La madrina del cielo: 47

Pág. 47 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


JESÚS:

               Guardaréis conformidad,
               y tomando mi consejo,
               abrazaréis la humildad,
               y no quebréis el espejo
               del don de la castidad.
               El rosal que ha producido
               los hijos de bendición
               que a los cielos han subido
               rezaréis con devoción,
               sin que haya punto de olvido,
               porque sus cándidas rosas
               con el olor tan süave
               y fragancias olorosas
               tienen del cielo la llave
               para las almas piadosas.
               Siempre vivid con limpieza,
               y del alma la quietud
               guardaréis con gran pureza,
               que guardan a esta virtud
               la templanza y fortaleza.
               Y vamos, que a ser madrina
               viene mi sagrada madre
               con su beldad peregrina,
               que la envía el alto Padre
               con su música divina.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental