La república al revés: 087

Pág. 087 de 127
La república al revés Acto III Tirso de Molina


Sale TARSO, de pastor.
Dentro CAROLA y un MARINERO
TARSO:

               En tus fieras piedad, mas no en los hombres,
               pienso hallar monte espeso,
               que ya en los hambres tu aspereza fundo.
               Trocad, brutos, los nombres
               por ellos, que por más brutos confieso
               los que hombres llama el engañado mundo;
               un príncipe iracundo
               que a su madre ha querido dar la muerte,
               hace que de esta suerte
               huya, porque de su tirana furia
               estorbe aquesta injuria.
               Mi habitación seréis áspero monte,
               sepa vuestro horizonte
               que hoy a habitar vuestra esperanza viene,
               Tarso, el pastor que dio la vida a Irene.

IRENE:

               Aquí, cielos, ¿qué escucho?
               Fortuna ciega, no te temo ahora.
               Libertador solemne
               de aquesta vida con quien peno y lucho,
               mi dicha con tu vista se mejora.

TARSO:

               Bellísima señora,
               ¿es posible que aquí te trajo el cielo?
               Que lo sueño recelo;
               vida, en verte recibo.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III