La madrina del cielo: 34

Pág. 34 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               Ya visteis al religioso
               que quisimos desnudar,
               con qué pecho tan piadoso
               nos pretendía alcanzar
               de Dios eterno reposo.
               Ya visteis cómo lanzado
               fue al profundo del infierno
               aquél que os ha acompañado,
               y cómo del fuego eterno
               el rosario os ha librado.
               Ya sabéis que la sentencia
               dio el soberano Señor
               en favor por su clemencia,
               y que os mandó con amor
               que hiciésedes penitencia.
               No hay agora amedrentaros
               sino en este más contenta
               con esfuerzo abalanzaros,
               que pasada la tormenta
               sé que tenéis de alegraros.
               ¿Queréis desierto de Egipto?
               Podréis imitar a un Pablo
               que entró allí desde chiquito,
               o Antonio, a quien tentó el diablo
               y él le echó de su distrito.
               ¿Queréis en la cueva estar
               que encubren Líbano y Cedro
               en escondido lugar?
               Allí hay lágrimas de Pedro
               con que os podéis consolar.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental