La noche de Montiel

La noche de Montiel
de Leandro Fernández de Moratín



 ¿Adónde, adónde está, dice el Infante   
 ese feroz tirano de Castilla?   
 Pedro al verle, desnuda la cuchilla,   
 y se presenta a su rival delante.   
 

 Cierra con él, y en lucha vacilante  
 le postra, y pone al pecho la rodilla:   
 Beltrán (aunque sus glorias amancilla)   
 trueca a los hados del temido instante.   
 

 Herido el rey por la fraterna mano,   
 joven expira con horrenda muerte,  
 y el trono y los rencores abandona.   
 

 No aguardes premios en el Mundo vano   
 la inocente virtud; si das la suerte   
 por un delito atroz, una corona.