La madrina del cielo: 33

Pág. 33 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               Calle, que yo le perdono.

CHINARRO:

               (Bueno es ponerle temor, (-Aparte-)
               aunque era hablar en su abono.)
               Con esta merced, señor,
               verá cómo lo pregono.

DOMINGO:

               ¿Qué dice?

CHINARRO:

               Que no hablaré,
               padre, más que un dromedario.

DOMINGO:

               Tenga con la Virgen fe,
               rece su santo rosario.

CHINARRO:

               Padre mío, yo lo haré.
Vanse y
sale DIONISIO con un
saco de penitencia

DIONISIO:

               Ya vistes a vuestros ojos,
               sin ser quimeras ni antojos,
               alma, cómo os libertó
               Aquél que en la cruz dejó
               tan soberanos despojos.
               Ya visteis con la humildad
               que el Sagrario milagroso
               de la Santa Trinidad
               pedía al Hijo glorioso,
               alma, tuviese piedad.
               Ya visteis el gran caudal
               que puso aquel templo santo
               por libertarnos de mal,
               y cómo alcanzaron tanto
               las rosas de su rosal.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental