La madrina del cielo: 31

Pág. 31 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOMINGO:

               ¿El qué?

CHINARRO:

               Remediar mi falta.

DOMINGO:

               Ése es el saber perfeto,
               y el hombre que lo ha alcanzado
               jamás se ha visto en aprieto.

CHINARRO:

               Gran tiempo le he procurado
               y me ha perdido el respeto.

DOMINGO:

               Dejemos esa quimera.

CHINARRO:

               Pues ¿por quién me preguntaba?

DOMINGO:

               Por un hombre.

CHINARRO:

               Ya sé quién era,
               que aquese hombre aquí estaba
               un poco antes que se fuera.

DOMINGO:

               Eso será lo más cierto;
               mas diga, ¿cómo hablar osa
               haciendo tal desconcierto?

CHINARRO:

               (¿Que me conoció? ¡Hay tal cosa! (-Aparte-)
               No me conociera un muerto.)

DOMINGO:

               ¡Que me ha de dar ocasión
               de que le venga a buscar!

CHINARRO:

               Mi padre, con la pasión
               no le pude respetar;
               le juro a mi salvación.

DOMINGO:

               ¿Qué ha jurado? Bese el suelo.

CHINARRO:

               ¿No basta besar su mano?

DOMINGO:

               Mire que ha enojado el cielo;
               haga lo que digo, hermano.

CHINARRO:

               De enojarle me recelo.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental