La gallega Mari-Hernández: 039

Escena II
Pág. 039 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto II Tirso de Molina


Salen DOMINGA Y CALDEIRA
CALDEIRA:

               Yo pasaba a Santiago
               desde Francia, peregrino;
               robáronme en el camino
               los vestidos y un cuartago
               en que un compañero y yo
               descansábamos a ratos,
               llevando sobre él los hatos
               y alforjas. Él se quedó
               en la posada desnudo;
               yo, de medio arriba Adán,
               sobre el puro cordoban
               un calzón de lino crudo.
               Hallé sin dueño este sayo
               aquí y dije, no tan triste,
               "También a los pobres viste
               como a los campos el mayo."
               Caminaba, hecho un cacique
               por entre matas y tojos;
               escondiéronse los ojos,
               cada cual tras el tabique
               de los párpados; tendíme,
               por dorinir mas a mi salvo,
               al pie de un peñasco calvo,
               casa de monte sublime;
               y soñando en mis pecados,
               me pareció que llegaban
               y en volandas me llevaban
               dos demonios corcobados.
               Desperté, haciéndome cruces,
               cuando en su cama encarnada
               la última boqueada
               daba el día entre dos luces.
               Víte encima de esa loma
               decir, alzando la voz,
               "Hene, hene, hene, arrangoroz."
               Y no entendiendo el idioma
               de gallegos desaliños,
               vi acercarse en escuadrones,
               gruñendo, suegras lechones,
               que aquí llaman vacoriños.
               No supe yo que juntaban
               los cochinos de este modo
               en Galicia. Temblé todo
               pensando que me agarraban;
               quise huír; no supo el miedo;
               desmayéme, y tú piadosa,
               entre rolliza y hermosa,
               a medio engullir un credo,
               fulste mi segundo cura,
               bautizándome otra vez.
               Volví en mí, miré la tez
               de esa gallega hermosura;
               y aunque nunca tuve cuyo,
               como el alma te rendí,
               por andar siempre tras ti,
               quisiera ser puerco tuyo.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III