La madrina del cielo: 20

Pág. 20 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
DOROTEO:

               El sueño y cansancio crece
               y te quiero contentar.
Recuéstanse a dormir,
y sale el DEMONIO

DEMONIO:

               Dormid, que yo he de velar
               hasta llegaros al punto
               en que tenéis de acabar,
               aunque del cielo barrunto
               que me lo quiere estorbar.
               Mas, venga lo que viniere,
               yo he de hacer mi diligencia
               por si acaso sucediere,
               si no, haga su providencia
               lo que mejor le estuviere.
               Tengo un odio desigual
               al hombre y crüel desdén
               sin causa para hacer tal,
               y por quererle Dios bien,
               por eso le quiero mal;
               y aunque su poder me asombre,
               siempre aborrezco su nombre
               y quiero mal a los dos,
               y pues no me vengo en Dios,
               he de vengarme en su nombre.