La madrina del cielo: 09

Pág. 09 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


salen Santo DOMINGO y un
donado llamado CHINARRO
DOMINGO:

               Dígame, ¿por qué ocasión,
               dejando el siglo, se vino
               a entrar en la religión?

CHINARRO:

               ¡Por el Señor Uno y Trino
               que me causa gran pasión!
               ¿No basta que entre estas breñas
               --¡pesia a quien aquí me trujo!--
               cuento mi mal a las peñas?
               ¿No fuera fraile cartujo
               porque me hablara por señas?

DOMINGO:

               ¡Jesús, hermano! ¿Qué es esto?
               Considere que ha pecado.
               ¿Cómo está tan descompuesto?

CHINARRO:

               ¡Por Cristo crucificado
               que estoy por echar el resto!

DOMINGO:

               Hermano, nada no cuente;
               ésa es la orden que profesa.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental