La madrina del cielo: 04

Pág. 04 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOROTEO:

               Entra en el nombre del diablo.
               Va a forzar una doncella
               y nombra de Dios el nombre
               que forma contra él querella.
               Sin duda que entiende este hombre
               que ha de ayudarle a movella.
               Aquesto, si bien lo notas,
               de demonio es el oficio,
               que con sus obras remotas
               entre el deleite y el vicio
               deja las conciencias rotas.
               Hacemos mil insolencias
               sin tener a Dios temor
               ni escrúpulo en las conciencias,
               y pídele aDios favor.
               ¡Qué hermosas impertinencias!
               Si habemos dado en saltear
               y entre piratas porfías
               surcado habemos el mar,
               ¿de qué sirve hipocresías
               si es su profesión robar?
               No le acabo de entender.
               Unas veces es afable,
               con humilde proceder,
               y otras no ha de haber quien le hable
               si quiere su amigo ser.


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental