La lucha por la vida I: 036

VI
Pág. 036 de 97
La lucha por la vida I Segunda parte Pío Baroja


Roberto en busca de una mujer - El Tabuenca y sus artificios - Don Alonso o el Hombre-boa


Unos meses después se presentó Roberto en la Corrala, a la hora en que Manuel y los de la zapatería tornaban de su trabajo.

-¿Tú conoces al señor Zurro? -preguntó Roberto a Manuel. -Sí; aquí al lado vive.

-Ya lo sé; quisiera hablarle.

-Pues llame usted, porque debe estar.

Acompáñame tú.

Llamó Manuel, les abrió la Encarna y pasaron adentro. El señor Zurro leía el periódico a la luz de un velón en su cuarto, un verdadero almacén repleto de bargueños viejos, arcas apolilladas, relojes de chimenea y otra porción de cosas. Se ahogaba allí cualquiera; no se podía respirar ni dar un paso sin tropezar con algo.

-¿Es usted el señor Zurro? -preguntó Roberto.

-Sí.

-Yo venía de parte de don Telmo.

-¡De don Telmo! -repitió el viejo, levantándose y ofreciendo una silla al estudiante-. Siéntese usted. ¿Cómo está ese buen señor?

-Muy bien.

-Es muy amigo mío -siguió diciendo el Zurro-. ¡Vaya! Ya lo creo. Pero usted me dirá lo que desea, señorito. Para mí, basta que venga usted de parte de don Telmo para que yo haga lo que pueda por servirle.

-Lo que yo deseo es informarme del paradero de una muchacha volatinera que vivió hace cinco o seis años en una posada de estos barrios, en el mesón del Cuco.

-¿Y usted sabe cómo se llamaba la muchacha?

-Sí.

-¿Y dice usted que vivió en el mesón del Cuco?

-Si, señor.

-Yo conozco alguno que vive ahí -murmuró el ropavajero.

-Sí; es verdad -repuso la Encarna.

-Aquel hombre de los monos, ¿no vivía allá? -preguntó el señor Zurro.

-No; era la Quinta de Goya -contestó su hija.

-¡Pues, señor!... Espere usted un poco, joven...; espere usted.

-¿No será el Tabuenca el que vive allá, padre? -interrumpió la Encarna.

-Ése es; ese mismo. El Tabuenca. Vaya usted a verle. Dígale usted

-añadió el señor Zurro, dirigiéndose a Roberto- que va de mi parte. Es un tío de mal genio, muy cascarrabias. Se despidió Roberto del ropavejero y de su hija, y salió con Manuel a la galería de la casa.

-¿Y dónde está el mesón del Cuco? -preguntó.

-Por ahí, por las Yeserías -le dijo Manuel.

Acompáñame; luego cenaremos juntos -dijo Roberto.

-Bueno.

Fueron los dos al mesón, colocado en un paseo a aquellas horas desierto. Era casa grande, con zaguán a estilo de pueblo y patio lleno de carros. Preguntaron a un muchacho. El Tabuenca acababa de llegar -les dijo-. Entraron en el zaguán, iluminado por un farol. Allí había un hombre.

-¿Vive aquí uno a quien llaman el Tabuenca? -preguntó Roberto.

-Sí. ¿Qué hay? -dijo el hombre.

-Pues que quisiera hablarle.

-Puede usté hablar, porque el Tabuenca soy yo.


La lucha por la vida I " La busca " de Pío Baroja

Primera parte - I - II - III - IV

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Índice de artículos