La madrina del cielo: 32

Pág. 32 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               ¿Cómo el hábito ha hallado?

CHINARRO:

               Cuando vine le hallé aquí.

DOMINGO:

               ¡Ya acabó el desventurado!

CHINARRO:

               Es verdad, que yo le vi
               cómo al infierno ha bajado.

DOMINGO:

               Dígame, ¿cómo lo ha visto?

CHINARRO:

               Porque pasó en mi presencia
               cuando el Juez Jesu Cristo
               dio contra él la sentencia
               por ser un hombre malquisto.
               También le vide allá estar
               y con pecho sublimado
               por Dionisio suplicar.

DOMINGO:

               Pues Dios se lo ha revelado,
               bien le debe de estimar.
               Vámonos al monasterio
               y considere que ha errado,
               aunque ha visto ese misterio,
               y debe ser castigado
               por tan grave vituperio.

CHINARRO:

               Primero que haga mudanza
               me ha de dar su bendición,
               pues tanta virtud alcanza,
               y me ha de otorgar perdón
               debajo de confianza.
               Hágalo, por vida mía,
               y me prometo enmendar,
               pues que su virtud me guía,
               si no lo he de publicar
               que habla con Dios y Maria.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental