte,
               sino para aconsejarte.
               ¿Qué monarca o rey desprecia
               el consejo, si es prudente?

CONSTANTINO:

               Yo basto y soy suficiente
               para gobernar a Grecia.
               El senado no ha de dar,
               sin pedirle, parecer,
               que él sólo ha de obedecer
               y yo solo he de mandar.
               Sus livianos pareceres
               muestran lo que han estudiado;
               yo haré de su vil senado
               un senado de mujeres.
               Basta, que es donoso cuento
               que con livianos consejos
               me quieran dar cuatro viejos
               mujer a mi descontento.
               Si a mi madre tengo presa
               es porque viva en sosiego
               mi estado e imperio griego,
               y si al senado le pesa
               de que la tenga en prisión,
               no ignora la deslealtad,
               que en dándola libertad
               ha de intentar su traición.
               Ya sé que quiere que torne
               al trono imperial que pierde,
               y que con el lauro verde
               su frente otra vez adorne.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


HONORATO:

               Mira, gran señor...

CONSTANTINO:

               Ya es tarde;
               vuestro intento es manifiesto.
               Yo lo remediaré presto.
               Parte al senado cobarde
               con los soldados, Macrino,
               de mi guarda, y prende luego
               todo ese senado ciego
               autor de tal desatino;
               y con basquiñas y tocas,
               para que el vulgo provoques,
               ponles ruecas por estoques,
               que sus pretensiones locas
               declaren, y de esta traza,
               porque mejor los convenza
               su locura, a la vergüenza
               estén todo hoy en la plaza;
               porque soy de parecer
               que como mujeres vean
               los que el imperio desean
               que gobierne una mujer.
               Y a este loco y vano viejo
               en ella le harás colgar,
               que así le quiero pagar
               su locura o su consejo.

HONORATO:

               Señor...

CONSTANTINO:

               Llévalos.

HONORATO:

               Advierte...

CONSTANTINO:

               Ea, llévalos de aquí.

HONORATO:

               Ejecuta luego en mí
               este castigo, esa muerte,
               y deja libre el senado,
               que es en tu imperio el espejo
               de la prudencia y consejo.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 049 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Buenas muestras de esto han dado.
               ¿Qué aguardas?, llévalos pues.

MACRINO:

               Ya, gran señor, te obedezco.

HONORATO:

               Por dar consejos padezco.
               ¡Ay República al revés!
Llévale MACRINO

CONSTANTINO:

               Andronio.

ANDRONIO:

               ¿Gran señor?

CONSTANTINO:

               Corre
               donde mi madre está presa
               y con diligencia y priesa,
               dentro de la misma torre
               la da un garrote.

ANDRONIO:

               ¿Qué dices?
               ¿A tu madre?

CONSTANTINO:

               ¡Ola! También
               a aquéste muerte le den.

ANDRONIO:

               ¿A mí?

CONSTANTINO:

               No te escandalices;
               o a mi madre mata, o muere.

ANDRONIO:

               Yo haré, señor, lo que mandas.
               ¡Ay mundo, y qué al revés andas!

Vase


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Si el imperio darle quiere
               su silla, justo es me cuadre
               la seguridad que elijo,
               que no seré el primer hijo
               que dé la muerte a su madre.
               Leoncio, ve por Carola.

LEONCIO:

               Yo voy.
Vase

CONSTANTINO:

               Quiero que a su tierra
               se vuelva, y hágame guerra
               su padre, que si enarbola
               el mundo sus estandartes
               contra mí, poco el mundo es,
               que pues se cayó a mis pies,
               no temo sus cuatro partes.
               Sólo con rigor se doma
               este extraño monstruo griego,
               que estoy por ponerle fuego
               como Nerón hizo a Roma.

LIDORA:

               ¿Tan enojado, señor?

CONSTANTINO:

               La luz de esos bellos ojos
               desterraron mis enojos;
               ya se acabó mi rigor.

LIDORA:

               ¿Con quién la cólera ha sido?

CONSTANTINO:

               Contra quien privarme gusta
               de vos; mirad si es bien justa.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


LIDORA:

               ¿Cómo?

CONSTANTINO:

               Hanme persuadido
               a que, viviendo la infanta,
               vos no podéis ser mi esposa.

LIDORA:

               Remediarlo es fácil cosa,
               dadla muerte.

CONSTANTINO:

               Crueldad tanta
               no es bien que de mí se piense;
               a su padre la enviaré,
               y ausente una vez, yo haré
               que el patriarca dispense
               en nuestras bodas. ¿Quién es
               el que está con vos, señora?

CLODIO:

               Hermano soy de Lidora;
               dame a besar estos pies.

CONSTANTINO:

               ¿Qué dices?

LIDORA:

               Hermano es mío,
               que a asistir en tu servicio
               viene de Chipre.

CONSTANTINO:

               Da indicio
               de serlo su talle y brío;
               y pues es ya mi cuñado,
               justo es honrarle desde hoy;
               el cargo noble le doy
               de secretario de estado,
               que es oficio de valor.

CLODIO:

               Haga tu nombre imperial
               la fama y tiempo inmortal.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


LIDORA:

               Danos esos pies, señor.

CONSTANTINO:

               ¿Cómo es tu nombre?

CLODIO:

               Liberio.
               (Como me mudé en otro hombre (-Aparte-)
               también quiero mudar nombre.)

CONSTANTINO:

               Tú gobernarás mi imperio.
Salen LEONCIO y CAROLA

LEONCIO:

               Aquí está, señor, la infanta.

CONSTANTINO:

               Seáis, señora, bien venida.
               Sentaos.
Siéntanse los tres

CAROLA:

               (¡Ay Dios, si la vida (-Aparte-)
               feneciese en pena tanta!)

LEONCIO:

               (Agora el emperador (-Aparte-)
               viene a saber mi delito,
               y si el castigo no evito
               mataráme su rigor.
               Adiós inútil privanza,
               que no halla otro remedio
               como poner tierra en medio
               de mi vida la esperanza.
               Grecia, adiós, que de este modo
               librar mi vida procuro,
               pues mal viviré seguro
               donde anda revuelto todo.)

Vase


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 053 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Sabe el cielo el descontento
               que me causa el no poder,
               infanta, satisfacer
               vuestro justo sentimiento.
               Viniste de Chipre a Grecia
               a darme mano de esposa,
               y fuérades venturosa
               si, como os estima y precia
               mi conocimiento, os diera
               posesión mi voluntad
               y al peso de la beldad,
               que en vos confiesa, os quisiera.
               Sólo sigue sus antojos
               Amor, cuando un alma exalta,
               que por tener esta falta
               le suelen pintar sin ojos.
               Y pues son las calidades
               del Amor cierta influencia,
               lazada o correspondencia
               que anuda dos voluntades,
               y aquésta el cielo ha querido
               que nos falte a mí y a vos,
               habiendo este ciego dios
               para mi esposa escogido
               a Lidora, será fuerza
               que admitiendo mi disculpa,
               y echando al Amor la culpa
               que a la razón vence y fuerza,
               a vuestro reino os tornéis,
               que vuestra mucha hermosura
               y grandeza os asegura,
               señora, que cobraréis
               pronto el contento perdido,
               siendo de algún rey esposa
               con quien seáis más dichosa
               que conmigo lo habéis sido.
               Yo he escrito al rey, vuestro padre,
               infanta, el caso presente
               que, siendo como es prudente,
               no dudaré que le cuadre.
               Y en volviendo de la guerra
               el infante, vuestro hermano,
               premiándole de mi mano
               se volverá a vuestra tierra.
               ¿Cuándo intentáis de partiros?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CAROLA:

               Cuando la vida se parta;
               que ya de desdichas harta
               se va partiendo en suspiros.
               Monarca de todo oriente,
               querido esposo y señor,
               que este título he de darte
               aunque otra me le usurpó,
               la prueba de mi paciencia,
               la fuerza de mi razón,
               las quejas de mis agravios,
               la pérdida de mi honor,
               todas tu dureza ablanden
               y con ellas el amor
               que va creciendo en mi pecho
               al paso de tu rigor.
               Dicen que un retrato mío
               que miraste fue ocasión
               de pedirme por esposa
               al rey, mi padre y señor.
               ¡Mal haya el pincel, la tabla,
               la idea, mano y color
               que vida a mi imagen dieron,
               pues mi muerte ahora son!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CAROLA:

               Pudo ser que en mi belleza
               mintiese el sutil pintor
               y que, visto el desengaño,
               causase tu desamor;
               mas si la propia alabanza
               es justa en la oposición
               presente porque redima
               con ella mi obligación,
               bien sabe Grecia, y tú sabes,
               cuántos los príncipes son
               que por mi causa han sufrido
               más que por Raquel Jacob.
               Y entre todos te escogí,
               no por ser emperador
               de Grecia, sino por serlo
               del alma que te adoró.
               ¿Por qué, pues, con tal crueldad,
               ya que imitas a Absalón
               en belleza, quieres serlo
               en el desdén y el rigor?
               Mas no puede persuadirse
               mi afligido corazón
               que le desprecies de veras.
               ¿Es así? Yo sé que no.
               Si ha sido para probar
               de mi fineza el valor,
               mi lealtad y sufrimiento,
               bien ves cuán de prueba soy.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CAROLA:

               ¿No doy ventaja en quererte
               a cuantas mujeres, dió
               en el amor conyugal
               nombre la fama veloz?
               Ni amaron a sus maridos
               con más firmeza que yo
               Porcia, Penélope, Julia,
               Evadnes, Pantea y Michol.
               No permitas, césar, pues,
               que volviendo a Chipre yo,
               mi infamia y deshonra
               vea el padre que me engendró.
               Abre primero este pecho,
               y en él verás que estampó
               tu imagen, siendo pinceles
               sus llamas tiernas, Amor.
               Ea, vierte aquesta sangre;
               mas, ¡ay que tengo temor
               que porque morir deseo
               suspendes la ejecución!
               Mas, pues, con tan poca dicha
               la Fortuna el ser me dió
               que aun para que me des muerte
               quiere que busque favor,
De rodillas
               postrada a tus pies, Lidora,
               te suplico, si es que yo
               merezco algo, porque he sido
               de tu dicha la ocasión,
               que de Constantino alcance
               mi muerte tu intercesión,
               siquiera porque os gocéis
               con buen título los dos.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 057 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CAROLA:

               Ves aquí al revés el mundo.
               A tus pies postrada estoy,
               y, pues que pisan el orbe,
               sobre mi cara los pon,
               que no es mucho que los pies
               ponga en ella quien osó
               poner las manos el día
               que me diste un bofetón.
Levántase
               ¡Cielos! ¿Que aun morir no alcanzo
               pero ¿cuándo lo alcanzó
               el perseguido infelice?
               Ni ¿quién lo fue más que yo?
               Mas ¿qué digo, esposo mío?
               Tu obediente mujer soy;
               donde quisieres me lleva,
               contenta a mi patria voy;
               que en medio de las injurias
               de tu desdén y el dolor
               de mi padre, estaré alegre
               por ver que el cielo me dió
               para consolar mis males
               fruto de la primer flor
               que en el tálamo cogiste,
               con ser dueño, cual ladrón.
               Dentro en mis entrañas siento
               prenda tuya; quiera Dios
               que a luz salga...


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Prenda mía?
               ¿Cómo es eso?

CAROLA:

               Luego, ¿no?

CONSTANTINO:

               ¿Estás fuera de ti, infanta?
               ¿Cuándo te he gozado yo?

CAROLA:

               ¿Querrás negarlo también?
               No fue en vano mi temor;
               la obscuridad de la noche
               que el cielo me desposó
               contigo sabe que he dicho
               la verdad.

CONSTANTINO:

               Aquí hay traición.
A LIDORA
               La noche del desposorio,
               ¿no fuisteis, señora, vos
               quien hizo mi dicha cierta?

LIDORA:

               Vuestra esposa fui, señor.

CAROLA:

               ¿Qué es esto que escucho, cielos?
               ¿Qué oís, triste corazón?
               ¿Con tan grande testimonio
               os quieren manchar, honor?
               Ya no es posible tener
               paciencia; tu pretensión
               entiendo, monstruo del mundo;
               ya sé que queréis los dos
               acusarme de adulterio
               para que podáis mejor
               con aparentes disculpas
               gozar vuestro infame amor.
               No en vano con tal recato
               me entraste a engañar, traidor,
               la noche de mi desdicha;
               ya he entendido la ficción
               que tan confusa me tuvo
               cuando aquesa misma voz
               me llamaba su Lidora,
               su luz, su cielo, su sol.
               Por engañarme lo hiciste.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Vió el mundo tal confusión?
               ¿Qué es de Leoncio? Llamadle.

SOLDADO 1:

               A llamarle, señor, voy.

CAROLA:

               Querrás que testigo sea,
               aunque falso, de este error,
               y no me espanto, pues hubo
               quien jurase contra Dios.
               Bien trazado va tu enredo
               aunque para mí no son
               estas marañas bastantes,
               que bien te conocí yo.
Sale quien fue a buscar a LEONCIO

SOLDADO 1:

               No hay quien en toda la casa
               halle a Leoncio, señor.
               Sólo un mozo de caballos
               dice que ensillar mandó
               uno de monte poco ha,
               y que, mudado el color
               del semblante, se fue solo.

CONSTANTINO:

               Leoncio me fue traidor.
               Despachad postas tras él,
               que a quien tuviese valor
               de traerle, vivo o muerto,
               le prometo en galardón
               hacerle mi camarero.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


SOLDADO 1:

               No habrá en la corte quien hoy
               de tal premio codicioso
               no vaya.
Vase

CONSTANTINO:

               Corra esta voz;
               que si en mis manos cae vivo
               y la tierra no tragó
               su infame cuerpo, será
               ejemplo su muerte atroz.
               A un cuarto de mi palacio,
               infanta, os retirad vos,
               mientras que al ry vuestro padre
               de este caso aviso doy.
               En él quiero que estéis presa.
               Guardas, de vista le pon.
Llévanla

CAROLA:

               ¡Dios, amparo de inocentes,
               descubrid esta traición!

CONSTANTINO:

               Venid, Lidora querida;
               que el cielo camino abrió
               a medida de mi gusto
               para gozarnos mejor.

LIDORA:

              (En todo soy venturosa, (-Aparte-)
               mi secretario mayor
               fingido hermano y amante
               de veras.) Vamos, que hoy
               quiero que sepas cuán firme
               en mi amor primero estoy.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CLODIO: (¡Cielos! ¿qué mudanza es ésta?

               ¿Clodio, secretario yo?
               Pero según anda el mundo
               no me espanto.)

LIDORA:

               ¿Vienes?

CLODIO:

               Voy.
               (¿Yo secretario del Cesar? (-Aparte-)
               No caigamos plegue a Dios.)
Vanse.
Salen: TARSO, con una cesta abierta,
e ITALIO, pastores

TARSO:

               Basta.

ITALIO:

               Villano, ¿por ti
               me ha de despreciar Melisa?

TARSO:

               Como la primer camisa
               que en mi vida me vestí
               me acuerdo de ella.

ITALIO:

               Pastor,
               tan loco de celos vivo,
               que mientras lo estés, me privo
               de vivir.

TARSO:

               Bravo favor.

ITALIO:

               O te has de ir de la comarca
               o perder aquí la vida.

TARSO:

               ¿La vida? ¿Es barro? Escondida
               debe haber otra en el arca.
               Anda con Dios que estás loco.
               Basta decir que aborrezco,
               a Melisa y que os empezco
               en vuestros amores poco.
               Más sublime el vuelo tiene
               mi amor, pues pica más alto,
               que, aunque de méritos falto,
               por lo menos ama a Irene.
               Aquí un regalo la llevo,
               Italio, quedaos con Dios.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


ITALIO:

               Eso no; vivos los dos,
               crecerá mi mal de nuevo.
               Poco importa, Tarso esquivo,
               que aborrezcas mi pastora,
               si ella tu presencia adora.
               Mientras que estuvieres vivo,
Saca ITALIO una daga
               ha de morir mi espeperanza.
               Muere tú porque ella viva.

TARSO:

               De la paciencia me priva
               tu locura y mi venganza.
Saca TARSO otra daga y mátale
               Toma, pues amas tan poco
               la vida...

ITALIO:

               ¡Ay!

TARSO:

               Tu desconcierto
               te mata; y más vales muerto
               que vivir celoso y loco.
               Murió; huir me conviene
               antes que tenga noticia
               del matador la justicia.
               Mi sagrado será Irene.

Vase.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Sale LEONCIO


LEONCIO:

               Pies perezosos, ¿qué es esto?
               ¡Huid! ¿Quién os entorpece,
               que en el turbaros parece
               que grillos en vos me han puesto?
               ¡Mas, ay! Que del malhechor
               propio efecto el temor es,
               y para turbar los pies
               ¿qué más grillos que el temor?
               Tan atajado me hallo
               de los que tras mí han venido,
               que he tomado por partido
               desjarretar el caballo
               y esconderme en la espesura
               de este monte, mas ¿qué importa?
               Que si mi dicha es tan corta
               y el emperador procura
               matarme, no ha de haber donde,
               vida, estéis segura vos,
               porque un rey es como Dios
               que ninguno se le esconde.
Tropieza con el muerto
                  ¡Jesús! En medio el camino
               o durmiendo, o muerto está
               un hombre. Agüero será
               del mortal fin que imagino.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


LEONCIO:

               Quiero hacerle que despierte.
               Hombre, ¿duermes? ¿Qué pretendo,
               si he visto que está durmiendo
               en la cama de la muerte?
               ¡Válgame Dios! Ya adivino
               de mi fin el triste punto,
               pues ha salido un difunto
               para enseñarme el camino.
               Porque el salir de esta suerte
               un hombre al paso en tal caso
               es para enseñarme el paso
               que hay de la vida a la muerte.
               Mas, ánimo, corazón,
               que para enseñaros muestra
               la necesidad, maestra
               de enredos, una invención.
               Venid, difunto, que en medio
               de esta selva entretejida,
               seréis, aunque estáis sin vida,
               hoy de mi vida el remedio.
Llévale.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Salen los PASTORES y con ellos
dos GUARDAS del emperador.
DAMÓN sale como alcalde
GUARDA 1:

               Ya os dije el traje y las señas.

DAMÓN:

               Bien las sé, pierda cuidado.

FLORILO:

               Estar debe agazapado
               como liebre entre estas peñas.

GUARDA 2:

               Si le halláredes, os hace
               de su cámara el augusto.

DAMÓN:

               ¿De su cámara? No gusto
               de ese cargo; no me place.

FLORILO:

               Ofrezco al diablo el oficio
               de cámaras.

DAMÓN:

               Yo os le doy;
               si de su cámara soy,
               querrá que esté a su servicio.

GUARDA 1:

               Es dignidad noble y grave.

DAMÓN:

               Sí será; mas huele mal.

GUARDA 1:

               Tiene el que es más principal
               de su cámara la llave;
               mirad si es gran preeminencia.

DAMÓN:

               Si de su cámara da
               la llave, nunca podrá
               hacerla sin su licencia.
               ¡Pardiez! Si no se me escapa,
               y camarón me han de hacer,
               que he de ir a Roma a ser
               de la cámara del Papa.

Vanse.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Saca LEONCIO el muerto ensangrentadas
cara y manos y trocados los vestidos
LEONCIO:

               La cara le he desollado,
               y con mi propio vestido
               él es Leoncio fingido,
               y yo un pastor disfrazado.
               Aquí no importa dejarle,
               porque guardas y justicia
               si a Leoncio hallar codicia,
               le venga a hallar sin hallarle.
               Adiós, que en este desierto
               los dos hacemos el vivo;
               un muerto yo que está vivo,
               vos un vivo que está muerto.
Vase.
Salen los PASTORES y los GUARDAS

FLORILO:

               Por aquí sentí ruído

DAMÓN:

               Llegad paso, no se asombre
               y se nos vaya.

FLORILO:

               ¡Hola! un hombre
               está en el suelo tendido.

DAMÓN:

               Pues agarradle los dos
               y asidle bien.

FLORILO:

               Su malicia
               pague.

DAMÓN:

               ¡Tené a la justicia!
               Muerto está.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


GUARDA 1:

               ¡Válgame Dios!
               ¿Qué miro? ¿No es el que veo
               Leoncio?

GUARDA 2:

               Él es.

GUARDA 1:

               ¿Quién le ha dado
               muerte?

FLORILO:

               El rostro desollado
               tiene.

DAMÓN:

               A fe que está bien feo.

FLORILO:

               Y aun las manos, ¡bravo ultraje!

DAMÓN:

               Pues no es San Bartolomé

GUARDA 1:

               ¿Si es él, o si me engañé?
               Mas no, que aquéste es su traje.
               Este vestido o cadena
               conozco.

GUARDA 2:

               Pues ¿qué enemigo
               pudo darle tal castigo,
               que me causa verle pena?

GUARDA 1:

               Aún dudo mucho si es él.

GUARDA 2:

               Mírale las faltriqueras,
               satisfaráste de veras.

GUARDA 1:

               Aquí he topado un papel.

GUARDA 2:

               Por él lo sabrás mejor.

GUARDA 1:

               Mirar lo que dice quiero.
               "A Leoncio, camarero
               mayor del Emperador."

DAMÓN:

               No me quiero encamarar
               si me han de quitar la vida.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


GUARDA 1:

               Sin duda que el homicida
               debió partirse a buscar
               alguna cabalgadura
               para llevarle a la corte
               por cobrar el premio en porte
               de esta crüel aventura.

DAMÓN:

               Ten de ahí que aquesta vez
               le echamos la bendición.

FLORILO:

               Ya, alcalde, sois camarón;
               ¡buen oficio!

DAMÓN:

               Sí, pardiez.

FLORILO:

               Ya la gravedad os urga
               allá dentro; camarlengo
               sois del césar.

DAMÓN:

               Sí, que tengo
               oficio de día de purga.
Vanse y llevan al difunto.
Salen ANDRONIO y TARSO

TARSO:

               Hazme aquesta merced, señor.

ANDRONIO:

               Notables
               muestras das de leal; yo te concedo,
               pastor, que a Irene comuniques y hables;
               entra y despacha luego.

TARSO:

               Desde hoy quedo
               por tu esclavo.

ANDRONIO:

               Sea breve la salida.

vase TARSO


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


ANDRONIO:

               ¡Que persuadirme a tal delito puedo!
               ¡Que quiera hacerme bárbaro homicida,
               el césar, de su madre y su señora!
               ¡La vida quite a quien le dio la vida!
               Pero buena ocasión se ofrece ahora,
               amor, lealtad, temor dentro del pecho,
               que a Irene va a matar y a Irene adora.
               ¿Es posible que el breve trato ha hecho
               tan grande efecto en mí que amor de Irene
               ponga mi libertad en tal estrecho?
               ¿Yo a Irene amor? ¿a quien el mundo tiene
               por maravilla suya? ¿no es más justo
               que este apetito la razón refrene?
               Mas ¿cómo ha de poder, si corre el gusto
               a rienda suelta, y la pasión ha roto
               de la sabia prudencia el freno justo?
               Navega mi deseo en mar ignoto,
               ¿qué mucho que me anegue siendo ciego
               de aquesta pobre barca el vil piloto?
               ¿La estopa no se abrasa junto al fuego?
               ¿Está junto al ladrón seguro el oro?
               Hacienda por el mar, dinero en juego,
               todo corre peligro, y yo que adoro
               de mi divina presa la hermosura,
               perdonen mi deslealtad y su decoro,
               gozar quiero primero mi ventura
               y luego darla muerte, pues me ofrece
               mi amor y el césar esta coyuntura.
               Atrevimiento extraño me parece,
               pero, si ha de morir, mi desatino
               no se sabrá jamás. Pues ya anochece
               yo, quiero dar contento a Constantino
               y a mi fuego amoroso. De este modo...
               ¡Mas ay! Que voy a hacer un desatino;
               pero si así mi amor hoy acomodo,
               aunque sea traidor, alma, buen pecho;
               que andando como anda el mundo todo,
               necedad es andar a lo derecho.

Vase.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Salen IRENE y TARSO

 
TARSO:

               Yo sé que el emperador
               ha mandado darte muerte,
               y será fácil ponerte
               en salvo si de pastor
               te vistes, y en mi lugar
               sales, pues la noche obscura
               cualquier engaño asegura.
               Ea, vamos a trocar
               los vestidos.

IRENE:

               Dete Grecia,
               Tarso, la palma y laurel,
               por el más leal y fiel
               que el siglo presente precia;
               que yo, aunque te cause espanto,
               antes en morir me fundo,
               que en sufrir que pierda el mundo
               un hombre que vale tanto.
               Vete con Dios, que me aflijo
               de que con tal desengaño
               me dé la vida un extraño
               cuando me la quita un hijo.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


TARSO:

               Yo me tengo de dar muerte
               si no procuras huir;
               y pues tengo de morir,
               señora, de cualquier suerte,
               goza del tiempo oportuno;
               salva la vida, por Dios;
               que no es bien que mueran dos
               pudiendo vivir el uno.
               Mi trágico fin ordeno
               si pones más intervalos.

IRENE:

               ¡Cielos, que entre tantos malos
               haya un hombre que es tan bueno!
Vanse.
Salen CONSTANTINO
y el REY de Chipre

REY:

               Escríbesme que mi liviana hija
               mi honra, gran señor, tiene manchada,
               y espántaste de que el camino elija;
               déjame hacer, su infamia averiguada,
               y verás que en su torpe sangre dejo
               la mancha triste de su honor lavada.
               Mas ¿es posible que la que era espejo
               de las mujeres, poderoso augusto,
               la sangre injurie de su padre viejo?
               ¿Adúltera, Carola? ¡Cielo injusto!
               ¿Carola de un adulterio preñada?
               Deja que dude, que el dudarlo es justo.
               Carola en todo el mundo celebrada
               por Vesta en castidad cuando doncella,
               ¿lasciva Venus es cuando casada?
               Mil imposibles tiene tu querella;
               perdóname si ves que dificulto,
               que una pasión por todas atropella.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               A no ser cierto, rey, aqueste insulto,
               ¿soy hombre yo, que había de afirmalle?
               Grecia te lo dirá, que no es oculto,
               y tuvieras razón para dudalle
               si fuera menos yo y él más secreto,
               y no se murmurara en cualquier calle.
               Trata a tu emperador con más respeto,
               que poner en mí duda es desacato,
               y te castigaré.

REY:

               Vesme sujeto,
               y en fin llegué a tu corte sin recato,
               que yo sé que me hablaras de otra suerte
               si me vieras con bélico aparato.
               Mas, Constantino, la razón advierte
               que me fuerza a temer y estar dudoso,
               verás que es grande y mi sospecha fuerte.
               El día mismo que te dió de esposo
               nombre mi hija (--nunca te le diera--), (-Aparte-)
               en el fuego de amor libidinoso
               de una vil mujer, Circe hechicera,
               según vengo informado, te encendiste,
               fingiendo esta maraña, esta quimera.
               A tu madre en prisión crüel pusiste,
               temiendo que a tu amor vano e injusto
               pusiera fin, que, aunque mujer, temiste.
               Si es prenda tuya, pues, invicto augusto,
               la que tiene mi hija en sus entrañas,
               ¿por qué deshonra mi vejez tu gusto?
               Ella lo jura así, cesen marañas,
               pues hay de su inocencia mil indicios
               que muestran que te engañan o me engañas.
               Pobres, ricos, plebeyos y patricios
               a Carola apellidan por señora,
               y aun no sé si murmuran de tus vicios.
               Pues si tienes tu madre presa ahora,
               siendo de la virtud claro dechado,
               y pospones mi hija por Lidora;
               si has afrentado tu imperial senado,
               que era la basa de tu griego imperio,
               por habértelo justo aconsejado,
               ¿qué mucho que quien tiene en cautiverio
               su esposa y madre ordene esta maraña
               y finja aquel ilícito adulterio?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Si el dolor que tus canas acompaña
               no me hicieran creer que estás sin seso,
               fueras motivo de una cruel hazaña.
               Si huyó el autor de aqueste vil suceso,
               ¿no es bastante ocasión que fue culpado
               Leoncio, pues huyó? Déjate de eso,
               y agradece que no te he castigado.

REY:

               Pluguiese a Dios que aquí me dieses muerte
               por no vivir confuso y afrentado;
               que dos hijos me dió mi infeliz suerte
               que vengarán mi vida.

CONSTANTINO:

               Porque creas,
               rey, que es verdad cuanto te digo, advierte.
               Yo quiero hacer que aquesta noche veas
               tu afrenta y desengaño, y que escondido,
               testigo de tu mismo agravio seas.
               No solamente el vil Leoncio ha sido
               quien de Carola mancha el nombre honesto
               y es el Eneas de esa casta Dido;
               con la guarda mayor es manifiesto
               que en la prisión su nombre y fama infama.
               Tú propio puedes ser testigo de esto;
               detrás de las cortinas de su cama
               te puedes esconder, y por tus ojos
               efectos ver de su lasciva llama.
               Castiga sus ilícitos antojos,
               que si en silencio tuve este suceso
               fué por no acrecentar más tus enojos.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


REY:

               ¡Válgame Dios! ¿Que a tan notable exceso
               llega mi infamia? pues me dejáis vivo,
               quitadme, cielos, con la honra el seso.
               A ver este delito me apercibo.
               Haz que no sepa, césar, mi venida;
               verás presto mi enojo vengativo,
               y, adiós, que voy a entretener la vida
               porque no se me acabe hasta que sea
               de aquesta infame hija filicida
               y mi venganza con mi muerte vea.
Vase.
Salen CLODIO y LIDORA.
CONSTANTINO retirado

CONSTANTINO:

               En brava confusión quedo.
               ¿Quién me ha enseñado a mentir;
               y cómo podré cumplir
               con mi fama y con mi enredo?

LIDORA:

               Esta noche gozarás
               la esperanza que entretienes
               si, como te digo, vienes,
               Clodio, solo como estás,
               y entras por la sala donde
               guardan la infanta Carola,
               que tiene una puerta sola
               que a mi cuadra corresponde.
               Ves aquí la llave de ella,
               que ya te ha dado mi amor
               la del alma.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CLODIO:

               Ese favor
               estimo, Lidora bella.
               ¡Qué en tu dichoso retrete
               tendrá fin mi pena?

LIDORA:

               Sí.

CLODIO:

               Quedo; el César está allí.

LIDORA:

               ¿Hate visto?

CLODIO:

               No.

LIDORA:

               Pues vete.

CLODIO:

               Adiós. (Noche perezosa, (-Aparte-)
               a apresurar tu camino
               me parto.)
Vase.
Sale CONSTANTINO;
luego UN CRIADO

LIDORA:

               ¡Mi Constantinol

CONSTANTINO:

               ¡Dulce y bellísima esposa!

LIDORA:

               ¿Qué pensamiento os divierte
               y os tiene triste y suspenso?

CONSTANTINO: Una traza, mi bien, pienso

               con que al de Chipre dar muerte,
               que importa a nuestro reposo
Tocan cajas
y sale un CRIADO
               ¿Qué es esto?

CRIADO:

               César invicto:
               Roselio viene de Egipto
               y su soldán victorioso.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Él viene a buena ocasión;
               premio su esfuerzo merece.
               Un medio el cielo me ofrece
               importante a mi intención.
               A ver su entrada salgamos,
               que es un famoso soldado.
               Buena maraña he forjado;
               mataránse los dos, vamos.
Vanse.
Salen IRENE, de pastor,
y ANDRONIO

IRENE:

               Tu lealtad al mundo asombre;
               la fama te inmortalice,
               y en mármoles eternice,
               pastor famoso, tu nombre.

ANDRONIO:

               ¿Vaste?

IRENE:

               Sí, que es largo el trecho
               de nuestro pueblo y es tarde.

ANDRONIO:

               Anda con Dios.

IRENE:

               Él te guarde
               y me saque de este estrecho.

Vase IRENE


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 077 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


ANDRONIO:

               ¿Contó jamás la mentirosa Fama
               igual suceso y caso de esta suerte
               en cuantas partes de sus plumas vierte
               las nubes portentosas que derrama?
               ¿Contó jamás de un hombre que en la llama
               se abrasa de Amor, dios cobarde y fuerte,
               que pretenda gozar y dar la muerte
               a un mismo tiempo a quien adora y ama?
               Rigor es inaudito y sin segundo;
               mas, por vivir, a hacerle me provoco,
               pues en su ejecución mi vida fundo.
               Cuente la Fama, pues, mi intento loco,
               que yo sé que dirá después el mundo
               que en un reino al revés todo esto es poco.
Vase.
Salen SOLDADOS y sacan mesa,
vela, dados y juegan

SOLDADO 1:

               Sacar dineros, soldados.

SOLDADO 2:

               ¿No hay harta noche?

SOLDADO 1:

               ¿Qué importa,
               si la más larga es más corta
               cuando se juega? Echen dados.
               Pasé a nueve.

SOLDADO 2:

               Topo y gano,
               los tres a once.

SOLDADO 3:

               Topo aquí y aquí.
               ¡Voto a Dios, gané!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 078 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


SOLDADO 4:

               Perdí.
               Venturosa fue esta mano.
               Eche.

SOLDADO 2:

               A ocho he de parar,
               ¡esto!

SOLDADO 1:

               Pase, no le duela.

SOLDADO 3:

               Despabilen esa vela.

SOLDADO 2:

               Repárola.

SOLDADO 1:

               Topo.

SOLDADO 4:

               ¡Azar!

SOLDADO 2:

               Siete y llevar.

SOLDADO 1:

               Lléveme
               el diablo si aquésta pierdo.
Salen TARSO,
con el traje de IRENE,
y ANDRONIO

ANDRONIO:

               No hay, señora, amante cuerdo;
               Amor es ciego y no ve.
               Dadme gusto, y vive Dios
               que del fiero matricida
               ponga en salvo vuestra vida
               huyendo juntos los dos.
               Ea, respondedme, pues
               veis a lo que estoy dispuesto.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


TARSO:

               (¡No faltaba más que aquesto (-Aparte-)
               para andar todo al revés!
               Ya no puede durar nada,
               habiendo luz, mi disfraz.
               Ánimo, ciego rapaz,
               quitarle quiero la espada.)
Quítale la espada a ANDRONIO
               Hombre no más que en el nombre,
               tu muerte tiene de ser
               un hombre que hecho mujer
               dará muestras de que es hombre.
               Irene huyó; mi valor
               la dió libertad.

ANDRONIO:

               Soldados,
               dejad los infames dados,
               matad a aqueste traidor.
Echan mano todos contra TARSO

SOLDADO 1:

               ¿Traidor? Traidora dirás.
               ¿No es mujer?

TARSO:

               Cuando lo fuera,
               bastante una mujer era
               para vosotros, y aun más.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 080 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


ANDRONIO:

               Muera, que es un vil pastor.

TARSO:

               (Huid, que es lo que os conviene, (-Aparte-)
               que con el traje de Irene
               me ha vestido su valor.)
Vase

ANDRONIO:

               Seguidle, escuadrón cobarde.

SOLDADO 1:

               Vamos.
Vanse los SOLDADOS

ANDRONIO:

               ¡Ay, cielo enemigo!
               el césar me da un castigo
               atroz, no es bien que le aguarde;
               huyamos, pues, vida amada,
               que estáis en notable estrecho.
               ¡Qué buena burla me han hecho
               a no salir tan pesada!
Vase.
Salen ROSELIO y CONSTANTINO

ROSELIO:

               ¿Mi hermana, cielos, manchó
               su sangre siendo liviana?
               ¡Jesús! ¿mi hermana? ¿mi hermana?
               ¿duermo? ¡Mas ay, Dios, que no!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Yo os pondré, Roselio, en parte,
               donde del daño que digo,
               siendo vos propio el testigo,
               cojáis a Venus con Marte.

ROSELIO:

               Alto, pues, honra perdida.
               La venganza es bien que os cuadre;
               vamos, no sepa mi padre,
               señor, mi triste venida
               hasta que de mí colija
               que el cielo le quiso dar
               hijo que sabe vengar
               las infamias de su hija.
Vase

CONSTANTINO:

               Bien se traza de esta suerte;
               de noche es; haré, aunque ladre
               contra mí el vulgo, que un padre
               y un hijo se den la muerte.
Vase.
Sale el REY de Chipre
y luego ROSELIO

REY:

               Éste es el teatro, honor,
               donde el mundo representa,
               anque a oscuras, nuestra afrenta,
               tu venganza y mi rigor.
               El papel tienes mejor.
               Sal, si decirle procuras,
               y si a mucho te aventuras
               a oscuras, no temas, llega,
               que pues la venganza es ciega
               bien puedes vengarte a oscuras.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Sale ROSELIO por la otra puerta
ROSELIO:

               Aquí me trajo el augusto,
               donde a oscuras he de ser
               lince, que tengo de ver
               mis agravios, ¡mundo injusto!
               A obscuras vengarme gusto;
               que si la luz es testigo
               de la deshonra que digo,
               saldráse a luz mi despecho,
               y delito a oscuras hecho
               a obscuras pide castigo.

REY:

               Parece que las pisadas
               del adúltero me avisan
               que sus plantas viles pisan
               de mi infamia las moradas;
               ánimo, venas heladas,
               dad a la venganza rienda
               y no sufráis que os ofenda
               sangre vil, sin sacar sangre;
               que la afrenta que es de sangre
               justo es que la sangre encienda.
Saca la daga
               Salid, vengativa daga,
               y cuando pase, abrid paso
               a su vida, que en tal caso,
               sólo así mi honor se paga.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


ROSELIO:

               No sé, cielos, lo que haga;
               temblando voy; mas, honor,
               ¿dónde está vuestro valor?
Saca otra daga ROSELIO
               ¿De qué tembláis, brazo flojo?
               Mas también tiembla el enojo
               cuando echa fuera el temor.}}
Sale CLODIO por en medio de ellos

CLODIO:

               Ésta es la dichosa hora
               para mi ventura cierta,
               y este el cuarto de la puerta
               donde me aguarda Lidora.
               Presa aquí la infanta mora;
               gozar quiero la ocasión
               y abrir.

REY:

               Ahora, corazón,
               sacad la flaqueza fuera.
               Muera el vil.

ROSELIO:

               El traidor muera.
Danle los dos,
uno por las espaldas,
otro por el pecho

CLODIO:

               ¡Ay, muerto soy, confesión!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


Sale CONSTANTINO
CONSTANTINO:

               (Que se mataron colijo (-Aparte-)
               los dos, traza fué excelente.)
               ¡Ah de mi guarda! ¡Hachas! ¡Gente!
Sacan hachas
               ¿Qué es aquesto?}}

ROSELIO:

               ¡Padre!

REY:

               ¡Hijo!

CONSTANTINO:

               (Trocóse mi regocijo; (-Aparte-)
               vivos los dos han quedado.
               ¿Todo al revés, cielo airado?)

ROSELIO:

               ¿Señor?

REY:

               Infante, ¿en tal parte?
               ¿a qué viniste?

ROSELIO:

               A vengarte.

REY:

               Ya yo propio me he vengado.
               ¡Ay invicto emperador!
               que a mi costa salió cierto
               lo que dijiste. Ya he muerto,
               no castigado, al traidor.
               Pero, ¿cómo mi rigor,
               siendo la injuria sangrienta,
               con tan poco se contenta?
               Vamos, que una muerte sola
               no basta. ¡Muera Carola!

ROSELIO:

               Muera, y con ella esta afrenta.

Vanse los dos


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 085 de 127
La república al revés Acto II Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Mátenla y podré gozar
               seguro esposa e imperio.
               ¡Ah desdichado Liberio,
               tú lo hubiste de pagar!
               ¿Quién te trajo a este lugar
               para morir sin reparo?
               Llevadle de aquí. ¡Qué avaro
               te fue el cielo! ¡Ay mi Lidora!
               Dirás que te salió ahora
               tu amor e imperio bien caro.
Vase.
Sale CAROLA medio desnuda

CAROLA:

               Ya no hay, Fortuna atrevida,
               con que perseguirme más.
               ¿Estás contenta? No harás,
               porque aún me ves con la vida.
               Sólo el honor me convida
               a guardarla, que no huyera
               si honrada morir pudiera.
               Esta puerta sale al mar.
               Peces, ¿queréisme ayudar
               en persecución tan fiera?
               ¡Qué de cosas he perdido
               juntas, mundo burlador!
               Imperio, esposo y honor,
               padre, hermano y el vestido;
               casi desnuda he salido
               huyendo mi muerte. Pies
               huyamos a la mar, pues
               quizá en su golfo profundo,
               andará derecho el mundo
               pues en tierra anda al revés.
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena III
Pág. 086 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Sale IRENE vestida de pastor
IRENE:

               Monte soberbio, que entre pardas nubes
               de estrellas coronado
               imitas a Nembrot y al sol asaltas,
               pues hasta el cielo subes;
               si a la verdad que allá se fue has mirado,
               vivir de asiento en sus moradas altas,
               declárale las faltas
               que en la tierra introdujo la malicia;
               dile que no hay justicia,
               que el mundo y su gobierno está de modo
               que, andando al revés todo,
               del hijo la madre huye,
               porque su vida, bárbaro destruye,
               hallando aunque te asombres,
               en tus fieras piedad, mas no en los hombres.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Sale TARSO, de pastor.
Dentro CAROLA y un MARINERO
TARSO:

               En tus fieras piedad, mas no en los hombres,
               pienso hallar monte espeso,
               que ya en los hambres tu aspereza fundo.
               Trocad, brutos, los nombres
               por ellos, que por más brutos confieso
               los que hombres llama el engañado mundo;
               un príncipe iracundo
               que a su madre ha querido dar la muerte,
               hace que de esta suerte
               huya, porque de su tirana furia
               estorbe aquesta injuria.
               Mi habitación seréis áspero monte,
               sepa vuestro horizonte
               que hoy a habitar vuestra esperanza viene,
               Tarso, el pastor que dio la vida a Irene.

IRENE:

               Aquí, cielos, ¿qué escucho?
               Fortuna ciega, no te temo ahora.
               Libertador solemne
               de aquesta vida con quien peno y lucho,
               mi dicha con tu vista se mejora.

TARSO:

               Bellísima señora,
               ¿es posible que aquí te trajo el cielo?
               Que lo sueño recelo;
               vida, en verte recibo.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


IRENE:

               Tarso, ¿qué, vienes libre?

TARSO:

               Libre y vivo;
               porque vengué tu ultraje
               con el valor que me vestí en tu traje.

IRENE:

               Pues la Fortuna en paz, su guerra muda,
               cese el rigor; piadoso cielo, ayuda.
Gritan de dentro CAROLA
y un MARINERO

CAROLA:

               ¡Cese el rigor, piadoso cielo, ayuda!

MARINERO:

               No temas, que la tierra
               está cerca, señora.

CAROLA:

               ¡Ay mar airada!
               ¡Vuestro favor acuda;
               sed, Virgen, paz en tan confusa guerra,
               por ser mujer, cual vos más desdichada!

MARINERO:

               Ya no hay que temer nada,
               tira de aquesta cuerda.

IRENE:

               Tarso, espera;
               una voz lastimera
               sale del mar.
Sale un MARINERO mojado
y tirando de un cordel, a
quien va asida CAROLA
sobre una tabla

CAROLA:

               ¡Ay cielos, que me muero!

IRENE:

               ¿No ves un marinero
               y una mujer asida a aquella tabla
               que ni se mueve ni habla?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


MARINERO:

               Libre estás ya del mar, mujer; levanta.

CAROLA:

               ¡Ay, perseguida y desgraciada infanta!

IRENE:

               ¿Ay, perseguida y desdichada infanta?
               ¿Qué desdicha te ha puesto en tal aprieto?
               Mas ¿qué pregunto, si el que de esta suerte
               me hace andar, con desatinos vive?
               ¡Ah, infanta! ¡Ah mi Carola!

CAROLA:

               ¿Quién me llama?

IRENE:

               Irene soy.

CAROLA:

               ¿Irene?

IRENE:

               La infelice.

CAROLA:

               ¿La madre de mi esposo?

IRENE:

               La que diera
               por no serlo la vida que él persigue.

CAROLA:

               Ya muero con contento en tu presencia;
               dame esos brazos.

IRENE:

               No permita el cielo
               que a ver mis ojos tal desgracia lleguen.

MARINERO:

               (¡Cielos! ¿Ésta es Irene? ¿Ésta es Carola, Aparte
               madre y esposa del monarca griego?
               Sin duda que el temor de verse presas
               les hizo que, rompiendo las prisiones,
               huyesen de este modo. Mas ¿qué aguardo,
               que no voy a avisar a Constantino?
               Pues sabiendo por mí que aquí se esconden
               saldré de pescador con las mercedes
               que de su mano espero. Adiós, señores,
               que, pues la infanta, a quien sin conocerla,
               la vida he dado, en vuestra compañía
               está segura y libre, yo me parto
               en busca de los otros compañeros
               que conmigo saltaron de la barca,
               cuando la abrieron las mojadas rocas.)


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CAROLA:

               Aún no tengo con qué poder pagarte
               el favor que me has dado. El cielo quiera
               darme con que te premie este socorro.

MARINERO:

               Adiós. (A dar aviso al César corro.) (-Aparte-)
Vase

IRENE:

               Infelice señora, ¿qué fortuna
               nos persigue a las dos?

CAROLA:

               Aquese monstruo,
               que por hijo te dio nuestra desdicha,
               a mi padre y hermano ha persuadido
               que en adúlteros brazos le deshonro,
               y huyendo de su furia... Mas--¡ay cielos!--
               ¡qué terible dolor! ¡Jesús, que muero!

TARSO:

               Pues ten, señora, esfuerzo y no le pierdas,
               y vamos, que en lo espeso de este monte
               haremos chozas de sus verdes ramas,
               y aunque groseras, camas de sus hojas.
               Mi pedernal y yesca dará lumbre
               con que enjugar las ropas y abrigarte;
               y aunque en peligro ponga aquesta vida,
               iré al lugar y pueblo más cercano
               a traer de comer, aunque el vestido
               en trueco deje.

IRENE:

               Vamos, poco a poco.

CAROLA:

               ¡Ay, Jesús, qué dolor!

IRENE:

               ¡Ay, hijo loco!

Vanse.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Salen CONSTANTINO,
MACRINO y LIDORA
CONSTANTINO:

               Ya Carola será muerta;
               que aunque del padre y hermano
               al mar huyó por la huerta,
               fueron tras ella, y es llano
               que harán su venganza cierta.
               Huyó mi madre también,
               y aunque el darla muerte fuera
               más seguro, me está bien
               que por otras manos muera,
               que no me faltará quien
               me asegure el reino y tierra
               con su muerte; y pues destierra
               su ambición y así se va
               de mi imperio, no podrá
               con su ayuda hacerme guerra.
               En fin, que el morir Liberio,
               aunque con tal vituperio,
               fue causa, bella Lidora,
               de que gocemos ahora
               los dos seguro el imperio.

LIDORA:

               No puedo negar, señor,
               la pena que siento en vano
               por mi hermano; que su amor
               pasaba de amor de hermano
               a otro más estrecho amor.
               Mas aunque con ella lucho,
               por ser vuestro gusto escucho;
               doy por bien su muerte presta,
               porque si mucho me cuesta,
               entendáis que os amo mucho.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Mucho amáis, porque os amé
               mucho; ya, gracias al cielo,
               mi imperio regir podré,
               sin que temor ni recelo
               madre y esposa me dé.
               Desde hoy hacer determino
               leyes que, de Constantino,
               Constantinas llame el mundo,
               siendo Licurgo segundo
               de Grecia. Llama, Macrino,
               a audiencia todos los presos;
               que, pues deshice el senado
               que juzgaba sus procesos,
               es bien que tenga cuidado
               de castigar sus excesos.

MACRINO:

               Yo voy.
Vase

LIDORA:

               Esos ejercicios
               dan, mi bien, de vos indicios,
               reconociendo en vos Grecia
               juez que las virtudes precia
               y que castiga los vicios.
Siéntanse

CONSTANTINO:

               Sentaos, pues, que vuestro amor
               ha de ser mi guía.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 093 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Salen MACRINO y un RELATOR
MACRINO:

               Señor,
               ya tienes en tu presencia
               presos a quien dar audiencia.
Salen los PRESOS,
y van llegando como
los van nombrando

CONSTANTINO:

               Diga, pues, el Relator,
               ¿por qué está aqueste hombre preso?

RELATOR:

               Es un ladrón afamado
               que, como reza el proceso,
               ha estado ya sentenciado
               otra vez a ahorcar.

CONSTANTINO:

               ¿Por eso?

RELATOR:

               Sí, que son de precio extraño
               los hurtos que en solo un año
               en Constantinopla ha hecho.

CONSTANTINO:

               Hágale muy buen provecho;
               soltarle, no le hagáis daño.
               Licurgo Lacedemón,
               cuyas sabias leyes sigo,
               estableció, y con razón,
               que no le diesen castigo
               por ningún hurto al ladrón.
               Pues sus leyes os enseño,
               soltarle, que no es pequeño
               el peligro a que se arroja
               de que en las manos le coja
               el hurto al ladrón su dueño.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


MACRINO:

               ¡Buenos jueces!

RELATOR:

               ¡Extremados!

MACRINO:

               Serán, con tal libertad,
               ladrones los más honrados.

CONSTANTINO:

               Quiero que haya en mi ciudad
               castigo de descuidados;
               hurta sin que te corrija
               el temor.

LADRÓN:

               Tu imperio rija
               desde el Indo Batro al Tibre.
Vase

CONSTANTINO:

               Anda con Dios, vete libre.

MACRINO:

               (No sé de esto qué colija.) (-Aparte-)

CONSTANTINO:

               Venga otro preso.

RELATOR:

               Este mozo
               ha que está en el calabozo
               un mes.

LIDORA:

               ¿Y por qué desastre?

RELATOR:

               Porque hurta, siendo sastre,
               sin máscara ni rebozo
               la mitad de todo cuanto
               corta.

LIDORA:

               Ya es inclinación
               muy antigua; no me espanto,
               si han de vestir un pendón
               que crece y que dura tanto.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Yo remediaré este daño
               sin que haya más engaño,
               ni los prendan más por eso;
               tomen por medida y peso
               de hoy más, los sastres el paño,
               y después que esté cosido,
               cuando lo vuelvan a dar,
               sea pesando el vestido,
               y así no podrán hurtar.
Vase el SASTRE

LIDORA:

               Traza de tu ingenio ha sido.

CONSTANTINO:

               Otro.

RELATOR:

               Éste es un casado
               que ha un año que no hace vida
               con su mujer, y hanle hallado
               con otra mujer perdida
               dos noches.

CONSTANTINO:

               No es gran pecado.
               Ven acá, ¿cuánto ha que estás
               casado o cansado, y das
               sustento a mujer y casa?

HOMBRE:

               Señor, de diez años pasa.

CONSTANTINO:

               Pobre de ti, ¿diez?

HOMBRE:

               Y aún más.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Suficientes eran dos
               para hacerte padecer
               un infierno; anda con Dios,
               mártir eres de mujer,
               no hagáis más vida los dos.
Vase el HOMBRE
               Y pregónese en mi nombre,
               aunque mi imperio se asombre,
               de mandatos tan extraños,
               que de cuatro en cuatro años
               remude mujer el hombre.

RELATOR:

               ¿Vos contra la ley cristiana?

CONSTANTINO:

               No importa, otra ley me avisa
               que fuera cosa bien sana
               el mudar como camisa
               la mujer cada semana.

MACRINO:

               (¡Ay Grecia, que vas perdida!) (-Aparte-)

CONSTANTINO:

               La experiencia me convida
               hacerlo de aquesta forma;
               que no hay más pesada corma
               que una mujer de por vida.
               ¿Por qué estáis preso?

RELATOR:

               Señor,
               en un horno echar le han visto
               con herético furor,
               cuando ardiendo estaba, un Cristo,
               y aún afirma en el error
               del emperador León,
               autor de blasfemiás tantas,
               que cuantos adoración
               a las imágenes santas
               diesen, idólatras son.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Dice la verdad más cierta
               de cuantas mi ley concierta;
               sólo a Dios se ha de adorar
               del cielo, y no idolatrar
               un palo o estatua muerta.
               Y publique Grecia luego
               que honrar simulacros tantos
               es error de herejes ciego;
               las imágenes de santos
               se quemen, haciendo un fuego
               público, pena de muerte.

RELATOR:

               Vuelve, gran señor, en ti.

CONSTANTINO:

               A Dios honro de esta suerte.
               ¿Contradíceslo tú?


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


RELATOR:

               Sí.
               Oye, Emperador, advierte.
               La adoración que se aplica
               a la imagen, prenda rica
               de nuestra humana miseria,
               no es por ella o su materia,
               más por lo que significa.
               Es la imagen como historia
               que nos trae a la memoria
               en los católicos templos
               los portentosos ejemplos
               de los que están en la Gloria.
               Si porque de palo son
               o plata, los adorara
               la cristiana religión
               y adelante no pasara
               nuestra justa devoción,
               fuera idólatra sin duda
               quien una imagen desnuda
               reverenciara, y tuviera
               por Dios y favor pidiera
               a un palo, a una tabla ayuda.
               Mas, como tu sello real
               se estima en tu propia cuenta,
               no porque es de oro o metal,
               sino porque representa
               tu dignidad imperial,
               y de quien le depreciara
               y en las llamas le arrojara
               se agraviara tu corona,
               cual en tu misma persona
               su locura ejecutara,
               de esa suerte, pues, la gente
               que de la inmortal presencia
               de los santos vive ausente,
               su memoria reverencia
               en sus tablas solamente.
               Y si con error tan ciego
               mandas que tu imperio griego
               queme sus santas figuras,
               los mismos santos procuras
               echar también en el fuego.

Levántanse


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Prended a aqueste hablador;
               veamos si hay algún santo
               que venga a darle favor;
               y esté sin comer en tanto
               que defendiese este error,
               que debajo de los pies
               los he de poner, pues es
               idólatra quien los precia.
               Bien parece que eres, Grecia,
               la república al revés.
Vanse.
Salen el REY de Chipre y ROSELIO

ROSELIO:

               Según dijo el marinero,
               las olas del mar amargo
               tomaron, padre, A su cargo
               vengar nuestro agravio fiero;
               que escondiendo en su profundo
               su lascivo cuerpo, intenta
               que sepultando tu afrenta
               no venga a saberla el mundo.
               A Chipre puedes volverte;
               que si Carola ha manchado
               su honor, el mar ha lavado
               la mancha, con darla muerte.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


REY:

               ¿Cómo ha de poder lavar
               el mar mi justo dolor,
               si para manchas de honor
               es poca el agua del mar?
               ¡Ay, Roselio, que no puedo
               persuadirme a que la infanta
               fue autora de culpa tanta,
               y temo que ha sido enredo
               del infame emperador!

ROSELIO:

               A mí, la propia sospecha
               me tiene el alma deshecha.

REY:

               Oye, que viene un pastor,
               y en este desierto quiero
               saber en qué parte estoy.
Sale LEONCIO, de pastor

LEONCIO:

               Cielo airado, ¿dónde voy?
               ¿Qué pretendo? ¿En quién espero?
               Mi suerte vil, ¿qué procura?
               ¿De quién huyo, si conmigo
               traigo el mayor enemigo,
               que es la falta de ventura?
               ¡Ah Fortuna vil! ¿Así
               das a Leoncio sosiego?
               ¿Es éste el imperio griego
               y mundo que abierto vi?
               Mas, cómo juegas y burlas,
               burláronme tus quimeras,
               tú me afrentarás de veras,
               pues que me honraste de burlas.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


REY:

               ¡Leoncio! ¡Oh, dichoso el día
               en que el cielo soberano
               quiere, que vengue mi mano
               vuestra deshonra y la mía!
Cógenle los dos y sacan las dagas
               ¡Ah, traidor! Aquí tu insulto
               me pagarás sin huír;
               que Dios sabe descubrir
               lo más secreto y oculto.

LEONCIO:

               ¿Roselio? Rey, gran señor
               detente, escucha primero.

ROSELIO:

               ¡Ah, lobo vil, que el cordero
               despedazas de mi honor!
               ¿Qué injuria te hice jamás
               que así mi sangre deshonras?

REY:

               Ladrón crüel de las honras,
               yo haré que no robes más.

LEONCIO:

               Si con mi muerte te pagas
               de tu agravio, morir quiero;
               mas óyeme rey, primero,
               para que te satisfagas;
               que ese furor ya imagino
               y sé que debe de ser
               por haberte hecho creer
               que te afrenté, Constantino.
               Mas la noche que a Carola
               de esposa la mano dió
               en su lugar pretendió,
               gozar a su dama sola,
               y dándome de ello cuenta,
               me mandó que procurase
               cómo la infanta quedase
               ignorante de esta afrenta.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


LEONCIO:

               Yo, que en la amorosa llama
               de Lidora me encendí,
               al revés la traza di,
               y trocando cuadra y cama,
               su esposa el césar gozó,
               que era Lidora creyendo,
               y al mismo tiempo fingiendo
               que era Constantino yo,
               en nombre suyo gocé
               la hermosura de Lidora,
               y a la infanta, mi señora,
               de aquesta suerte vengué.
               Y en este fingido traje,
               temiendo fuese sabida
               mi traza, libré la vida.
               Si esto ha sido hacerte ultraje,
               mátame, rey, mas no creo
               que lo juzgarás portal.

REY:

               Antes muestras de leal,
               Leoncio, en tu rostro veo;
               yo estoy cierto que has contado
               la verdad, porque acá dentro
               el corazón en su centro
               así lo había adivinado.
               Roselio, ¿qué te parece
               si fue cierto mi temor?

ROSELIO:

               Estoy confuso.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


REY:

               ¡Ah traidor
               Constantino! Bien parece
               que eres griego, descendiente
               de Ulises y sus engaños.
               No corte el hilo a mis años
               la Parca, que venir siente
               mi vejez larga y prolija,
               hasta que asuele tu imperio;
               .................. [-erio]
               vengue mi difunta hija.

LEONCIO:

               ¡Válgame Dios!, pues ¿es muerta?

REY:

               ¡Ay, Leoncio amigo, sí,
               ya murió! Mas vive en mí
               su venganza.

LEONCIO:

               Será cierta,
               si a tu reino luego partes
               y embarcando armas y gente
               sobre Grecia de repente
               pusieres tus estandartes
               en las famosas almenas
               de Constantinopla, adonde
               nuestro enemigo se esconde;
               que mientras tu campo ordenas,
               yo en persona partiré
               a las legiones que están
               sin caudillo y capitán
               en Armenia, y las haré
               amotinarse y venir
               contra este desatinado
               que a todos nos ha afrentado.
               Fácil será persuadir
               al ejército que haga
               esto, y más que los soldados
               se ven de él menospreciados
               y ha un año que no les paga.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


REY:

               Pues con aquesa esperanza
               yo me parto.

LEONCIO:

               Y yo también.

REY:

               Muerte, tu curso detén
               hasta que me des venganza.
Vanse.
Sale LIDORA, con CAMILA a
tocarse al espejo, y siéntase

CAMILA:

               ¿Qué vestido has de ponerte?

LIDORA:

               Cualquiera; saca el morado
               sobre tela acuchillado.

CAMILA:

               Triste estás de aquesta suerte.

LIDORA:

               ¿Triste? ni por pensamiento;
               lo morado, ¿no es amor?

CAMILA:

               Sí; pero aquese color
               es de cuaresma o adviento.

LIDORA:

               Salga el turquesado, pues.

CAMILA:

               Deja lo azul a los cielos,
               no te pronostiques celos;
               el de rosa seca es
               buen color y grave.

LIDORA:

               Quita
               allá tanta terquedad;
               que la rosa de mi edad
               ni está seca ni marchita.

CAMILA:

               Ponte el de flor de romero.

LIDORA:

               La color es extremada,
               pero el nombre no me agrada.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CAMILA:

               ¿No le quieres?

LIDORA:

               No le quiero.

CAMILA:

               ¿Qué es la causa porque cobres
               odio al romero?

LIDORA:

               ¿No ves
               que huele a pobreza y es
               la pastilla de los pobres?

CAMILA:

               Pues traeréte el verde obscuro.

LIDORA:

               Verde obscuro, ¿qué mudanza
               entristece mi esperanza?
               ¿No vive mi amor seguro?

CAMILA:

               Ponte el blanco.

LIDORA:

               Es de novel
               que se arma caballero.

CAMILA:

               ¿Pajizo?

LIDORA:

               No desespero.

CAMILA:

               ¿Encarnado?

LIDORA:

               Es muy cruel.

CAMILA:

               ¿Verdemar?

LIDORA:

               No me contenta,
               que esperanza puesta en mar
               o se tiene de anegar
               o ha de padecer tormenta.

CAMILA:

               El leonado es a mi gusto.

LIDORA:

               No me llamo yo Leonora
               ni estoy congojada ahora.

CAMILA:

               Ponte el negro.

LIDORA:

               De ese gusto
               ningún color se le iguala,
               por eso con él me alegro,
               que sale sobre lo negro
               por extremo cualquier gala.
               Ponle los botones de oro
               porque no digan que es luto.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 106 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Sale CONSTANTINO
CONSTANTINO:

               A darte viene tributo
               el amor con que te adoro.
               La sala de mi consejo,
               llena de mil negociantes
               y embajadas importantes
               sólo por tu causa dejo,
               que tiene que negociar
               mil cosas contigo el alma
               y vive sin verte en calma.

LIDORA:

               Déjame, mi bien, tocar.
               Por fuerza has, señor, de ver
               mis faltas. ¡No me dejaras
               tocar primero!

CONSTANTINO:

               Dos caras
               suelen dar a la mujer,
               una hermosa y otra fea;
               la hermosa es cuando compuesta
               hace al gusto plato y fiesta
               y los sentidos recrea.
               Pero cuando se levanta
               dicen que pone temor,
               que una cara en borrador
               no enamora, sino espanta.
               De ti otro tanto juzgara
               a no venirte así a ver,
               mas ya sé que, aunque mujer,
               no tienes más de una cara.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 107 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


LIDORA:

               Reír me has hecho; alza más
               aquese espejo.

CONSTANTINO:

               ¿Está bien?

LIDORA:

               Sí; aquesos cabellos ten.

CONSTANTINO:

               Los rayos del sol dirás.

LIDORA:

               ¿Estoy a tu gusto?

CONSTANTINO:

               Sí.

LIDORA:

               Pues no sé cómo, que dejo
               de mirarme en el espejo,
               mi bien, por mirarme en ti.

CONSTANTINO:

               Suelta estos pocos cabellos
               al descuido, que es donaire
               verte el rostro cuando el aire
               está jugando con ellos.
               Ahora que te has tocado,
               mírate bien, cara esposa,
               verás si es mi dama hermosa
               y si estoy bien empleado.

LIDORA:

               No por cierto; más mereces,
               que es fea y de necio trato,
               mírate tú en tu retrato
               y verás cuán bien pareces.
Mírase CONSTANTINO en el espejo
y espántase

CONSTANTINO:

               ¡Ay!

LIDORA:

               ¿Qué has visto?

CONSTANTINO:

               Un hombre armado
               del propio rostro y figura
               de Leoncio, que procura
               matarme.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 108 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


LIDORA:

               ¡Lindo has estado!
               ¿pensabas burlarme así?

CONSTANTINO:

               ¿Turbárame a no ser cierto
               lo que he visto?

LIDORA:

               ¿A Leoncio muerto
               no le trajeron aquí?
               Calla, que ése es devaneo.

CONSTANTINO:

               ¡Ay cielos! Quítale allá.
               ¿No le has visto cual está?
Vuelve a mirarse

LIDORA:

               Sola aquí mi imagen veo.

CONSTANTINO:

               Alguna hechicera vil
               me pretende dar la muerte
               con hechizos de esa suerte;
               y si es encanto sutil
               no hago de hechizos caso
               que soy otro Ulises yo.
               Leoncio ya se murió,
               ¿qué mal puede hacerme?
Salen un MARINERO y MACRINO

MARINERO:

               Paso.

MACRINO:

               Aguárdate allá, grosero.

MARINERO:

               Si está aquí el emperador
               téngole de hablar. Señor,
               yo, que un pobre marinero
               soy, he sabido que das
               premio a quien noticia tiene
               de la emperatriz Irene.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Tiénesla tú?

MARINERO:

               Sí; sabrás
               que en los montes más cercanos
               de Constantinopla está,
               y fácilmente vendrá,
               ella y Carola a tus manos,
               porque si no es un pastor
               no tienen otra defensa.

CONSTANTINO:

               Digno eres de paga inmensa;
               premiaráte mi favor.
               Y a fe que ha de ser de traza
               que en vida y trato mejores.
               Llamadme mis cazadores,
               que quiero salir a caza.

LIDORA:

               Pues yo os he de acompañar,
               que una caza como aquésa
               promete famosa presa.

CONSTANTINO:

               A mi madre he de cazar;
               que pues su vida me mata,
               matarla por vivir quiero.

LIDORA:

               Camila, dame el baquero
               de verde y hojas de plata.

Vanse.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Salen LEONCIO de pastor, y SOLDADOS
LEONCIO:

               Soldados del griego imperio;
               capitanes valerosos
               de vuestra patria defensa,
               de los contrarios asombro;
               vosotros que tantas veces
               las banderas habéis roto
               de la multitud morisca,
               y a quien tiembla el mundo todo;
               vosotros que habéis vencido
               tantos bárbaros remotos,
               como son: tártaros, persas,
               húngaros, polacos, godos;
               vosotros, griegos, en fin,
               ¿consentís que os rija un mozo,
               un emperador hereje,
               un disparatado, un loco?
               ¿Qué es de vuestro valor, griegos?
               ¿Qué es del renombre glorioso
               con que el magno Constantino
               pasó aquí su imperial trono?
               ¿Sabéis a qué Augusto César
               honran las hojas de Apolo?
               ¿Queréis ver que hazañas hace?
               Escuchadme, pues, un poco.
               A la emperatriz Irene,
               que acaudillándoos a todos,
               con ser mujer, dejó atrás
               los hechos del Macedonio,
               prendió, y queriendo matarla,
               huyó a los desiertos solos,
               donde desterrada habita
               entre tigres pardos y osos.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


LEONCIO:

               La hija del rey Chipre,
               a quien dió mano de esposo,
               fue por él menospreciada
               la noche del desposorio,
               y con una dama suya
               casada otra vez, ha roto
               la ley de Dios retirando
               el primero matrimonio.
               Los senadores ha muerto,
               desterrado vive Andronio,
               y premiando a quien me mate
               huyo en este traje tosco.
               Pero todo aquesto es nada,
               que de lo que más me asombro,
               es que a Dios pierde el respeto.
               Los simulacros devotos
               de Cristo y su madre y santos
               echa en el fuego furioso
               y la adoración les niega;
               prisiones y calabozos
               de mil católicos llenos,
               para el martirio están prontos,
               por no seguir las blasfemias
               de este bárbaro furioso.
               ¿Este emperador tenéis,
               capitanes belicosos?
               ¿Éste consentís que viva?
               ¿Acaso es por los tesoros
               que con vosotros reparte?
               Yo sé que no; porque sólo
               los gozan los lisonjeros,
               truhanes, rameras y otros
               semejantes en sus vicios,
               pues ha un año que estáis todos
               sin pagas y despreciados.
               ¡Alto, soldados famosos!
               Sacudid este vil peso
               de vuestros honrados hombros,
               y muera aqueste tirano
               de Grecia y del mundo oprobio.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 112 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


UNO:

               ¡Leoncio, semper augusto,
               viva y reine!

TODOS:

               ¡Viva Leoncio!

LEONCIO:

               No, soldados, otro habrá
               más digno del cargo honroso
               que me dais.

TODOS:

               ¡Leoncio viva!

LEONCIO:

               Legiones de Armenia, hoy pongo
               en vuestras manos mi vida,

TODOS:

               ¡Viva Leoncio! ¡Viva Leoncio!

LEONCIO:

               Pues emperador me hacéis,
               desde hoy a mi cargo tomo
               vuestra defensa; marchad
               a Constantinopla todos,
               que allí el de Chipre me aguarda
               con armas, gente y socorro
               en venganza de su injuria.
               ¡Cielo benigno y piadoso,
               ya miro cierto y cumplido
               el pronóstico dichoso
               de mi imperio; no permitas
               que tenga fin lastimoso!
               ¡Alto, a Grecia, capitanes,
               que os aguardan sus tesoros!

UNO:

               ¡Muera el loco Constantino!

TODOS:

               ¡Viva Leoncio! ¡Viva Leoncio!

Vanse, llevándole en brazos;
suena dentro ruido de caja y gritan.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 113 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Salen CONSTANTINO, MACRINO y otros


CONSTANTINO:

               No vengo a cazar fieras ni es mi intento
               que tras el oso o tigre el lebrel ladre;
               cesen las voces que atronáis el viento,
               que aquesta caza no es razón que os cuadre.
               Si en ella pretendéis darme contento,
               en vez de jabalí cazad mi madre,
               que ella es la presa que pretendo sola.
Sale LIDORA de caza

LIDORA:

               Cazadores, ¿qué hacéis? Dadme a Carola.

CONSTANTINO:

               ¡Oh, mi nueva Dïana! A veros Febo
               en ese traje, que érades creyera
               su antigua Dafne, y con curso nuevo
               segunda vez gozaros pretendiera.

LIDORA:

               Como sólo con vos el gusto cebo,
               Dafne esquiva para Febo fuera
               vueltos laurel mis desdeñosos brazos,
               que sólo son de vuestro cuello lazos.

CONSTANTINO:

               El sol, que aquese disfavor escucha,
               intenta, por vengarse, que os ofenda
               de su luz el calor que ahora es mucha;
               haced, mi bien, que os armen una tienda
               al pie de aquella encina, mientras lucha
               mi amor con vuestra ausencia, porque emprenda
               el fin que intento, y vuestro gusto trace
               cuando a mi madre con Carola cace.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 114 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


LIDORA:

               Pedidme albricias cuando halléis la infanta,
               que a fe que he de intentar nuevos favores,
               y porque Apolo su cenit levanta,
               adiós, querido esposo.

CONSTANTINO:

               Adiós, amores.
               ¡Alto, amigos! No quede peña o planta
               que no busquéis, pues de los cazadores
               el que hoy lo fuese de mi madre Irene
               ser cazador mayor por premio tiene.

CAZADOR 1:

               Dichoso quien tuviere tal ventura;
               señores, cada cual tome el camino
               distinto y busque sólo la espesura.

CAZADOR 2:

               Bien dices; irme sólo determino.

CONSTANTINO:

               Gana de dormir tengo.

MACRINO:

               Pues procura
               al margen de este arroyo cristalino
               recostarte, o al pie de aquellas hayas,
               que yo te guardaré.

CONSTANTINO:

               Pues no te vayas.
Échase a dormir

MACRINO:

               El apacible sitio me convida
               de aquella zarza con taray funesto
               y parras enlazada y retejida.
               Adiós, durmióse; el sueño tiene presto;
               a mi zarza me voy que en ella anida
               un ruiseñor y es agradable el puesto.
               ¡Que el sueño ponga á un hombre de esta suerte!
               Bien dicen que es imagen de la muerte.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 115 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Échase a dormir. Descúbrese una rueda grande,
a cuyos pies estará CONSTANTINO durmiendo, y en la
cumbre estará asentada IRENE, armada, con espada, mundo y
corona, y a un lado CAROLA, que va subiendo, y a otro LEONCIO,
cabeza abajo, como que se precipita; y a una parte la FORTUNA,
vendados los ojos, la cual dice primero de dentro

 
FORTUNA:

               Ah, Constantino!

CONSTANTINO:

               ¿Quién mi sueño asalta?

FORTUNA:

               La que es más variable que la luna;
               la que al tiempo mejor se muda y salta.

CONSTANTINO:

               ¿Qué quieres, diosa ciega e importuna?

FORTUNA:

               Tu silla derribar, que está muy alta.
Descúbrese la rueda

CONSTANTINO:

               ¿Qué rueda es ésa?

FORTUNA:

               La de la Fortuna.

CONSTANTINO:

               ¿No estaba encima yo, mudable rueda?
               Pues ¿cómo estoy abajo?

FORTUNA:

               Como rueda.

CONSTANTINO:

               ¿Quién es aquella, pues, que en lo alto tiene
               el trono que he heredado de mi padre?

FORTUNA:

               Ésta es, crüel, la emperatriz Irene,
               que ya se menosprecia en ser tu madre;
               presto verás que a castigarte viene,
               pues porque al cielo tu castigo cuadre,
               a cuyos santos das tantos enojos,
               te ha de sacar aquesos viles ojos.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 116 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               Temerosa visión, Fortuna loca,
               ¿portan pequeña culpa, pena tanta?

FORTUNA:

                Según la que mereces, ésta es poca.

CONSTANTINO:

               ¿Quién es ésa que sube y se levanta
               en tu rueda, que a envidia me provoca?

FORTUNA:

               Carola es ésta, la inocente infanta
               a quien risueña, su fortuna esquiva,
               la mano ha dado porque suba arriba.

CONSTANTINO:

               Su virtud lo merece; y ¿qué soldado
               es aquél, diosa fácil, a quien quitas
               la corona imperial que le habías dado
               y al suelo de tan alto precipitas?

FORTUNA:

               Leoncio es, que el imperio te ha quitado,
               a quien prenderá Irene.

CONSTANTINO:

               Al fin limitas
               en el caer, si en el subir; ¿y es cierto
               que es emperador?

FORTUNA:

               Sí.

CONSTANTINO:

               Pues ¿no era muerto?

FORTUNA:

               Vida tirana por tu daño tiene,
               y ya llega a prenderte.

CONSTANTINO:

               ¡Ah, de mi guarda!
Ciérrase la apariencia
               ¡Filipo! ¡Lesbio! ¡Alesio! ¿nadie viene?
               ¡Ah, Macrino!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 117 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Sale MACRINO
MACRINO:

               Señor, ¿quién te acobarda?

CONSTANTINO:

               Prende a Leoncio, da la muerte a Irene,
               saca la espada.

MACRINO:

               Ya la saco, aguarda.

CONSTANTINO:

               Mata a Carola.

MACRINO:

               Ten, señor, sosiego.

CONSTANTINO:

               ¿A Leoncio no ves monarca griego?

MACRINO:

               Soñando estás, que no hay persona alguna
               en todo aquesto que inquietarte pueda.

CONSTANTINO:

               Luego ¿no ves la rueda de Fortuna?

MACRINO:

               ¿Qué rueda o qué Fortuna?

CONSTANTINO:

               Vi su rueda,
               y en ella, hasta la esfera de la luna,
               está mi madre, que en su cumbre queda.
               Sube Carola, cae Leoncio al suelo,
               y yo, abatido, mi prisión recelo.

MACRINO:

               Déjate de eso, gran señor, sosiega,
               pues, es creer en sueños, desatino.

CONSTANTINO:

               ¿Leoncio, cielos, en mi silla griega?
Salen dos CRIADOS, uno tras otro

CRIADO 1:

               Huye la muerte, invicto Constantino,
               que ya Leoncio en busca tuya llega
               con la gente de Armenia.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 118 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO:

               ¿Ves, Macrino,
               cómo soñé verdad?

CRIADO 1:

               Toda tu gente
               le llama augusto césar del oriente.
               Entró en Constantinopla, y en la plaza
               la corona le dió su patriarca,
               y sabiendo que aquí viniste a caza,
               te viene a dar la muerte.

CRIADO 2:

               Gran monarca,
               el de Chipre las olas embaraza
               al pie de aqueste monte, echando a tierra
               gran multitud de gente en son de guerra.

CONSTANTINO:

               ¡Todos son contra mí! Mas no me espanto,
               que he sido contra todos, ¿No hay do pueda
               huir la muerte, pues el cielo santo
               es mi enemigo y su favor me veda?
               Seguí mis torpes vicios hasta tanto
               que me han puesto debajo de tu rueda,
               Fortuna vil. ¿Por qué razón me infamas?
               ¡Mas, ay, que eché los santos en las llamas!
Vanse.
Sale CAROLA vestida de pieles

CAROLA:

               Ya creí, Fortuna airada,
               que viviendo entre las fieras
               me dejaras y estuvieras
               con mis desdichas vengada.
               Mas, pues hasta aquí me sigues,
               mi muerte te es de importancia,
               dime, pues, ¿por qué ganancia,
               Fortuna vil, me persigues?
               ¿Cuándo entiendes de poner
               fin a tu venganza fiera?
               Tenme lástima, siquiera
               por ser, como tú, mujer.
               Mas--¡ay cielos!--que imagino
               que ya mi fin se llegó.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 119 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Tocan de dentro cajas.
Salen marchando LEONCIO y
SOLDADOS
LEONCIO:

               No seré emperador yo
               mientras viva Constantino.
               Buscadle, que mi rigor
               en su oprobio y vituperio,
               me trae por cazar su imperio,
               a caza del cazador.
               Pero ¿qúé mujer es ésta
               que aquí llora, triste y sola?
               Cielos, ¿no es ésta Carola,
               infanta? Haga Chipre fiesta,
               si sois vos; albricias pida
               la Fama por tantos bienes.

CAROLA:

               ¿Qué es esto Leoncio? ¿Vienes
               para dar fin a mi vida?
               ¿Envía por mí el augusto
               Constantino?

LEONCIO:

               Yo, señora,
               soy solo el augusto ahora,
               que de vuestro gusto gusto.
               El lauro imperial me ha dado
               Grecia de todo el oriente,
               y de que estáis inocente
               el rey de Chipre informado.
               Justas venganzas concierta
               y con ejército viene
               en mi favor, aunque os tiene
               él y Roselio por muerta.
               Yo le dejé satisfecho
               de vuestro mucho valor.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 120 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CAROLA:

               Si resucita mi honor,
               cielo, poco mal me has hecho.

LEONCIO:

               ¿Quién os pudo sustentar
               sola en aquesta espesura?

CAROLA:

               Quiso mi suerte y ventura
               que, habiéndome echado al mar
               casi muerta, a tierra vino
               a darme el vital favor
               Irene, con un pastor
               que, huyendo de Constantino,
               en este desierto tiene
               más amparo que en su hijo.

LEONCIO:

               (Ya mi perdición colijo, (-Aparte-)
               si halla mi campo a Irene.
               Importaráme quitarla,
               si quiero imperar, la vida
               antes que sea conocida.)
               ¿Dónde, infanta, podré hallarla?

CAROLA:

               ¿Qué es lo que quieres hacer?

LEONCIO:

               ¿Que? Respetarla y tenella
               por señora, pues es ella
               quien me ha dado vida y ser.
               (Otro intenta el corazón.) (-Aparte-)

CAROLA:

               Si eso es así, vamos donde
               de su propio hijo se esconde.

LEONCIO:

               (Ya temo mi perdición.) (-Aparte-)
Gritan adentro

TODOS:

               ¡Viva Irene, viva Irene!

LEONCIO:

               (¿Qué es esto, Fortuna esquiva?) (-Aparte-)

TODOS:

               ¡Viva Irene, Irene viva!

OTRO:

                A Irene el imperio viene.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 121 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Sale un SOLDADO
SOLDADO:

               Todo tu campo, señor,
               se amotina; en salvo ponte,
               que hallando a Irene en el monte
               huyendo con un pastor,
               el ejército la aclama
               por emperatriz augusta
               y ya de tu muerte gusta
               y a voces tu nombre infama.

LEONCIO:

               ¡Ah! ¡Varïable Fortuna,
               qué poco estuviste queda!
               ¡Subírteme en tu vil rueda
               hasta el cerco de la luna,
               y ya me vences y ultrajas!

TODOS:

               ¡Viva Irene, Irene viva!

LEONCIO:

               ¿Por qué me subiste arriba
               pues que tan presto me abajas?

UNO:

               Emperatriz es Irene,
               ella viva, Leoncio muera.

CAROLA:

               ¡Cielos! Pues Irene impera,
               ¿qué aguardo? Pero ya viene.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 122 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Salen IRENE y SOLDADOS
IRENE:

               A lo menos en prisión,
               soldados, es bien que esté
               quien a su emperador fue
               traidor; que, si por razón
               me da que sus desvaríos
               le obligaron a negarle
               la obediencia y a quitarle
               su imperio y sus señoríos,
               responderé que no hay ley
               ni razón ninguna hallo
               con que despoje un vasallo,
               por malo que sea, a su rey.
               No quiero la muerte darte,
               aunque la pida tu error,
               que un hereje emperador
               a aqueso pudo obligarte.
               Pero con tenerte preso
               castigaré tu traición.

LEONCIO:

               Tus pies en mi boca pon,
               pues mi locura confieso,
               goces señora mil años
               del mundo la redondez,
               que te conoce otra vez
               por su augusta.

IRENE:

               Ya los daños
               de nuestra persecución,
               infanta, se han acabado;
               ya el cielo aclaró el nublado
               de su obscura confusión.
               Vos imperaréis conmigo,
               dadme los brazos.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 123 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CAROLA:

               Ya he dado
               por feliz mi mal pasado.

IRENE:

               Buscad a aquese enemigo.
               Castigaré la malicia
               con que a tantos ofendió,
               que, aunque soy su madre yo,
               es mi madre la justicia.
               Pero ¿qué es esto?
Suenan cajas. Salen marchando el REY de Chipre,
ROSELIO y SOLDADOS, y sacan a LIDORA y a CONSTANTINO.
Sin espada sale también ANDRONIO

REY:

               ¡Tirano!
               De los hombres destrucción,
               para tu imperio Nerón,
               para tu Dios Diocleciano.
               El cielo, que tu mal traza,
               me forzó a desembarcar
               donde pudiese vengar
               mi injuria.

CONSTANTINO:

               ¡Ah infelice caza!

CAROLA:

               ¿Mi padre no es el que aquí,
               cielos, con mi hermano veo?
               ¡Padre mío!

REY:

               ¡Si el deseo
               no me hace salir de mí!
               ¿Carola es ésta?, Mas no,
               que es muerta. ¡Fortuna esquiva!


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 124 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


ROSELIO:

               Bella hermana, ¿que estás viva?

CAROLA:

               Sola mi pena murió.
               Dejóme la vida el mar
               que vosotros perseguistes.

REY:

               Años largos, canas tristes,
               bien os podéis alegrar.
               Aquesos brazos enlaza
               a aquesta vejez prolija,
               y muera yo luego, hija.

TARSO:

               ¡Dichosa y alegre caza!

CAROLA:

               Habla a la emperatriz griega.

REY:

               ¿A quién?

CAROLA:

               A Irene, por quien
               hoy nos vino tanto bien,
               y a quien Grecia alegre entrega
               el imperio que otra vez
               gozó.

REY:

               Qué, ¿aquí estáis señora?
               A la cumbre llegó ahora
               de sus dichas mi vejez.
               Y pues el cielo ha querido
               que otra vez por tal misterio
               subáis al famoso imperio
               que este tirano ha perdido,
               juzgadle, señora, vos,
               que aunque escondido le hallé
               y en él vengar intenté
               mis injurias, pues que Dios
               os hizo juez superior,
               su castigo ejecutad
               como madre con piedad,
               y como juez con rigor.
               También esta mujer,loca
               por vos juzgada ha de ser,
               aunque el ser como es mujer
               a lástima me provoca.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 125 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


IRENE:

               Yo recibo, sabio rey,
               los presos de vuestra mano,
               y si en Roma hubo un Trajano
               tan observante en su ley,
               dejar en Grecia colijo
               memoria que al mundo cuadre,
               sacando, aunque soy su madre,
               los ojos de un traidor hijo.

CAROLA:

               Eso no, si es justa cosa
               que en aquesta ocasión llegue
               a vuestras plantas y ruegue
               por Constantino su esposa.
               Perdonadle, si merezco
               su vida; llegad los dos.

IRENE:

               Juez de la causa de Dios
               he de ser. No me enternezco
               con ruegos. Llevadle preso
               a una torre y denme cargos
               todos de sus vicios largos,
               que sustanciado el proceso,
               sin que me ablanden los llantos
               de su esposa, haré de modo
               que quede vengado todo
               el mundo, Dios y los santos.
               Esa mujer que os sirvió,
               por vos sea castigada,
               que, pues fue vuestra criada
               y siéndolo os injurió,
               infanta, el mayor castigo
               que al presente puedo darla
               me parece es entregarla
               a su mayor enemigo.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 126 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


CAROLA:

               Pues no lo tengo de ser
               con ella en esta ocasión;
               antes, sí mi intercesión
               con vos algo ha de poder,
               os suplico perdonéis
               a Leoncio desde ahora,
               como reciba a Lidora,
               por mujer. si os parecéis.

IRENE:

               Que se casen es razón.
               Emperadores han sido
               y a un mismo tiempo han caído
               del imperio y su ambición.
               Sea su esposa, y si lo niega
               dadle muerte.

LEONCIO:

               Yo, señora,
               digo que quiero a Lidora.

LIDORA:

               ¡Yo y todo! ¡Ay, Fortuna ciega!

IRENE:

               De secretario mayor,
               Tarso, el oficio tendrás,
               y con el cargo darás
               indicios de tu valor
               digno, que le envidió el mundo.

TARSO:

               Tus pies imperiales beso.

IRENE:

               No estoy contenta con eso,
               en premiarte más me fundo.

TARSO:

               Das señora testimonio
               de quien eres. Ya estoy rico.

REY:

               Pues yo también os suplico
               que, dando perdón a Andronio,
               le volváis a su privanza,
               que huyendo de Constantino
               a valerse de mí vino.

TARSO:

              Baste la burla en venganza
              que le hice disfrazado
              de mujer.

IRENE:

               Yo, Rey, concedo
               cuanto pidáis.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 127 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


REY:

               Y yo quedo
               por mil partes obligado.

IRENE:

               ¿Dónde al príncipe mi nieto
               dejaste, Tarso?

TARSO:

               Escondido
               en un roble le he tenido,
               temiendo el mortal aprieto
               en que la persecución
               nos puso de Constantino.

IRENE:

               En su nombre determino
               gozar de la posesión
               del imperio; ve por él,
               y a Constantinopla vamos
               donde bautizar le hagamos.

CAROLA:

               Yo con mi padre y con él
               irme a Chipre determino,
               porque no podré sufrir
               en toda Grecia vivir
               viendo preso a Constantino.

IRENE:

               Quédese, pues, el infante
               por general de la guerra
               en todo mi imperio y tierra,
               que de este cargo importante
               es digno.

ROSELIO:

               Tus plantas beso.

IRENE:

               ¡Alto! ¡A mi corte, soldados,
               que en ella seréis premiados
               como merecéis.

TODOS:

               Con eso
               danos, señora, esos pies.

UNO:

               ¡Viva Irene!

TODOS:

               ¡Viva Irene!

TARSO:

               Este fin, senado, tiene
               la república al revés.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III