La madrina del cielo: 22

Pág. 22 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
DEMONIO:

               Ya vuelven a dar aviso.
               ¿Con música los regalas?
               Lucifer, no estás remiso;
               el veneno de tus balas
               los arroja en un proviso.
               Dádoles he grande sueño
               con un sabroso manjar
               de un mortífero beleño;
               quiero ver sin recordar
               si al infierno los despeño.
               De esta vez perecerán,
               si el cielo no me lo estorba,
               que entre sus vicios están
               y he de hacer que se los sorba
               un mar de pez y alquitrán.
               Heles mostrado un tesoro
               en este profundo sueño
               de preciadas piedras de oro
               para robárselo al dueño
               y vayan a eterno lloro.
               ¡Ah, compañeros! Venid.
Levantándose los dos

DOROTEO:

               Vamos, que el tesoro es bueno.

DEMONIO:

               Y entre los dos lo partid,
               si no se os vuelve veneno
               con este famoso ardid.
Vanse