La madrina del cielo: 19

Pág. 19 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               No das muy lejos del blanco,
               que aquéstos que tú desprecias
               suelen dar el campo franco;
               que todas las calidades
               no son más, Doroteo,
               que tienen las voluntades
               diferentes el deseo
               y distintas propiedades.
               Tú tienes riguridad,
               yo tengo alguna clemencia;
               tú aborreces la bondad,
               yo tengo por excelencia
               tener el don de piedad.
               Bien puede ser pecador
               el hombre, porque le inclina
               de Adán el primer error;
               mas a la esencia divina
               no ha de perder el temor.
               No tienes que estar cansando;
               que hacer a Dios resistencia
               es quebrantar su real bando
               y debe pedir clemencia
               el hombre, aunque esté pecando;
               y dejemos de alegar,
               pues el prado nos ofrece
               sitio para descansar.