La madrina del cielo: 43

Pág. 43 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
Corren una cortina y aparece JESÚS Cristo
atadas las manos, e híncase de rodillas
MARCELA
JESÚS:

               Marcela, tu petición
               es justa conforme el celo
               que tiene tu corazón;
               mas ¿no ves que tiene el cielo
               más alta la perfección?
               Los corazones humanos
               quieren vengar su intención,
               cuando vienen a las manos
               sin mirar la obligación
               que deben a sus hermanos.
               Es del hombre condición,
               que si así la mía fuera
               no hubiera generación
               ni hombre ninguno no hubiera
               que alcanzara salvación.
               Es mi oficio perdonar,
               dando diversos pregones,
               porque os vengáis a enmendar,
               y tú, Marcela, me pones
               culpa sin poder pecar.
               Tiene mis manos atadas
               Dionisio; ¿tú no las ves
               una con otra enlazadas?
               Y ha puesto a mis sacros pies
               cargas de plomo pesadas.
               Ningún paso puedo dar
               para en él hacer castigo,
               porque no me da lugar
               las manos; tú eres testigo
               que no las puedo mandar.