La elección por la virtud: 136

Pág. 136 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


EL PAPA:

               Venerable viejo, alzáos,
               que os debe Italia infinito
               por el hijo que habéis dado
               a la militante iglesia,
               de cuya prudencia aguardo
               célebres y heroicos hechos.
               Su aumento tomo a mi cargo,
               y para que ponga casa
               le doy siete mil ducados
               de renta.

FABRIANO:

               Y yo le señalo
               otros cinco mil de renta.

EMBAJADOR:

               Y yo y todo también en nombre
               del rey católico y sabio,
               el gran monarca Filipo
               el segundo, le señalo
               otros cinco mil de renta.

SIXTO:

               Cielos, no merezco tanto.

SABINA:

               Hermano, ¿no nos habláis?

SIXTO:

               Con el alma y con los brazos,
               por hermana y compañera
               de mi estudio y mis trabajos.
               Césaro es ya vuestro esposo,
               que el príncipe de Fabriano
               lo quiere ansi.

FABRIANO:

               Con tal dicha,
               infinito es lo que gano.

CÉSARO:

               Pues Marco Antonio Colona
               la mano a Camila ha dado,
               también con vuestra licencia.