La madrina del cielo: 17

Pág. 17 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DIONISIO:

               Dejarle ir:
               ¿soy yo empedernida roca?
               Éste de parte me toca,
               y con él se ha de partir.
Tómale el rosario
               Sólo este rosario quiero
               que me ha parecido bien.

DOMINGO:

               De aquesa razón infiero
               que os ha de suceder bien
               en el tiempo venidero.

CHINARRO:

               Tengan descanso y salud
               y déles el alto Dios
               mucho sosiego y quietud.

DOROTEO:

               Hermano, no hablan con vos.

CHINARRO:

               ¿Por qué no ha de usar virtud?
               Úsala su compañero,
               siendo también salteador;
               ¿es por dicha él más grosero
               ni tiene menos valor
               siendo hidalgo y caballero?

DOROTEO:

               Desnúdese. ¿A mi chancitas?
               Acabe el capigorrón.
               ................. [ -itas]
               Tengo poca devoción
               y las entrañas malditas.

CHINARRO:

               ¡Ay! ¿Qué ha dicho, cielo santo?

DOMINGO:

               Hermano, tenga paciencia.