La madrina del cielo: 08

Pág. 08 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


aparezce CRISTO de Redención

JESÚS:

               Marcela, tu sentimiento
               es muy justo que le tengas
               y que justicia prevengas
               a tan grande atrevimiento;
               que, si el pecado consiento,
               de su maldad formo queja,
               y aunque ves que éste se aleja,
               no pierdas la confianza,
               y el tomar de él la venganza
               sobre mis hombros lo deja.
Corren la cortina y
cúbrese el JESÚS Cristo

MARCELA:

               ¿Tan presto os vais, Jesús santo?
               No escondáis el resplandor
               que al alma enriquece tanto.
               Divino afecto de amor
               y obra de Espíritu Santo,
               aguardad, Verbo humanado,
               y de aquesta corderilla
               recibí el pecho humillado,
               alta flor de maravilla
               que dio la muerte al pecado.
               Justo Juez os mostráis,
               pues la carga de mi afrenta
               a vuestra cuenta tomáis,
               que tomada a vuestra cuenta
               cuerpo y alma consoláis.
               Mirad que salís fiador
               que el delito ha de pagar;
               si no lo cumplís, Señor,
               os tengo de ejecutar,
               aunque os tengo grande amor.
               Mas vuestra clemencia es de arte
               que en los malos se reparte;
               pero advertiréis que hay ley,
               que nunca perdona el rey
               si no perdona la parte.

Vase


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental