La madrina del cielo: 07

Pág. 07 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


queda MARCELA
MARCELA:

               ¡Así te partes, crüel!
               Dejo la venganza a Aquél
               que es deshacedor de agravios;
               mas tiene piadosos labios
               y hallarás clemencia en Él.
Puesta de rodillas
               Divino Redentor, Celador santo,
               de aquesta sinrazón a vos apelo,
               porque quedo afligida y sin consuelo,
               metida entre gemidos y quebranto.
               Muévaos a compasión mi triste llanto
               y ver rompido el virgíneo velo
               de que hice voto de llevar al cielo,
               librándome del reino del espanto.
               A vos, Sacro Señor, venganza os pido.
               No pase sin castigo tan mal hecho
               y un delito tan feo y tan inorme.
               Aunque si de otra cosa sois servido
               y se mueve a clemencia vuestro pecho,
               con vuestra voluntad seré conforme.

Corren una cortina


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental