La gallega Mari-Hernández: 002

Escena I
Pág. 002 de 131
La gallega Mari-Hernández Acto I Tirso de Molina


Salen don ÁLVARO
y doña BEATRIZ
ÁLVARO:

               De dos peligros, Beatriz,
               por excusar el más grave,
               se ha de escoger el menor.
               ¿Qué importa que el rey me mate?
               Ya sé que a voz de pregones
               me busca, y por desleales
               condena a cuantos supieren
               de mí, sin manifestarme.
               El rey don Juan el segundo
               de Portugal y el Algarbe,
               que aunque airado contra mí,
               mil años el cielo guarde,
               dando a traidores orejas,
               que persiguiendo leales,
               quieren de bajos principios
               subir a cargos gigantes,
               ha cortado la cabeza
               a don Fernando Alencastre,
               primo suyo, y duque ilustre
               de Berganza y Guimaranes,
               por unas cartas fingidas,
               que su secretario infame
               contrahizo y entregó,
               en que da muestras de alzarse
               con la corona, escribiendo
               a los reyes que ignorantes
               de este insulto, las reliquias
               destierran del nombre alarbe.
               A Fernando e Isabel
               digo, que a Castilla añaden
               un nuevo mundo, blasón
               de sus hechos alejandres.
               Verosímiles indicios
               no admiten en pechos reales,
               cuando la pasión los ciega,
               argumentos disculpables.
               Andaba el rey receloso
               del duque, porque al jurarle
               en las cortes, cuando en Cintra
               llevó Dios al rey su padre,
               reparando en ceremonias,
               por no usadas, excusables,
               quiso según las antiguas
               hacerle el pleito homenaje.
               Valiéronse de este enojo
               lisonjeros, y parciales
               le indignaron, que en los reyes
               son crímenes los achaques.
               Siguiéronse cartas luego
               contrahechas, que a indiciarle
               bastaron con tanta fuerza,
               que aunque el duque era su sangre
               en évora le justicia,
               sin que lágrimas le aplaquen
               de la reina, hermana suya,
               de sus privados y grandes.
               Huyen parientes y amigos;
               porque a enojos majestades
               en los ímpetus primeros,
               no hay, inocencias que basten.
               Dos hermanos y tres hijos
               van a Castilla a ampararse
               de Fernando e Isabel.
               ¡Quiera el cielo que en él le hallen!
               Al conde de Montemor
               su hermano, y gran condestable
               de Portugal, aunque ausente,
               ha mandado el rey sacarle
               en estatua, y en la villa
               y plaza mayor de Abrantes
               la espada y banda le quita
               cuadrada, que es degradarle
               de condestable y marqués,
               y luego degollar hace
               el simulacro funesto,
               saliendo--¡rigor notable!--
               sangre fingida del cuello
               de la inanimada imágen.
               Yo, que como primo suyo,
               soy también participante,
               si no en la culpa en la pena,
               para que también me alcance,
               estoy dado por traidor;
               y por la lealtad de un paje,
               que despreciando promesas
               no temió las crueldades
               con que amenazan los jueces,
               dos meses pude ocultarme
               en un sepulcro, que antiguo
               en vida las honras me hace.
               Pero ahora que estoy cierto
               que el rey, declarado amante
               de tu hermosura, ha venido
               a esta villa a visitarte,
               atropellando consejos,
               perdiendo al temor cobarde
               el respeto que la vida
               y la honra es bien que guarde,
               si desesperado no,
               celoso mi agravio sale
               de sí y del sepulcro triste,
               asilo hasta aquí, ya cárcel.
               Celos, Beatriz, poderosos
               han bastado a levantarme
               del sepulcro. Muerto estoy.
               Bien puedo decir verdades.
               Dos años ha que te sirvo,
               con que haya, por adorate,
               estorbos que no atropelle,
               imposibles que no pase.
               Con palabras y promesas
               esperanzas alentaste,
               que dudosas que las niegues,
               hoy vienen a ejecutarte.
               Ser mi esposa has prometido;
               pero ya que ciega y fácil
               la Fortuna, en fin mujer
               firme sólo en ser mudable,
               levanta tus pensamientos
               cuando mis dichas abate.
               ¡Tú, igualándote a coronas,
               yo indigno, ya que me iguale
               al mas rústico pastor;
               tú marquesa respetable,
               yo sin estados, ni hacienda!
               ¡Ay Beatriz! No hay que culparte
               que me aborrezcas y olvides.
               Gócete el rey. Muera, inhábil
               de merecer tu belleza,
               un conde ayer, hoy imágen
               y sombra de lo que ha sido;
               que cuando el rey aquí me halle,
               porque de mí quedes libre,
               yo gustaré que me mate.


La gallega Mari-Hernández de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III