La madrina del cielo (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La madrina del cielo.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 01 de 49
La madrina del cielo


La madrina del cielo Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 


• JESÚS Cristo
• La VIRGEN
• Santo DOMINGO
• Un ÁNGEL
• DIONISIO
• DOROTEO
• MARCELA
• CHINARRO
• DEMONIO
• VICIOS
• VIRTUDES
• MÚSICOS
• Un BAILARÍN


>>>

Auto Sacramental
Pág. 02 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Salen DIONISIO y DOROTEO
DIONISIO:

               Éste es el sitio y la casa
               do asiste el cándido cuello
               que el cuerpo y alma se abrasa.
               Hizo Dios un ángel bello
               debajo de humana masa.
               Formó una excelsa escultura
               de tan divina hermosura,
               mostrando su gran poder,
               que se viene a conocer
               el Criador por la criatura.
               Hele dicho mi recuesta
               publicando mi tormento
               y lo que su amor me cuesta,
               mas es dar quejas al viento,
               que es recogida y honesta.
               Con rostro apacible y grave
               me dijo, "De eso se deje.
               No entregue al vicio la llave,
               porque tiene obras de hereje,
               aunque se muestra süave;
               apártese de este trato,
               que si le viene a entender,
               conocerá que es ingrato
               y suele caro vender,
               aunque le ofrece barato;
               y pierda la confianza,
               que en mí no ha de haber mudanza
               que en Dios he puesto la fe,
               y con esto alcanzaré
               el premio de mi esperanza."
               Y lo que más me atormenta,
               es que espero sin remedio,
               según he echado la cuenta,
               que no se podrá hallar medio
               que a mi voluntad consienta.


Pág. 03 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOROTEO:

               Olvida y muda de intento.

DIONISIO:

               ¿No ves que se ha apoderado
               del alma y del pensamiento,
               que hallándole descuidado
               hizo un firme alojamiento?

DOROTEO:

               Entra y gózala por fuerza.

DIONISIO:

               Cosa por fuerza gozada
               ¿qué gusto tendrá? Que es fuerza
               que quede más obstinada
               y no ha de haber quien la tuerza.

DOROTEO:

               Podrá ser, viendo cogida
               la flor del vergel vedado,
               se te muestre agradecida
               y que te ofrezca de grado
               el remedio de su vida.

DIONISIO:

               Quiero tomar tu consejo,
               que muy bien me ha parecido;
               que el amigo es claro espejo,
               y por ver que me ha ofrecido
               la Ocasión buen aparejo.
               Considera lo que hablo
               por estar solos los dos;
               de veras el caso entablo.
               Entro en el nombre de Dios.

Vase


Pág. 04 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOROTEO:

               Entra en el nombre del diablo.
               Va a forzar una doncella
               y nombra de Dios el nombre
               que forma contra él querella.
               Sin duda que entiende este hombre
               que ha de ayudarle a movella.
               Aquesto, si bien lo notas,
               de demonio es el oficio,
               que con sus obras remotas
               entre el deleite y el vicio
               deja las conciencias rotas.
               Hacemos mil insolencias
               sin tener a Dios temor
               ni escrúpulo en las conciencias,
               y pídele aDios favor.
               ¡Qué hermosas impertinencias!
               Si habemos dado en saltear
               y entre piratas porfías
               surcado habemos el mar,
               ¿de qué sirve hipocresías
               si es su profesión robar?
               No le acabo de entender.
               Unas veces es afable,
               con humilde proceder,
               y otras no ha de haber quien le hable
               si quiere su amigo ser.


Pág. 05 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Entra DIONISIO y MARCELA
asida de su capa
MARCELA:

               Arrojadizo Tarquino,
               dime, ¿qué fruto has sacado
               de un efecto tan indigno,
               que así has un pecho violado
               dedicado al Uno y Trino?
               ¿Por qué con tanta fiereza
               cometiste tal delito?
               Caos de abatida bajeza,
               ¡que un gusano tamañito
               se atreva a la Suma Alteza!
               ¿Qué? ¿No temes la sentencia
               ni del castigo el rigor?
               Pero sé por experiencia
               que le has perdido el temor
               por ser la Suma Clemencia.
               Mas, pues que ya ha sucedido,
               muestre ese pecho piadoso
               lo mucho que me ha querido.
               Dame la mano de esposo,
               con lágrimas te lo pido.

DOROTEO:

               (¡No le faltaba otra cosa (-Aparte-)
               sino meterse en el brete
               de dama bella y hermosa!
               Muy bien medrara el pobrete
               y además si es melindrosa.)


Pág. 06 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               Cualquier cosa hasta gozarla
               se tiene en veneración
               hasta poder alcanzarla;
               mas, llegada la ocasión,
               el mejor pago es dejarla.
               Lo que te tuve de amor
               volvió en aborrecimiento;
               llegó a su punto el rigor,
               y entre el deseo y contento
               puso ley el desamor.
               Procura satisfacerte,
               que jamás temí la muerte.
               Quéjate al cielo de mí,
               que no alcanzarás el sí
               ni pienso de jamás verte.

DOROTEO:

               Has hablado a mi contento
               y tu gusto has alcanzado;
               no tomes cosa de asiento.
               Si su persona has gozado,
               dé agora quejas al viento.

Vanse DOROTEO y DIONISIO


Pág. 07 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


queda MARCELA
MARCELA:

               ¡Así te partes, crüel!
               Dejo la venganza a Aquél
               que es deshacedor de agravios;
               mas tiene piadosos labios
               y hallarás clemencia en Él.
Puesta de rodillas
               Divino Redentor, Celador santo,
               de aquesta sinrazón a vos apelo,
               porque quedo afligida y sin consuelo,
               metida entre gemidos y quebranto.
               Muévaos a compasión mi triste llanto
               y ver rompido el virgíneo velo
               de que hice voto de llevar al cielo,
               librándome del reino del espanto.
               A vos, Sacro Señor, venganza os pido.
               No pase sin castigo tan mal hecho
               y un delito tan feo y tan inorme.
               Aunque si de otra cosa sois servido
               y se mueve a clemencia vuestro pecho,
               con vuestra voluntad seré conforme.

Corren una cortina


Pág. 08 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


aparezce CRISTO de Redención

JESÚS:

               Marcela, tu sentimiento
               es muy justo que le tengas
               y que justicia prevengas
               a tan grande atrevimiento;
               que, si el pecado consiento,
               de su maldad formo queja,
               y aunque ves que éste se aleja,
               no pierdas la confianza,
               y el tomar de él la venganza
               sobre mis hombros lo deja.
Corren la cortina y
cúbrese el JESÚS Cristo

MARCELA:

               ¿Tan presto os vais, Jesús santo?
               No escondáis el resplandor
               que al alma enriquece tanto.
               Divino afecto de amor
               y obra de Espíritu Santo,
               aguardad, Verbo humanado,
               y de aquesta corderilla
               recibí el pecho humillado,
               alta flor de maravilla
               que dio la muerte al pecado.
               Justo Juez os mostráis,
               pues la carga de mi afrenta
               a vuestra cuenta tomáis,
               que tomada a vuestra cuenta
               cuerpo y alma consoláis.
               Mirad que salís fiador
               que el delito ha de pagar;
               si no lo cumplís, Señor,
               os tengo de ejecutar,
               aunque os tengo grande amor.
               Mas vuestra clemencia es de arte
               que en los malos se reparte;
               pero advertiréis que hay ley,
               que nunca perdona el rey
               si no perdona la parte.

Vase


Pág. 09 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


salen Santo DOMINGO y un
donado llamado CHINARRO
DOMINGO:

               Dígame, ¿por qué ocasión,
               dejando el siglo, se vino
               a entrar en la religión?

CHINARRO:

               ¡Por el Señor Uno y Trino
               que me causa gran pasión!
               ¿No basta que entre estas breñas
               --¡pesia a quien aquí me trujo!--
               cuento mi mal a las peñas?
               ¿No fuera fraile cartujo
               porque me hablara por señas?

DOMINGO:

               ¡Jesús, hermano! ¿Qué es esto?
               Considere que ha pecado.
               ¿Cómo está tan descompuesto?

CHINARRO:

               ¡Por Cristo crucificado
               que estoy por echar el resto!

DOMINGO:

               Hermano, nada no cuente;
               ésa es la orden que profesa.


Pág. 10 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


CHINARRO:

               ¡Por Jesús omnipotente,
               que porque sé que le pesa
               lo he de contar cabalmente!
 
               En la ciudad de Sagunto
               nací, padre fray Domingo,
               que cuando allí no naciera
               nada se hubiera perdido.
               No digo de nobles padres,
               porque no sé quién me hizo,
               según [lo] que mi madre era
               afable con sus amigos.
               Bueno es ser el hombre afable,
               pero la mujer, no digo,
               que ha de ser como carrasca
               y amorosa a su marido.
               En fin, allí fui criado
               hasta tener veinte y cinco
               años, haciendo insolencias,
               no de las que hacen los niños.
               Tuve siempre tres mujeres
               repartidas en tres sitios,
               las cuales rendían primicias
               sin ser el fruto caído.
               Tres germánicos, muchachos,
               de los que en el laberinto
               metían las dos colainas,
               se recogían en mi nido.


Pág. 11 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


CHINARRO:

Hase de estar santiguando Santo DOMINGO
               Tenía tabla de juego,
               donde el menor ejercicio
               era echar votos por vidas,
               reniegos de cinco en cinco.
               Jugábanse los dineros,
               y después de haber perdido,
               las prendas suplían las faltas,
               quedándose en cueros vivos;
               las joyas de las mujeres,
               las arracadas y anillos,
               cadena, ajorca, manillas
               y los diamantes más finos,
               faldellines, sayas, ropas,
               tocas, jubones, corpiños,
               quedando de Adán y Eva
               hechos retratos al vivo.
               Sacábales el barato,
               que, si lo viera, le digo,
               padre, que se aficionara,
               que fui en poco tiempo rico.
               Prestábales sobre prendas,
               dándome de prometido,
               si daba diez, doce y medio,
               y si veinte, veinte y cinco.


Pág. 12 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


CHINARRO:

               Andaba la chirinola
               hasta que ventura quiso
               que el bodegón se alborota
               porque de corto de cinco,
               sobre disputas de honor,
               como siempre honrado he sido,
               corté a una mujer la cara,
               dando muerte a su marido.
               Maté un hidalgo en la plaza
               por un no sé qué me hizo
               a la una de mis damas;
               déle Dios el paraíso.
               Ausentéme de la tierra,
               y topando en el camino
               un fraile, le até a una encina,
               desnudándole el vestido...

DOMINGO:

               Calle y por él le ruegue,
               pues cometió tal delito
               sin tener temor a Dios,
               que osó tocar a sus Cristos.

CHINARRO:

               ¡Vive Dios! Domingo Padre,
               pues hasta este punto ha oído,
               que ha de acabar de oír la causa
               que a su casa me ha traído.
               El fraile me dejo atado,
               no supe lo que se hizo;
               Dios le perdone si es muerto,
               y a mí no ponga en olvido.
               No hube dado muchos pasos
               cuando topé un peregrino
               y, por mi gusto no más,
               le maté en un ventorrillo.
               El ventero, que era honrado,
               de por medio se ha metido,
               con tajadas y colainas
               a los dos nos hizo amigos.


Pág. 13 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               ¿No dice que le mató?

CHINARRO:

               ¿No ve que la hambre digo?

DOMINGO:

               Así sería a los otros.

CHINARRO:

               Es verdad, Dios me es testigo.
               A las Navas de Tolosa
               con don Alonso he partido,
               noveno rey de Castilla,
               que era mi íntimo amigo,
               contra Miramamolín,
               que contra España ha traído
               de moros seis mil millones.

DOMINGO:

               Mire, padre, lo que ha dicho.

CHINARRO:

               Cuatro eran más o menos,
               y es la verdad lo que digo.
               Echándome en oración
               al Altísimo he pedido
               nos otorgue la victoria,
               el cual al punto lo hizo.
               Recogidos los despojos,
               los he al punto repartido
               al rey de Aragón don Jaime
               y al de Navarra don Íñigo;
               y aunque dicen que la cruz
               fue causa de haber vencido,
               sólo el valor de Chinarro
               del caso la causa ha sido.


Pág. 14 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               ¡Vióse mayor disparate!
               Pues es claro que se ha visto
               bajar del cielo la cruz.

CHINARRO:

               Fue porque yo lo he pedido,
               y pesándome de haber
               ofendido al Uno y Trino,
               me vine a la religión
               poniendo en olvido al siglo.
Salen DIONISIO y DOROTEO

DIONISIO:

               Adoraba su belleza,
               y después que la he gozado
               ha entrado en mí tal tibieza
               que aun el caso imaginado
               me causa mucha tristeza.

DOROTEO:

               Échala del pensamiento
               y cesará su memoria,
               y así vivirás contento,
               que si promete Amor gloria,
               suele a veces dar tormento.
               Mas dejando eso, ¿no ves
               dos religiosos venir?

DIONISIO:

               ¿Si traen algún interés?

DOROTEO:

               La verdad me han de decir
               atados manos y pies.

DOMINGO:

               Deo gratias.


Pág. 15 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOROTEO:

               Enhorabuena,
               ¿quién dice que se las quite
               a quien las gracias condena?

CHINARRO:

               ¿Así las gracias admite?

DOROTEO:

               ¿Qué quiere el ánima en pena?

CHINARRO:

               ¿Qué modo de responder
               es éste? ¿Han perdido el seso?

DOMINGO:

               Muy bien lo pueden hacer.
               ¿Quién le mete, hermano, en eso?

CHINARRO:

               Yo, que me quiero meter.

DOROTEO:

               Yo también meterme quiero,
               en que se quite el vestido
               junto con su compañero,
               y si trae algo escondido
               de preseas o dinero,
               quítense el vestido luego,
               si no quieren que me enoje
               y eche de los ojos fuego.
Da a CHINARRO un espaldarazo

CHINARRO:

               ¿Qué dice?

DOROTEO:

               Que se despoje.

CHINARRO:

               De veras va aqueste juego.
               ¡Hase visto tal maldad!
               Padre, ¿aquesto ha de sufrir?

DOMINGO:

               Hacerlo con humildad.

CHINARRO:

               No lo quiero consentir
               por la Santa Trinidad.


Pág. 16 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               Sin replicar se desnude,
               hermano, y guarde obediencia.

CHINARRO:

               Su paternidad no dude...

DOMINGO:

               Chinarro, tenga paciencia
               y hágalo sin que se mude.
Desnúdase CHINARRO y Santo DOMINGO,
y para desnudarse pone el rosario
en la tierra y prosigue
               Está tan roto y deshecho,
               señores, nuestro caudal,
               que de su valor sospecho
               que antes les podrá hacer mal
               que género de provecho.
               ¡Pluguiera a Dios que el valor
               fuera de tal gravedad
               que mitigara el rigor
               de su gran necesidad!
               Miren si les tengo amor,
               porque dejando aburrida
               la causa que tan sin rienda
               les trae el alma perdida,
               con el aumento de hacienda
               habría enmienda la vida.

DIONISIO:

               Padre, vuélvase a vestir.

DOROTEO:

               ¿Qué quieres?


Pág. 17 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               Dejarle ir:
               ¿soy yo empedernida roca?
               Éste de parte me toca,
               y con él se ha de partir.
Tómale el rosario
               Sólo este rosario quiero
               que me ha parecido bien.

DOMINGO:

               De aquesa razón infiero
               que os ha de suceder bien
               en el tiempo venidero.

CHINARRO:

               Tengan descanso y salud
               y déles el alto Dios
               mucho sosiego y quietud.

DOROTEO:

               Hermano, no hablan con vos.

CHINARRO:

               ¿Por qué no ha de usar virtud?
               Úsala su compañero,
               siendo también salteador;
               ¿es por dicha él más grosero
               ni tiene menos valor
               siendo hidalgo y caballero?

DOROTEO:

               Desnúdese. ¿A mi chancitas?
               Acabe el capigorrón.
               ................. [ -itas]
               Tengo poca devoción
               y las entrañas malditas.

CHINARRO:

               ¡Ay! ¿Qué ha dicho, cielo santo?

DOMINGO:

               Hermano, tenga paciencia.


Pág. 18 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


CHINARRO:

               ¿Cómo no me acaba el llanto?

DOMINGO:

               ¿Cómo no guarda obediencia?

CHINARRO:

               No puedo guardarla tanto.
               ¿Cómo no les ha mandado
               a éstos tener obediencia?

DOMINGO:

               Era ese caso excusado,
               que para la sacra audiencia
               está aquéste reservado.

CHINARRO:

               Ahora bien, tome el vestido,
               y pues que me descompone,
               ante Dios le sea pedido.
Dales el hábito

DOMINGO:

               Ruegue a Dios que le perdone,
               y le será agradecido.
Vanse Santo DOMINGO y CHINARRO

DOROTEO:

               ¿Ya das, Dionisio, en franco
               y de rosarios te precias?


Pág. 19 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               No das muy lejos del blanco,
               que aquéstos que tú desprecias
               suelen dar el campo franco;
               que todas las calidades
               no son más, Doroteo,
               que tienen las voluntades
               diferentes el deseo
               y distintas propiedades.
               Tú tienes riguridad,
               yo tengo alguna clemencia;
               tú aborreces la bondad,
               yo tengo por excelencia
               tener el don de piedad.
               Bien puede ser pecador
               el hombre, porque le inclina
               de Adán el primer error;
               mas a la esencia divina
               no ha de perder el temor.
               No tienes que estar cansando;
               que hacer a Dios resistencia
               es quebrantar su real bando
               y debe pedir clemencia
               el hombre, aunque esté pecando;
               y dejemos de alegar,
               pues el prado nos ofrece
               sitio para descansar.


Pág. 20 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOROTEO:

               El sueño y cansancio crece
               y te quiero contentar.
Recuéstanse a dormir,
y sale el DEMONIO

DEMONIO:

               Dormid, que yo he de velar
               hasta llegaros al punto
               en que tenéis de acabar,
               aunque del cielo barrunto
               que me lo quiere estorbar.
               Mas, venga lo que viniere,
               yo he de hacer mi diligencia
               por si acaso sucediere,
               si no, haga su providencia
               lo que mejor le estuviere.
               Tengo un odio desigual
               al hombre y crüel desdén
               sin causa para hacer tal,
               y por quererle Dios bien,
               por eso le quiero mal;
               y aunque su poder me asombre,
               siempre aborrezco su nombre
               y quiero mal a los dos,
               y pues no me vengo en Dios,
               he de vengarme en su nombre.


Pág. 21 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Canta una voz dentro esta letra
MÚSICA:

               "Vela, vela, pecador,
               mira que el mundo te engaña,
               que anda el lobo en la campaña,
               huye y teme su rigor."

DEMONIO:

               No en balde yo me temía
               que había de haber favor;
               a pesar de quien le envía,
               contra Dios y su valor
               ha de creer mi porfía.
Canta

MÚSICA:

               "Mira que llega a la puerta
               y con deleites convida;
               la lámpara esté encendida,
               no la halle el esposo muerta.
               Entra con muestras de amor
               y siembra entre ella cizaña;
               que anda el lobo en la campaña,
               huye y teme su rigor."


Pág. 22 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DEMONIO:

               Ya vuelven a dar aviso.
               ¿Con música los regalas?
               Lucifer, no estás remiso;
               el veneno de tus balas
               los arroja en un proviso.
               Dádoles he grande sueño
               con un sabroso manjar
               de un mortífero beleño;
               quiero ver sin recordar
               si al infierno los despeño.
               De esta vez perecerán,
               si el cielo no me lo estorba,
               que entre sus vicios están
               y he de hacer que se los sorba
               un mar de pez y alquitrán.
               Heles mostrado un tesoro
               en este profundo sueño
               de preciadas piedras de oro
               para robárselo al dueño
               y vayan a eterno lloro.
               ¡Ah, compañeros! Venid.
Levantándose los dos

DOROTEO:

               Vamos, que el tesoro es bueno.

DEMONIO:

               Y entre los dos lo partid,
               si no se os vuelve veneno
               con este famoso ardid.
Vanse


Pág. 23 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


sale CHINARRO en jubón y calzón
como quedó cuando le quitaron el hábito,
y capa y espada y sombrero
CHINARRO:

               Pues ¿conmigo, fanfarrón?
               Si a Chinarro conocieras,
               salteadorcillo lebrón,
               yo sé que no te atrevieras
               temiendo tu perdición.
               ¿A mí el hábito? ¡Ah, paciencia!
               Que un tiempo solía temblar
               un rayo ante mi presencia.
               ¡Qué cosa es un hombre estar
               sujeto a humilde obediencia!
               Con la pasión que llevaba
               viéndome que iba desnudo
               el corazón me temblaba;
               que habla con cólera un mudo
               si la paciencia se acaba.
               Y que el otro muy cortés
               al padre se le ha dejado
               con muy pequeño interés;
               sólo el rosario ha tomado,
               que el padre le diera tres.
               De aquí no pienso partirme
               sin vengarme con los dos.
               Bien sé que puedo medirme;
               no iré de aquí--¡vive Dios!--
               que no tengo que vestirme.


Pág. 24 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


CHINARRO:

               Como desnudo he partido
               y al monasterio he llegado,
               en ira y rabia encendido,
               espada y capa he topado
               de que vengo apercebido.
Halla el hábito
               Mas el hábito he encontrado;
               pero por Santo Tomás
               que de miedo lo ha dejado;
               mas no daré paso atrás
               sin que esté desagraviado.


Pág. 25 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Suena dentro la música
y cantan
MÚSICA:

               "Vuélvete a tu monasterio
               y a Dios la venganza deja,
               que sabe premiar al bueno
               y castigar al que yerra.
               Vuélvete, y guarda los votos
               de religión y obediencia,
               que a Cristo le desnudaron
               con más oprobios y afrentas.
               Si quieres ganar el cielo,
               imítale en la paciencia,
               pues te acogiste al sagrado
               de su piedad y clemencia,
               aborrece a los soberbios
               y a los humildes los premia;
               a los justos quiere y ama
               y al más pecador espera.
               Vuelve los ojos y mira
               entre justicia y clemencia
               de un pecador obstinado
               la rigurosa sentencia."


Pág. 26 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Corren la cortina y aparece una cima con una pintura
como boca de infierno, y DIONISIO y DOROTEO que los quiere el
DEMONIO lanzar dentro, y Santo DOMINGO, que tiene echado un rosario
al cuello de DIONISIO y le tiene, y JESÚS Cristo con una
espada desnuda en la mano y la VIRGEN al otro lado
DEMONIO:

               Digo que ha más de diez años
               que han andado en compañía
               haciendo males y engaños,
               sin que se pasase un día
               que no hiciesen graves daños;
               forzando viudas, casadas
               y estrupando las doncellas
               recogidas y guardadas,
               y en vez de satisfacellas,
               era dejarlas robadas;
               quitando a los pasajeros
               de cualquier manera o suerte,
               las haciendas y dineros,
               dándoles la crüel muerte
               como unos leones fieros.
               Nunca hicieron obra buena
               que les fuese meritoria,
               y así, la ley les condena
               a ser privados de gloria,
               padeciendo eterna pena.
               Jamás vieron celebrar
               el misterio de la misa
               que les pudiera salvar;
               todo era contento y risa,
               sin acordarse de orar.


Pág. 27 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               Espíritu condenado,
               como siempre, la maldad
               es adorno de tu estrado,
               traes cubierta la verdad
               con hábito disfrazado.
               Señor, Dionisio ha pecado
               siéndoos rebelde e ingrato,
               en los vicios engolfado;
               mas teníalo por trato,
               siendo a piedad inclinado.
               Si alguna cosa quitaba,
               también con ellos partía
               de aquello que le tocaba,
               y una mala compañía
               hace la virtud esclava.
               Rezaba con devoción
               el sacrosanto rosario,
               llamaba la intercesión
               del sagrado relicario
               do obrasteis la encarnación.
               Bien sabéis la caridad,
               Señor, que conmigo usó
               con tan profunda humildad,
               y por suplicarlo yo,
               Señor, tened de él piedad.

VIRGEN:

               Hijo mío, haced su ruego,
               pues que Domingo lo pide,
               no vaya al eterno fuego,
               que a vuestro gusto se mide;
               dadle, buen Jesús, sosiego.
               En especial que ha tenido
               en mucha veneración
               el rosario esclarecido,
               otórguesele perdón,
               que como madre os lo pido.


Pág. 28 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


JESÚS:

               Pues de mi mucha clemencia
               los dos le habéis amparado,
               doy por muy justa sentencia
               que aquéste sea condenado.
A DOROTEO
               Y aquéste a hacer penitencia.
A DIONISIO
               Y miro que aquéste ha sido
               del rosario muy devoto
               y en sus cosas comedido,
               y aquéste un hombre remoto,
               gran pecador y atrevido.

DOROTEO:

               Virgen, ¿no hay intercesión?

VIRGEN:

               Cuando tuviste lugar
               no gozaste la ocasión,
               por donde vas a penar
               al reino de confusión.
               Continuo has vivido mal,
               tu vida siempre empeora,
               y llegado a punto tal,
               en lugar de intercesora
               es mi oficio ser fiscal.

Corren la cortina y cúbrese todo


Pág. 29 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


CHINARRO:

               ¿Eso pasa? Tira afuera.
               Al monasterio me vuelvo
               y en aquesto me resuelvo,
               que es la Virgen medianera;
               mas si acabáis la carrera
               en vicios y haciendo mal
               dice que ha de ser fiscal.
               Más vale hacer penitencia,
               porque alcance la clemencia
               del Redentor celestial.
Sale Santo DOMINGO
               Mas a Domingo el prelado
               veo que acá se avecina;
               si esta vez no hay diciplina
               yo quedo muy bien librado.
               Haré del disimulado;
               bien es que el rostro arreboce
               para ver si me conoce,
               y si viniere turbión,
               callar es obligación
               para que del cielo goce.


Pág. 30 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Embózase
DOMINGO:

               ¡Que en la casa no parece!
               Quien de la casa se ausenta
               cualquier castigo merece.
               De que dé tan mala cuenta
               el corazón se entristece.
               ¡Traerse capa y espada!
               Dado me ha que sospechar,
               que venir con mano armada
               fue pretenderse vengar,
               y su intento no me agrada;
               que no advertí en preguntar
               por las señas de la capa
               cuando le salí a buscar.
               Un hombre está allí y se tapa;
               allá me quiero llegar.
               ¡Ah, buen hombre!

CHINARRO:

               Dios es bueno.

DOMINGO:

               También lo podéis vos ser,
               aunque Él de bondad es lleno.

CHINARRO:

               ¿Qué quiere?

DOMINGO:

               Querría saber...

CHINARRO:

               Por saber yo muero y peno.

DOMINGO:

               Saber es cosa muy alta,
               si se viene a merecer
               y con virtudes se esmalta.

CHINARRO:

               Sólo quisiera saber...


Pág. 31 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               ¿El qué?

CHINARRO:

               Remediar mi falta.

DOMINGO:

               Ése es el saber perfeto,
               y el hombre que lo ha alcanzado
               jamás se ha visto en aprieto.

CHINARRO:

               Gran tiempo le he procurado
               y me ha perdido el respeto.

DOMINGO:

               Dejemos esa quimera.

CHINARRO:

               Pues ¿por quién me preguntaba?

DOMINGO:

               Por un hombre.

CHINARRO:

               Ya sé quién era,
               que aquese hombre aquí estaba
               un poco antes que se fuera.

DOMINGO:

               Eso será lo más cierto;
               mas diga, ¿cómo hablar osa
               haciendo tal desconcierto?

CHINARRO:

               (¿Que me conoció? ¡Hay tal cosa! (-Aparte-)
               No me conociera un muerto.)

DOMINGO:

               ¡Que me ha de dar ocasión
               de que le venga a buscar!

CHINARRO:

               Mi padre, con la pasión
               no le pude respetar;
               le juro a mi salvación.

DOMINGO:

               ¿Qué ha jurado? Bese el suelo.

CHINARRO:

               ¿No basta besar su mano?

DOMINGO:

               Mire que ha enojado el cielo;
               haga lo que digo, hermano.

CHINARRO:

               De enojarle me recelo.


Pág. 32 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               ¿Cómo el hábito ha hallado?

CHINARRO:

               Cuando vine le hallé aquí.

DOMINGO:

               ¡Ya acabó el desventurado!

CHINARRO:

               Es verdad, que yo le vi
               cómo al infierno ha bajado.

DOMINGO:

               Dígame, ¿cómo lo ha visto?

CHINARRO:

               Porque pasó en mi presencia
               cuando el Juez Jesu Cristo
               dio contra él la sentencia
               por ser un hombre malquisto.
               También le vide allá estar
               y con pecho sublimado
               por Dionisio suplicar.

DOMINGO:

               Pues Dios se lo ha revelado,
               bien le debe de estimar.
               Vámonos al monasterio
               y considere que ha errado,
               aunque ha visto ese misterio,
               y debe ser castigado
               por tan grave vituperio.

CHINARRO:

               Primero que haga mudanza
               me ha de dar su bendición,
               pues tanta virtud alcanza,
               y me ha de otorgar perdón
               debajo de confianza.
               Hágalo, por vida mía,
               y me prometo enmendar,
               pues que su virtud me guía,
               si no lo he de publicar
               que habla con Dios y Maria.


Pág. 33 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               Calle, que yo le perdono.

CHINARRO:

               (Bueno es ponerle temor, (-Aparte-)
               aunque era hablar en su abono.)
               Con esta merced, señor,
               verá cómo lo pregono.

DOMINGO:

               ¿Qué dice?

CHINARRO:

               Que no hablaré,
               padre, más que un dromedario.

DOMINGO:

               Tenga con la Virgen fe,
               rece su santo rosario.

CHINARRO:

               Padre mío, yo lo haré.
Vanse y
sale DIONISIO con un
saco de penitencia

DIONISIO:

               Ya vistes a vuestros ojos,
               sin ser quimeras ni antojos,
               alma, cómo os libertó
               Aquél que en la cruz dejó
               tan soberanos despojos.
               Ya visteis con la humildad
               que el Sagrario milagroso
               de la Santa Trinidad
               pedía al Hijo glorioso,
               alma, tuviese piedad.
               Ya visteis el gran caudal
               que puso aquel templo santo
               por libertarnos de mal,
               y cómo alcanzaron tanto
               las rosas de su rosal.


Pág. 34 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               Ya visteis al religioso
               que quisimos desnudar,
               con qué pecho tan piadoso
               nos pretendía alcanzar
               de Dios eterno reposo.
               Ya visteis cómo lanzado
               fue al profundo del infierno
               aquél que os ha acompañado,
               y cómo del fuego eterno
               el rosario os ha librado.
               Ya sabéis que la sentencia
               dio el soberano Señor
               en favor por su clemencia,
               y que os mandó con amor
               que hiciésedes penitencia.
               No hay agora amedrentaros
               sino en este más contenta
               con esfuerzo abalanzaros,
               que pasada la tormenta
               sé que tenéis de alegraros.
               ¿Queréis desierto de Egipto?
               Podréis imitar a un Pablo
               que entró allí desde chiquito,
               o Antonio, a quien tentó el diablo
               y él le echó de su distrito.
               ¿Queréis en la cueva estar
               que encubren Líbano y Cedro
               en escondido lugar?
               Allí hay lágrimas de Pedro
               con que os podéis consolar.


Pág. 35 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               Si os parece parte buena
               peñas donde el aciprés
               comparado es baja almena,
               hallaréis la desnudez
               de una Santa Magdalena.
               Extiende, alarga la vista
               si entre moradas angostas
               quieres trabar la conquista
               donde, comiendo langostas,
               imitarás un Bautista.
               Si quiés, sin que se entremeta
               contigo persona alguna,
               tener la vida más quieta,
               imita en una coluna
               a Simeón anacoreta.
               Y si, por dicha, te inclinas
               o te inclina el apetito
               a sensuales golosinas,
               lánzate como Benito
               en medio de las espinas.
               Si quiés recibir martirio,
               ponga en Jesús sus deseos
               el corazón de Porfirio,
               y gozará los trofeos
               que ganó el cárdeno lirio.


Pág. 36 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               Sin cruz nadie ha de pasar,
               alma mía, el paso estrecho
               que a la gloria va a parar;
               quien quiere cruz en el pecho
               trabajo le ha de costar.
               Padeced con perfección
               esta cruz que el cuerpo mixto
               tiene por honra y blasón,
               si no fuere en la de Cristo,
               será en la del Buen Ladrón.
Cantan de adentro a una voz

MÚSICA 1:

               "Acomete, buen soldado,
               porque vencerás sin duda,
               que las Jerarquías celestes
               se aperciben en tu ayuda."

DIONISIO:

               A embestir, que al arma toca
               la caja del general;
               la gente contraria es poca;
               aquí, alma, cada cual
               muestre el valor que le toca.


Pág. 37 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Suena MÚSICA a otro lado
MÚSICA 2:

               "¿Ansina olvidas los gustos
               a que el mundo te convida
               con apacibles deleites
               y delicadas comidas?"

DIONISIO:

               ¡Qué deleites tan süaves
               tuve gozando el amor
               de muchas mujeres graves!
               Más ¿cómo, alma, sin temor
               quieres entregar las llaves?

MÚSICA 1:

               "Resiste con fortaleza,
               porque si quedas desnudo
               del don de la fortaleza
               serás vencido en la lucha."

DIONISIO:

               Si rindo la voluntad
               confieso que soy perdido
               y doy puerta a la maldad.
               Virgen, vuestro favor pido,
               por vuestra santa humildad.


Pág. 38 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


MÚSICO 2:

"Gusta este manjar sabroso."

MÚSICO 1:

"Mira que es píldora oculta."

MÚSICO 2:

"Es un deleite apacible."

MÚSICO 1:

"Es tormento de garrucha."

MÚSICO 2:

"Gusto que al cuerpo recrea."

MÚSICO 1:

"Nublado que al alma ofusca."

MÚSICO 2:

"Deseos con cumplimiento."

MÚSICO 1:

"Cumplimiento en cosa injusta."

MÚSICO 2:

"Es paraíso del mundo."

MÚSICO 1:

"Es infierno que pronuncia
contra ti cruel sentencia;
mira que la gloria es mucha."


Pág. 39 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Salen los VICIOS por una puerta
cantando y las VIRTUDES por otra
VICIOS:

               "No te apartes del mundo,
               goza sus gustos."

VIRTUDES:

               "No les vuelvas la cara,
               que son injustos."

VICIOS:

               "El gusto y recreo
               te ofrece victoria."

VIRTUDES:

               "Si quieres la gloria
               refrena el deseo."

VICIOS:

               "Es muy dulce arreo
               sabrosos gustos."

VIRTUDES:

               "No les vuelvas la cara
               que son injustos."

VICIOS:

               "Gusta las delicias
               del tiempo amoroso."

VIRTUDES:

               "Si quieres reposo,
               huye esas caricias."

VICIOS:

               "Goza las primicias
               de dulces gustos."

VIRTUDES:

               "No les vuelvas la cara,
               que son injustos.
               Las virtudes se suben
               al sacro cielo
               y los vicios se parten
               para el infierno."

Vanse los VICIOS y las VIRTUDES


Pág. 40 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


sale un ÁNGEL y el DEMONIO
ÁNGEL:

               ¿Ya no quedaste excluído?

DEMONIO:

               Mientras en carne viviere
               de mi no se ha despedido;
               mientras un cuerpo no muere
               sujeto está a mi partido.
               Desde que hice a Adán pecar
               ninguno de mi tormenta
               no se ha podido escapar.

ÁNGEL:

               Tú mientes, y ten gran cuenta
               que contra ti he de alegar.
               Jeremías ¿no ha salido
               del vientre santificado?

DEMONIO:

               Sí, pero fue concebido
               en original pecado.

ÁNGEL:

               ¿Qué importa, si no ha nacido?
               También lo ha sido San Juan.

DEMONIO:

               Y en coyuntura ha pecado.

ÁNGEL:

               Fue misterio, en conclusión,
               porque a Cristo ha asegurado
               en la gentílica unión.
               Y el profeta Samuel
               también ha entrado en la lista,
               que gobernó al pueblo fiel,
               y el gran precursor Bautista
               y la madre de Emanuel.


Pág. 41 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DEMONIO:

               Calla, que oyendo su nombre
               me abraso con más rigor,
               que en ella Dios se hizo hombre
               y fue un exceso de amor
               que no hay a quien no le asombre.
               A un Dios que su ser abarca
               los cóncavos tierra y cielo,
               le encerró esa humilde arca
               y le hizo venir al suelo
               para entregarle a la Parca.
               ¡Pesar de su nacimiento
               y el día que fue engendrada
               para aumentar mi tormento!
               ¡Que una niña delicada
               tuvo tal merecimiento!

ÁNGEL:

               Vade retro, Satanás;
               exímete del derecho
               que aquí pretendiendo estás;
               parte para el reino estrecho
               y no vuelvas aquí más.

DEMONIO:

               ¿Ya tú te haces mandón?
               ¿Eres de masa más alta
               que yo? Mas ya mi opinión
               después que hice la falta
               perdió la reputación.


Pág. 42 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Dionisio, ten confianza
               y sírvate la experiencia
               de jamás hacer mudanza.
               Abraza con penitencia
               Fe, Caridad y Esperanza;
               ven conmigo, que el lugar
               donde la tienes de hacer
               te tengo de señalar.

DIONISIO:

               En todo he de obedecer.

ÁNGEL:

               Ansí podrás acertar.
Vanse, y sale MARCELA

MARCELA:

               Poderoso Señor, Divina Esencia,
               ¿cómo la real palabra que habéis dado
               no cumplís pronunciando la sentencia?
               ¿El casto pecho es bien quede violado
               y el delito se quede sin castigo
               que a vos, Señor, estaba dedicado?
               Si el grande exceso que éste hizo conmigo
               con él disimuláis, podrá mañana
               volverse contra vos hecho enemigo.
               De aquesta condición fiera y inhumana,
               ¿qué se puede esperar, Dios poderoso,
               sino que mientras más, sea más tirana?
               Justicia pido, Dios santo y piadoso;
               justicia pido, Dios santo y clemente,
               que os hará la razón ser riguroso.
               Mas si es, buen Dios, acaso conveniente
               que se haya de mostrar vuestra clemencia,
               su voluntad se cumpla eternamente
               dándome para el caso suficiencia.


Pág. 43 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Corren una cortina y aparece JESÚS Cristo
atadas las manos, e híncase de rodillas
MARCELA
JESÚS:

               Marcela, tu petición
               es justa conforme el celo
               que tiene tu corazón;
               mas ¿no ves que tiene el cielo
               más alta la perfección?
               Los corazones humanos
               quieren vengar su intención,
               cuando vienen a las manos
               sin mirar la obligación
               que deben a sus hermanos.
               Es del hombre condición,
               que si así la mía fuera
               no hubiera generación
               ni hombre ninguno no hubiera
               que alcanzara salvación.
               Es mi oficio perdonar,
               dando diversos pregones,
               porque os vengáis a enmendar,
               y tú, Marcela, me pones
               culpa sin poder pecar.
               Tiene mis manos atadas
               Dionisio; ¿tú no las ves
               una con otra enlazadas?
               Y ha puesto a mis sacros pies
               cargas de plomo pesadas.
               Ningún paso puedo dar
               para en él hacer castigo,
               porque no me da lugar
               las manos; tú eres testigo
               que no las puedo mandar.


Pág. 44 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


MARCELA:

               ¿No sois el Sumo Saber
               y la Suprema Deidad?
               ¿Esto cómo puede ser?

JESÚS:

               A mi mucha potestad
               esto le quita el poder.
Córrese otra cortina y aparece DIONISIO desnudo,
salpicado de sangre y una disciplina en la mano con
sangre, y alrededor del cuello una soga,
y Santo DOMINGO con una lanza

MARCELA:

               ¡Jesús, qué gran compasión!

JESÚS:

               Éste es Dionisio, Marcela,
               de quien quiés satisfacción,
               que con gran cuidado vela
               por imitar mi pasión.
               Su áspera penitencia
               dejó mis manos atadas
               y se acogió a mi clemencia;
               acábale tú a lanzadas,
               que a mí me hace resistencia.
               Toma a Domingo esa lanza
               y con tu mucho rigor
               ejecuta cruel venganza.

MARCELA:

               Yo le perdono, Señor.


Pág. 45 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


JESÚS:

               La virtud todo lo alcanza.
               Has ganado gran victoria,
               y serás remunerada
               porque quede tu memoria
               en el cielo coronada
               con la corona de gloria.
               Perdonaste tu enemigo
               y esto por amor de mí;
               hallaste en el cielo abrigo,
               y el que no lo hiciere ansí
               jamás podrá ser mi amigo.
               Si en la oración me decís
               que perdonáis los errores
               y de obra no lo cumplís,
               alcanzaréis los favores
               conforme lo que pedís.
               El que perdonado hubiere
               ése será perdonado,
               y aquél que no lo hiciere
               ése morirá en pecado
               si en vida no lo cumpliere.
               Y porque humanos disfraces
               a humildes Pedros y llanos
               no estraguen con antifaces,
               dad acá entrambos las manos,
               que quiero yo hacer las paces.

Aparta las manos


Pág. 46 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


MARCELA:

               ¿Cómo tenéis desatadas
               las manos, sacro Señor,
               que estaban con sus lazadas?

JESÚS:

               Finezas son del amor
               de mis entrañas sagradas.
               Para hacer bien y premiar
               tengo mis manos abiertas,
               que es mi oficio perdonar.
               Tengo aquestas cinco puertas
               por donde pueden entrar.
Llegan y danle las manos derechas
               Dionisio ¿quiés por esposa
               a Marcela?

DIONISIO:

               ¿Quién podrá,
               Señor, hacer otra cosa,
               o quien se lo negará
               a mujer tan virtüosa?

JESÚS:

               Y vos, Marcela, ¿queréis
               a Dionisio por esposo?

MARCELA:

               Señor, gran merced me hacéis,
               que con lazo tan precioso
               cumplís lo que prometéis.


Pág. 47 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


JESÚS:

               Guardaréis conformidad,
               y tomando mi consejo,
               abrazaréis la humildad,
               y no quebréis el espejo
               del don de la castidad.
               El rosal que ha producido
               los hijos de bendición
               que a los cielos han subido
               rezaréis con devoción,
               sin que haya punto de olvido,
               porque sus cándidas rosas
               con el olor tan süave
               y fragancias olorosas
               tienen del cielo la llave
               para las almas piadosas.
               Siempre vivid con limpieza,
               y del alma la quietud
               guardaréis con gran pureza,
               que guardan a esta virtud
               la templanza y fortaleza.
               Y vamos, que a ser madrina
               viene mi sagrada madre
               con su beldad peregrina,
               que la envía el alto Padre
               con su música divina.


Pág. 48 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Entra un BAILARÍN y MÚSICOS cantando,
y un ÁNGEL con una fuente
y en ella dos guirnaldas y la VIRGEN
detrás las manos puestas,
y dan vuelta al tablado

MÚSICOS:

               "De la gloria ha bajado
               la Flor Divina,
               por honrar a los novios
               y a ser madrina.
               Baja la princesa
               de la jerarquía,
               que da luz al día
               su rara belleza;
               es mar de limpieza,
               fuente cristalina
               por honrar a los novios
               y a ser madrina."


Pág. 49 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


Llega la VIRGEN y toma las guirnaldas
y póneselas a los desposados
VIRGEN:

               Tened siempre en la memoria
               el premio de la victoria,
               porque la bondad inmensa
               acá os da esta recompensa
               y allá os ha de dar la gloria.
               Estimad con gran pureza
               el favor de su grandeza
               y el que mi Hijo os ha hecho,
               la voluntad de mi pecho
               y vivid con gran limpieza.
               De Domingo la oración,
               del Ángel la intercesión,
               de los cielos la asistencia,
               de Dios la suma clemencia,
               y en premio de la oración,
               cubiertos de casto velo,
               recibiréis gran consuelo
               cuando os venga a la memoria.
               Y aquí hace fin la historia
               de la Madrina del Cielo.
 
FIN DEL AUTO

Fin01.jpg