La madrina del cielo: 14

Pág. 14 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
DOMINGO:

               ¡Vióse mayor disparate!
               Pues es claro que se ha visto
               bajar del cielo la cruz.

CHINARRO:

               Fue porque yo lo he pedido,
               y pesándome de haber
               ofendido al Uno y Trino,
               me vine a la religión
               poniendo en olvido al siglo.
Salen DIONISIO y DOROTEO

DIONISIO:

               Adoraba su belleza,
               y después que la he gozado
               ha entrado en mí tal tibieza
               que aun el caso imaginado
               me causa mucha tristeza.

DOROTEO:

               Échala del pensamiento
               y cesará su memoria,
               y así vivirás contento,
               que si promete Amor gloria,
               suele a veces dar tormento.
               Mas dejando eso, ¿no ves
               dos religiosos venir?

DIONISIO:

               ¿Si traen algún interés?

DOROTEO:

               La verdad me han de decir
               atados manos y pies.

DOMINGO:

               Deo gratias.