La elección por la virtud: 133

Pág. 133 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


SABINA:

               Agora fenecieron mis recelos.

CÉSARO:

               ¡Que tan dichoso soy, benignos cielos!

FABRICIO:

               Vamos, que monseñor está aguardando
               con toda la romana y sacra curia,
               que quiere el papa que a su honrado padre
               reciba en triunfo.

PERETO:

               Vamos, nobles hijos,
               que mi vejez de nuevo se remoza.

TODOS:

               ¡Coches, coches!

CHAMOSO:

               ¿Dó está doña Carroza?
Vanse todos.
Salen JULIANO y RICARDO

JULIANO:

               Esto es lo que en Roma pasa.
               Todo el popular aplauso
               la ventura de fray Félix
               celebra y estima en tanto,
               que habiendo la santidad
               de Pío Quinto consagrado
               al cardenal por obispo
               de Fermo, hoy miércoles cuatro
               de Agosto, a los senadores
               y caballeros romanos
               mandó que a recibir salgan
               a su padre, cuyos años
               han merecido llegar
               a ver de pobre serrano
               cardenal de Roma un hijo
               de las peñas de Montalto.