La madrina del cielo: 42

Pág. 42 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


ÁNGEL:

               Dionisio, ten confianza
               y sírvate la experiencia
               de jamás hacer mudanza.
               Abraza con penitencia
               Fe, Caridad y Esperanza;
               ven conmigo, que el lugar
               donde la tienes de hacer
               te tengo de señalar.

DIONISIO:

               En todo he de obedecer.

ÁNGEL:

               Ansí podrás acertar.
Vanse, y sale MARCELA

MARCELA:

               Poderoso Señor, Divina Esencia,
               ¿cómo la real palabra que habéis dado
               no cumplís pronunciando la sentencia?
               ¿El casto pecho es bien quede violado
               y el delito se quede sin castigo
               que a vos, Señor, estaba dedicado?
               Si el grande exceso que éste hizo conmigo
               con él disimuláis, podrá mañana
               volverse contra vos hecho enemigo.
               De aquesta condición fiera y inhumana,
               ¿qué se puede esperar, Dios poderoso,
               sino que mientras más, sea más tirana?
               Justicia pido, Dios santo y piadoso;
               justicia pido, Dios santo y clemente,
               que os hará la razón ser riguroso.
               Mas si es, buen Dios, acaso conveniente
               que se haya de mostrar vuestra clemencia,
               su voluntad se cumpla eternamente
               dándome para el caso suficiencia.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental