La gallega Mari-Hernández (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La gallega Mari-Hernández.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 131
La gallega Mari-Hernández


La gallega Mari-Hernández

Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• El REY don Juan II de Portugal
• Don ÁLVARO de Ataíde
• Doña BEATRIZ de Noroña
• MARI-HERNÁNDEZ, gallega
• GARCI-HERNÁNDEZ, viejo
• El CONDE de Monterrey


• Don EGAS
• CALDEIRA
• DOMINGA
• CARRASCO, serrano
• OTERO, serrano


• MARTÍN, serrrano
• BENITO, serrano
• CORBATO, serrano
• GILOTE, serrano
• VASCO, serrano


• Un CAZADOR
• Dos SOLDADOS portugueses
• Dos CRIADOS del CONDE
• SOLDADOS castellanos
• ACOMPAÑAMIENTO del REY y del CONDE


 


Escena I
Pág. 002 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


Salen don ÁLVARO
y doña BEATRIZ
ÁLVARO:

               De dos peligros, Beatriz,
               por excusar el más grave,
               se ha de escoger el menor.
               ¿Qué importa que el rey me mate?
               Ya sé que a voz de pregones
               me busca, y por desleales
               condena a cuantos supieren
               de mí, sin manifestarme.
               El rey don Juan el segundo
               de Portugal y el Algarbe,
               que aunque airado contra mí,
               mil años el cielo guarde,
               dando a traidores orejas,
               que persiguiendo leales,
               quieren de bajos principios
               subir a cargos gigantes,
               ha cortado la cabeza
               a don Fernando Alencastre,
               primo suyo, y duque ilustre
               de Berganza y Guimaranes,
               por unas cartas fingidas,
               que su secretario infame
               contrahizo y entregó,
               en que da muestras de alzarse
               con la corona, escribiendo
               a los reyes que ignorantes
               de este insulto, las reliquias
               destierran del nombre alarbe.
               A Fernando e Isabel
               digo, que a Castilla añaden
               un nuevo mundo, blasón
               de sus hechos alejandres.
               Verosímiles indicios
               no admiten en pechos reales,
               cuando la pasión los ciega,
               argumentos disculpables.
               Andaba el rey receloso
               del duque, porque al jurarle
               en las cortes, cuando en Cintra
               llevó Dios al rey su padre,
               reparando en ceremonias,
               por no usadas, excusables,
               quiso según las antiguas
               hacerle el pleito homenaje.
               Valiéronse de este enojo
               lisonjeros, y parciales
               le indignaron, que en los reyes
               son crímenes los achaques.
               Siguiéronse cartas luego
               contrahechas, que a indiciarle
               bastaron con tanta fuerza,
               que aunque el duque era su sangre
               en évora le justicia,
               sin que lágrimas le aplaquen
               de la reina, hermana suya,
               de sus privados y grandes.
               Huyen parientes y amigos;
               porque a enojos majestades
               en los ímpetus primeros,
               no hay, inocencias que basten.
               Dos hermanos y tres hijos
               van a Castilla a ampararse
               de Fernando e Isabel.
               ¡Quiera el cielo que en él le hallen!
               Al conde de Montemor
               su hermano, y gran condestable
               de Portugal, aunque ausente,
               ha mandado el rey sacarle
               en estatua, y en la villa
               y plaza mayor de Abrantes
               la espada y banda le quita
               cuadrada, que es degradarle
               de condestable y marqués,
               y luego degollar hace
               el simulacro funesto,
               saliendo--¡rigor notable!--
               sangre fingida del cuello
               de la inanimada imágen.
               Yo, que como primo suyo,
               soy también participante,
               si no en la culpa en la pena,
               para que también me alcance,
               estoy dado por traidor;
               y por la lealtad de un paje,
               que despreciando promesas
               no temió las crueldades
               con que amenazan los jueces,
               dos meses pude ocultarme
               en un sepulcro, que antiguo
               en vida las honras me hace.
               Pero ahora que estoy cierto
               que el rey, declarado amante
               de tu hermosura, ha venido
               a esta villa a visitarte,
               atropellando consejos,
               perdiendo al temor cobarde
               el respeto que la vida
               y la honra es bien que guarde,
               si desesperado no,
               celoso mi agravio sale
               de sí y del sepulcro triste,
               asilo hasta aquí, ya cárcel.
               Celos, Beatriz, poderosos
               han bastado a levantarme
               del sepulcro. Muerto estoy.
               Bien puedo decir verdades.
               Dos años ha que te sirvo,
               con que haya, por adorate,
               estorbos que no atropelle,
               imposibles que no pase.
               Con palabras y promesas
               esperanzas alentaste,
               que dudosas que las niegues,
               hoy vienen a ejecutarte.
               Ser mi esposa has prometido;
               pero ya que ciega y fácil
               la Fortuna, en fin mujer
               firme sólo en ser mudable,
               levanta tus pensamientos
               cuando mis dichas abate.
               ¡Tú, igualándote a coronas,
               yo indigno, ya que me iguale
               al mas rústico pastor;
               tú marquesa respetable,
               yo sin estados, ni hacienda!
               ¡Ay Beatriz! No hay que culparte
               que me aborrezcas y olvides.
               Gócete el rey. Muera, inhábil
               de merecer tu belleza,
               un conde ayer, hoy imágen
               y sombra de lo que ha sido;
               que cuando el rey aquí me halle,
               porque de mí quedes libre,
               yo gustaré que me mate.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 003 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Tan desacordado vienes,
               que a no ocasionar tus males
               a llorar desdichas tuyas,
               riyera tus disparates.
               Para salir del sepulcro,
               donde viven las verdades
               entre huesos, desengaños,
               que no admitieron, en carne,
               no sales con la cordura
               que pudieran enseñarte
               escuelas del otro siglo.
               Donde no hay ciencias que engañen,
               la historia del malogrado
               duque vienes a contarme,
               como si yo la ignorara,
               cabiéndote tanta parte
               a ti en ella como a mí
               de lágrimas; que a enseñarte
               reliquias que en lienzos viven,
               bastaran a acreditarme.
               Antes de haber delinquido,
               en mi ofensa sentenciaste
               olvidos solo en potencia.
               ¡Ay don Álvaro de Ataíde!
               Necios jueces son los celos,
               pues sus ciegos tribunales,
               sin interrogar testigos,
               condenan lo que no saben
               aunque de lo que te imputan
               enemigos criminales
               inocente estés, que es cierto,
               pues en ti traición no cabe,
               sólo la mala sospecha
               que contra el amor constante
               de mi pecho has hoy tenido,
               hasta para condenarte;
               porque donde el valor vive,
               tal vez delitos amantes
               son de más ponderación
               que las lesas majestades.
               De la triste compañía
               donde vivo te enterraste,
               la desazón se te pega
               que muestras. No es bien me espante.
               Sin estado perseguido,
               sin amigos que te amparen,
               sin parientes que te ayuden,
               sin vasallos que te guarden,
               te quiero más que primero;
               que, porque al fino diamante
               le desguarnezcan del oro,
               no desdicen sus quilates.
               Déjame pelear primero,
               y cuando el contrario cante
               la victoria, entonces dime
               vituperios que me agravien;
               que si por ser mujer yo,
               temes de mi sexo frágil
               banderizados empleos,
               soy portuguesa, y bien sabes
               que no ha habido en mi nación
               ninguna a quien los anales
               que afrentas inmortalizan
               puedan notar de inconstante.
               Amabas presuntüoso;
               pretendías arrogante;
               pudo ser por las riquezas,
               siempre soberbias y graves.
               Y yo también pudo ser
               que por ellas te estimase,
               repartiendo en ti y en ellas
               deseos interesables.
               Ya podrás hablarme humilde,
               y yo en amor mejorarme,
               queriéndote por ti solo,
               si tú pobre, yo constante.
               Estado, hacienda y honor
               la Fortuna, diosa frágil,
               te quitó. Guarda la vida;
               que como ésta no te falte,
               sin estado, honor ni hacienda
               te estimo en más que los reales
               blasones que me persiguen,
               y no han de poder mudarme.
               Noroña soy, si él es rey;
               esposa tiene a quien ame,
               e ilegítimos empleos
               no han de ofender mi linaje.
               Raya es ésta de Galicia
               si encubiertamente sales
               con el favor de la noche,
               amparo de adversidades,
               cuando tú seguro estés,
               y des orden de avisarme,
               te seguiré firme yo;
               que empeñando mis lugares,
               y recogiendo mis joyas,
               castellanas majestades,
               de rigores portugueses,
               tiene España que nos guarden.
               Dame los brazos, y adiós.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 004 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Tu nombre en mármoles graben.
Sale CALDEIRA

CALDEIRA:

               Deja agora grabaduras
               para escultores y jaspes.
               ¡Cuerpo de Dios! Y preven
               o escondrijos o gaznates,
               que el rey don Juan entra aquí.

BEATRIZ:

               ¡Ay, mi bien!

CALDEIRA:

               ¿No habrá desvanes,
               chimeneas, gallineros,
               o un cofre en que agazaparme?

ÁLVARO:

               Ya, Beatriz, vuelven sospechas
               de nuevo a martirizarme.
               ¡El rey de noche, y a verte,
               sin tu permisión!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 005 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               No te halle
               aquí. Tras ese tapiz
               te pon; que si has de escucharle,
               y lo que respondo adviertes,
               yo sé que de los pesares
               que me das, perdón me pidas.

CALDEIRA:

               ¡Que viene, que entra, que sale!

BEATRIZ:

               Mi bien, ¿quieres esconderte?

ÁLVARO:

               ¡Ay! ¡Quién pudiera feriarte
               la firmeza de los montes!

CALDEIRA:

               ¡Ay! ¡Quién pudiera tornarse
               o chapín o bacinilla
               mono, papagayo o fraile!

Ocúltanse detrás de una tapiz don
ÁLVARO y CALDEIRA Salen el REY,
don EGAS y ACOMPAÑAMIENTO

REY:

               Para divertir, marquesa,
               penas de razón de estado,
               que desleales me han dado,
               porque de mi bien les pesa,
               a vuestra villa he venido,
               y esta noche a vuestra casa.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               No sabéis honrar con tasa,
               pródigo habéis, señor, sido
               ilustrando estas paredes,
               donde, como vos decís,
               penas tan bien divertís,
               que en vos es hacer mercedes.

REY:

               Para que verifiquéis
               aquesa proposición,
               traigo, Beatriz, intención
               de que mañana os caséis.

BEATRIZ:

               ¡Cómo, gran señor!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


REY:

               Yo he sido
               vuestro amante; que las leyes
               de amor no exceptúan reyes.
               Constante habéis resistido
               mi poder y voluntad,
               porque mienta la experiencia
               que afirma no hay resistencia
               contra un gusto majestad;
               y yo también, vuelto en mí,
               cuerdo he juzgado a vergüenza
               que una mujer reyes venza,
               y un rey no se venza a sí.
               Soy casado, y vos doncella.
               Heredad que está sin dueño
               no corre riesgo pequeño,
               y más heredad tan bella.
               Dueño os prevengo, en efeto;
               que un marido puede tanto,
               que al vasallo pone espanto,
               y al rey obliga a respeto.
               El conde don Egas es
               en quien los ojos he puesto,
               noble, leal, y sobre esto
               mi privanza. El interés
               de ser éste el gusto mío,
               pienso yo que bastará
               a que os obligue quien da
               muerte así a su desvarío.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Quien de sus propias pasiones
               sabe salir vencedor,
               bien merece, gran señor,
               hipérboles por blasones;
               que, en fin, no reinaba bien
               cautiva la voluntad.
               Doyle a vuestra majestad
               mil veces el parabien
               del discreto desempeño
               con que el alma ha libertado,
               y yo se le hubiera dado
               a mi dicha por el dueño
               que su mano me ha ofrecido,
               si no sintiera bajar
               de más a menos y dar
               pena a un amor ofendido.
               Que puesto que fue el honor
               resistencia poderosa
               contra el alma que piadosa
               estimaba vuestro amor;
               ya en mí se habían engendrado
               de vuestros reales empleos,
               reales también los deseos,
               y dentro en mí un real estado;
               que negándoos exteriores
               permisiones el honor,
               estimaban vuestro amor
               pensamientos interiores.
               Y con afecto amoroso,
               cuando el amor resistía,
               dentro del alma os tenía
               por mi legítimo esposo;
               pues con tales fundamentos,
               no era mucho conservar
               el cuerpo libre, y gozar
               casados sus pensamientos.
               Mas pues burlados los hallo,
               no será conforme a ley
               que quien fue esposa de un rey
               lo venga a ser de un vasallo.
               Ni a vos os puede estar bien
               que en ofensa de los dos,
               hombre que es menos que vos,
               goce a quien quisistes bien.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


REY:

               ¿Vos me habéis querido a mí?

BEATRIZ:

               Dentro del alma os llamaba
               esposo, y os adoraba.

REY:

               Creyera yo ser así
               a no venir advertido
               de que es mi conpetidor,
               marquesa, un conde traidor
               por vos a un rey preferido.
               Mirad como haré caudal
               del amor que me tenéis
               interior, si posponéis
               a un rey por un desleal;
               que yo de nuevo agraviado
               deslealmente por los dos,
               si como confesáis vos,
               de esposo nombre me han dado
               pensamientos ya violentos,
               pues a un traidor dan lugar,
               bien podré en vos castigar
               adúlteros pensamientos,
               y en él la injuria que pide
               quien dueño vuestro se llama
               pues me ofende en reino y dama
               don Álvaro de Ataíde.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Señor...

REY:

               ésta es la verdad.
               A informaciones ya hechas
               y probadas, no hay sospechas
               que ofusquen su claridad.
               Don Álvaro huyó a Castilla
               con los demás desleales,
               cuyas ambiciones reales
               aspiraban a mi silla.
               Correspóndese con vos,
               y en la raya de Galicia,
               Beatriz, vuestro estado, indicia
               muchos cargos contra vos.
               Para que de ellos quedéis
               libre, y Portugal seguro,
               hoy desposaros procuro.
               Conde os doy. Si le perdéis...


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Que un amante celos pida,
               con buena o mala ocasión,
               por ser la mejor sazón
               de amor, cosa es permitida;
               pero un marido a su esposa,
               en culpa no averiguada,
               y menos que con la espada,
               siempre fue acción afrentosa.
               Sabiendo pues que le llama
               esposo mi voluntad,
               no hace vuestra majestad
               bien en ofender su fama;
               pues culpando mis intentos,
               ya el ser mi esposo ha acetado,
               cuando me atribuye airado
               adúlteros pensamientos.
               Y siendo así, mis cuidados
               que en tan mal crédito están,
               desde ahora llorarán
               pensamientos mal casados;
               que yo en fe de que tenía
               dentro el alma un dueño rey,
               por ser esposa de ley,
               con tal presunción vivía,
               que no a don Álvaro que es,
               aun cuando fuera leal,
               a mi altivez desigual
               al príncipe portugués,
               que es sucesor vuestro en fin,
               juzgara, cuando me amase,
               indigno de que aun besase
               la suela de mi chapín.
               Perdone este atrevimiento
               vuestra majestad, señor;
               que pierde el respeto amor
               cuando está con sentimiento.
               Yo tengo el alma empleada
               en un rey, de quien mujer
               se llama, y no puede ser
               con dos a un tiempo casada.
               Ponga en Cháves guarnición,
               por ser de Galicia raya,
               si es justo que de mí haya
               tan poca satisfacción;
               y excuse así sus combates,
               dándome licencia a mí;
               que dirá, si estoy aquí,
               mi agravio mil disparates.

éntrase por el tapiz detrás del cual
están ocultos don ÁLVARO y CALDEIRA.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


Va el REY adetener a la marquesa BEATRIZ
y tirando del tapiz, quedan
descubiertos los dos escondidos
REY:

               Esperad. ¡Traidor! ¿Qué es esto?

CALDEIRA:

               (Tramoya que salió mal.) (-Aparte-)

REY:

               Matadme ese desleal.

ÁLVARO:

               Bien ese nombre me ha puesto.
               Si es el que tienes al lado,
               falseador de firmas fieles,
               que como mata en papeles,
               y no viene acostumbrado
               al acero en quien se suma
               el valor no lisonjero.
               Cobarde por el acero,
               sólo es valiente por pluma.
               Con ella sí que hará alarde
               de hazañas que un rey premió;
               pero con la espada no;
               que el traidor siempre es cobarde.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


EGAS:

               Mi lealtad, que es conocida,
               cual tu traición confirmada,
               confirmará aquesta espada.

Echan mano los tres

ÁLVARO:

               La color tienes perdida,
               y ella quién eres declara;
               que para que te convenza,
               tuvo tu sangre vergüenza
               de desmentirte en cara.
               No es bien que mi acero afrente,
               cuando en ti mancharse duda;
               que el leal no le desnuda,
               teniendo a su rey presente.
               Para ti de aqueste modo
               basta y sobra.

Dale un golpe con la espada envainada,
y vase


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


CALDEIRA:

               (¡Oh, cómo pegas!) (-Aparte-)
               Por esto, hermano Don Egas,
               se dijo, "Con vaina y todo."
Vase CALDEIRA

REY:

               Seguidle, matadle. ¡Ah cielos!
               Pero no le alcanzarán
               cobardes, si no es que van
               volando tras él mis celos.
A don EGAS y otro CABALLERO
               Quede en prisión la marquesa,
               y en guarda suya los dos.

Vase el REY


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               (Álvaro, si os libráis vos, (-Aparte-)
               ¿qué importa morir yo presa?)

Vanse todos.
Salen CARRASCO y OTERO,
encima de las peñas
y mirando adentro

CARRASCO:

               ¡Aquí de la serranía!
               ¡Aquí a la hoya, ahao a la hoya!

OTERO:

               Serranos, aquí fue Troya.
               No quede lobo este día

CARRASCO:

               ¡Ah cuerpo de non de Dios!
               Habíades de caer!

OTERO:

               No hay son matar y comer.

CARRASCO:

               Como burros son los dos.

OTERO:

               Viva la gala, serranos,
               del valle de Limia.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


VOCES dentro
VOZ:

               ¡Viva!

Salen MARTÍN, BENITO, CORBATO y GILOTE,
saliendo por el proscenio

CARRASCO:

               ¡Ah del valle!

BENITO:

               ¡Ah, de allá arriba!

OTERO:

               ¡A los llanos!

TODOS:

               ¡A los llanos!

MARTÍN:

               ¡Eso sí, gritar y dalle!
               La voz tenéis de codicia.

CARRASCO:

               Al paraíso de Galicia.
               ¡Serranos, al valle!

TODOS:

               ¡Al valle!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


Bajan de las peñas
CARRASCO y OTERO
GILOTE:

               ¡Famosa presa, Carrasco!

CARRASCO:

               Cual de pies, cual de cogote,
               cayeron lobos, Gilote,
               que es contento.

OTERO:

               Del peñasco
               se despeñó un jabalín.

BENITO:

               Salve y guarde.

OTERO:

               Bien venido.

BENITO:

               Catorce diz que han caído.

CARRASCO:

               Llególes su San Martín.

BENITO:

               Diez jabalis, seis venados,
               tres zorras y tres garduñas.

GILOTE:

               No les valieron las uñas.

BENITO:

               Vengáronse los ganados.

OTERO:

               ¡Ojalá que en esta sierra
               hiciéramos otro tanto
               de los jodíos que el santo
               rey de España destierra!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


CARRASCO:

               Si, Fernando e Isabel
               rayos de jodíos son.

OTERO:

               De la santa esquinación
               huye esta canalla infiel,
               y se nos acoge acá.

GILOTE:

               De la inquisición diréis.

OTERO:

               Sí, vos que leer sabéis,
               acertaréis.

BENITO:

               Gil sí hará.

OTERO:

               Un comisón ha venido
               en su busca .....

GILOTE:

               Comisario
               se llama.

OTERO:

               Y un calendario
               de los reyes ha traído,
               que le nombran procesión...

GILOTE:

               Provisión.

OTERO:

               Para prendellos,
               y andamos a caza de ellos,
               Carrasco, que es bendición.

BENITO:

               Disfrázanse entre nosotros,
               que ni los conocerá
               un zahoril.

OTERO:

               Yo topé ya,
               aunque se metan entre otros
               una famosa invención
               con que conocerlos luego.

GILOTE:

               ¿Y es?

OTERO:

               A la nariz les llego
               un pedazo de jamón;
               y el que es cristiano echa el diente,
               y el que no, las tripas echa.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


CARRASCO:

               ¡Oh qué maldita cosecha!
               ¿Qué no cree en Dios esta gente!?

GILOTE:

               No.

CARRASCO:

               Yo en la romana igreja
               creo.

BENITO:

               Con ella me avengo.

OTERO:

               Serranos, a eso me atengo;
               que es, en fin, cristiana vieja.

BENITO:

               Como tien Castilla guerra
               con Portugal tanto há,
               los fronterizos de acá
               habitamos en la sierra.
               Ni hay tiempo para prendellos.

GILOTE:

               Todos, poquito a poquito
               se mos van allá bonito.

OTERO:

               Allá se lo hayan con ellos;
               que acá haremos entre tanto
               lo que nueso amo nos manda,
               que es andar en su demanda.

MARTÍN:

               Es buen cristiano.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


GILOTE:

               Es un santo.

OTERO:

               ¿Garci-Hernández? No hay viejo
               desde Limia a Monterey
               de mas virtú ni mas ley.

BENITO:

               ¿Y su hija?

CARRASCO:

               ésa es espejo
               de Galicia.

CORBATO:

               Déle Dios
               un marido del tamaño
               de aquel nogal o el castaño
               que tenéis a par de vos.

CARRASCO:

               Hoy cumple años.

GILOTE:

               Y hoy festeja
               de su padre el alegría
               a toda la serranía.

BENITO:

               Viva un sigro, y nunca vieja.

OTERO:

               Par Dios, que cuando la veo,
               de manera me enberrincho,
               que como rocín relincho.

CARRASCO:

               ¡Mas arre allá!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARTÍN:

               Yo babeo
               siempre que la llego a habrar.

CARRASCO:

               Todo un sol tiene en la cara.

OTERO:

               A fe, si ella se pagara
               de tirar, correr, luchar,
               que ella huera presto mia.

BENITO:

               Eso no, donde estoy yo.

OTERO:

               ¿Vos conmigo?

BENITO:

               Yo, que só
               gala de esta serranía.

OTERO:

               ¡Mas nonada!

BENITO:

               Para vos.

OTERO:

               Benito, callá, vos digo.

BENITO:

               ¿Pues lucharéis vos conmigo

OTERO:

               Con vos y con otros dos.

BENITO:

               ¿Qué ha de ir?

OTERO:

               Vaya una cabra.

BENITO:

               Par Dios, vayan dos y aun tres.

OTERO:

               Idas son.

BENITO:

               Desnudaos pues.

GILOTE:

               Teneos.

OTERO:

               Nadie habre palabra,
               porque un hombre con colera
               derriba un toro, Gilote.

BENITO:

               Quitaos el sayo y capote.

OTERO:

               Ya le quitan.

CORBATO:

               Ropa huera.
Quítanae los sayos,
y déjanselos a un lado
               que todos seremos jueces.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


CARRASCO:

               Este soto es buen lugar.

OTERO:

               Par Dios, que babéis de llevar
               hoy un pan como unas nueces.

Luchando BENITO y OTERO van retirándose hasta
salir del teatro siguiéndolos los otros serranos.
Salen don ÁLVARO y CALDEIRA

ÁLVARO:

               Caldeira, ésta es Galicia.
               No vive en estas sierras la malicia
               de envidias y traiciones,
               de lisonjas, engaños y ambiciones.
               Los que en mi busca vienen,
               aquí jurisdicción ni ayuda tienen.

CALDEIRA:

               Asperilla es la tierra.

ÁLVARO:

               Es de Laroco esta empinada sierra,
               y Limia este florido Valle,
               que es guarnicióon de su vestido,
               por fértil estimado;
               el de Laza, que yace a estotro lado,
               ameno se avecina
               al val de Monterey, con quien confina.
               Cinco leguas de Chaves
               dista este monte.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


CALDEIRA:

               Bien la tierra sabes.

ÁLVARO:

               Fue el conde gran mi amigo,
               de Monterey, y discurrió conmigo,
               cazando, varias veces
               su aspereza, ya a costa de los peces
               de sus aguas, que hay muchas
               habitación de celebradas truchas;
               ya en jabalíes cerdosos
               ensayando venablos, y ya en osos.

CALDEIRA:

               Si es tan tu amigo el conde,
               vamos a Monterey.

ÁLVARO:

               No corresponde
               con la amistad pasada
               la presente.

CALDEIRA:

               ¿Por qué?

ÁLVARO:

               La guerra airada
               lo descompuso todo.
               Sirvió a su rey, y yo del mismo modo
               leal sirviendo al mío.
               Paró nuestra amistad en desafío.
               En la infeliz batalla
               de Toro, que si quiere celebralla,
               como es razón, Castilla
               puede con mil ventajas preferilla
               a la de Aljubarrota,
               quedamos enemigos.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


CALDEIRA:

               Pues acota
               rancho en que descansemos;
               que cinco leguas caminado habemos
               a pata, huyendo espías,
               y a Bercebú se dan las tripas mías.

ÁLVARO:

               Si aquestos montañeses
               alcanzan a saber que portugueses
               somos los dos, no estamos
               seguros de sus manos.

CALDEIRA:

               Pues, huyamos.

ÁLVARO:

               ¿Dónde? Hasta ver si es cierto
               que la marquesa mi esperanza ha muerto
               y al rey don Juan adora,
               como dijo...

CALDEIRA:

               Por Dios, que estás ahora
               con linda sorna. Acaba.

ÁLVARO:

               ¿No dijo al rey la ingrata que le amaba,
               gozando sus cuidados
               pensamientos de amor, con él casados?
 

CALDEIRA:

               No sé, por Dios; yo vengo
               con más hambre que amor, y te prevengo
               que socorras desmayos.

Reparando en la ropa de
OTERO y BENITO
               Dos capotes son éstos y dos sayos.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Espera; que con ellos
               temores excusamos.

CALDEIRA:

               Si a traellos
               te aplicas, con su traje
               no dice mal el portugués lenguaje
               pues se distingue poco
               de la lengua gallega.

ÁLVARO:

               De Laroco
               las sierras, que son éstas,
               entre antiparas pobres, mal compuestas,
               habitaré entre tanto
               que salgo del celoso y ciego encanto
               en que el Amor me puso.
               De aquí a mi ingrata avisaré confuso,
               Disfrázate tú y todo.

CALDEIRA:

               Entre aquellos castaños me acomodo;
               que si su dueño sale
               por su ropa, querrá lo que no vale.

ÁLVARO:

               ¿Por qué se habrán dejado
               los vestidos aquí?

CALDEIRA:

               Si se han picado
               con el calor molesto,
               querrán echar al agua todo el resto.

ÁLVARO:

               Aquí el Tamaga baña
               apacible los pies de esta montaña.
               No dices mal.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


CALDEIRA:

               Addío.
               Esconderé en aquel lugar sombrío
               los trajes cortesanos,
               porque pasemos plaza de villanos.

ÁLVARO:

               Caldeira, vuelvo luego.

CALDEIRA:

               Par Dios, que de esta vez quedas gallego.
Vase CALDEIRA

ÁLVARO:

               Cansancios pesadumbres
               alientan la fuerza al sueño.
               Entre tanto que risueño
               guarnece el sol estas cumbres,
               quiero dar pruebas a enojos,
               y desmentir mis cuidados;
               que si atormentan soñados,
               no es a costa de los ojos.

échase a dormir.
Salen arriba, por las peñas,
DOMINGA y MARI-HERNÁNDEZ
con vestido y tocado
a lo gallego

MARÍA:

               Hoy, Dominga, que cumpro años,
               padre os quiere festejar.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


DOMINGA:

               Tantos llegues a contar,
               como hojas estos castaños;
               al sol te saquen tus nietos
               en una espuerta.

MARÍA:

               ¡Merá!
               ¿Y qué he de her con tanta edá,
               si enfadar a los discretos?

DOMINGA:

               Deseo que a sigros llegues.

MARÍA:

               ¿Hay más aborrible cosa,
               que una vieja que fué hermosa,
               La cara llena de pliegues,
               y aojando con la vista?
               Dominga, morir me agrada
               moza, y de todos llorada,
               mejor que vieja y mal quista.

DOMINGA:

               Discreta eres hasta en eso.
               Baja con tiento; no cayas.

MARÍA:

               Mientras que del valle trayas
               juncia, retama y cantueso,
               para enramar el portal
               donde la cena ha de ser,
               claveles quiero coger,
               con madreselva.

DOMINGA:

               ¿Y qué tal
               la hallarás por de la fuente
               del olmo?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               Por ella bajo.

DOMINGA:

               Yo, echando por este atajo,
               vó a ver si vuelve la gente
               que hue a traernos despojos
               de lobos, pues que los has
               convidado.

MARÍA:

               ¿Y dó podrás
               hallarlos?

DOMINGA:

               Hacia los tojos.

Vase DOMINGA,
y salta MARI-HERNÁNDEZ de las
peñas abajo. Don ÁLVARO
queda dormido


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               Ya yo la cuesta he bajado.
               Carcajadas da de risa
               la huente que bulle aprisa.
               ¡San Gil! ¿qué hombre está aqui echado?
               Desde la cintura arriba
               es pastor, y lo que queda,
               está vestido de seda.
               A sabor duerme. ¡Y que viva
               un hombre, y parezca muerto
               no tenéis vos mucho amor,
               pues dormís tan a sabor,
               ni os penan deudas despierto.
               éste será algún jodío
               de los que andan a prender,
               porque no quieren comer
               tocino. ¡Qué desvarío!
               Yo quiero dar hoy venganzas
               a la igreja y sus enuestos;
               que quien mata alguno de estos
               diz que gana perdonanzas.
               Esta media lancha tomo.

Toma una piedra y súbese en una peña
bajo la cual está echado Don ÁLVARO
               Y desde aqueste repecho,
               a dos manos se la echo
               sobre la cabeza a plomo;
               y de un golpe, si no yerro,
               a nuestra ley doy socorro,
               y a nuestro jodío ahorro
               de dolor, cura y entierro.
               Allá va. Manos, teneos;
               que en tan buena catadura
               no puede haber judaizura;
               que los jodíos son feos.
               ¡Válgate Dios por dormido!
               ¿Qué has hecho en mi corazón?
               En mi vida vi garzón
               más apuesto y más garrido.
               En sueños me ha quillotrado
               el pecho. ¡Ay sosiego mío!
               Sotil ladron sois, jodío,
               pues ell alma me heis robado.
               Mas ¿para qué llamo robo
               lo que yo le di primero
               de grado? Llamarle quiero.
A voces
               ¡Guarda el lobo! ¡Guarda el lobo!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


Despertando alborotado don ÁLVARO
ÁLVARO:

               Lobos ¿qué mal me han de hacer,
               si soy portugués?

MARÍA:

               Tente, hombre;
               que me ha espantado ese nombre.
Coge una piedra

ÁLVARO:

               ¡Qué es de los lobos, mujer?

MARÍA:

               Téngase allá.

ÁLVARO:

               Una cordera
               he visto en vez de los lobos.

MARÍA:

               Así engañan a los bobos.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¡Ay cielos!

MARÍA:

               Téngase ahuera.

ÁLVARO:

               ¡Qué peregrina hermosura!

MARÍA:

               A fe que dormís de espacio.

ÁLVARO:

               A ser la sierra el palacio,
               donde no hay quietud segura,
               con menos gusto durmiera.

MARÍA:

               ¿Tiene enemigos allá?

ÁLVARO:

               Nadie sin ellos está.

MARÍA:

               ¿Y duerme de esa manera?

ÁLVARO:

               En esta montaña yerma,
               ¿qué temor no se asegura?

MARÍA:

               Pues acá nos dice el cura,
               que quien los tiene, no duerma.

ÁLVARO:

               Sentencia de sabio es ésa.

MARÍA:

               Yo de un golpe, a no llamarle
               con la muerte pude darle
               la losa para la huesa.

ÁLVARO:

               ¿Pues heos ofendido yo?

MARÍA:

               Si es jodío, claro está.

ÁLVARO:

               Fijodalgo soy.

MARÍA:

               ¿Verdá
               que no es judaicero?

ÁLVARO:

               No.

MARÍA:

               ¿Cree en la igreja romana

ÁLVARO:

               Su culto obedezco santo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               Pues si es ansí, suelto el canto
Arrójale

ÁLVARO:

               (¿Hay mas donosa serrana?) (-Aparte-)

MARÍA:

               Hombre parece de bien.
               Ya le voy perdiendo el miedo.
               ¿Sabe el credo?

ÁLVARO:

               Bien sé el credo

MARÍA:

               Y el padre nueso?

ÁLVARO:

               También.

MARÍA:

               ¿Y persinarse?

ÁLVARO:

               ¿Pues no?

MARÍA:

               A ver, veamos.

ÁLVARO:

               (Qué extraña (-Aparte-)
               sencillez!)

MARÍA:

               ¡Mas que me engaña!

ÁLVARO:

               Mi sangre no permitió
               ningun error tu herejía,
               porque es limpia, ilustre y clara.

MARÍA:

               Ansí lo dice su cara;
               mas yo, miéntras él dormía,
               por matar un renegado,
               tomé la lancha que enseño;
               que para matar, el sueño
               ya se tien lo mas andado.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¿No bastaban vuestros ojos?

MARÍA:

               (Barbinegro es el garzón,
               y fidalgo; que acá son
               los jodíos barbirojos.

ÁLVARO:

               ¿Vos quisistes darme muerte?

MARÍA:

               A ser jodio, si hiciera.

ÁLVARO:

               Pues si gustáis que yo muera,
               no os arméis de aquesa suerte.
               En los ojos tenéis flechas,
               que los corazones pasan.
               Palabras decís que abrasan
               de amores y de sospechas.
               ¿Para qué venís cargada
               de piedras, si me mató
               el veros?

MARÍA:

               Por sí o por no
               no era mala una pedrada.

ÁLVARO:

               Vos dais muerte; ese sol ciega
               el alma, a quien vida dais
               matando. ¿Cómo os llamáis?

MARÍA:

               Mari-Hernández, la gallega.

ÁLVARO:

               Bien haya aquesta aspereza,
               que os puede ver cada día.
               Este arroyo y fuete fría
               cristal de vuestra belleza;
               las aves que os lisonjean,
               el prado que os rinde flores,
               el pastor que os dice amores,
               las almas que en vos se emplean,
               el luto que en vos se hechiza,
               la libertad presa en vos,
               y yo que os he visto...


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Ay Dios!
               ¡Qué bien que lo sermoniza!
               (Ya no quedo de provecho. (-Aparte-)
               Después que vi este garzón
               saltos me da el corazón;
               cosquillas tengo en el pecho.
               ¡Válgame Dios! ¿Qué será
               lo que siento?)

ÁLVARO:

               En esta mano
Tómasela y la besa
               pierdo el seso, el gusto gano.

MARÍA:

               El diabro le trujo acá.
               Pues ¿bésala?

ÁLVARO:

               Si me quemo,
               ¿qué he de hacer por sosegar?

MARÍA:

               ¿No hay son llegar y besar?
               Paso. Dochovos a o demo.
               ¿Es mi mano la del cura?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Sí, pues cura es de mi mal.
               ¿Tiene tal vez el cristal,
               ni la nieve tal blancura?
               Cortesanos artificios,
               cuyas manos blancas son
               mártires del jabón,
               o del sebo sacrificios,
               aprended en la belleza
               que aquí el descuido reparte,
               la ventaja que hace al arte
               la pura naturaleza.
               Dime, ¿con qué se repara
               la pura luz que me das?

MARÍA:

               Lleve el dimuño lo más
               que una poca de agua clara.
               Mas ¿dó vais vos por aquí,
               de esa manera perdído?

ÁLVARO:

               A ver mi muerte he venido.

MARÍA:

               ¿Buscáis a quien servir?

ÁLVARO:

               Sí.

MARÍA:

               ¿Sabréis ser carbón?

ÁLVARO:

               Si el fuego,
               serrana, ese oficio enseña,
               abrasado estoy.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 036 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               De leña
               digo.

ÁLVARO:

               Cuando a vos me llego,
               leña soy. ¡Ay, manos mias!
               Vosotras ¿no me encendéis?

MARÍA:

               ¡Ah hi de pucha! ¡Qué sabéis
               de chanzas y roncerías!
               ¿Queréis servir a mi padre?

ÁLVARO:

               Y daros el alma a vos.

MARÍA:

               No hay mandones si los dos;
               que ya se murió mi madre.
               ¿Cuánto ganáis de soldada?

ÁLVARO:

               De soldada gano un sol
               que adoro, en cuyo arrebol
               está mi alma a soldada;
               mas ¿qué ganará un perdido
               que por vos sin seso está?

MARÍA:

               Al que más, le dan acá
               seis ducados y un vestido.
               Si queréis, vamos a casa
               que yo con mi padre haré
               que os reciba.

ÁLVARO:

               No podré,
               María, con tanta tasa
               vivir, si algo no añadís.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿Y será?

ÁLVARO:

               Serrana mía,
               una mano cada día.

MARÍA:

               ¡Mas matarla!

ÁLVARO:

               ¿Qué decís?

MARÍA:

               Que mi padre os la dará.

ÁLVARO:

               No ha de ser, serrana bella,
               sino ésta.
Tomándosela

MARÍA:

               ¿Y qué heis de her con ella?

ÁLVARO:

               Besarla.

MARÍA:

               ¿Pues dónde habrá
               manos para cada día?

ÁLVARO:

               Dos que remudar tenéis.

MARÍA:

               Caro servís.

ÁLVARO:

               ¿Qué queréis?

MARÍA:

               Soltad.

ÁLVARO:

               ¡Ay gallega mía!
               (Beatriz, si de mis desvelos (-Aparte-)
               fuiste causa y te has mudado,
               ya en estas sierras he hallado
               contrayerba de tus celos.)


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 038 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

             Ya sois de casa.

ÁLVARO:

             Soy vuestro.

MARÍA:

             Hablemos a padre.

ÁLVARO:

             Vamos.

MARÍA:

             (Alma, en que entender llevamos. (-Aparte-)

ÁLVARO:

             (Amor, sed vos mi maestro. (-Aparte-)
             Enseñadme a hacer carbon.

Toma la mano a MARÍA
y bésasela

MARÍA:

             ¿Qué hacéis?

ÁLVARO:

             Cobro mi soldada.

MARÍA:

             ¿Tan presto?

ÁLVARO:

             Va adelantada

MARÍA:

             ¿Con beso?

ÁLVARO:

             Sí.

MARÍA:

             ¡Ay besucón!

FIN DEL ACTO PRIMERO


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena II
Pág. 039 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


Salen DOMINGA Y CALDEIRA
CALDEIRA:

               Yo pasaba a Santiago
               desde Francia, peregrino;
               robáronme en el camino
               los vestidos y un cuartago
               en que un compañero y yo
               descansábamos a ratos,
               llevando sobre él los hatos
               y alforjas. Él se quedó
               en la posada desnudo;
               yo, de medio arriba Adán,
               sobre el puro cordoban
               un calzón de lino crudo.
               Hallé sin dueño este sayo
               aquí y dije, no tan triste,
               "También a los pobres viste
               como a los campos el mayo."
               Caminaba, hecho un cacique
               por entre matas y tojos;
               escondiéronse los ojos,
               cada cual tras el tabique
               de los párpados; tendíme,
               por dorinir mas a mi salvo,
               al pie de un peñasco calvo,
               casa de monte sublime;
               y soñando en mis pecados,
               me pareció que llegaban
               y en volandas me llevaban
               dos demonios corcobados.
               Desperté, haciéndome cruces,
               cuando en su cama encarnada
               la última boqueada
               daba el día entre dos luces.
               Víte encima de esa loma
               decir, alzando la voz,
               "Hene, hene, hene, arrangoroz."
               Y no entendiendo el idioma
               de gallegos desaliños,
               vi acercarse en escuadrones,
               gruñendo, suegras lechones,
               que aquí llaman vacoriños.
               No supe yo que juntaban
               los cochinos de este modo
               en Galicia. Temblé todo
               pensando que me agarraban;
               quise huír; no supo el miedo;
               desmayéme, y tú piadosa,
               entre rolliza y hermosa,
               a medio engullir un credo,
               fulste mi segundo cura,
               bautizándome otra vez.
               Volví en mí, miré la tez
               de esa gallega hermosura;
               y aunque nunca tuve cuyo,
               como el alma te rendí,
               por andar siempre tras ti,
               quisiera ser puerco tuyo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 040 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


DOMINGA:

               Si vos, el hechizador,
               lo sentís como lo habráis,
               a buen puerto vos llegáis;
               que a la fe que os tengo amor.
               No lo saben sermonear
               los de acá tan a lo miel;
               quizás lo hace el buriel,
               o el carrasqueño manjar.
               Mas vos, aunque carichato,
               en cada ojo socarrón,
               tenedes, si hechizos son,
               dos varas de garabato.
               Yo sirvo al mejor serrano
               que toda la Limia tien;
               es rico, y home de bien,
               y cinco ducados gano.
               Siete da a cada vaquero;
               si él os recibe y conoce,
               siete y cinco serán doce.
               Juntaremos el dinero;
               haremos hucha yo y vos.
               Diez años le serviremos.
               La alcancía quebraremos
               a los diez años los dos.
               A doce ducados, son
               diez años, sí bien lo cuento...
               Diez a doce... veinti ciento;
               que será lindo pellón.
               Compraremos vacoriños,
               que los gallegos son bravos,
               un prado en que sembrar nabos,
               diez cabras y dos rociños;
               cogeremos ya el centeno,
               ya la boroa, ya el millo.
               ¡Buen pan éste aunque amarillo,
               sano el otro, aunque moreno.
               Gallinas, que con su gallo
               mos saquen cada año pollos;
               manteca de vaca en rollos;
               seis castaños, un carvallo;
               una becerra y un buey;
               y los diez años pasados,
               podrá envidiarnos, casados,
               el conde de Monterey.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CALDEIRA:

               ¡Diez años!

DOMINGA:

               Pues ¿por qué no?

CALDEIRA:

               ¡Diez años, y sin rascar!
               ¡Diez años! Será rabiar.

DOMINGA:

               ¿Mondaré nísperos yo?

CALDEIRA:

               ¿Cómo te llamas?

DOMINGA:

               Dominga.

CALDEIRA:

               Mi fiesta de guardar eres.
               Si a lo prestado me quieres,
               tu esclavo soy; ata y pringa.
               Ya estarás golosmeada...
               mas dudar en esto es yerro.
               ¿Pasaste la cruz del Ferro
               que vendrás desojaldrada?
               ¿No has querido a nadie?

DOMINGA:

               ¿Yo?
               Soy, por vida de mi padre,
               tan vírgen como mi madre
               me parió.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CALDEIRA:

               Deja el "parió"
               y a lo primero te llega;
               pues ya sé yo, aunque, porfías,
               que son muchas gollorías
               pedir doncellez gallega.

DOMINGA:

               ¿Cómo es tu nombre?

CALDEIRA:

               Godiño.

DOMINGA:

               ¡Ay mi Godiño pachón!
Dale en la barba
               Encaja.

CALDEIRA:

               ¿Soy tu lechón?

DOMINGA:

               No eres si mi vacoriño.
Suena música

CALDEIRA:

               ¿Qué es esto?

DOMINGA:

               Hay fiesta en el valle.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CALDEIRA:

               ¿Pues por qué?

DOMINGA:

               Cumpre años hoy
               la serrana de quien soy
               criada, el más lindo talle
               que toda Galicia tien;
               y su padre, que la adora,
               convida a la sierra agora.
               Vamos... Mas nueso amo vien
               con sus serranos.

CALDEIRA:

               En fin,
               ¿hay hoy fiesta?

DOMINGA:

               Y colación.
               ¿Bailas?

CALDEIRA:

               Como un Salomón...
               digo como un matachín.

DOMINGA:

               Todo es uno.

CALDEIRA:

               ¿Y tú?

DOMINGA:

               En el aire
               doy mil vueltas.

CALDEIRA:

               ¡Ay chancera!

DOMINGA:

               (¡Qué en tan mala cara hubiera (-Aparte-)
               tan quillotrador donaire!)


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


Salen MARÍA, GARCI-HERNÁNDEZ,
y don ÁLVARO
GARCÍA:

               En casa, garzón, estáis.
               María pide por vos.

ÁLVARO:

               Viváis mil años los dos.

GARCÍA:

               Consuelo en veros me dais.
               ¿Sabréis arar?

ÁLVARO:

               En la huebra
               no doy a nadie ventaja,
               y por agosto la paja
               que el trillo empedrado quiebra,
               del grano aparto, amarillo.

GARCÍA:

               Los gallegos al limpiallo,
               robustos juegan el mallo
               y menosprecian el trillo.

ÁLVARO:

               De todo sé lo que basta.

GARCÍA:

               ¿Cómo os llamáis?

ÁLVARO:

               Yo, Vireno.

GARCÍA:

               Para vaquero sois bueno.

ÁLVARO:

               Eso me viene de casta.

GARCÍA:

               Vaquero seréis.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Ya llega
               el baile.

GARCÍA:

               Asentemonós.

Hablan aparte
don ÁLVARO y MARÍA

ÁLVARO:

               ¿Qué no seré yo por vos,
               Mari-Hernández la gallega?

Salen CARRASCO, MARTÍN, BENITO,
CORBATO, GILOTE, y otros SERRANOS,
y SERRANAS por un lado;
por el opuesto el CONDE de Monterey
y ACOMPAÑAMIENTO

CONDE:

               Razón, García, fuera
               que en vuestra fiesta yo parte tuviera,
               si no por conde vuestro
               por vecino a lo menos.

GARCÍA:

               Señor nuestro,
               regocijos serranos
               no son para tan grandes cortesanos.
               La mano vitoriosa
               nos dad.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Alzad, alzad. ¿Quién se despose

GARCÍA:

               Nadie, señor; María
               mi hija, y vuestra esclava, aqueste día
               cumple años, y festejo
               la sierra, remozándome, aunque viejo,
               amor en fin de padre,
               que en ella ve la imagen de su madre.

CONDE:

               Hermosa estáis, María.
               No sé qué aguarda en darnos un buen día
               Vuestro padre espacioso;
               que ya vuestra belleza pide esposo.
               ¿Cuándo os casáis?

MARÍA:

               ¿Qué manda?

CONDE:

               Que es bien daros marido.

MARÍA:

               Ya se me anda.

GARCÍA:

               Pues, señor, ¿qué venida
               es ésta? Mas quien sabe vuestra vida
               o en guerras ocupada,
               o en cazas de la paz ejercitada,
               no pregunta discreto.

CONDE:

               A negocios me envían de respeto
               nuestros reyes, García,
               que concluír con Portugal querría.
               Por esto me he pasado
               tan cerca de vosotros, que olvidado
               mi Monterey, habito
               a Portela, castillo del distrito
               de esta sierra.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Debemos
               gracias al rey Fernando, pues tenemos
               tal señor por vecino
               a causa suya.

Hablan aparte
don ÁLVARO y CALDEIRA

ÁLVARO:

               Pues el conde vino,
               Caldeira, a coyuntura
               que pueda conocerme, no asegura
               mi peligro este traje.
               Quiérome retirar; que será ultraje
               el verme de esta suerte.

CALDEIRA:

               El conde es noble; no importara el verte
               cono no se siguiera
               que el rey don Juan de ti nuevas tuviera.

ÁLVARO:

               En esto me resuelvo.

MARÍA:

               ¿Vaisos?

ÁLVARO:

               Sí.

MARÍA:

               ¿Pues el baile?

ÁLVARO:

               Luego vuelvo.

Vase don ÁLVARO


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               No sea yo, García,
               estorbo en vuestra fiesta y alegría.
               Prosígase, si es justo
               que participe yo de vuestro gusto.

GARCÍA:

               Alto; pues quiere honrarnos
               su señoría, no hay por qué excusarnos.
               Siéntese en este escaño,
               que a falta de nogal, es de castaño.

Siéntase el CONDE

CONDE:

               Y vosotros y todo.

GARCÍA:

               No, señor; bien estamos de este modo

CONDE:

               Ésta es voluntad mía.

GARCÍA:

               Obedecer.

Siéntanse GARCÍA
y MARÍA-HERNáNDEZ

CONDE:

               ¿No ha de bailar María?

MARÍA:

               ¿Quién duda, si él lo manda?

CONDE:

               Ruégoslo yo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 049 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Pues llegará mi tanda.

Habla MARÍA-HERNáNDEZ aparte
con su padre GARCÍA y DOMINGA
               ¡Qué apacible!

GARCÍA:

               Qué llano!

MARÍA:

               Es conde.

GARCÍA:

               Es Acebedo.

DOMINGA:

               Es castellano.

Bailan los SERRANOS y SERRANAS.
Canta DOMINGA

DOMINGA:

               "Cando o crego andaba no forno
               ardéra lo bonetiño e toudu.
               Vos si me habés de levar, mancebo,
               ¡Ay! non me habedes de pedir celos.
               Um galan traye da cinta na gorra;
               diz que lla deu la sua señora.
               Quérole bem a lo fillo do crego;
               quérole bem por lo bem que le quero.
               ¡Ay miña mai! Passaime no río;
               que se levam as agoas as lirios.
               Assenteime em um formigueiro;
               Docho a o demo lo assentadeiro."

Óyense tiros de armas de fuego.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


Sale OTERO
OTERO:

               ¡Nueso amo! ¡Aquí de la sierra!
               ¡Aquí del valle de Limia!
               ¡Aquí de Dios y del Rey!

GARCÍA:

               Otero, ¿qué es esto?

OTERO:

               Aprisa;
               que vienen contra nosotros
               los portugueses que habitan,
               desde Chaves a Braganza,
               las comarcas fronterizas.
               Una mujer huye de ellos
               --mejor diré rayo-- encima
               de un caballo, que en los aires
               estampa huellas que pisa.
               Socórrala, señor conde;
               que las balas que le tiran,
               entre nubes de humo y fuego
               llueven, si no es que granizan.

Desde adentro, como que está léjos

BEATRIZ:

               ¡Serranos de estas montañas!
               ¡Favor,ayuda!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               La vida
               te ha de quitar esta bala.

OTERO:

               ¡Aquí de la serranía!
               ¡Que se pasa Portugal
               a las sierras de Galicia.

GARCÍA:

               ¡A ellos, pues, mis serranos!

CARRASCO:

               ¡Traigan chuzos, mallos, vigas!

CONDE:

               ¡Hay igual atrevimiento!

GARCÍA:

               Esto es, señor, cada día.
Dentro, ya más cerca

BEATRIZ:

               ¡Favor, montañeses nobles!

GARCÍA:

               Lijera dejó la silla
               la animosa portuguesa,
               y a nosotros se avecina.

CONDE:

               Bajemos a darle ayuda.

GARCÍA:

               El celo que trae, la libra
               de tanto arcabuz.

DOMINGA:

               Ya llega
               al piede nuesa montiña.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


Sale doña BEATRIZ, de corto,
una espada desnuda en la mano,
un tahalí, y en él una pistola,
mucha pluma en el sombrero,
y un gabán de tela
 
BEATRIZ:

               Serranos de esta aspereza,
               conservación de la antigua
               nobleza, de quien descienden
               tantas casas de Castilla...
               ¡Ilustre Conde...!

CONDE:

               ¡Marquesa!
               ¿Qué desgracias os obligan
               a que honrando nuestros montes,
               crezcáis con ellos mis dichas?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 053 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Ya no las tendré por tales,
               pues en vuestro amparo olvidan
               iInjustas persecuciones
               de la ambicion y la envidia.
               Desleales que disfrazan
               con apariencias fingidas,
               que al rey venden por verdades,
               testimonios y mentiras,
               Cómplice, señor, me han hecho
               de inocentes, que castigan
               a persuasión de traidores,
               autores de falsas firmas.
               Mandóme prender el rey,
               y a un don Egas, en quien cifra
               el poder de su privanza,
               a darle me necesita
               palabra y mano de esposa.
               Yo, que por no ver cautiva
               la prenda mejor del alma,
               menospreciaré la vida.
               Con favor de la lealtad
               de vasallos, que en mi estiman
               el valor que el rey desprecia,
               me dieron la noche misma
               de mi prisión un caballo
               y, hechas las sábanas tiras,
               quiebran rejas y ventanas,
               y generosos me libran.
               Discurrí toda la noche
               a su sombra que encamina
               los pasos a mi inocencia,
               hasta que publicó el día,
               revelador de secretos,
               mi fuga, y forzó a la ira
               de un traidor, que priva, amante
               a que con otros me siga.
               Alcanzáronme a la raya
               de este reino; y a la vista
               la traición de mi lealtad.
               Viendo que el cielo la libra,
               para que el paso me atajen,
               ministros de plomo envían;
               que en tribunal de venganzas
               son varas de su injusticia.
               Desvaneciólas mi suerte,
               y de las sierras de Limia,
               viendo mi sagrado cerca,
               vergonzosos se retiran.
               Ésta es, gran conde, mi historia
               si desdichada por mía,
               ya tan dichosa por vos,
               que mis agravios olvida.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               A vuestros sucesos queda
               nuestra tierra agradecida,
               y yo más, que me ocasiona,
               señora, a que en ella os sirva.
               No echéis menos vuestro estado,
               mientras el tiempo averigua
               verdades que permanecen
               eternas, si perseguidas.
               Haced cuenta que trocáis
               Portugal por Castilla,
               y a Chaves por Monterey,
               pues desde ahora en su silla
               sois absoluta señora;
               y ella, estimando esta dicha,
               amorosa os obedece
               como a la condesa misma.
               Los reyes Fernando y Juan
               quieren renovar antiguas
               amistades, ya cansados
               de que castillos y quinas
               desconformes se maltraten,
               y yo, porque se consigan,
               vengo, Marquesa, a tratarlas.
               Entre tanto que se firman,
               la condesa os servirá,
               y regalaráos Galicia.
               Ya en Monterey, ya en Portela,
               esa fuerza que a la vista
               tenéis, llave de este reino,
               que coronando la cima
               de aquel apacible monte,
               entrambas rayas registra.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Sois conde, al fin, Acebedo.
               Con razón Fernando os fía
               el peso de su privanza.

Sale un CAZADOR

CAZADOR:

               Señor, si la caza estimas,
               ponte a caballo y verás
               la mas apacible riña
               que entre brutos desconformes
               vieron estas sierras frías.
               Abrazado a una colmena
               un oso, que de su almibar
               enamorado, escaló
               la custodia de una encina.
               Se defiende de tres perros,
               que por más que le persigan,
               sin que el robo dulce suelte,
               sus ardides desatina.
               Guarda el hurto con un brazo,
               y con el otro, a la esgrima
               dando licián, ensangrienta
               colmillos que en carne afila.
               Es cosa hermosa de ver
               las abejas que a cuadrillas,
               en defensa de su alcázar,
               le asaltan, cercan y pican;
               y el desenfado con que
               con los dientes les fatiga,
               trasladando a sus entrañas
               sus golosas oficinas.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               No es presa de perder ésta.
               Si os servís, señora mía,
               esperadme aquí entre tanto
               que vuelvo.

CAZADOR:

               Has de darte prisa,
               si quieres llegar a tiempo.

GARCÍA:

               Vamos todos allá.

CAZADOR:

               Encima
               de esta loma se verá.

Vanse el CONDE
y su ACOMPAÑAMIENTO,
GARCÍA y los SERRANOS


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 057 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


DOMINGA:

               Cosa será entretenida.
               ¿No vas a verlo, serrana?

MARÍA:

               No estó para golosinas
               de miel robada.

DOMINGA:

               ¿Por qué?

MARÍA:

               Porque estó hecha un acíbar.

DOMINGA:

               ¿Que te ha dado?

MARÍA:

               ¿Qué sé yo?

DOMINGA:

               El mal que se comunica,
               dice el cura que se aplaca.

MARÍA:

               Ven y sabráslo, Dominga.

Vanse DOMINGA y MARI-HERNÁNEZ

CALDEIRA:

               Vuelva los ojos acá,
               Y hable Vuestra Señoría
               a un diptongo portugués,
               y gallego hermafrodita.

BEATRIZ:

               ¡Caldeira!

CALDEIRA:

               Dame a besar
               dos dedos de zapatilla.

BEATRIZ:

               ¿Y mi conde?

CALDEIRA:

               Ha renegado.

BEATRIZ:

               Acaba.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CALDEIRA:

               La verdad limpia
               te digo. Moro es el conde,
               y aun peor, si el refrán miras
               de "ántes moro que gallego."
               Pero si me das albricias,
               sígueme y verásle.

BEATRIZ:

               Vamos.
               ¡Ay dichosa fuga!

CALDEIRA:

               Imita
               al vaquero que en Moraina
               calza abarca, y viste frisa.

BEATRIZ:

               ¿A qué no obligan traidores?

CALDEIRA:

               Y el Amor ¿a qué no obliga,
               pues me hace sábado?

BEATRIZ:

               ¿Cómo?

CALDEIRA:

               Porque vaya tras Dominga.

Vanse.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


Salen DOMINGA y MARI-HERNÁNEZ,
muy tristes


DOMINGA:

               Mal segura zagaleja,
               la de los lindos ojuelos,
               grave honor de los azules,
               dulce afrenta de los negros,
               ¿qué tienes de ayer acá,
               que a lo que colijo de ellos,
               desveladas inquietudes
               les tiranizan el sueño?
               Ojeras se les atreven,
               si es, serrana, atrevimiento
               que patenas de cristal
               guarnezca el amor de acero.
               Risueñas y alegres niñas
               daban risa al prado, y celos
               a la flor de aquestos lirios,
               al turquí de aquellos cielos.
               Aojado te han, mi serrana.
               Mucho lloras; mal te han hecho.
               ¡Pregue a Dios que no te opilen
               pensamientos indigestos!
               Callan lenguas y hablan ojos;
               que a fe cuando sale el huego,
               serrana, por las ventanas;
               que no huelgan allá dentro.
               ¿Qué tienes, la mi querida?
               Dímelo a mí, y apostemos
               que te curo por ensalmo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Ay, Dominga, que me muero

DOMINGA:

               ¿Hásete antojado algo?
               Que diz que en aquestos tiempos
               hay doncellas con antojos.
               ¿Has comido barro o yeso?

MARÍA:

               No, Dominga.

DOMINGA:

               ¿Dónde sientes
               el dolor?

MARÍA:

               Aquí so el pecho
               más de dos mil aradores
               el alma me están royendo.
               Son, mi serrana, agridulces,
               y entre pesar y contento,
               causan lágrimas con risa;
               hártanse de puro hambrientos.
               Ven acá. ¿Qué es cosicosa,
               que lo que adoro aborrezco,
               lo que me pesa hallar busco,
               lo que me abrasa es de yelo?
               Sin querer, ando acechando
               de ayer acá.

DOMINGA:

               Serán celos,
               medio nieve y medio brasas,
               calosfríos del enfermo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿Celos se llama este mal?

DOMINGA:

               Sí, amiga.

MARÍA:

               ¿Y por qué no infiernos?

DOMINGA:

               Si allá hay frío con calor,
               el nombre les viene a pelo.

MARÍA:

               Y este mal ¿tiénenle muchos?

DOMINGA:

               ¿Quién hay que se libre de ellos?
               Más que flores el verano,
               más que escarchas el invierno.
               ¿Ves esas yedras y parras,
               de esos alamos enredos?
               Pues celosas de sus hojas,
               tienen ya sus troncos secos.
               Celos que del prado tiene,
               hacen que aquel arroyuelo,
               hechos labios sus cristales,
               se coma aquel lirio a besos.
               No hay criatura sin amor,
               ni amor sin celos perfeto,
               ni celos libres de engaños,
               ni engaños sin fundamento.
               El ave, la planta, el bruto,
               [cuanto hay padece tormentos
               celosos, en fe de que ama.]
               Solamente escapa el necio
               de su daño, porque dicen
               que es sólo mal de discretos.
               Hasta el cielo les hurtó
               el nombre, si no el efeto.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Pues si ésos celos se llaman,
               mi Dominga, celos tengo.

DOMINGA:

               ¿Luego amor?

MARÍA:

               ¿Qué me sé yo?
               Mal me pagan, y bien quiero;
               sola, estoy acompañada,
               como poco, menos duermo.

DOMINGA:

               ¿Enamorada y celosa?
               ¡Buen guisado habemos hecho!
               Convida a la voluntad,
               que ése es su mejor sustento;
               mas carga poco la mano
               de celos, que son pimientos,
               y pocos le dan sabor;
               muchos echan a perderlo.
               Mas ¿qué va, que es esta dicha
               del polido forastero?

MARÍA:

               ¡Ay prima! No me le nombres.

DOMINGA:

               ¿Le aborreces?

MARÍA:

               Le aborrezco,
               pero es de puro adorarle.

DOMINGA:

               Pues ¿cómo puede ser eso?

MARÍA:

               Ámole por ser tan lindo,
               tan sabio y tan hechicero;
               y ahorrézcole, Dominga,
               por ver el mal que me ha hecho,
               porque ell alma me ha robado,
               porque me mata de celos.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


DOMINGA:

               ¿De celos? ¿Pues sabes tú
               que quiere bien?

MARÍA:

               A saberlo,
               Dominga, ahí fuera el diabro;
               mas si no lo sé, lo temo.

DOMINGA:

               Ya eres maesa de amar;
               mas pues descubres secretos,
               sábete que yo también...

MARÍA:

               ¿Amas?

DOMINGA:

               Estó dada a perros.

MARÍA:

               ¿Por quién?

DOMINGA:

               Por un bellacón,
               que enamora por lo feo,
               por lo socarron hechiza,
               por lo gracioso me ha muerto.

MARÍA:

               ¿Y quién es?

DOMINGA:

               Es un Godiño,
               que si no es sol, por ser negro,
               si cual dicen anda en carro,
               puede ser su carretero.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


Sale don ÁLVARO
ÁLVARO:

               Preguntando yo a las flores,
               adónde, serrana mía,
               mi deseo te hallaría,
               dijeron que en sus colores.
               Tus cabellos robadores
               la yerba del sol pintaban;
               azucenas retrataban
               en tu frente su candor,
               las niñas del niño Amor
               flores al lirio robaban.
               Rosas fueron los pinceles
               de tus mejillas hermosas;
               mas no envidiaron sus rosas
               de tus labios los claveles.
               Como Amor era el Apeles,
               supo en tu boca copiar
               dientes y aliento de azahar,
               pasándose satisfechos
               los jazmines a tus pechos,
               y envidiando yo el lugar.
               El todo de tu belleza,
               las maravillas; de modo
               que eres maravilla en todo
               de nuestra naturaleza.
               Realce su sutileza
               el campo, sabio pintor,
               de tanta agregada flor;
               que pues en ti se ve junto,
               serás siendo él tu trasunto,
               ramillete del Amor.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Que arrumaquero venís!
               ¡Qué de juncia derramáis!
               ¿Haciendo halagos llegáis?
               ¡Culpado, a la hé, os sentís!
               En las flores que fingís
               que en mí emplea el campo verde
               os escondéis; mas recuerde
               vuestro engaño mis temores;
               que la culebra en las flores
               vende rosas, cuando muerde.

ÁLVARO:

               ¿Culpado yo? ¿Pues por qué?

MARÍA:

               ¿Es poco haberme quitado
               el sueño anoche, y llorado
               hasta que me levanté?

ÁLVARO:

               ¿Llorado vos?

MARÍA:

               Sí, a la hé.

ÁLVARO:

               ¿Tanto mal la vista os hizo?

MARÍA:

               Mal y bien.

ÁLVARO:

               ¡Ay bello hechizo!

MARÍA:

               Estáis en amar muy ducho,
               engañáis y sabéis mucho,
               Quisiéraos yo primerizo.
               Dejaréis en vuesa tierra
               la memoria y voluntá;
               traeréis las sobras acá
               para que a mi me hagan guerra.
               Pues también los de la sierra
               son personas, lisonjero.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


DOMINGA:

               Coger aquel nido quiero;
               que en juegos se amor, ya es llano
               que se juega mano a mano
               mejor, que cuando hay tercero.

Vase DOMINGA

MARÍA:

               ¿Habéis tenido allá amor
               en vuestra tierra?

ÁLVARO:

               Tenía;
               mas viéndoos a vos, María,
               luego se olvidó.

MARÍA:

               ¡Ay traidor!

ÁLVARO:

               Por la hermosura mayor,
               no es maravilla olvidar
               la menor.

MARÍA:

               Ni en mí el dudar
               que quien se olvida y ausenta,
               haciendo de su amor venta,
               querrá comer y picar.

ÁLVARO:

               ¿Hay donaire, hay gracia, hay gusto,
               que con esto se compare?
               No haya más, mi bien; repare
               mi buen crédito ese susto.
               Si tiene mi amor más gusto
               del que en tu hermosura veo,
               si contigo el sol no es feo,
               mi esperanza y afición,
               sin llegar a posesión,
               se queden en el deseo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               En fin, ¿no la queréis bien?

ÁLVARO:

               Tú sola eres mi querida.

MARÍA:

               ¿Por mi vida?

ÁLVARO:

               Por tu vida.

MARÍA:

               ¿Y por la vuestra?

ÁLVARO:

               También.

MARÍA:

               ¿Era hermosa?

ÁLVARO:

               Los que ven
               ese hechizo, aunque serrano
               todo otro amor juzgan vano.

MARÍA:

               Pues jurad, si sentís eso,
               sobre esta cruz.}}

ÁLVARO:

               Juro y beso.

Tómale la mano, y bésasela.
Sale doña BEATRIZ

MARÍA:

               Sí, por besarme la mano.
 

BEATRIZ:

               (Aquí dicen que quedaba.) (-Aparte-)

ÁLVARO:

               Marquesa...


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Marquesa soy,
               que a marcar agravios vengo,
               en vez de marcos de amor.
               Quien tan bien penas divierte,
               y con tanta prevención
               a enfermedades de ausencia
               tan presto antídoto halló,
               no morirá malogrado.
               ¡Qué cortesano que sois!
               Besamanos dais cumplidos;
               que hasta aquí pensaba yo
               que se daban de palabra,
               mas puestos por obra no;
               si no es que le dais el pulso,
               vos enfermo, ella dotor.
               ¡Bien pagáis obligaciones
               de quien desprecia por vos
               créditos, que ya fallidos
               pone el vulgo en opinión!
               Mas quien a palabras de hombre
               deudas de fama empeñó,
               cobre en crédito de injurias
               desengaños de su amor.
               No sin causa el rey don Juan...

ÁLVARO:

               Basta, Marquesa.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               No soy
               sino infierno de mis celos.

ÁLVARO:

               Basta; templad el rigor,
               y admitid satisfacciones.

MARÍA:

               No hay que dar satisfacción
               a quien en preitos ajenos
               se mete. Aqueste garzón
               ha de ser mi esposo.

BEATRIZ:

               ¿Cómo?

MARÍA:

               Comiendo.

BEATRIZ:

               Y matándoos yo.

MARÍA:

               ¿Matar? ¡Verá la sebosa!

BEATRIZ:

               ¡Oh rústica! Vive Dios,
               que mis celos y tu vida
               han de acabar juntos hoy.


Saca doña BEATRIZ una daga,
y MARI-HERNÁNDEZ se desciñe
una honda y toma una piedra


MARÍA:

               Téngase ahuera, la digo.

ÁLVARO:

               ¡Estáis sin seso!

BEATRIZ:

               Sí estoy.

MARÍA:

               Yo tambien, pues tiro piedras.

BEATRIZ:

               Pasaréle el corazón.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Pues pasad y no me erréis;
               que si erráis, a fe de Dios,
               que al primer morro que os tire,
               no me habéis de esperar dos.

Andan una tras otra y
metiéndose en medio don ÁLVARO

ÁLVARO:

               María, marquesa, basta.

BEATRIZ:

               Quita de en medio, traidor.

MARÍA:

               Déjenmos a mi y a ella.

ÁLVARO:

               ¿Hay mas ciega confusión?

BEATRIZ:

               Ya yo sé matar ingratos.

MARÍA:

               Ya yo sé, si vuelta doy
               al cáñamo, dar en tierra
               con el toro mas feroz.

ÁLVARO:

               Marquesa, serrana mía...

BEATRIZ:

               ¿Mía, villano? Eso no.

MARÍA:

               ¿No, sebosa? Aunque os repese.

Sale DOMINGA

DOMINGA:

               María, padre y señor
               llama.

MARÍA:

               No hay padre que tenga.

DOMINGA:

               Que da voces.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Venid vos
               conmigo, e iré Vireno;
               porque en quedándoos, me estoy.

ÁLVARO:

               Id, serrana; que entre tanto
               que dais la vuelta, los dos
               averiguaremos pleitos,
               que en provecho vuestro son.

MARÍA:

               Dad al diablo esos provechos
               que no quiere más amor,
               para echar a un lado enojos,
               si que haya averiguación.
Sale OTERO

OTERO:

               Nuestro amo llama, María.

MARÍA:

               Mal llamado le dé Dios.
Dentro

GARCÍA:

               María!

MARÍA:

               Sebosa, para esta.
               ¡Ay Dominga! ¡Muerta voy!

Vanse MARÍA, DOMINGA y OTERO


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Estoy tan arrepentida
               de los extremos que he hecho,
               conde, cuanto satisfecho
               vos de vuestra fe rompida.
               Una injuria conocida
               ¿a quién no saca de sí?
               Y más siendo frenesí
               cualquier ímpetu de Amor.
               Ya ha cesado su rigor
               gloria a Dios, ya he vuelto en mí.
               Quien con tal facilidad
               quiera quien ama, la ley,
               mal probara que a su rey
               no ha quebrado la lealtad.
               La duda de esta verdad
               tan a mi costa ha salido
               que estado y honor perdido
               vienen a cobrar mis daños
               a plazos de desengaños,
               deudas de Amor en olvido.
               Pero, pues así sucede,
               restaurará su caudal
               el alma; que no es gran mal
               el que remediar se puede.
               Aquí sepultada quede
               mi memoria desdichada
               en vos tan mal empleada
               porque después se mejore.
               No os espante que la llore
               pues muere, en fin, malograda.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Sintiera ser su homicida,
               si escondido no supiera
               que cuando para mí muera,
               para el rey la daréis vida.
               Memoria tan prevenida,
               que a costa de su firmeza,
               quiere a un conde en la corteza,
               y ama a un rey en lo interior,
               siendo de dos este amor,
               no es razón que os dé tristeza.
               ¿Por qué llamáis malograda
               la memoria y voluntad
               de un cuerpo con libertad
               que encierra un alma casada?
               Si está en un rey empleada,
               no culpéis mis escarmientos;
               no desechéis fundamentos
               de quien puede conservar
               el cuerpo libre, y gozar
               casados los pensamientos.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               De culpas que me argüís,
               conde, excusas no esperéis;
               que bien sé que lo entendéis
               al revés que lo sentís.
               Cauteloso os prevenís;
               que ya yo sé que es traición
               de tan sutil discreción,
               que cuando Amor deudas forma,
               cartas de pago trasforma
               en cartas de obligación.
               Negad, puesto que discreto,
               desleal la que os obliga;
               y de vuestras quejas diga
               la causa, conde, este efeto.
               Por guardar al rey respeto,
               y engañar vuestro enemigo,
               fingiendo amarle, le obligo.
               ¡Ved cuán recto juez hacéis,
               pues por gracias que debéis,
               me dais sin culpa el castigo!
               Que para que sea mayor
               e mí, si en esto os agrado,
               restituida en mi estado,
               haré pechero mi amor.
               A vuestro competidor
               daré, aunque muera, la mano,
               [ues la gracia del rey gano;
               y vos con igual mujer,
               villano en el proceder,
               seréis del todo villano.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Marquesa, Beatriz, mi bien,
               celos necios e impacientes
               fiscales impertinentes
               de Amor, disculpa me den.
               Llámanse Argos, y no ven;
               son necios por presumidos
               y dividiendo sentidos,
               por dar a su dueño enojos,
               viendo al amor en los ojos,
               viven siempre en los oídos.
               Oí lo que, a no ser loco,
               diera paz a mis desvelos;
               que son lógicos los celos,
               mi bien, y discurren poco.
               Sus pareceres revoco;
               castiga tú mi impaciencia
               y si das a la prudencia
               más lugar que a la venganza,
               disculpen esta mudanza
               celos, ocasión y ausencia.

BEATRIZ:

               ¿Paréceos a vos bastante
               ese descargo?

ÁLVARO:

               Mi bien,
               perdón tus brazos me den,
               y no pases adelante.
               Si no basta el ser tu amante,
               daga tienes homicida.
               Sácame el alma rendida.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Será, ingrato, porque así,
               si tu alma vive en mí,
               me dé a mí misma la herida.
               Mucho tiene de rapaz
               Amor. ¡Qué presto se enoja!
               ¡Qué presto que el arco arroja
               ya de guerra, ya de paz!
               No eres de perdón capaz;
               pero ¿cuándo le negó
               quien tierno y constante amó
               pues cuando lo dilataras,
               y a pedirle no llegaras,
               era fuerza el llegar yo.

Salen el CONDE,
GARCI-HERNÁNDEZ y
ACOMPAÑAMIENTO

CONDE:

               No be tenido yo, García,
               mayor entretenimiento
               después que la caza curso.

GARCÍA:

               ¡Valiente defensa ha hecho
               el oso!

CONDE:

               ¡Oh marquesa ilustre!
               La vuelta a Monterey demos,
               porque la condesa goce
               brazos de huésped tan bello.

BEATRIZ:

               Otro, gran conde, tenéis,
               que ocasiona mi destierro,
               y a vuestra sombra se ampara.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 077 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               ¡Don Álvaro! ¿Qué es aquesto?

ÁLVARO:

               Disfraces de la lealtad,
               que traidores persiguieron,
               y en vuestro valor confían.

CONDE:

               Infinito debo al cielo,
               pues me ocasiona a serviros.
               García, vuestro vaquero
               fue don Álvaro Ataíde.

GARCÍA:

               Gran señor, los pies os beso.
               ¿Hay suceso semejante?

Salen MARI-HERNÁNDEZ,
DOMINGA, y CALDEIRA

MARÍA:

               En fin, Dominga, Vireno
               y la portuguesa... Aguarda.

CONDE:

               Mi rey Fernando y el vuestro
               quieren perpetuar paces,
               y espero de sus conciertos,
               conde, vuestra libertad.

CALDEIRA habla aparte con su amo

CALDEIRA:

               ¿Luego ya te conocieron?

ÁLVARO:

               Sí, Caldeira. A ser dichoso
               desde este punto comienzo,
               pues está Beatriz, conmigo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 078 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


CONDE:

               Vamos, señores, que quiero
               dar a mi estado un buen día.

A MARI-HERNÁNDEZ

ÁLVARO:

               De la voluntad que os debo,
               y es imposible pagaros,
               servirá de desempeño,
               serrana, aquesta sortija.

MARÍA:

               Si es señal de matrimonio
               y conmigo heis de casaros,
               espetádmela en el dedo.

ÁLVARO:

               Yo, María, soy el conde
               de Silveira, y es mi dueño
               Beatriz, marquesa de Chaves.

MARÍA:

               Pues echadla con mal huego.

ÁLVARO:

               Adiós, graciosa serrana.

MARÍA:

               ¿Y qué? ¿Sois conde, de vero?

ÁLVARO:

               Y la marquesa mi esposa.

MARÍA:

               ¡Ay padre! Desmayos tengo.
Aparte con DOMINGA

CALDEIRA:

               Dominga, adiós; que me acojo.

DOMINGA:

               ¿Te vas? ¿Cuándo nos veremos?

CALDEIRA:

               Los domingos, si es que gustas
               ser mi sayo dominguero.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


DOMINGA:

               ¿Pescudaré por Godiño?

CALDEIRA:

               Caldeira por nombre tengo.

DOMINGA:

               Seguiréte, porque vaya
               la soga tras el caldeiro.

Vanse todos,
ménos MARI-HERNÁNDEZ

MARÍA:

               ¡Cielos! ¡Que es Vireno conde!
               ¡Que tiene esposa Vireno,
               y llevándose allá ell alma,
               a escuras me deja el cuerpo!
               ¡Aquí de Dios y del reye!
               ¿Él casado y yo en tormento?
               ¿Ella alegre, yo llorando?
               ¿Los dos vivos, yo muriendo?
               No lo sufrirá mi injuria;
               no lo admitirán mis celos.
               Donde hay agravio, hay venganza;
               donde hay amor, hay ingenio.
               Uno y otro han de mostrar
               como castiga desprecios
               la gallega Mari-Hernández.
               ¡Ay portugués feiticeiro!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena III
Pág. 080 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen el REY y SOLDADOS portugueses.
Tocan dentro cajas
REY:

               Cuando se tratan paces con Castilla,
               ¿tiene el de Monterey atrevimiento
               de amparar forajidos en su villa,
               sin reparar mi justo sentimiento,
               a la marquesa y conde, que a mi silla
               aspiraban, y fueron fundamento
               de justos, aunque trágicos castigos?
               ¿El Conde a mis mayores enemigos?
               Cesen las paces pues; vuelva la guerra.
               Experimente el conde indignaciones
               de un rey airado. Poblaré su tierra
               segunda vez de armados escuadrones.
               Cercaré a Monterey que los encierra;
               y si es traición favorecer traiciones,
               a imitacion de Troya al destruilla,
               mañana será llamas, si hoy es villa.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


SOLDADO 1:

               La justa indignación, señor, que alegas
               a la venganza solicita manos.
               Limia es el valle donde armado llegas,
               y faldas de esas sierras estos llanos.
               A asegurar el paso fue Don Egas;
               que aunque sus moradores son villanos,
               ánimo sus fronteras les han puesto.

REY:

               Vencerálos don Egas...mas ¿qué es esto!

Sale MARI-HERNÁNDEZ que sale con un mallo
peleando con don EGAS,
y algunos SOLDADOES portugueses con broqueles


SOLDADO 2:

               Rayo o mujer ¿qué nos quieres?
               ¿Háy valor mas prodigioso?

MARÍA:

               No me ha de quedar seboso
               a vida.

REY:

               ¡Tales mujeres
               tiene Galicia, Silveira!
               Dejadla. No le hagáis mal.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Qué! ¿Cuidaba Portugal
               que era sola su forneira?
               Pues a fe de Dios, si torno
               a enojarme, aunque aquí os hallo,
               que estimedes más mi mallo
               que la pala de su forno.
               Con éste al segar las mieses,
               limpia el trigo nuesa tierra,
               y las fembras de la sierra
               despachurran portugueses.
               No huyáis si queréis proballo.
               Aguarde el que no lo crey.

SOLDADO 1:

               Detente, que está aquí el rey.

MARÍA:

               ¿El rey? Pues arrojo el mallo.

REY:

               ¿Con portugueses, serrana,
               tal furia?

MARÍA:

               De un tiempo acá,
               si va a decir la verdá,
               los mato de buena gala.

REY:

               ¿Por qué?

MARÍA:

               Un portugués mancebo
               se hizo en mi casa mandón,
               y en gozando la ocasión,
               se deshizo como sebo.
               Pero venga acá. ¿No es él
               el rey?

REY:

               Sí.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿Y hará justicia
               de un portugues que a Galicia
               vino, diz que huyendo de él,
               y entrando que parecía
               la gata de Mari-Ramos,
               robó la hacienda a sus amos,
               y el corazón a María?

REY:

               ¿Llamáisos vos así?

MARÍA:

               ¡Y cómo!
               Nunca yo en Limia le viera.
               Entró blando como cera,
               salió duro como plomo.
               ¿Conoce él a un don Alváro,
               y a cierta doña Beatriz,
               pintada como perdiz,
               que pidiéndomos amparo,
               almas y caballos pica
               con celos y con espuelas?

REY:

               Sus alevosas cautelas
               mi enojo te certifica.
               Por su causa hago esta guerra
               al conde de Monterey.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               No guarda el ingrato ley.
               Mala gente hay en su tierra.
               Hechizóme a lo serrano;
               burlóme a lo portugués;
               huése a Monterey después.
               Tarde lloro; creí temprano.
               ¡Ay! ¡Qué le contara yo
               si no tuviera vergüenza!
               Mire, ya que amor comienza
               a informarle. Anocheció,
               y yo despierta, a cierra ojos,
               y entre dos luces dormida,
               el alma en el embebida,
               la voluntad con antojos,
               y a escuras el aposento,
               pisando huevos entró;
               y entónces... ¿Qué me sé yo?
               ¡Ay Dios! ¿Cómo se lo cuento?
               Tanto supo acariciar,
               tanto vino a prometer...
               Era hombre, en fin, yo mujer;
               en algo había de parar.
               No resiste quien desea;
               y como me mostró amor,
               llegó...y pregue a Dios, señor.

REY:

               ¿En fin...?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 085 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               Que orégano sea.
               Mas esto fue con promesa
               que había de ser mi marido.
               Hase el traidor acogido
               con la Beatriz portuguesa;
               y hanme dicho que los dos,
               según el amor se enseñan,
               dentro un mes se matrimeñan.
               ¡Que mala pro les dé Dios!

REY:

               No harán mientras yo viviere;
               ni permitirán los cielos
               tu menosprecio y mis celos.

MARÍA:

               Mire, si él cogerlos quiere,
               y me promete casar
               con él sin hacerle daño.
               La mujer todo es engaño,
               y más cuando viene a amar.
               Yo sabré, si a Monterey
               voy, herle que huera salga;
               de los ardides se valga,
               que en la guerra diz que es ley.
               Haga que aguarde en secreto
               a la puerta alguna gente;
               prenderále de repente
               a la noche; y en efeto,
               antes de ir a Portugal,
               hará que mi dueño sea;
               que aunque me dejó, no crea
               que el hombre me quiera mal.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 086 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


REY:

               Si eso, donosa María,
               cumpliésedes vos, mis celos
               darán fin a mis desvelos.
               Buscaba yo alguna espía,
               que yendo allá me avisase
               la defensa de esa villa,
               porque para combatilla
               diligente me industriase;
               pero si están sobre aviso,
               ¿cómo podréis entrar vos,
               y salir?

MARÍA:

               ¡Válgame Dios!
               Nunca halló estorbo quien quiso.

REY:

               Muestras de vuestro valor
               acabo ahora de ver.
               ¿Qué no intenta una mujer,
               que tiene celos y amor?
               Cumplid como prornetéis;
               que si de Monterey sale,
               mi fe os doy...

MARÍA:

               ¿Perdonarále?

REY:

               Como el amor estorbéis,
               con que han hecho resistencia
               a mi voluntad los dos,
               siendo esposa suya vos,
               no dudéis de mi clemencia.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               Es caballero, y dirá
               que no soy yo caballera.

REY:

               Aunque mi sangre tuviera,
               el rey calidades da.
               Noble y marquesa os haré,
               antes de ir a Portugal.

MARÍA:

               ¿Jure?

REY:

               Mi palabra real
               es la mas segura fe.

MARÍA:

               ¿Y la gente?

REY:

               Yo en persona,
               en secreto, he de aguardarle.

MARÍA:

               ¡Mal año! Querrá matarle.

REY:

               Mi fe y palabra me abona.

MARÍA:

               Mire que no ha de herle mal.

REY:

               No haré.

MARÍA:

               Ni a la portuguosa.

REY:

               No goce él a la marquesa,
               y pídeme a Portugal.

Vanse todos.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen el CONDE, don ÁLVARO
y un CRIADO
CONDE:

               Aplacaráse el furor
               con que el rey portugués viene
               y conocerá que tiene
               en mí un grande servidor.
               No es mal trato el amparar
               amigos que de traidores
               huyen y piden favores,
               pudiéndoselo yo dar,
               pues aun no están concluídas
               con nuestros reyes las paces
               que se tratan.

ÁLVARO:

               Satisfaces
               con tu valor a dos vidas
               que sólo estriban en ti;
               pero si por mi ocasión
               de mi rey la indignación
               tu estado destruye así,
               mejor será retirarme
               a Castilla, y dar lugar
               al tiempo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               Con amparar
               vuestra vida ha de ilustrarme.
               Orden de mis reyes tengo,
               miéntras que se ven los dos,
               de que a la Marquesa y vos
               os tenga aquí. Ya prevengo
               modo con que al rey don Juan
               desengañe, y si os persigue,
               clemente el furor mitigue.
Al CRAIDO
               ¿Cuántas leguas estarán
               De aquí?

CRIADO 1:

               En Limia han hecho alto,
               y a la vista de Portela,
               nuestra montaña recela
               que o la sitie o la de asalto.

CONDE:

               ¿Trae mucha gente?

CRIADO 1:

               Serán
               diez mil, cada cual Viriato
               portugués.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               Si no es por trato,
               no teme del rey don Juan
               mi Portela sitio largo,
               aunque su poder la cerque.
               A nuestra villa se acerque;
               que de aplacarle me encargo.
Sale otro CRIADO

CRIADO 2:

               Cierto fidalgo que pasa
               a Santiago, esta aquí.

CONDE:

               ¿De Galicia?

CRIADO 2:

               Señor, sí,
               y deudo de vuestra casa.
               No prosigue su camino,
               receloso de esta guerra,
               y así en Monterey se encierra.

CONDE:

               Entre el deudo, ya que vino.

Vanse los CRIADOS.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Sale MARÍA, de gallego
honrado, y DOMINGA
MARÍA:

               Déime a besar os pes,
               señor, vossa señoría,
               porque muito dezejaba
               conocer a rama antega
               do tronco de quem descendo.

CONDE:

               Álcese, hidalgo, que estima
               nuestra casa a los parientes.
               ¿De dónde es?

MARÍA:

               Meu pai dicía
               ser fidalgo de Betanzos;
               casouse con a mai miña,
               hidalga de Calabazos.
               Depois os dous se aveciñan,
               pertiño de Santïago,
               em huma feligresía
               que tem por nome Morrazos,
               donde víndose parida,
               me pus o nome que teño.

CONDE:

              ¿Y es su nombre?

MARÍA:

               Juan García
               de Morrazos.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               ¡Blasón nuevo!
               Yo hasta ahora no sabía
               tener parientes Morrazos.

MARÍA:

               ¿Pois non basta que eu o diga?

CONDE:

               Sí; mas con todo esto quiero
               informarme por qué línea
               emparentamos los dos.

MARÍA:

               Teña maon sua señoría.
               O meu pai foi cociñeiro
               de vosso pai muitos días,
               porque de nossa nobreza
               Foi o solar sua cociña.
               Sendo cociñeiro, pois,
               e probando a comida
               que guisaba, craro está
               que o mesmo manjar comía
               o meu que o vosso pai.
               Isto ¿he verdade?

CONDE:

               Prosiga;
               que es su humor más sazonado
               que los manjares que guisa.

MARÍA:

               Das comidas, ¿non se faz
               o sangue con que se crían
               os corpos?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 093 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               ¿Quién duda de eso?

MARÍA:

               Pois si a comer ambos viñan
               día e noite d'hum manjar,
               craro está que ambos dois tiñan
               Hum sangue mismo em dols corpos.
               Sendo ansí, bem se averigua
               que dccendernos d'hum sangue
               eu e vossa señoría
               e que sendo seu parente,
               me ha de facer cortesía.

CONDE:

               No puedo negar el deudo;
               que es la prueba peregrina
               bastante a ejecutoriarse
               en cualquier chancillería.
Aparte con don ÁLVARO
               ¿Qué juzgáis, conde, de aquesto?

ÁLVARO:

               Que ocasionando la risa,
               viene un cocinero a ser
               el mas noble de Castilla.

CONDE:

               Pues bien, ¿qué es lo que ahora quiere
               en mi casa el buen García
               de Morrazos?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               Os parentes
               facéndosos em Galicia,
               a escudeiros do seu sangue,
               cuando son pobres se obrigan
               de mante-los em seu honor,
               e sustentar sua familia.

CONDE:

               ¿Luego quiere estar conmigo?

MARÍA:

               Queiro.

CONDE:

               Pues desde este día
               le asigno gajes.

MARÍA:

               Os pes
               me dai, non porque vos sirva,
               --que non sirven os Morrazos--
               mais porque desde hoje viva
               a vossa custa em descanso.

Aparte con don ÁLVARO

CONDE:

               A la infanta de Castilla
               pienso, conde, presentarle.

ÁLVARO:

               Su donaire es tal, que cifra
               en sí todos los gracejos.
               ¡Donoso humor!

CONDE:

               Pieza es rica.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Sale un CRIADO

CRIADO 1:

               Con cartas, señor, del rey
               llega a este punto Padilla
               de la corte.

CONDE:

               Voy a verlas;
Vase el CRIADO
               que no dudo de que escriban
               por vos y por la marquesa
               a vuestro rey.

ÁLVARO:

               Si apadrinan
               sus favores mis desgracias,
               resucitarán mis dichas,
               siendo vos mi protector.
A MARÍA

CONDE:

               Esperadme aquí.

Vanse el CONDE y don ÁLVARO


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


DOMINGA:

               María,
               ¿en qué dibujos me metes?

MARÍA:

               Hoy tienes de ver, Dominga,
               milagros de amor y celos.

DOMINGA:

               ¡Pregue al cielo!

MARÍA:

               Calla y mira.

DOMINGA:

               ¿No es pecado levantar
               testimonios y mentiras
               a don Álvaro?

MARÍA:

               ¿Yo en qué?

DOMINGA:

               En que al rey don Juan le digas
               que te gozó.

MARÍA:

               La mujer
               que de un hombre fue querida,
               ya es gozada en el deseo,
               y la afrenta si la olvida.

DOMINGA:

               ¿Y piensas sacarle al campo?

MARÍA:

               Mis celos le desafían.

DOMINGA:

               ¿Y si el rey don Juan le mata?

MARÍA:

               Su palabra real es firma
               de resguardo.

DOMINGA:

               ¡Pregue a Dios!
               Al mi Caldeira querría
               ver, y engañarle también;
               que estó en su ausencia perdida.
               Pero hétele donde viene
               con el tu Conde. En su vista
               se me emboba toda ell alma,
               que aunque socarrón, hechiza.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen don ÁLVARO y CALDEIRA,
leyendo
 
ÁLVARO:

               "Esta noche, en fin, quisiera
               veros; que os tengo que hablar
               muchas cosas..."

CALDEIRA:

               "Si a casar....
Habla
               ¡Oh! ¿Carta casamentera?
               ¡Mal año! Nones me llamo.
Lee
               "...te determinas conmigo..."

ÁLVARO:

               "que amor, constante testigo..."

CALDEIRA:

               ...haré que hablen a tu amo..."
A CALDEIRA

ÁLVARO:

               ¿Qué es eso?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CALDEIRA:

               Nos empapelan.
               Si la marquesa te escribe
               después que encerrada vive,
               también por mí se desvelan
               damas fregonas.

ÁLVARO:

               ¿Por ti?

CALDEIRA:

               Hechiza mi parecer.

ÁLVARO:

               Anda, salte allá a leer.

CALDEIRA:

               Bien acierto a leer aquí.
Leen ambos

ÁLVARO:

               "...que amor, constante testigo,
               y tan poco firme en vos..."

CALDEIRA:

               "Casarémonos los dos,
               si a tu señor se lo digo."

ÁLVARO:

               "...teme segundos desprecios."

CALDEIRA:

               "Mondonga soy de palacio..."
A CALDEIRA

ÁLVARO:

               ¡Hola!

CALDEIRA:

               "Míralo despacio..."

ÁLVARO:

               ¡Ah necio!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CALDEIRA:

               "..que hay condes necios."

ÁLVARO:

               Enviaréte noramala...

CALDEIRA:

               "Para ti, señor, he hallado
               favor en casa..."

ÁLVARO:

               Él ha dado
               en bufón. Sal de la sala,
               majadero...

CALDEIRA:

               "Sois, amigo..."
A su amo
               ¿No lees tú? También yo leo.

ÁLVARO:

               Si me enojo...

CALDEIRA:

               "...que aunque feo
               rabio por casar contigo."
A su amo
               Ya yo acabé mi paulina;
               la tuya puedes leer
               si es paulina la mujer
               que casarse determina,
               aunque no se llame Paula.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               A no mirar que eres loco,
               te hubiera...

CALDEIRA:

               No lo soy poco,
               aunque no estoy en la jaula;
               mas ¿qué seré si me caso?
               ¿Archiorate? ¿Protonuncio?
               ¡Malos años! Abernuncio.
               Lee; no hagas de mí caso.
Lee

ÁLVARO:

               "Teme segundos desprecios;
               que aunque ausente de la sierra,
               su memoria os hará guerra,
               los celos pecan de necios.
               Olvidad vos sus serranas,
               y aseguradme despacio
               esta noche, que en palacio
               hay terreros y hay ventanas.
Habla
               No quiere Beatriz perder
               los privilegios de dama.
               A que la ronde me llama;
               su galan tengo de ser,
               mientras no fuere su esposo.
               Preverme capa y rodela.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CALDEIRA:

               La mondonga me desvela.
               Acompañarte es forzoso;
               que aunque a la Dominga mía
               rendir el alma propongo,
               el sábado es de mondongo,
               y el domingo es otro día.
               Con la mondonga, me avisa
               el sábado mondongar,
               y con Dominga, mudar
               cada domingo camisa.
Vanse don ÁLVARO y CALDEIRA.
Salen MARI-HERNÁNDEZ y DOMINGA

MARÍA:

               Dominga, ¿qué dices de esto?

DOMINGA:

               ¿Qué diabros quieres que diga?
               ¡Ay guillote! ¿Ansí os obriga
               el amor que en vos he puesto?
               Pues para ésta, farfullero,
               que yo me sepa vengar.

MARÍA:

               ¡Que esta noche se han de hablar
               a las rejas del terrero!
               Pues esta noche también,
               cuando estéis más descuidado,
               mi amor, de vos olvidado,
               vengarse de entrambos tien.
               Yo le daré entrada al rey,
               si, como dice, me espera
               a la puerta.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Sale el CONDE
CONDE:

               Razón fuera,
               pues estáis en Monterey,
               García, haber visitado
               a la condesa.

MARÍA:

               He verdade
               faré-lo de boa vontade.
               Non fincaba desmembrado;
               mais visitar as mulleres
               sem lisenza dos maridos,
               dam celeiras e molidos.
               non sei derramar praceres,
               nem veño a dar embarazos
               mas pois me mandáis ansí,
               decede-la que está aquí
               Joan García dos Morrazos.

Vase MARI-HERNÁNDEZ


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               ¿Sois vos también del lugar
               de vuestro amo?

DOMINGA:

               Y su vecino.

CONDE:

               ¿Y sabéis a lo que vino?

DOMINGA:

               Creo que se viene a casar.

CONDE:

               ¿Aquí?

DOMINGA:

               ¿Pues dónde?

CONDE:

               ¿Con quién?

DOMINGA:

               Sélo; mas para callarlo.

CONDE:

               ¿Cómo os llamáis?

DOMINGA:

               Gil Carvallo.

CONDE:

               Hombre parecéis de bien.

DOMINGA:

               Por su virtú.

CONDE:

               ¿Los zapatos
               a la cintura colgáis,
               y descalzo camináis?

DOMINGA:

               No valen allá baratos.
               Dime ayer un tropezón,
               que aunque un dedo me quebré,
               por ir ansí me ahorré
               un cuartillo de un tacón.

CONDE:

               ¡Extraño modo de ahorro!

DOMINGA:

               Allá cuando caminamos,
               a la cinta los llevamos;
               porque, aunque descalzo, corro
               por los tojos, que dirán
               que soy un gamo, o caballo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               ¿Y qué lleváis, Carballo,
               en ese palo?

DOMINGA:

               Es el pan,
               y aquéesta es la calabaza.

CONDE:

               ¿Pan tan grande?

DOMINGA:

               Es de centeno,
               y en Galicia, aunque moreno,
               más alivia que embaraza.

CONDE:

               A medida de su humor
               vuestro amo os supo escoger;
               la condesa os ha de ver
               también a vos.

DOMINGA:

               No, señor.

CONDE:

               Venid.

DOMINGA:

               Deje que me ponga
               los zapatos.

CONDEL:

               Bien estáis.
Aparte al retirarse DOMINGA

DOMINGA:

               (¡Traidor! yo haré que escupáis Aparte
               las tripas con la mondonga.

Vanse.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen don EGAS, VASCO
y un SOLDADO

EGAS:

               Media legua de aquí a emboscarse viene
               aquesta noche el rey, por si le engaña
               la animosa serrana, donde tiene
               mil hombres, cada cual blason de España.
               Que asalten el descuido les previene
               del castellano conde que acompaña
               y defiende a don Álvaro Ataíde,
               y a la marquesa que mi dicha impide.
               Envíame a que aguarde la promesa
               que la valiente rústica le ha hecho,
               y prenda al conde. ¡Venturosa empresa
               si llega a ejecución! Pero sospecho
               que arrepentida, como amor profesa,
               quien le entregó las llaves de su pecho,
               le habrá dicho la traza prevenida,
               saliendo en nuestro daño esta venida.
               Y cuando tenga efeto, y le prendamos,
               si el rey, como ha ofrecido, le perdona,
               restituyendo al conde, ¿qué esperamos
               los dos, traidores a su real corona?

VASCO:

               Mejor será, si en Monterey entramos,
               ya que el cielo de estrellas se corona,
               dar la muerte a don Álvaro, y con esto,
               evitar el peligro en que te ha puesto.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 106 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


EGAS:

               ¿Cómo habemos de entrar?

VASCO:

               Yo sé por donde.
               Como el cueducto quiebres de una fuente,
               que en la villa a la plaza corresponde
               puedas salir y entrar seguramente.

EGAS:

               Ejecutarlo pues; que muerto el conde,
               no queda en Portugal quien darme intente,
               temor ni contradiga mi privanza,
               feliz mil veces, si a Beatriz alcanza.

Vanse don EGAS y VASCO.
Sale doña BEATRIZ, a
una ventana

BEATRIZ:

               ¡Qué caro, rapaz, avaro,
               Vendes los gustos que das!
               Mas por esto valen más;
               que, en fin, lo barato es caro.
               Si el que debajo tu amparo,
               cuando en tu esfera se abrasa,
               más trabajos por ti pasa,
               más contigo, Amor, privó.
               Ya somos el conde y yo
               los mayores de tu casa.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 107 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen don ÁLVARO y CALDEIRA,
como de noche
CALDEIRA:

               Mejor fuera dar dos sorbos
               con los ojos, castañetas
               del sueño, que rondar daifas.

ÁLVARO:

               Gusta de esto la marquesa.
               No se asegura de mí,
               después que tiene sospechas
               de la serrana de Limia,
               y vengo a satisfacerla.

CALDEIRA:

               Vaya con Dios, si es su gusto.

ÁLVARO:

               Tira una china a esas rejas.

CALDEIRA:

               Allá va una china calva,
               que si en la corte estuviera,
               ya se hubiera puesto moño,
               o adoptiva cabellera.

ÁLVARO:

               ¿Es mi Beatriz?

BEATRIZ:

               ¿Es el conde?

ÁLVARO:

               Yo soy; que a vuestra obediencia
               el resistir es delito.

CALDEIRA:

               (Si mi mondonga quisiera (-Aparte-)
               asomarse a este albañal,
               pues sin salir de su esfera,
               sale por los albañales
               lo que los mondongos echan,
               comiéramos hoy grosura.)

Recuéstase CALDEIRA en una pared.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 108 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen
MARÍ-HERNÁNDEZ y DOMINGA,
como de noche.
Habla aparte con Dominga
MARÍA:

               Tras sí mis celos me llevan.
               Déjame escuchar, Dominga,
               sus regalos y ternezas;
               que los celos siempre nacen
               sin ojos y sin orejas.

DOMINGA:

               Quien escucha, su mal oye.

MARÍA:

               Es la verdad, mas recela.
               Ignorando lo que sabe,
               busca lo que no desea.
               Pero escucha; que ya están
               los dos hablando.

DOMINGA:

               Pues llega;
               que yo seré tu lacaya.
               Plega a Dios que no me duerma.

CALDEIRA:

               (Gigantes vienen a pares, (-Aparte-)
               y me dicen que esta tierra
               es tan fértil en dar brujas,
               como nabos. Dios me tenga
               de su mano, o de su pie.)

BEATRIZ:

               Dudo de vuestra firmcza,
               conde, y pienso que os entibian
               memorias, que siendo ajenas,
               os tiranizau las propias.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               No ofendáis, mi bien, las vuestras
               pues sabéis que sólo estriban
               mis esperanzas en ellas.

BEATRIZ:

               Acuérdome yo que un tiempo
               desvelaba vuestras penas
               ofreciéndome constante
               un alma, entonces entera,
               y ahora partida en dos.

ÁLVARO:

               ¿Pues hay, Beatriz, quién merezca
               entrar con vos a la parte?

BEATRIZ:

               Y aun no poco feliz fuera
               si ya que la dividís,
               siendo dueño de la media,
               no me la usurparan toda
               los donaires de la sierra.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               No fue amor, venganza sí
               de imaginadas ofensas,
               la que pudo divertirme,
               mi bien, de vuestra belleza.
               Amor es conformidad
               de dos voluntades tiernas;
               y mal podrán conformarse
               rusticidad y nobleza.
               Gustos en vos empleados,
               alma amante en vuestra escuela,
               deseos nobles por vos,
               esperanza en vos perfeta.
               ¿Os persuadís vos, señora,
               que salir jamás pudiera
               de suerte desazonada,
               que serranas apetezca?
               Si desde el punto que os vi,
               eternizando finezas
               y huyendo violencias reales,
               satisfacer mis sospechas,
               no la he borrado del alma.
               Si más me he acordado de ella,
               si no os adoro, en los brazos
               de quien aborrezco os vea.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Hablan aparte
MARI-HERNÁNDEZ y DOMINGA
MARÍA:

               ¡Qué esto escuche una mujer,
               y pueda tener paciencia
               para no morir matando!
               ¡Ah celos! Soltad la rienda
               a venganzas y suspiros.
               ¡Ah enemiga! ¡Quién tuviera
               alas con cuyo favor
               pudiera volar!

DOMINGA:

               ¿Pateas?

MARÍA:

               Estoy tan llena de celos,
               que hasta las plantas me llegan.
               ¡Vive el cielo, conde ingrato...!

DOMINGA:

               Esto va de espacio. Piedras,
               a vuestro arrimo me amparo;
               cama dé vuestra paciencia.
Va a recostarse y
tropieza en CALDEIRA
               ¿Que es esto? En blando topé.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 112 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CALDEIRA:

               Demonio es, pues que me tienta,
               si hay demonios rondadores.

DOMINGA:

               (Éste debe ser Caldeira, (-Aparte-)
               Que aguardaba a su mondongo.
               Vengaráse mi celera
               de la suerte que pudiere,
               sin hablarle. No nos sientan
               los que nos tienen aquí.)

CALDEIRA:

               ¡Yo me aparto, y él se acerca!

DOMINGA:

               (Aqueste alfiler de a blanca
               le meto hasta la cabeza.)

CALDEIRA:

               ¡Ay!

ÁLVARO:

               ¿Qué es esto?

CALDEIRA:

               Mataduras
               de una bruja sin espuelas,
               pues me pica sin jugar.

ÁLVARO:

               Anda, borracho, que sueñas.

CALDEIRA:

               Tales sueños te dé Dios.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 113 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¿De qué sirve, mi marquesa,
               gastar el tiempo en pesares,
               que sin provecho atormentan?
               Vos habéis de ser mi esposa;
               confïad en las promesas
               del conde de Monterey,
               en mi lealtad e inocencia,
               en los reyes de Castilla
               que al nuestro escriben y ruegan
               por nuestra restitucián,
               y ya sus paces conciertan.
               Espero en Dios que cansada
               la Fortuna, y dando vuelta
               el tiempo, hasta aquí enemigo,
               siendo vos mi esposa bella,
               nos tienen de dar los cielos,
               al paso que las tormentas,
               las bonanzas, a pesar
               de traiciones y soberbias.
               Si engañado de mis celos,
               procuraba en vuestra ausencia
               divertir memorias tristes
               en serranas rustiquezas,
               ya olvidado, arrepentido.
               Sólo, si me acuerdo de ella,
               es para que amándoos más,
               mis locuras reprehenda.
               ¿Cómo os puede a vos dar celos
               una pastora grosera,
               ignorante en facultades
               de amor, que estima agudezas?
               ¿Qué hermosura ha de tener
               una tosca montañesa
               que adornan sayales pobres
               y soles y aires afeitan?
               ¿Tan mal gusto tengo yo
               que permita competencias
               de una villana, vos noble
               de una simple, vos discreta?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 114 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARI-HERNÁNDEZ se pone
delante de don ÁLVARO
MARÍA:

               ¡Mentís!

ÁLVARO:

               ¿Qué es esto?

MARÍA:

               Mentís,
               mal hablado; que en ausencia
               de mujeres que engañastes,
               no es bien hecho hablar mal de ellas
               vos sí que el villano sois,
               pues que por no pagar deudas
               de quien de esposa os dio mano,
               ponéis en su honor la lengua.
 

BEATRIZ:

               ¿Mano de esposa? ¡Ay de mí!
               ¿Qué es esto, conde? ¡Ay certezas
               de injurias y desengaños!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 115 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Sale un CRIADO,
dentro del palacio
CRIADO 1:

               Señora, nuestra condesa
               os llama.

BEATRIZ:

               ¿Mano de esposa?
               ¡Cielos!

CRIADO 1:

               Mirad que os espera.

ÁLVARO:

               Hombre bárbaro, ¿qué dices?
               ¡Beatriz! ¡Mi bien !Ah, marquesa!

BEATRIZ:

               A averiguaciones tales,
               ¿qué hay que esperar? A sospechas,
               ya en verdades convertidas,
               a comprobadas ofensas,
               no hay remedio sino olvidos.
               Aquí, ingrato conde, tengan
               fin de empleos mal pagados,
               villanas correspondencias.
               Cerca el rey don Juan está,
               y mi venganza tan cerca
               que si te quita la vida,
               daré la mano a don Egas.

Retírase de la ventana


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 116 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Oye, señora, mi bien...
A MARI-HERNÁNDEZ
               Bárbaro, que a eclipsar llegas
               Con nublados de mentiras
               la luz que mi alma espera,
               ¿quién eres? ¿A qué veniste?
               ¿Qué furia infernal intenta,
               para que me desespere,
               incorporarse en tu lengua?

CALDEIRA:

               Enjambres andan de brujas,
               que si no chupan, enredan.
               Unas pican, y otras mienten.
A DOMINGA que le acosa a alfilerazos
               ¡Ay pulga o chinche gallega!
               ¿De que sirve taladrarme
               las chatas circunferencias?
               ¡Ay! Juega limpio, picona.
               ¡Válgate el diablo por tierra!
               ¡Bercebú, que pare aquí!
               ¡Bruja tábana, está queda!
               ¡Vive Dios que me acribilla!
               ¡Ay! Una anca llevo abierta.

Huye, y DOMINGA le va siguiendo


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 117 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¿Quién eres, hombre engañoso?

MARÍA:

               Quien sacándote la lengua,
               piensa hacer a su venganza
               hoy un convite con ella.
               Yo soy quien como a su vida,
               antes que a Limia vinieras,
               amorosa regalaba
               Mari-Hernández la gallega.
               Olvidóme por quererte;
               Mas ¿qué mucho, si a sí mesma
               olvidó, por darte el alma,
               que mudable menosprecias?
               A darte la muerte vine,
               guiado de mis ofensas,
               movido de tus traiciones,
               y ciego de mis sospechas.
               Pero escuchando que injurias
               a quien celebrar debieras
               por amorosa, por firme,
               ya, traidor, que no por bella,
               olvidando mis agravios,
               quiere la razón que vuelva
               por los suyos, y que así
               estime más mi firmeza.
               Tu patria traidor te llama,
               tus engaños lo comprueban,
               tu rey airado te busca,
               y a quien te dé muerte premia.
               A todos eres odioso.
               ¿Quién duda que me agradezcan
               todos juntos su venganza,
               cuando tantos la desean?
               Saca la espada cobarde,
               si ya no tiene vergüenza,
               ofendida como todos,
               de salir a tu defensa.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 118 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¡Oh bárbaro descortés!
               Vive Dios, que antes que pueda
               ver mis agravios el sol,
               tu muerte he de hacer que vea.

Desnudan ambos las espadas.
Salen don EGAS y VASCO,
hablando recatadamente en el fondo

EGAS:

               Éste, Vasco, es el palacio
               del conde, y éstas las cercas
               que le defienden y adornan.
               Para que ejecución tenga
               mi venganza, es necesario
               saber si el conde está fuera,
               o la parte donde habita.
               Aguardemos. Mas espera;
               que aquí parece que hay gente.

VASCO:

               Pues informémonos de ella
               de don Álvaro; que importa
               matarle antes que amanezca.

MARÍA:

               Mal, Álvaro ingrato y fácil,
               sabes el valor y fuerza
               de celos y agravios.

Riñen MARI-HERNÁNDEZ
y don ÁLVARO

EGAS:

               Vasco,
               su amparo el cielo nos muestra.
               Éste es mi enemigo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 119 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


VASCO:

               Ponte
               al lado de quien desea
               darle muerte; y todos tres
               tu venganza haremos cierta.
Empuñan don EGAS y VASCO

EGAS:

               Hidalgo, a daros ayuda
               nos obliga la destreza
               de vuestro brazo, y las culpas
               del traidor que os hace ofensa.

MARÍA:

               ¿Traidor? Villanos, mentís;
               que ese nombre no hay quien pueda
               dársele, si quien le adora
               y agravios de su amor venga.
               Quien dice injurias amando,
               más se enamora con ellas.
               Yo se las puedo decir,
               no vosotros. ¡Conde, mueran!

Pásase al lado de don ÁLVARO,
y hiere a don EGAS


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 120 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


EGAS:

               Fenecieron mis traiciones
               y m¡ vida a un tiempo. ¡Ay ciega
               Fortuna!

Vase don EGAS retirándose herido.
MARI-HERNÁNDEZ le sigue

VASCO:

               (¡Los pies me amparen!) (-Aparte-)

Vase VASCO.
Habla dentro MARI-HERNÁNDEZ

MARÍA:

               ¿Quién eres?

EGAS:

               Yo soy don Egas.
               Llévenme donde declare
               traiciones, que ya confiesa
               entre mis labios el alma.

ÁLVARO:

               ¿Hay confusiones como éstas?
               El mismo que a darme muerte
               viene, defenderme intenta.
               Traidor me llama, y la vida
               quita a quien así me afrenta.
               ¿Qué es esto, desdichas mias?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 121 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Sale MARI-HERNÁNDEZ
MARÍA:

               Ya a palacio al traidor llevan,
               donde declare verdades,
               que han perseguido inocencias.

ÁLVARO:

               Si agraviaron tus palabras,
               o tú, cualquiera que seas,
               con las obras cautivaste
               an alma a tus plantas puesta.
               ¿Quién eres, hombre animoso,
               que das vida cuando afrentas,
               que defiendes cuando injurias,
               que cuando agravias, consuela?

MARÍA:

               Saca la espada otra vez,
               mudable, y no me agradezcas
               cortesías obligadas
               del natural que me esfuerza.
               Sólo a darte muerte vine,
               y no quiero yo que tengan
               parte en mis venganzas otros
               que así menos nobles fueran.
               Traidores he conservado;
               mudables ahora intenta
               castigar mi justo enojo.
               Saca la espada. ¿Qué esperas?

ÁLVARO:

               Obligada ya por tí,
               justamente se corriera,
               si vida que has defendido,
               a tus pies no se rindiera.
               ¿Qué importan tus vituperios,
               ai lo que dice tu lengua
               han contradicho tus manos,
               dignas de alabanza eterna?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 122 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Vive Dios, si no la sacas,
               que haciendo alguna vileza,
               te dé muerte; aunque después
               mis llantos hagan obsequias!

ÁLVARO:

               ¿Luego muerto has de llorarme?

MARÍA:

               ¿Pues qué cólera hay tan ciega,
               que después que se ha vengado,
               no dé muestras que le pesa?

ÁLVARO:

               Pues a trueco de obligarte
               a que esta lástima tengas
               de mi, doy mi muerte ya
               por bien dada; pero sea
               con condición que me digas
               quién eres.

MARÍA:

               Si yo quisiera
               dártela, a ser noble tú,
               te matara de vergüenza
               solamente con decirte
               mi nombre; mas considera
               quién hay, si no es un celoso
               que amó a un tiempo y aborrezca.

Vase MARI-HERNÁNDEZ


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 123 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¡Hombre con amor, y celos
               por mí! Confusas quimeras,
               en lugar de averiguaros,
               más mi desdicha os enreda.
               ¿Amor y aborrecimiento?
               Vive el cielo, que dijera,
               a persuadirme imposibles,
               que era la serrana bella
               la autora de estos milagros.
               Su voz confirma sospechas,
               su valor las contradice,
               y uno y otro me atormentan.
               Sabré quién es este enigma,
               por los cielos, si me cuesta
               la vida que defendió.
               ¡Oh noche de engaños llena!

Vase don ÁLVARO.
Sale DOMINGA, acuchillando
a CALDEIRA

CALDEIRA:

               Basta, fantasma, o lo que eres;
               tengamos las manos quedas,
               o riñamos de palabra,
               como hacen las verduleras.
               ¡Callas, y das el porrazo,
               que si no matas, derriengas!
               ¿Por qué me tratas así?
               ¿En qué te ofendió Caldeira?
               ¡Darle, y callar! ¿Quién te agravia?
               Di una palabra siquiera.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 124 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


DOMINGA:

               La mondonga.

CALDEIRA:

               ¿Son celuchos?
               ¿Mas quién duda que lo sean?
               Si otra vez la hablare más,
               si diere causa a tu ofensa,
               plegue a Dios que siendo calvo,
               traiga postizas guedejas;
               en humo tome el tabaco;
               sílbenme, siendo poeta;
               en comedias de tramoyas,
               salgan mal las apariencias.
               Yo me caparé, si gustas;
               yo comeré, si deseas
               que aborrezca a las mondongas,
               los sábados de cuaresma.
               ¿Puedo yo prometer mas?

DOMINGA:

               La mondonga.

CALDEIRA:

               ¡Extraña tema!

DOMINGA:

               La mondonga.

CALDEIRA:

               Amondongada
               ruego a Dios que el alma tengas.
Tocan las campanas dentro
               Pero ¿qué es esto? A rebato
               toca la villa.
Dentro

VOCES:

               ¡Arma! ¡Guerra!
               ¡Que el portugués nos combate,
               y escala ya nuestras cercas!


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 125 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CALDEIRA:

               (Aun peor está que estaba, (-Aparte-)
               Si el airado rey nos entra;
               pues según nos quiere mal,
               ha de pringarme.

DOMINGA:

               Agradezca
               que sale gente, el guillote.
Vase DOMINGA

CALDEIRA:

               Salga muy enhorabuena;
               que según me mondongabas,
               ya con el alma hacia cuenta.
Vase.
Salen el CONDE y
SOLDADOS castellanos

SOLDADO 1:

               Manda acudir a los muros;
               salga gente, si no intentas
               que por Portugal tremolen
               sus quinas en tus almenas.

CONDE:

               Si el rey en persona viene,
               abridle todas las puertas.
               Suyo es cuanto yo poseo;
               mis cortesías le venzan.
               Abrid, ¿qué esperais? Abridle.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 126 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen el REY y SOLDADOS portugueses.
El REY habla a los suyos
REY:

               Si el conde a los dos me niega,
               meted a saco el lugar.

CONDE:

               A vuestros reales pies llega
               quien por huésped os recibe,
               no por enemigo. Abiertas
               las puertas del corazón,
               como de esta villa, esperan
               yo y sus vecinos a un rey,
               cuyo príncipe concierta,
               casando con nuestra infanta,
               convertir en paz su guerra.

REY:

               Conde, alzad, alzad del suelo;
               que mi enojo os manifiesta
               cuán justamente ofendido
               de vos, a vengarse llega.
               Mientras diéredes favor
               al conde y a la marquesa,
               no hay pensar que cortesías
               han de moverme a clemencia.

CONDE:

               Ellos y yo a vuestros pies
               rendiremos las cabezas,
               no obligados de las armas,
               sino de la lealtad nuestra.

REY:

               ¿Leales son los traidores?


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 127 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


CONDE:

               No los llama así don Egas,
               que hiriéndole en nuestra villa,
               no sé si su traición mesma,
               confiesa insultos que espantan.
               Él engañó a vuestra alteza
               con firmas que contrahizo
               contra toda la nobleza
               de Portugal, por quien lloran
               Berganza, Estremoz, la reina,
               los nobles y los plebeyos.

REY:

               ¿Qué decís, conde?

CONDE:

               A su lengua
               remito aquestas verdades.

REY:

               Si eso averiguo, experiencias
               tendrá el mundo del castigo
               que ya mi justicia apresta.

Sale don ÁLVARO

ÁLVARO:

               (No he podido descubrirle. (-Aparte-)
               ¿Hay confusiones como éstas?)

CONDE:

               Llegad, conde, y a los pies
               de vuestro invicto rey, sepa
               la verdad volver por sí,
               y amparaos vuestra inocencia.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 128 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Mi enemigo, gran señor,
               satisfaga a vuestra alteza,
               escuchando de su boca
               las traiciones que confiesa.
               Esta noche a darme muerte
               entró, y los cielos ordenan
               que sin conocer por quién,
               acudiese en mi defensa
               un hombre que no conozco,
               si no es ya, señor, que, sea
               algun ángel, que invisible
               volvió por la causa nuestra.
Sale doña BEATRIZ

BEATRIZ:

               Ya puedo llegar segura
               a estos reales pies que besa
               mi lealtad, si hasta hoy dudosa,
               ya, gracias al cielo, cierta.
               Don Egas, señor invicto,
               sabiendo que vuestra alteza
               está aquí, al rendir el alma,
               desea en vuestra presencia
               confesar traiciones suyas,
               y pedirle perdón de ellas.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 129 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Sale MARI-HERNÁNDEZ
MARÍA:

               ¡Vala-me Deos! ¡Os mormullos
               esta noite non me deijam
               pegar os ollos! ¿Qué he isto?
               ¿Com quem temos rifa e guerra?

CONDE:

               García, paso; que el rey
               don Juan honra nuestra tierra.

MARÍA:

               ¿O Rey? Pois os pes lle pido,
               pois fidalgos se os bejam.
               Si eu, gran señor, lle entregase
               a quem den morte a Don Egas,
               ¿Qué lle fará?

REY:

               Premiaréle
               tanto, que envidia le tengan.

MARÍA:

               ¿Que non lle fará enforcar?

REY:

               No es digna hazaña tan nueva
               de tal paga. Mas ¿quién es?

MARÍA:

               Mari-Hernandez la gallega.

REY:

               ¿La serrana?

MARÍA:

               Sí, señor.

REY:

               Llamalda.

MARÍA:

               Catai por ela.

REY:

               ¿Adónde?

MARÍA:

               En aquesta cara,
               que do conde os faz entrega
               ora cumpri-me a palabra
               de que ele meu dono seda,
               e diga ele o que me debe,
               pois vive por mí.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 130 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¿Hay fineza
               de amor semejante?

REY:

               Conde,
               vasallo que en competencias
               anda con su rey, es causa
               de adversidades como ésta.
               Mi palabra real he dado
               de que será esposa vuestra
               esta serrana. Cumplidla;
               que si le falta nobleza,
               yo se la doy desde aquí,
               y de Barcelos condesa
               la nombro.

BEATRIZ:

               Invicto señor...

REY:

               Beatriz, con el de Olivenza
               os habéis vos de casar;
               pues ya que yo no os merezca,
               no será razón que os goce
               mi competidor.

MARÍA:

               Pois veña
               a maon; que si sois fidalgo,
               e sendo eu cristiana vella,
               non perderám mossos fillos,
               si lles derem encomendas.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 131 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen DOMINGA y CALDEIRA
CALDEIRA:

               Dominguita de mis ojos,
               conocíte. Celos deja,
               y casémonos los dos.

DOMINGA:

               Non queiro, traidor.

CALDEIRA:

               ¿Non queira?

ÁLVARO:

               Caldeira, que está aquí el rey

MARÍA:

               Dominga, ya soy condesa,
               y don Álvaro mi esposo.

DOMINGA:

               Pues si tú te casas, venga
               esa mano, picarón.

MARÍA:

               Mari-Hernándes la gallega
               he sido en aquesta historia,
               senado, y Tirso el poeta.

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III