La república al revés: 002

Escena I
Pág. 002 de 127
La república al revés Acto I Tirso de Molina


Salen marchando soldados,
y detrás de ellos IRENE,
armada con bastón
y corona de emperatriz!
IRENE:

               Cesen, griegos, las trompetas;
               cesen las cajas también;
               haced los pífanos rajes
               y los clarines romped;
               abatid los estandartes
               y no los enarboléis,
               que el placer de mis victorias
               ya es pesar y no placer.
               ¡Ay, Constantinopla ingrata,
               patria a tus hijos crüel!
               ¿Éste es mi recibimiento?
               ¿Éste el triunfo imperial es?
               ¿Así mis hazañas pagas,
               cuando entrar en ti pensé
               sobre el victorioso carro
               entre el bélico tropel?
               ¿Cuando entendí que el senado,
               debajo el palio y dosel
               me llevara a Santa Sofia
               yo a caballo y él a pie,
               y adornando tus paredes
               de damasco y brocatel,
               tus calles, de flores llenas,
               fueran calles de un vergel?
               ¿Agora, cuando aguardaba
               recibir el parabién
               de tantos reinos ganados,
               tantos cetros a mis pies;
               ahora, senado ingrato;
               ahora, griego sin ley,
               el imperio me quitáis
               porque mi hijo goce de él?
               Yo le quiero coronar,
               pues vosotros lo queréis,
               descubra su excelso trono
               el imperial sumiller,
               y ruego al cielo que os rija,
               vasallos griegos, tan bien,
               que defienda vuestro imperio
               sin que me hayáis menester.


La república al revés de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III