La madrina del cielo: 44

Pág. 44 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


MARCELA:

               ¿No sois el Sumo Saber
               y la Suprema Deidad?
               ¿Esto cómo puede ser?

JESÚS:

               A mi mucha potestad
               esto le quita el poder.
Córrese otra cortina y aparece DIONISIO desnudo,
salpicado de sangre y una disciplina en la mano con
sangre, y alrededor del cuello una soga,
y Santo DOMINGO con una lanza

MARCELA:

               ¡Jesús, qué gran compasión!

JESÚS:

               Éste es Dionisio, Marcela,
               de quien quiés satisfacción,
               que con gran cuidado vela
               por imitar mi pasión.
               Su áspera penitencia
               dejó mis manos atadas
               y se acogió a mi clemencia;
               acábale tú a lanzadas,
               que a mí me hace resistencia.
               Toma a Domingo esa lanza
               y con tu mucho rigor
               ejecuta cruel venganza.

MARCELA:

               Yo le perdono, Señor.