La madrina del cielo: 27

Pág. 27 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
DOMINGO:

               Espíritu condenado,
               como siempre, la maldad
               es adorno de tu estrado,
               traes cubierta la verdad
               con hábito disfrazado.
               Señor, Dionisio ha pecado
               siéndoos rebelde e ingrato,
               en los vicios engolfado;
               mas teníalo por trato,
               siendo a piedad inclinado.
               Si alguna cosa quitaba,
               también con ellos partía
               de aquello que le tocaba,
               y una mala compañía
               hace la virtud esclava.
               Rezaba con devoción
               el sacrosanto rosario,
               llamaba la intercesión
               del sagrado relicario
               do obrasteis la encarnación.
               Bien sabéis la caridad,
               Señor, que conmigo usó
               con tan profunda humildad,
               y por suplicarlo yo,
               Señor, tened de él piedad.

VIRGEN:

               Hijo mío, haced su ruego,
               pues que Domingo lo pide,
               no vaya al eterno fuego,
               que a vuestro gusto se mide;
               dadle, buen Jesús, sosiego.
               En especial que ha tenido
               en mucha veneración
               el rosario esclarecido,
               otórguesele perdón,
               que como madre os lo pido.