La madrina del cielo: 46

Pág. 46 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


MARCELA:

               ¿Cómo tenéis desatadas
               las manos, sacro Señor,
               que estaban con sus lazadas?

JESÚS:

               Finezas son del amor
               de mis entrañas sagradas.
               Para hacer bien y premiar
               tengo mis manos abiertas,
               que es mi oficio perdonar.
               Tengo aquestas cinco puertas
               por donde pueden entrar.
Llegan y danle las manos derechas
               Dionisio ¿quiés por esposa
               a Marcela?

DIONISIO:

               ¿Quién podrá,
               Señor, hacer otra cosa,
               o quien se lo negará
               a mujer tan virtüosa?

JESÚS:

               Y vos, Marcela, ¿queréis
               a Dionisio por esposo?

MARCELA:

               Señor, gran merced me hacéis,
               que con lazo tan precioso
               cumplís lo que prometéis.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental