La lucha por la vida I: 026

III
Pág. 026 de 97
La lucha por la vida I Segunda parte Pío Baroja


Roberto Hasting en la zapatería - Procesión de mendigos - Corte de los Milagros


Una mañana de fines de septiembre presentose Roberto en la puerta de La regeneración del calzado, y asomando la cabeza al interior del almacén, dijo:

-¡Hola, Manuel!

-¡Hola, don Roberto!

-Se trabaja, ¿eh?

Manuel se encogió de hombros, dando a entender que no era precisamente por su gusto.

Roberto vaciló un momento para entrar en la zapatería, y, al último, se decidió y entró.

-Siéntese usted-le dijo el señor Ignacio, ofreciéndole una silla.

-¿Usted es el tío de Manuel?

-Para servirle.

Se sentó Roberto, ofreció un cigarro al señor Ignacio, otro a Leandro, y se pusieron a fumar los tres.

-Yo conozco a su sobrino -dijo Roberto al zapatero-, porque vivo en casa de la Petra.

-¡Ah! ¿Sí?

-Y hoy quisiera que le dejara usted libre un par de horas.

-Sí, señor; toda la tarde, si usted quiere.

-Bueno; entonces, yo vendré por él después de comer.

-Está bien.

Roberto contempló cómo trabajaban, y de repente se levantó y se fue.

Manuel no comprendía qué le quería Roberto, y por la tarde le esperó con verdadera impaciencia. Llegó, y los dos salieron de la calle del Águila y bajaron a la ronda de Segovia.

-¿Tú sabes dónde está la Doctrina? -preguntó Roberto a Manuel.

-¿Qué Doctrina?

-Un sitio donde se reúnen los viernes muchos mendigos.

-No sé.

-¿Sabes dónde está el camino alto de San Isidro?

-Sí.

-Bueno; pues allí vamos a ir; ahí es donde está la Doctrina.

Manuel y Roberto bajaron por el paseo de los Pontones y siguieron en dirección del puente de Toledo. El estudiante no dijo nada, y Manuel nada quiso preguntarle.

El día estaba seco, polvoriento. El viento sur, sofocante, echaba bocanadas de calor y de arena; algunos relámpagos iluminaban las nubes; se oía el sonar lejano de los truenos; el campo amarilleaba, cubierto de polvo.

Por el puente de Toledo pasaba una procesión de mendigos y mendigas, al cual más desastrados y sucios. Salía gente, para formar aquella procesión del harapo, de las Cambroneras y de las Injurias; llegaban del paseo Imperial y de los Ocho Hilos; y ya, en filas apretadas, entraban por el puente de Toledo y seguían por el camino alto de San Isidro a detenerse ante una casa roja.

-Esto debe ser la Doctrina -dijo Roberto a Manuel, señalándole un edificio, que tenía un patio con una figura de Cristo en medio.


La lucha por la vida I " La busca " de Pío Baroja

Primera parte - I - II - III - IV

Segunda parte - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Tercera parte I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Índice de artículos