La madrina del cielo: 12

Pág. 12 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
CHINARRO:

               Andaba la chirinola
               hasta que ventura quiso
               que el bodegón se alborota
               porque de corto de cinco,
               sobre disputas de honor,
               como siempre honrado he sido,
               corté a una mujer la cara,
               dando muerte a su marido.
               Maté un hidalgo en la plaza
               por un no sé qué me hizo
               a la una de mis damas;
               déle Dios el paraíso.
               Ausentéme de la tierra,
               y topando en el camino
               un fraile, le até a una encina,
               desnudándole el vestido...

DOMINGO:

               Calle y por él le ruegue,
               pues cometió tal delito
               sin tener temor a Dios,
               que osó tocar a sus Cristos.

CHINARRO:

               ¡Vive Dios! Domingo Padre,
               pues hasta este punto ha oído,
               que ha de acabar de oír la causa
               que a su casa me ha traído.
               El fraile me dejo atado,
               no supe lo que se hizo;
               Dios le perdone si es muerto,
               y a mí no ponga en olvido.
               No hube dado muchos pasos
               cuando topé un peregrino
               y, por mi gusto no más,
               le maté en un ventorrillo.
               El ventero, que era honrado,
               de por medio se ha metido,
               con tajadas y colainas
               a los dos nos hizo amigos.