La elección por la virtud: 132

Pág. 132 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


CÉSARO:

               También es hijo vuestro
               Marco Antonio, la nobleza que es de Italia
               y aun del mundo. Enamoróse
               de la belleza de Camila, y quiere
               que por esposa se la deis.

PERETO:

               O sueño,
               o estoy loco. ¿Hay más bien, cielos piadosos?

CAMILA:

               Supimos escoger buenos esposos,
               para no tener dote. La nobleza
               virtud quiere por dote con belleza.

PERETO:

               Vamos a Roma luego, y eche el sello
               mi buena suerte con hallar mi hijo
               honrado de la púrpura romana;
               que, pues tan nobles sucesores dejo,
               la muerte pido con el santo viejo.
Sale FABRICIO

FABRICIO:

               Yo vengo, dichosísinio Pereto,
               a llevaros a Roma con Sabina
               y Camila. Aquí traigo tres carrozas.

CHAMOSO:

               ¿Qué son carrozas, ao?

FABRICIO:

               Unas doncellas
               que se llaman carrozas en Italia.

CHAMOSO:

               Casarme quiero, pues, con una de ellas;
               mostradme esas carrozas o doncellas.

FABRICIO:

               Césaro, vuestro padre Ursino gusta
               que seáis de Sabina amado esposo;
               que luego que en llegando a Roma supo
               que era de Monseñor Montalto hermana,
               a dicha tiene ser pariente suyo,
               porque sospechan que ha de ser monarca
               de Roma y gobernar su sacra barca.