La madrina del cielo: 03

Pág. 03 de 49
La madrina del cielo Tirso de Molina


DOROTEO:

               Olvida y muda de intento.

DIONISIO:

               ¿No ves que se ha apoderado
               del alma y del pensamiento,
               que hallándole descuidado
               hizo un firme alojamiento?

DOROTEO:

               Entra y gózala por fuerza.

DIONISIO:

               Cosa por fuerza gozada
               ¿qué gusto tendrá? Que es fuerza
               que quede más obstinada
               y no ha de haber quien la tuerza.

DOROTEO:

               Podrá ser, viendo cogida
               la flor del vergel vedado,
               se te muestre agradecida
               y que te ofrezca de grado
               el remedio de su vida.

DIONISIO:

               Quiero tomar tu consejo,
               que muy bien me ha parecido;
               que el amigo es claro espejo,
               y por ver que me ha ofrecido
               la Ocasión buen aparejo.
               Considera lo que hablo
               por estar solos los dos;
               de veras el caso entablo.
               Entro en el nombre de Dios.

Vase


La madrina del cielo de Tirso de Molina

Personas - Auto Sacramental