La madrina del cielo: 10

Pág. 10 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
CHINARRO:

               ¡Por Jesús omnipotente,
               que porque sé que le pesa
               lo he de contar cabalmente!
 
               En la ciudad de Sagunto
               nací, padre fray Domingo,
               que cuando allí no naciera
               nada se hubiera perdido.
               No digo de nobles padres,
               porque no sé quién me hizo,
               según [lo] que mi madre era
               afable con sus amigos.
               Bueno es ser el hombre afable,
               pero la mujer, no digo,
               que ha de ser como carrasca
               y amorosa a su marido.
               En fin, allí fui criado
               hasta tener veinte y cinco
               años, haciendo insolencias,
               no de las que hacen los niños.
               Tuve siempre tres mujeres
               repartidas en tres sitios,
               las cuales rendían primicias
               sin ser el fruto caído.
               Tres germánicos, muchachos,
               de los que en el laberinto
               metían las dos colainas,
               se recogían en mi nido.