La elección por la virtud: 131

Pág. 131 de 138
La elección por la virtud Acto III Tirso de Molina


Salen PERETO, CRENUDO, CHAMOSO, y FABIO


CÉSARO:

               ¿Qué es esto?

TODOS:

               ¡Viva Montalto!
 

PERETO:

               No sé cómo el contento de estas nuevas
               no me ha muerto, que ya mis flacas canas
               no son para tan grande sobresalto.
               Hijas, fray Félix, cardenal de Roma;
               cardenal de Roma es vuestro hermano.

CÉSARO:

               ¡Válgame Dios!

SABINA:

               ¡Ay cielos qué ventura!

CHAMOSO:

               ¿Ya es cardenal? Pues presto será cura.

CÉSARO:

               Dadme, dichoso padre, aquesos brazos.

MARCO:

               Y a mí me conceded por hijo vuestro.

SABINA:

               Éste es mi esposo, padre mío, que preso
               ha estado por mi amor. Todo fue engaño,
               engaño todo fue lo que os dijeron
               de Octavia; por burlarnos lo hicieron
               e huir de la prisión.

PERETO:

               Estoy sin seso

SABINA:

               Libre está ya y en mis amores preso.

PERETO:

               Dadme, señor, los pies.

CÉSARO:

               No, padre mío,
               los brazos sí, con nudo estrecho y tierno.

CAMILA:

               ¡Hola, padre! Catad acá otro yerno;
               abrazadle también, que no ha nacido
               en las malvas.