La madrina del cielo: 23

Pág. 23 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


sale CHINARRO en jubón y calzón
como quedó cuando le quitaron el hábito,
y capa y espada y sombrero
CHINARRO:

               Pues ¿conmigo, fanfarrón?
               Si a Chinarro conocieras,
               salteadorcillo lebrón,
               yo sé que no te atrevieras
               temiendo tu perdición.
               ¿A mí el hábito? ¡Ah, paciencia!
               Que un tiempo solía temblar
               un rayo ante mi presencia.
               ¡Qué cosa es un hombre estar
               sujeto a humilde obediencia!
               Con la pasión que llevaba
               viéndome que iba desnudo
               el corazón me temblaba;
               que habla con cólera un mudo
               si la paciencia se acaba.
               Y que el otro muy cortés
               al padre se le ha dejado
               con muy pequeño interés;
               sólo el rosario ha tomado,
               que el padre le diera tres.
               De aquí no pienso partirme
               sin vengarme con los dos.
               Bien sé que puedo medirme;
               no iré de aquí--¡vive Dios!--
               que no tengo que vestirme.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental