La madrina del cielo: 11

Pág. 11 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
CHINARRO:

Hase de estar santiguando Santo DOMINGO
               Tenía tabla de juego,
               donde el menor ejercicio
               era echar votos por vidas,
               reniegos de cinco en cinco.
               Jugábanse los dineros,
               y después de haber perdido,
               las prendas suplían las faltas,
               quedándose en cueros vivos;
               las joyas de las mujeres,
               las arracadas y anillos,
               cadena, ajorca, manillas
               y los diamantes más finos,
               faldellines, sayas, ropas,
               tocas, jubones, corpiños,
               quedando de Adán y Eva
               hechos retratos al vivo.
               Sacábales el barato,
               que, si lo viera, le digo,
               padre, que se aficionara,
               que fui en poco tiempo rico.
               Prestábales sobre prendas,
               dándome de prometido,
               si daba diez, doce y medio,
               y si veinte, veinte y cinco.