La madrina del cielo: 18

Pág. 18 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


CHINARRO:

               ¿Cómo no me acaba el llanto?

DOMINGO:

               ¿Cómo no guarda obediencia?

CHINARRO:

               No puedo guardarla tanto.
               ¿Cómo no les ha mandado
               a éstos tener obediencia?

DOMINGO:

               Era ese caso excusado,
               que para la sacra audiencia
               está aquéste reservado.

CHINARRO:

               Ahora bien, tome el vestido,
               y pues que me descompone,
               ante Dios le sea pedido.
Dales el hábito

DOMINGO:

               Ruegue a Dios que le perdone,
               y le será agradecido.
Vanse Santo DOMINGO y CHINARRO

DOROTEO:

               ¿Ya das, Dionisio, en franco
               y de rosarios te precias?


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental