La gallega Mari-Hernández: 080

Escena III
Pág. 080 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto III Tirso de Molina


Salen el REY y SOLDADOS portugueses.
Tocan dentro cajas
REY:

               Cuando se tratan paces con Castilla,
               ¿tiene el de Monterey atrevimiento
               de amparar forajidos en su villa,
               sin reparar mi justo sentimiento,
               a la marquesa y conde, que a mi silla
               aspiraban, y fueron fundamento
               de justos, aunque trágicos castigos?
               ¿El Conde a mis mayores enemigos?
               Cesen las paces pues; vuelva la guerra.
               Experimente el conde indignaciones
               de un rey airado. Poblaré su tierra
               segunda vez de armados escuadrones.
               Cercaré a Monterey que los encierra;
               y si es traición favorecer traiciones,
               a imitacion de Troya al destruilla,
               mañana será llamas, si hoy es villa.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III