La madrina del cielo: 28

Pág. 28 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
JESÚS:

               Pues de mi mucha clemencia
               los dos le habéis amparado,
               doy por muy justa sentencia
               que aquéste sea condenado.
A DOROTEO
               Y aquéste a hacer penitencia.
A DIONISIO
               Y miro que aquéste ha sido
               del rosario muy devoto
               y en sus cosas comedido,
               y aquéste un hombre remoto,
               gran pecador y atrevido.

DOROTEO:

               Virgen, ¿no hay intercesión?

VIRGEN:

               Cuando tuviste lugar
               no gozaste la ocasión,
               por donde vas a penar
               al reino de confusión.
               Continuo has vivido mal,
               tu vida siempre empeora,
               y llegado a punto tal,
               en lugar de intercesora
               es mi oficio ser fiscal.

Corren la cortina y cúbrese todo