La mejor espigadera: 098

Pág. 098 de 145
La mejor espigadera Acto III Tirso de Molina


TIMBREO:

               Venguéme, en fin, y abrasélos
               como en ellos me abrasaste.
               Ni viuda mi amor te mueve,
               ni estimas ser mi mujer,
               ni el soberano poder
               del reinar a quien se atreve.
               El más quieto natural
               te ha podido persuadir,
               siquiera, ingrata, a admitir
               la más pequeña señal
               de amor, que fuera bastante
               a refrenar mis rigores,
               pues aun fingidos favores
               hacen cortés al amante.
               A vista estás de Belén,
               y entre pobreza y congojas
               a coyuntura, que escojas
               lo que te estuviere bien.
               Si la mano me concedes
               la diadema gozarás
               de Moab; si firme estás
               en tu ingratitud, ya puedes
               satisfacer tus deseos.
               Crüel sirena, ¿qué lloras?
               ¿A los hebreos adoras?
               Ya pisas campos hebreos.
               Todos de un pastor descienden,
               que este humilde oficio dan,
               a la nobleza de Abrahán,
               los que imitarle pretenden.
               Pastora eres, ¿qué te quejas
               si sigues tu inclinación?
               Por los que pastores son,
               sublimes púrpuras dejas.
               Si te arrepientes, escoge.
               ¡Ay, Rut de los ojos míos,
               no formes de perlas ríos
               que abril codicioso coge
               para convertir en flores!


La mejor espigadera de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III