Abrir menú principal

La pobre gente: 20


ESCENA VEditar

Dichos y FELIPE

FELIPE. -(Aparece dando un barquinazo que lo lleva casi a chocar con la pareja.) ¡Che... che... che!... Vos por acá... Me alegro, hija, de veras que me alegro... Tenía que ir a tu casa a decirles que pronto tendremos taller y mucha costura y plata a montones... ¡Que viva don Bartolo... mé Mitre!... Por estos que es cierto... ¿De qué te reís?... Escuchá un poco... en secreto... ¿eh?... Que no lo vaya a saber la gringa Giovanna porque pa ella, ni esto... Pues les voy a pagar lo que les quede debiendo...

ISIDORA. -Bueno. Muchas gracias... (Hace ademán de irse.)

FELIPE. -Vení acá... no te vayas que tengo cosas más lindas todavía...

ISIDORA. -Disculpe... Estoy apurada...

FELIPE. -Bueno. Andate... ¡Pss!... ¡Pa lo que se me importa! (A Zulma.) ¡Ah!... Pero vos no te vas... (La toma de la mano con relativa dulzura y la conduce hacia el centro de la escena y viendo a Mónica:) ¡Che, che... che!... ¿Estabas ahí, automóvil descompuesto? Serví pa algo entonces... alcanzame dos sillas... tres... tres... porque entrás vos también en la cosa... (Al tomar asiento Felipe tambalea.) Estoy un poquito... ¿eh? Ya se me va pasando... Fue la alegría... Si supieras la noticia que les traigo, me mandaban buscar diez centavos de aniz...

MÓNICA. -¡Bueno, dejate de partes y desembuchá pronto!...

FELIPE. -(Tomándole la mano a Zulma) Con franqueza, che... ¿Vos desde la farra de la vez pasada, me tenés un poco de rabia, verdad?... No me digas que no, porque no te creo... Bueno; me tenés estrilo... bastante estrilo... A mí qué se me importa, ¿no?... Porque te quiero y basta... pues... ahora me vas a tomar cariño...

ZULMA. -(Con fastidio.) ¡Hable de una vez!...

FELIPE. -Allá voy. Acabo de hablar con el gerente del registro...

ZULMA. -(Aparte) Lo sospechaba...

FELIPE. -¿Ah? ...acabo de estar con él y todo se ha descubierto... Vos no tuviste la culpa de nada... de nada... Así es que, hijita mía, te perdono... ¡Y viva don Bartolo... mé Mitre!... ¡Ufff!... Me contó una historia larguísima... qué lata, hermanitos... Resulta que fue él... que estaba con la luna y que vos también, y ahí no más la discutieron... y por esto o lo otro le retiró las costuras... El hombre no se imaginaba todo el mal que nos hacía; pero ayer ha sabido nuestra situación por una oficiala amiga suya... amiga de esas ¿sabés?... (Guiñando el ojo con picardía) y en seguida determinó buscarme... Bueno, y hemos charlado tomando unos copetines... Total que me ofreció sacarme las máquinas del pío y qué sé yo... y me dijo que podrías ir el sábado a buscar tarea...

ZULMA. -¡Yo!... ¡Yo!...

FELIPE. -¡Ah!... ¿Y quién más va a ir?...

ZULMA. -Mamá... Cualquiera...

MÓNICA. -¡Claro está!...

FELIPE. -¡Che... che... che! Ya se empiezan a retobar... No ve si son mal agradecidas... Están rabiando por comer, se les ofrece un plato y se ponen a probarle el gusto... Si cualquier gusto que tenga, lo mismo han de comerlo...

ZULMA. -¡Eso no!...

FELIPE. -¡No!... ¡No!... ¡La figura! Te morirás de hambre... Bueno... quedamos en que el sábado... esperate.. ¿el viernes o el sábado?... Eso es... El sábado... armamos la gorda en esta casa.. ¡Viva don Bartolo... mé Mitre!..

MÓNICA. -Dejate de gritos y decime una cosa... ¿Es cierto o es macana todo esto?...

FELIPE. -Ciertísimo... y préstenle diez centavos...

MÓNICA. -No deja de ser una suerte, porque, hijito, ya nos estábamos ahogando...

ZULMA. -(Aparece.) ¡Parece mentira!... ¡También ella se alegra!...

MÓNICA. -Fígúrate que a Raúl lo han echado del empleo sin darle un medio y el encargao...

FELIPE. -¡Eso sí que es una porquería!... ¡Y hay que pagarle hoy al encargado!... ¿Dónde está Raúl?

ZULMA. -¿Pa qué lo quiere?

FELIPE. -Pa darle una buena marimba... ¡por bandido! Si yo hubiera sabido esto, arreglo mejor las cosas... ¿Dónde está ese mocoso?

MÓNICA. -Debe andar en la calle... si querés lo traigo... pero perdonalo... con un reto será suficiente...

ZULMA. -¡Oh, basta! ¡Basta, por Dios! Dejen en paz a ese pobrecito y no se aflijan por el casero... Ya se arreglará todo... ¡qué diablos!... cuesta tan poco. (Vase por el foro.)