La madrina del cielo: 16

Pág. 16 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
DOMINGO:

               Sin replicar se desnude,
               hermano, y guarde obediencia.

CHINARRO:

               Su paternidad no dude...

DOMINGO:

               Chinarro, tenga paciencia
               y hágalo sin que se mude.
Desnúdase CHINARRO y Santo DOMINGO,
y para desnudarse pone el rosario
en la tierra y prosigue
               Está tan roto y deshecho,
               señores, nuestro caudal,
               que de su valor sospecho
               que antes les podrá hacer mal
               que género de provecho.
               ¡Pluguiera a Dios que el valor
               fuera de tal gravedad
               que mitigara el rigor
               de su gran necesidad!
               Miren si les tengo amor,
               porque dejando aburrida
               la causa que tan sin rienda
               les trae el alma perdida,
               con el aumento de hacienda
               habría enmienda la vida.

DIONISIO:

               Padre, vuélvase a vestir.

DOROTEO:

               ¿Qué quieres?