La madrina del cielo: 41

Pág. 41 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DEMONIO:

               Calla, que oyendo su nombre
               me abraso con más rigor,
               que en ella Dios se hizo hombre
               y fue un exceso de amor
               que no hay a quien no le asombre.
               A un Dios que su ser abarca
               los cóncavos tierra y cielo,
               le encerró esa humilde arca
               y le hizo venir al suelo
               para entregarle a la Parca.
               ¡Pesar de su nacimiento
               y el día que fue engendrada
               para aumentar mi tormento!
               ¡Que una niña delicada
               tuvo tal merecimiento!

ÁNGEL:

               Vade retro, Satanás;
               exímete del derecho
               que aquí pretendiendo estás;
               parte para el reino estrecho
               y no vuelvas aquí más.

DEMONIO:

               ¿Ya tú te haces mandón?
               ¿Eres de masa más alta
               que yo? Mas ya mi opinión
               después que hice la falta
               perdió la reputación.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental