La madrina del cielo: 05

Pág. 05 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina
Entra DIONISIO y MARCELA
asida de su capa
MARCELA:

               Arrojadizo Tarquino,
               dime, ¿qué fruto has sacado
               de un efecto tan indigno,
               que así has un pecho violado
               dedicado al Uno y Trino?
               ¿Por qué con tanta fiereza
               cometiste tal delito?
               Caos de abatida bajeza,
               ¡que un gusano tamañito
               se atreva a la Suma Alteza!
               ¿Qué? ¿No temes la sentencia
               ni del castigo el rigor?
               Pero sé por experiencia
               que le has perdido el temor
               por ser la Suma Clemencia.
               Mas, pues que ya ha sucedido,
               muestre ese pecho piadoso
               lo mucho que me ha querido.
               Dame la mano de esposo,
               con lágrimas te lo pido.

DOROTEO:

               (¡No le faltaba otra cosa (-Aparte-)
               sino meterse en el brete
               de dama bella y hermosa!
               Muy bien medrara el pobrete
               y además si es melindrosa.)